Skip navigation

Tag Archives: Wall Mart

Pulso crítico

 J. Enrique Olivera Arce

No se vale hacer negocios con mordidas, afirmara Calderón Hinojosa en relación a la acusación del New York Times sobre la cadena comercial Wall Mart. Claro que no se vale, aquí y en China, pero indudablemente se puede, tanto que no hay país en el mundo que se atreva a mostrarse como blanca paloma en materia de corrupción y opacidad lo mismo en el ámbito gubernamental que en el empresarial. La única diferencia, quizá, resida en que en países con mayor grado de democracia y participación ciudadana, no resulta fácil remover el estercolero sin que un alto funcionario público o privado se salve de ir a la cárcel, así sea como simple chivo expiatorio.

En México sin duda Calderón se mordió la lengua al mostrarse extemporáneamente como indignado por los presuntos cochupos de Wall Mart en los que seguramente están coludidos no pocos personajes de alto nivel. Y digo extemporáneamente porque fue necesario que el rotativo neoyorquino destapara la cloaca para que el gobierno de México reaccionara ante un hecho que, en nuestro país, es público y sabido se tiene como cotidiano y parte del subsistema de corrupción e impunidad en la relación entre los sectores público y  privado, cuanti más si se trata de las grandes y poderosas empresas trasnacionales que suelen vendernos espejitos bajo valores entendidos.

El llamado “diezmo” se tiene como práctica de uso corriente y es una vía tanto para violentar la legislación como para favorecer el enriquecimiento ilícito aunque explicable de servidores públicos en los tres órdenes de gobierno. En nuestra aldea, tal práctica se llevó al extremo por parte del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, incrementándose la “mordida” hasta un 30 por ciento del valor nominal de los contratos de obras y servicios, según afirman tanto empresarios coludidos como aquellos que no aceptaran las condiciones impuestas por el ex gobernador.

Por cierto, ¿les suena el nombre de “granjas Carroll de México ò poblado de La Gloria”?

Como todo hecho de corrupción de tal naturaleza, para que funcione no puede ser unilateral, se requiere de valores entendidos entre las partes. Servidores públicos y empresarios tapándose con la misma sábana. Si no es así, no hay negocio, regla de oro que el gobierno veracruzano trastocó al no dar cabal cumplimiento a lo acordado. Se presume y también fuentes dignas de todo crédito lo afirman, que servidores públicos en la administración fidelista recibían “el diezmo”, asignaban la obra y es hora de que a los empresarios involucrados no se les paga la parte que les corresponde.

De ello bien podría dar cuenta el actual gobernador de Veracruz, quien en su calidad de secretario de finanzas intervenía en tales acuerdos ¿Y Carlos García Méndez”, secretario de desarrollo económico? El colmo, según se afirma, el “negocio” se hizo extensivo a la política electoral, vendiéndose las candidaturas de diputados locales y alcaldes, con el compromiso de sumarse a la corrupción del gobierno fidelista. Cuentan que Jorge Carvallo, en su carácter de presidente del CDE del PRI en Veracruz, así como su sucesor en el cargo, Erick Lagos, eran los encargados de pasar la charola.

Así que Calderón Hinojosa no tiene que darse por sorprendido y mucho menos indignarse sin escupir para arriba, puesto que por comisión u omisión tiene vela en el entierro. Los “negocios” con mordida es práctica común en los tres órdenes de gobierno y el, en su carácter de presidente de la República, está o debiera estar enterado actuando en consecuencia. Y si no, entonces se pasa de ingenuo e irresponsable al dejar hacer, dejar pasar, sin oler la nauseabunda fetidez que se desprende de la generalizada corrupción que ahoga a este país.

Tras la indignación presidencial no faltarán aquellos que desgarrándose las vestiduras se den también por sorprendidos. Como no faltarán los que llevando agua a su molino, incluyan el tema en la guerra sucia electoral. La corrupción en el patio del vecino da para eso y más.

Cuanta razón tiene Andrés Manuel López Obrador, lo prioritario en México es desatar el nudo de la corrupción. Sin ello, no hay modelo o fórmula válida que valga para destrabar a México del estancamiento y el retroceso. Enrique Peña Nieto miente cuando afirma que el PRI y el gobierno federal que de este emane si triunfa en la elección, se comprometen a imprimir los cambios que el país requiere, cuidándose de no mencionar en lo absoluto la lacra histórica de la corrupción y la impunidad que agobian a la sociedad mexicana. Es parte de, por lo que está inhabilitado para hablar de honestidad y transparencia.

Lo que debería avergonzarnos es el hecho de que la ropa sucia de México se ventile en el extranjero, privándonos de calidad moral y política para alzar la voz en los foros internacionales en relación a la libertad de comercio, proteccionismo, crecimiento económico y combate al crimen organizado, cuando el servicio público nacional está coludido hasta el tuétano en actos de corrupción e impunidad. Seguramente que no se vale pero si se puede hacer negocios con “mordida” con los delincuentes de cuello blanco que tras bambalinas manejan el tráfico de enervantes, armas y manufacturas que ilegalmente inundan a México, nos echarían en cara.

Mal momento para la indignación de calderón Hinojosa. Servidores públicos y empresarios involucrados en negocios con mordida, se la cobrarán en la elección de julio próximo,  si tras el discurso a modo le da por  hace olas en la cloaca.

Wall Mart es apenas un pálido reflejo  del cochinero. No es de extrañarse entonces que para muchos, incluida la prensa servil que también participa del cochupo,  es mejor que las cosas sigan como están; mil veces preferible apostarle a la mordida que a un cambio verdadero.

Hojas que se lleva el viento

Semana de lamentos, también el candidato presidencial de la coalición “Compromiso por México”,  expresó su pesar en Tlaxcala “porque el campo está sufriendo y no tiene apoyos”. Comprometiéndose a rescatar la agricultura nacional y fortalecer seguridad alimentaria. “México no ha recibido la atención necesaria en los últimos años, ni mucho menos las mejores condiciones para vivir, porque lamentablemente, el campo sigue siendo el rostro de la pobreza de México y eso es lo que queremos cambiar”, dijo insinuando que los culpables son los gobiernos panistas y callando que fueron los priístas quienes desmantelaron la infraestructura de respaldo al sector agropecuario, privatizaron el ejido, abrieron las puertas a la importación desmesurada y sin control de alimentos básicos, y desataron la migración de campesinos tanto al extranjero como del medio rural a las principales ciudades del país. Carencia de memoria histórica u olvidos calculados, para el caso es lo mismo. El rostro de la pobreza de México que el Sr. Peña se compromete a cambiar se curtió al calor del partido hegemónico, como todo mundo sabe y reconoce. El PAN sólo clavó la puntilla.

xxxxx

La cuenta regresiva para Calderón Hinojosa queda enmarcada por la no aprobación de la Cuenta Pública 2009 por una mayoría abrumadora de diputados de las bancadas de los partidos opositores en la Cámara baja del Congreso de la Unión. Con ello el mensaje es claro, si Calderón sigue metiendo las manos en el proceso electoral en curso las descalificaciones a su gestión irán en crescendo, como si hicieran falta mayores elementos para que la población le repruebe como presidente espurio. Pero, cuidado, el michoacano también cuenta con suficiente información para, con inusitados coletazos de fin de ciclo, ponga en aprieto al PRI, sus aliados y sus candidatos, incluida la facción colaboracionista del PRD. Así que la guerra sucia predominará en el proceso electoral en una competencia abierta en torno a quien pisa más colas sucias, las que por cierto abundan por doquier.

xxxxx

En Veracruz la vida transcurre en santa paz, no pasa nada. Cuerpos sin vida de líderes sociales y periodistas, pecata minuta. No hay dinero para seguridad pública pero si para quedar bien con la grey católica remozando su catedral. Para Javier Duarte de Ochoa la prosperidad jarocha es un hecho, aunque los candidatos priístas al Senado en sus peroratas digan lo contrario.

Mérida, Yuc., abril 29 de 2012

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

http://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 483 seguidores

%d personas les gusta esto: