Salte la navegación

Daily Archives: diciembre 5th, 2008

En tanto que Felipe Calderón Hinojosa niega los efectos en México de la profundización de la crisis mundial, haciendo gala de un optimismo que raya en el absurdo ( Ver nota), las noticias sobre el desempeño económico en el mundo y en México, son focos rojos cada día más alarmantes.

Las víctimas de la crisis económica mundial siguen en aumento. Sólo en un día siete compañías internacionales anunciaron fuertes recortes de empleo en sus operaciones a nivel mundial.

La llamada eurozona se declaró en recesión por primera vez en su historia. De acuerdo con información estadística, el Producto Interno Bruto de esta región, que abarca a 15 naciones europeas que utilizan al euro como moneda de uso común, se contrajo 0.2% en el tercer trimestre, una reducción igual a la ya observada en el trimestre anterior, informó la oficina de estadística Eurostat.

Despiden a 362 mil empleados en Italia. De enero a noviembre de este año, unos 362 mil trabajadores italianos han sido suspendidos de sus empleos, lo que demuestra la “extraordinaria” naturaleza de la crisis económica, denunció hoy la Confederación General Italiana de Trabajadores (Cgil).

Se desploma producción industrial española. El índice registró en octubre la mayor caída de su historia. Bajó por sexto mes consecutivo, en un 12.8% sobre el mismo mes de 2007,  informó hoy el Instituto General de Estadística (INE).

Pierde EU 533 mil empleos en un mes; la mayor cifra en 34 años. Sube el índice de desempleo estadounidense dos décimas y se ubica en 6.7%, se trata de la cuarta ocasión en 58 años que ha habido una merma de más de medio millón de empleos en el periodo.

Despedirá GM a 2 mil trabajadores en EU y Canadá. Los despidos se producirán debido a la reducción de los turnos de trabajo en las plantas estadounidenses de Lordstown y Orion Township y en la canadiense de Oshawa.

Cierre masivo de tiendas de cadenas minoristas en EU. A lo largo de este año recesivo, cientos de tiendas del sector minorista han cerrado en Estados Unidos. El desplome de la demanda de los estadounidenses ha generado la clausura de locales que venden ropa, artículos electrónicos, deportivos y de oficina.

Sigue mezcla mexicano en picada y cotiza en 30.52 dls barril. Es el quinto descenso consecutivo, bajó 9.76 dólares en la semana, alcanza su nivel más bajo en el año.


México, DF. La moneda mexicana se depreció este viernes al cerrar en 13.74 pesos por dólar en precio de ventanilla en bancos contra los 13.70 pesos de la jornada anterior, según la cotización del Banco Banamex. Al a compra, la divisa estadunidense concluyó en 13.54 pesos.

Justicia niega a Comercial Mexicana protección ante acreedores.La cadena anunció que seguirá en negociaciones para reestructurar su deuda de 2 mil millones de dólares.

othonsalazarChilpancingo, Gro., 4 de diciembre. Othón Salazar Ramírez, luchador social y dirigente magisterial comunista, falleció a las 19:47 horas de este jueves, a la edad de 84 años, en la ciudad de Tlapa, ubicada en la región de la Montaña Alta de Guerrero. Así lo informó Julio César Salmerón, alcalde electo del municipio de Alcozauca, quien en entrevista telefónica explicó que el maestro Othón Salazar murió de una enfermedad renal en su domicilio, ubicado en la calle Juan Escutia, de la colonia Jardín de Niños, en Tlapa, rodeado de sus familiares y amigos más cercanos.


Othón Salazar, fundador del Movimiento Revolucionario del Magisterio (MRM), nació el 17 de mayo de 1924 en la comunidad indígena mixteca de Alcozauca. Cursó sus estudios de maestro en las normales de Morelos, la rural de Ayotzinapa, Guerrero, y finalmente en la Escuela Nacional de Maestros.


En 1954 fue dirigente del comité de huelga de la Escuela Normal Superior y en ese mismo año encabezó el Club Estudiantil Normalista de la Juventud Comunista de México.


Tres años después, en 1957, fundó el MRM. El 8 de septiembre del año siguiente fue detenido por la policía federal y trasladado al penal de Lecumberri, en la ciudad de México, donde permaneció tres meses.


Posteriormente, en 1961, fue designado secretario general de la sección 9 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y meses después, por órdenes del entonces presidente de la República, Adolfo López Mateos, fue cesado de su plaza de maestro.


Se incorporó al Frente Electoral del Pueblo y al Partido Comunista Mexicano (PCM), y apoyó la candidatura a la Presidencia de la República de Ramón Danzós Palomino.


En 1979 fue nombrado diputado federal por el PCM. Un año después fue candidato a la gubernatura de Guerrero. De 1982 a 1985 fue alcalde de Alcozauca, impulsado por el Partido Socialista Unificado de México, lo que significó el primer triunfo de la izquierda en el país, luego de décadas de hegemonía del PRI.


Extraoficialmente se sabe que sus restos serán trasladados a Alcozauca, su lugar de origen, donde serán sepultados probablemente la mañana del sábado.


Sergio Ocampo Arista (Corresponsal) La Jornada. 05/12/04

Santiago Alba Rico

Rebelión

El mismo día en que la FAO informa de que el hambre afecta ya a casi 1.000 millones de seres humanos y valora en 30.000 millones de dólares la ayuda necesaria para salvar sus vidas, la acción concertada de seis bancos centrales (EEUU, UE, Japón, Canadá, Inglaterra y Suiza), inyecta 180.000 millones de dólares en los mercados financieros para salvar a los bancos privados.

Frente a un dato como éste sólo caben dos alternativas: o somos demagógicos o somos realistas. Si invoco la ley natural de la oferta y la demanda y digo que en el mundo hay mucha más demanda de pan que de operaciones de cirugía estética y mucha más de alivios contra la malaria que de vestidos de alta costura (y mucha más también de viviendas que de créditos hipotecarios); si reclamo un referéndum kantiano que pregunte a los ciudadanos europeos si prefieren destinar las reservas monetarias de su país a salvar vidas o a salvar bancos, estoy siendo sin duda demagógico. Si, contra la razón y la ética, acepto que es más urgente, más necesario, más conveniente, más eficaz, más provechoso para la humanidad, impedir la ruina de una aseguradora y la quiebra de una institución bancaria que dar de comer a miles de niños, socorrer a las víctimas de un huracán o curar el dengue, entonces estoy siendo realista.

No hay en mis palabras ni una brizna de ironía. Las cosas son así: una verdad redonda que no consiente aplicación es demagógica; una monstruosidad puntiaguda que no admite alternativa es realista. Para tener mucho o tener poco -o incluso para tener sólo las ganas de tener algo- hay que dejar de lado todas las redondeces y aceptar todas las puntas y todos los pinchos.

La minoría organizada que gestiona el capitalismo -ministros, banqueros, ejecutivos multinacionales, corredores de bolsa y periodistas económicos- puede invocar a Hayek con arrogancia en momentos de bonanza y exigir con aplomo la intervención del Estado cuando está a punto de despeñarse porque sabe que su impunidad es proporcional a nuestra dependencia. Por eso mismo -admitámoslo- los ciudadanos europeos convocados a un hipotético referéndum kantiano (“el banco o la vida”) responderíamos sin duda con realismo a favor de los bancos, conscientes de que todo lo que nos importa -desde el abrazo de nuestras novias hasta la sonrisa de nuestros niños- es una concesión suya. La minoría organizada que nos gobierna ha tomado como rehén a la humanidad y, si no acudimos en ayuda de los secuestradores, puede ahora rematarnos a todos.

Para una humanidad cautiva es realista ceder al chantaje y dejar a un lado la verdad, la compasión, la sensibilidad, la solidaridad. Un sistema que, cuando las cosas van bien, mata de hambre a 1.000 millones de personas y que si van mal puede acabar con todo el resto, es un sistema no sólo moral sino también económicamente fracasado. En esto tiene razón el periodista Iñaki Gabilondo y es bueno, casi ya revolucionario, que lo escuche mucha gente [1]. Pero se equivoca al evocar la caída del Muro de Berlín, por muy retóricamente eficaz que sea la ocurrencia, porque si algo tuvo que ver el capitalismo en la derrota de la Unión Soviética, no puede decirse que la Unión Soviética -ya desaparecida- sea la causa de la agonía capitalista. El capitalismo, sencillamente, no funciona.

Hay algo hermoso, emocionante y precursor en el hecho de que seis Estados poderosos hayan coordinado una acción concertada para intervenir masivamente en la economía: eso es lo que se llama “planificación”. En tiempos de Marx, el capitalismo era sólo “una excepción en algunas regiones del planeta” y, si ha llegado a cubrir el conjunto de la superficie del globo, ha sido gracias a una permanente intervención estatal, a una “planificación” ininterrumpida que combinaba y combina los desalojos de tierras, las acciones armadas, las medidas proteccionistas, los golpes de Estado y los acuerdos internacionales. Nunca a lo largo de la historia un experimento económico ha dispuesto de medios más poderosos ni de condiciones más favorables para demostrar su superioridad. En los últimos sesenta años, la minoría organizada que gestiona el capitalismo global se ha visto apoyada, a una escala sin precedentes, por toda una serie de instituciones internacionales (el FMI, el Banco Mundial, la OMC, el G-8, etc.) que han excogitado en libertad, y aplicado contra todos los obstáculos, políticas de liberalización y privatización de la economía mundial. Después de 200 años de existencia libre, apoyado, defendido, apuntalado por todos los poderes y todas las instituciones de la tierra, el trasto viejo y homicida nos ha traído hasta aquí: 1.000 millones de seres humanos se están muriendo de hambre y, si no corremos ahora a socorrer a los culpables, los demás quizás acabemos enterrados con los más pobres después de habernos matado unos a otros.

Parece, pues, que planificar para salvar bancos y aseguradoras no sirve. ¿Y planificar para salvar vidas? Esto no lo hemos probado aún. Capitalismo y socialismo no se retaron en mundos paralelos y en igualdad de condiciones, cada uno en su laboratorio desinfectado y puro, sino que el socialismo nació contra el capitalismo histórico, para defenderse de él, y nunca ha fracasado porque nunca ha tenido ni medios ni apoyos para poner a prueba su modelo. Lo poco que intuimos en la actualidad es más bien esperanzador: a partir de una historia semejante de colonialismo y subdesarrollo, el socialismo ha hecho mucho más por Cuba que el capitalismo por Haití o el Congo.

Cuando se habla de “socialismo en un solo país” se olvida que igualmente imposible es “el capitalismo en un solo país” y que por eso se ha dotado de una musculosa organización internacional capaz de penetrar todos los rincones y todas las relaciones. ¿Qué pasaría si la ONU decidiese aplicar su carta de DDHH y de Derechos Sociales? ¿Si la FAO la dirigiese un socialista cubano? ¿Si el modelo de intercambio comercial fuera el ALBA y no la OMC? ¿Si el Banco del Sur fuese tan potente como el F.M.I? ¿Si todas las instituciones internacionales impusiesen a los díscolos capitalistas programas de ajuste estructural orientados a aumentar el gasto público, nacionalizar los recursos básicos y proteger los derechos sociales y laborales? ¿Si seis bancos centrales de Estados poderosos interviniesen masivamente para garantizar las ventajas del socialismo, amenazadas por un huracán? Podemos decir que la minoría organizada que gestiona el capitalismo no lo permitirá, pero no podemos decir que no funcionaría.

Cuba es el único país del mundo en el que, incluso después de un ciclón que ha destruido el 15% de sus viviendas, lo realista sigue siendo salvar vidas y lo demagógico robarle la comida a un hermano. En EEUU, tras el paso del mismo ciclón, lo realista es que la fiscalía de Texas monte un dispositivo para proteger de los delincuentes sexuales a las víctimas de la catástrofe y lo demagógico es pedir ayuda económica al gobierno. Ahora Iñaki Gabilondo se lo ha dicho a millones de españoles que creían esto eterno y natural: planificar para salvar bancos no sirve. ¿Y planificar para salvar vidas? Es el único medio que existe para que el realismo deje de ser criminal y la verdad, la compasión y la solidaridad dejen de ser demagógicas.

[1] Véase la noticia

Santiago Alba Rico es filósofo y escritor español, miembro de Rebelión.

A %d blogueros les gusta esto: