Skip navigation

Pulso critico

J. Enrique Olivera Arce

Una vez que el Congreso local valide el proyecto de Plan Estatal de Desarrollo para el sexenio 2010-2016, se entiende que con ello se institucionaliza un instrumento de política pública con carácter obligatorio para la administración pública de Veracruz y optativo para la población en general. De este instrumento habrán de derivarse tanto el programa sexenal de gobierno como los programas operativos anuales de aplicación en todo el territorio veracruzano.

Lo anterior no es tema menor, en tanto que se le apuesta en el corto y mediano plazo a un modelo de desarrollo y un esquema de gobierno, del que dependerá presente y futuro de la entidad. Por ello es de preocuparse que, por un lado, como sustento a su formulación se recurra no a un diagnóstico serio y responsable de las necesidades reales y sentidas de la mayoría de los veracruzanos, sino a la falacia politizada de los llamados “foros temáticos de consulta popular” y, por otro, el que su aprobación quede en manos de una domesticada y acrítica diputación local que representa todo, menos la legítima voluntad popular que deviene de una elección presuntamente democrática.

En el primer caso, los foros de marras están diseñados y pre fabricados a modo; la voz cantante la llevan los propios funcionarios del gobierno estatal, sus “especialistas” e “intelectuales” orgánicos y, tanto en el diagnóstico como en los propósitos, objetivos de carácter regional o sectorial, y metas por alcanzar que habrán de alimentar al Plan Sexenal, por ende privará el criterio gubernamental y no el interés de la mayoría como sujeto de desarrollo.

En artículo anterior me tomé la libertad de expresar que queda la duda de si no se estará repitiendo el mismo esquema de falta de visión de Estado y ligereza en materia de planeación. Por lo hasta ahora filtrado o lo que sobre el particular públicamente ha expresado el gobernador de Veracruz sobre los ejes rectores que dictarán el ejercicio de gobierno a lo largo del sexenio, de la duda paso a la certeza: caprichos personales e intereses focalizados de grupo, habrán de privilegiarse por sobre un mínimo de racionalidad, sustento técnico y contexto social a considerar. Nada del otro mundo, así ha sido siempre y así será. ¿O nó?

Por cuanto al papel del Congreso local, no hay que ir muy lejos. Baste conocer su proclividad al sometimiento a todo lo que provenga del poder ejecutivo con la que ha venido actuando, para no esperar otra cosa de la diputación local, que la votación acrítica, descontextualizada y unánime a favor del bodrio que, como presunto y caprichoso Plan Estatal de Desarrollo, carente de mecanismos de seguimiento, control y evaluación, habrán de aprobar.

Con lo anterior, también se confirmará que habremos de padecer seis años más de estancamiento y retroceso en las tareas del crecimiento económico y desarrollo, en perjuicio del bienestar y calidad de vida de los veracruzanos; institucionalizándose como instrumento marco de políticas públicas, la improvisación, demagogia y falaz simulación, en beneficio de personas o grupos específicos vinculados al poder económico y político, como beneficiarios directos e indirectos de los programas de gobierno.

La mayoría de los veracruzanos habrá de conformarse, una vez más, con pan y circo, con la salvedad de que, considerando el contexto más general del país y del concierto internacional, el pan escaseará y el circo poco o nada habrá de satisfacer la creciente necesidad de estabilidad social, seguridad pública, y sostenimiento, cuando menos, de los niveles de calidad de vida hasta ahora alcanzados.

La aprobación del Plan Estatal de Desarrollo habrá de coincidir, días más días menos, con el cumplimiento de los primeros cien días de Javier Duarte de Ochoa al frente de la administración pública veracruzana. En el contenido del instrumento marco, el inexperto Doctor habrá de auto calificarse como el gobernador capaz y con visión de Estado en el que debiéramos confiar nuestro futuro, o triste remedo de su antecesor, cuya nefasta sombra carga sobre sus espaldas.

Esperemos.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

http://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

About these ads

One Trackback/Pingback

  1. […] se puede hacer de lado que el plan no es tal ni guarda congruencia con la realidad, por lo consiguiente, no garantiza ser instrumento […]

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 504 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: