Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


Prácticamente al límite de a fecha establecida para la aprobación de la Ley de Egresos, el mayoriteo del PRI y del PAN se hizo sentir en San Lázaro, aprobándose un paquete fiscal para 2010 contrario no solamente a los intereses de la Nación, también a toda lógica dentro del marco de los esfuerzos que para aminorar los efectos de la crisis sistémica global, se vienen aplicando en casi todo el mundo, empezando por los países más desarrollados del orbe.

Sin tocar en lo sustantivo a los grandes consorcios nacionales e internacionales que operan en México y mucho menos al derroche que de recursos públicos hacen gala los tres órdenes de gobierno, al grueso de la población, asalariados y no asalariados,  se le somete a un alza de impuestos que no solo van en demérito de la economía familiar, también representan una merma para la micro, pequeña y mediana empresa y un duro golpe al necesario fortalecimiento del mercado interno. Exactamente en sentido contrario a lo que recomienda el sentido común en un país al borde del desastre, cuya principal limitante para el crecimiento económico y justicia distributiva es el cargar con más del cincuenta por ciento de la población en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

Lo que llama más la atención del proceso de negociación y aprobación del paquete fiscal para el 2010, es el descaro de una clase política insensible, cortoplacista y carente de visión de Estado y su apego a un surrealismo decimonónico que sustentado en la corrupción y la simulación, contempla el mundo al revés. La democracia representativa en México se descara como un ente abstracto en la forma y vacío en su contenido como en los tiempos del porfiriato. Senadores y diputados no responden a los electores a quienes se deben, actuando por consigna a las órdenes del titular del poder ejecutivo federal y los gobernadores.

De ahí que no queda la menor duda de que la partidocracia, controlada por el PRI y el PAN,  cogobierna con éstos,  siendo tal su descaro que ponen en la mesa de negociación su respectivo capital político electoral antes que el interés de la mayoría de la población. Ratificando con ello que en lo sustantivo no existe diferencia ideológica o programática alguna entre los dos partidos que tienen mayoría en el Congreso de la Unión, sirviendo por igual al poder fáctico. Sus diferencias se reducen pragmáticamente al reparto coyuntural del poder formal y lo que ello representa en términos de canonjías, prebendas, y oportunidades de enriquecimiento para las cúpulas partidistas.

Los partidos minoritarios, actuando como satélites del PRI y el PAN, simulando ser oposición, son parte de un juego perverso que les permite disfrutar de las migajas, tantas como su escasa capacidad de maniobra y manipulación lo permiten. La actitud asumida por Jesús Ortega descalificando a los diputados perredistas que por la libre se manifestaran en contra del alza de impuestos, es tan sólo un pálido reflejo del clima de componendas en la partidocracia.

En este panorama, en los hechos el acceso a una auténtica democracia representativa en el país está vedado para el pueblo de México. Obligado a pagar los costos reales de la simulación contribuyendo, como en la época feudal, con la creación de la riqueza y el tributo a los poderosos; viviendo en la incertidumbre de un presente engañoso y un mañana mejor que nunca llega, sustentando su supervivencia en una falsa esperanza que le es construida ideológicamente a través de los medios de comunicación de masas.

¿Quién pagará electoralmente los platos rotos? En torno a esta interrogante gira la preocupación de la partidocracia. Para las mayorías de la población, no hay ni partidos vencedores ni vencidos. Tan responsable es el PRI y el PAN como sus satélites en la aprobación de esta nueva agresión tributaria. El gran perdedor, como siempre  es el pueblo de México y así lo hará sentir en las urnas bien sea por el camino del abstencionismo o del voto nulo.

En los prolegómenos de la elección del 2010 en Veracruz, más de un diputado federal y específicamente aquel que aspira a gobernar a la entidad, tendrán que tragarse sus palabras y falsas promesas. El PRI no actuó conforme a su dicho defendiendo el interés de las mayorías. Antes al contrario, las traicionó “hincándoles el diente” negociando con el PAN mayores recursos para los gobernadores a cambio de aprobar la nueva alza de impuestos.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: