Skip navigation

Archivos diarios: febrero 25th, 2010

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

A primeras horas de mañana viernes la opinión pública sabrá si la “crónica de un registro negado” a que hiciera alusión Héctor Yunes Landa en pasado miércoles, se concretó o sólo quedo en una sospecha fundada del legislador priísta local con licencia y aspirante a candidato de su partido a la gubernatura de Veracruz. Oficialmente en rueda de prensa a las nueve de la mañana, personalmente  Yunes Landa informará sobre la determinación tomada por la Comisión de Procesos Internos del CDE del PRI en torno a la aceptación o negación de su registro como pre candidato, así como la postura que asumirá en uno u otro caso, habiendo adelantado que de serle negada su participación en el proceso de selección interna de candidato a la gubernatura, impugnará la decisión ante los órganos internos del partido y, de ser necesario, recurrirá a tribunales.

Por lo pronto, la quijotesca actitud de rebeldía asumida por Héctor Yunes Landa, así como la prolongación en la toma de la decisión a adoptar por la Comisión de Procesos internos del Comité Directivo Estatal del PRI, mantiene en ascuas tanto al priísmo veracruzano como a las fuerzas políticas opositoras para las que cualquier decisión que se tome en torno al registro de la precandidatura del diputado local con licencia, incidirá en el curso del proceso de sucesión de Fidel Herrera Beltrán.

Para los primeros, lo deseable es que haya un pre candidato único, encarnado en la figura de Javier Duarte de Ochoa, que asegure la unidad del partido. Aspiración hasta cierto punto ingenua toda vez que independientemente de la decisión que se dicte desde palacio de gobierno, el proceso de división interna es ya un hecho objetivo, sólo modificable si Héctor Yunes Landa decidiera claudicar en su lucha y declinara a favor del favorito del gobernador.

Por cuanto a las fuerzas opositoras, estas esperan una decisión en contra de Yunes Landa por dos motivos: Una, se confirmaría ante la opinión pública el talante antidemocrático de Herrera Beltrán y del PRI en la entidad y, dos, el candidato priísta a enfrentar en la justa electoral sería el menos idoneo para soportar la cargada de Miguel Ángel Yunes Linares y Dante Delgado Rannauro, a más de que éste tendría que sacar adelante una campaña con el priísmo dividido.

Así las cosas, no queda de otra que esperar el dictamen a emitir por la Comisión de Procesos Internos, partiendo siempre de la base de que de resultar positivo para Yunes Landa, éste únicamente prolongaría una aventura que culminaría en su momento con la votación en el seno de la Asamblea de Delegados, que de antemano se sabe será a favor del delfín Javier Duarte de Ochoa porque así lo quiere el gobernador.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 418 seguidores

%d personas les gusta esto: