Salte la navegación

En Perspectiva

J. Enrique Olivera Arce

Tras el trago amargo del avionazo y el abrupto relevo en la Secretaría de Gobernación, el neopanismo nacional tuvo que tragarse el también inusitado regaño preñado de sospechas de fuego amigo y, de paso, compartir con toda la nación la sarta de desmesuras con la que el Sr. Calderón Hinojosa elevara a la categoría de héroe al fiel amigo fallecido, el solo comparable en los tiempos que corren con el mitológico Cid Campeador. No podía ser menos, tratándose de un joven de origen gallego llamado a conquistar a México con sus excelsas virtudes.

En un apunte anterior nos permitimos especular (palabra de moda), que en México se cerraba un ciclo en el sexenio calderonista y se abría otro. Un antes y un después de la muerte de Juan Camilo Mouriño. No andábamos tan errados. En medio de la tragedia y el dolor, el hombre solo de Los Pinos dejó de confiar en el círculo de amigos íntimos, rompiendo incluso con Fox y Espino, coparticipes de su cuestionado ascenso al poder, para entregarse al panismo histórico, del que nunca debió alejarse, dejando una rendija abierta desde la que es posible percibir al acecho, la mano dura de Diego Fernández de de Ceballos y los intereses del salinismo priísta, así como la inminente ruptura del duopolio televisivo.

Las cosas en política no se dan, se van dando en el tiempo, espacio y circunstancias, afirmara con inteligencia Dante Delgado. Incluso mediando la tragedia para ello. Así, de un nefasto marchar sin rumbo y de espaldas a la mayoría del pueblo e intereses de la Nación como lo confirmara con su candor, impericia o provocación y mala fe, la Sra. Kessel, al referirse a la recién aprobada y pendiente de promulgarse “Reforma energética”, poniendo al descubierto los torcidos andares del “niño héroe” y sus malas compañías del PRI y el PRD, pasamos a un nuevo ciclo en la vida política de México; inaugurándose con el amplio consenso en torno al nombramiento del abogado litigante Fernando Gómez Mont en Gobernación, que permite percibir un mínimo de equilibrio entre gobernabilidad y presión de los poderes fácticos internos y externos.

Y ya que mencionamos de rebote al senador alvaradeño, cabe comentar que en nuestra entidad, isla feliz, también tuvimos que vivir, en el mismo lapso, nuestras propias desmesuras:

El gobernador Fidel Herrera Beltrán viaja a la República Popular China en busca de respuestas a la crisis global que no encuentra en el terruño, entrevistándose con funcionarios menores del país asiático y directivos industriales que, en las actuales condiciones del mundo, están más atentos a los derroteros de la economía norteamericana que en las fortalezas, profusamente ofertadas por el gobierno veracruzano.

En tanto amparado por la ausencia del gobernante y amigo, su delfín hace esfuerzos por convencer al presunto electorado de que también por sus venas corre sangre de “niño héroe”, señalándose coparticipe protagónico de anticipadas medidas preventivas para paliar la crisis global, a partir de la tan llevada y traída como ya desgastada argumentación de los beneficios aún intangibles de la “bursatilización”.

Semana de desmesuras y de niños héroes. Sólo faltó la exquisita quintaesencia de conocido lambiscón que para ganarse el pan, establecería parangón entre el triunfo electoral de Barack Obama, y los cuatro fructíferos años de Gobierno de nuestro hombre de Nopaltepec.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: