Skip navigation

Daily Archives: octubre 2nd, 2010

Hace unos minutos escuche por la radio al alcalde del municipio de  Carlos A. Carrillo, ubicado en la Cuenca del Papaloapan en Veracruz y sede de uno de los ingenios azucareros más importantes del país, describiendo la situación que se vive tanto en la cabecera municipal como en sus diversas congregaciones, anegados bajo dos metros de agua. A la mayoría de los radioescuchas sin duda que ello despierta tristeza y pesar ante la desgracia de nuestros conciudadanos, sin embargo, lo dicho por el alcalde provoca impotencia y rabia a la vez. En el corazón de la zona cañera de mayor tradición, fortaleza económica y espíritu emprendedor de su gente, el Ayuntamiento sólo cuenta con una patrulla y una lancha para labores de rescate, auxilio y seguridad de los habitantes del municipio.

Lo primero que uno se pregunta es: ¿Dónde quedaron los varios cientos de millones de pesos que se destinaran a los Ayuntamientos veracruzanos tras la bursatilización del impuesto a la tenencia vehicular?, seguida de otra pregunta: ¿En que y con que montos contribuye el ingenio azucarero ahí asentado, para la protección de vidas y haciendas de los miles de proveedores que le abastecen de la materia prima para sus operaciones?

Preguntas, como las que se hacen muchos de los ahora afectados en gran parte del territorio veracruzano, habrán de quedar sin respuesta.

Lo más cómodo sería que campesinos indígenas abandonaran su tierra

De espaldas a la historia de México, el presidente Felipe Calderón pidió a los habitantes de las localidades chiapanecas afectadas por los deslaves en los últimos días trasladarse a Amatán o cualquier cabecera municipal, pues, dijo, la causa de la pobreza es la dispersión y sostuvo que el reparto agrario lo único que hizo fue amarrarlos a sitios que están más expuestos a derrumbes. “La causa de la pobreza en México es la dispersión, a la hora que vino el reparto, qué bueno que le dieron casi a todos, pero mandaron a la gente casi, casi a amarrarse a sus parcelas”, sostuvo al señalar las condiciones del lugar donde las casas fueron destruidas por el alud de lodo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 452 seguidores

%d personas les gusta esto: