Skip navigation

El Chahuixtle. July 21, 2009

Comer


La pregunta es deliberadamente injusta debido al contrasentido en el que se basa. Sin embargo los conceptos, en lo individual, resumen la actual situación en la estamos sumergidos como país. Por una parte, la pobreza galopante que amenaza con convertirse en una pandemia real, una enfermedad social que puede dejar como saldos un gran número de habitantes en estado de hambre, desnutrición y otras calamidades derivadas de la pobreza extrema. El modelo económico, rapaz e inhumano, y su aplicación indiscriminada han sumido al país en una dinámica de descomposición en la cual la sociedad civil ahora está actuando por mero instinto de supervivencia. México está detenido, ha dejado de avanzar desde hace muchos años y esta inercia es remanente de aquellos años en que el país tenía el mínimo de vergüenza para atender los sectores más empobrecidos (con el propósito de mantener una base clientelar), hoy, ni eso es ya posible porque el dinero no alcanza ni siquiera para el saqueo al que están acostumbrados las cúpulas.


Vivir


Una sociedad no puede desarrollarse plenamente si el ambiente donde habita no es apto para que existan condiciones mínimas de seguridad. La proliferación de la violencia atribuida al narco y crimen organizado en general, responden a un fenómeno muy similar al que origina la pobreza: faltas de oportunidades, una juventud a la que se la ha despojado de la perspectiva de un futuro de una vida digna y productiva. A cambio se le han dado nada más que desesperanzas y una larga lista de excusas por las que las juventudes tienen que emigrar, delinquir, o tratar de integrarse a la planta productiva con salarios escandalosamente bajos, nula seguridad social y una tremenda injusticia laboral. Un trabajo ya no es suficiente en muchas familias, las necesidades siguen creciendo y el desarrollo profesional ha quedado relegado por la necesidad inmediata por lo más básico, casa, comida, ropa, todo a medias. Y eso en las grandes ciudades del país, entonces ¿Qué podemos esperar de las zonas menos desarrolladas de México?, zonas en las que no hay industria, no hay campo, no hay nada más que costosas camionetas reclutando pobres para las matanzas en las ciudades y plazas de venta, en territorios de paso.

Las soluciones se antojan difíciles en extremo y es tal la sinrazón de pobreza y violencia que cada una comienza a ser justificable al no haber condiciones visibles de erradicar ambas plagas.

Filed under: Nacional | Tagged: desnutrición, educación, hambre, industria, México, modelo económico, Narco, pandemia, pobreza, pobreza extrema, sociedad, trabajo, vida digna, violencia

About these ads

One Comment

    • ARIEL
    • Posted agosto 22, 2009 at 12:42 am
    • Permalink

    Para que existan condiciones mínimas de seguridad, aun no existe ya que exite cada vez mas y mas la violencia atribuida al narco y crimen organizado, fenómeno de la pobreza: faltas de oportunidades, una juventud a la que se la ha despojado de la perspectiva de un futuro de una vida digna y productiva y a cambio se le han dado nada más que desesperanzas y una larga lista de excusas

    Me gusta


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 504 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: