Salte la navegación

Señor Director:

Si yo ganara lo que gana el rector Raúl Arias de la Universidad Veracruzana (UV), tal vez, tampoco me importaría ni me interesaría lo que pasa con PEMEX. (o quién sabe, me aprecio de ser congruente y tener un poco de ética).


La UNAM y la UAM han participado activamente en la elaboración de las preguntas para la consulta, han hecho infinidad de foros, blogs y consultas sobre el tema, los resultados los han presentado al Congreso y no han perdido para nada su autonomía ni han puesto en entredicho la imagen de la institución. Por el contrario, cada vez tienen más reconocimiento y prestigio, cada vez sus estudiantes se sienten más representados e identificados con su casa de estudios.

El rector se queja de que al foro que se realizó en Xalapa acudieron pocas personas. Se le olvida que muchos estudiantes están de vacaciones, muchos en clases finales y muchos de nosotros no podemos siquiera pagar un viaje a Xalapa para ir a alguno de los foros. Como siempre a las regiones nos descuida. Como si  la UV, sólo existiera en Xalapa.

Además, me parece muy deshonesto que la UV organice y pague un homenaje a una empresa privada (revista NEXOS) y se niegue a participar en una consulta porque no fue aprobada por el Congreso. Como si el Congreso fuera el oráculo que tiene la verdad, como si el Congreso estuviera lleno de intelectuales y gente honesta. Ah, se me olvidaba, el Congreso está formado por gente de igual o menor ética (recordemos el caso de la ex novia del rector, Dalia Pérez, que sabiéndose actriz acepta cargos de elección popular).

La UV ha participado en encuestas de salida en los últimos procesos electorales, lo cual me parece bien si aportara algo diferente, pero considero un derroche de dinero y esfuerzo sólo para avalar los resultados “oficiales”.

Es triste y lamentable sentir que como estudiantes estamos solos. Que nuestra casa de estudios no apoya ni a las minorías ni las causas más justas. Por el contrario, solo se apoya las iniciativas institucionales, las de complacencia, las políticamente correctas, las que no insultan a las “buenas conciencias”, en pocas palabras, mantiene una actitud perennemente tibia ante las cosas.

Difícilmente como alumnos, podremos decir que nos sentimos orgullosos de ser UV. De qué sirve que un estudiante inteligente, rebelde, idealista y activo (como dicen que era en su juventud Raúl Arias) llegue a ser Rector o a tener un cargo público, si al final se va a comportar como todos los demás, si cuando tiene la oportunidad de generar un verdadero cambio no lo hace.

Es verdad que el tema PEMEX va más allá de una consulta, también es verdad que las condiciones actuales de la paraestatal no son las ideales, y también es verdad que el tema está politizado. Pero estoy segura, que las condiciones serán peores si están en manos de empresarios extranjeros, solo hay que ver el ejemplo TELMEX (en qué nos beneficia a los mexicanos que sea una empresa privada? Por el contrario, las tarifas son excesivamente caras, se pagan muy pocos impuestos y se evaden otros tantos, el estado y los ciudadanos no resultamos beneficiados).

No se trata de defender las condiciones actuales de PEMEX, sino de evitar que se privatice. Después que viene: ¿La educación?

Además, recordemos todas las privatizaciones que se han dado en nuestro país y en América Latina y cómo les ha ido. Recuerden que ya muchos economistas y especialistas en la materia, dijeron en la UV que el neoliberalismo había fracasado en América Latina, o qué? El Rector tampoco va los foros de la propia UV?

Alumna de la UV

Nota publicada en: “Al Calor Político”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: