Salte la navegación

El último ataque al normalismo sucedió después del movimiento estudiantil de 1968, cuando por órdenes de Gustavo Díaz Ordaz desapareció gran parte del sistema de escuelas normales rurales, pues eran consideradas “nidos de resentidos sociales”. Después de ello, los alumnos de dichas instituciones fueren ubicados en otras lejanas de su lugar de origen.

En Veracruz, conocemos a varios de esos alumnos, en esos momentos, y hoy reconocidos docentes.

También, aún recordamos los sucesos que vivieron los alumnos de la normal rural de El Mexe hace poco tiempo, y que las circunstancias políticas hicieron que poca gente comprendiera su movimiento.

Pero hoy, con estupor y coraje hemos conocido una petición para convertir las normales en instituciones formadoras de técnicos que se expresó en un acto de aparente autopurificación política y que se puede traducir en una declaración de guerra a tambor batiente que pareciera decir “cierren las normales”, “acabemos con ellas”,”de ellas vienen todos los males y deficiencias del sistema educativo” y “muera el normalismo”. Pero ¡oh sorpresa! ese ataque no viene del poder político, sino de un actor del mismo gremio magisterial.

Nota completa en: Blog de Eduardo Pérez Roque

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: