Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


Las cosas que son iguales a lo mismo, son iguales entre sí…

Lewis Carroll


Hace un buen de años desde las páginas de “El Imparcial de Xalapa” recomendaba a mis lectores tomar de “Alicia en el País de las Maravillas”, de Lewis Carroll, elementos de juicio para construir el método más idóneo de interpretación para comprender el inicio del derrumbe del viejo régimen en la vida política de México. Cuando ahora leo a un “connotado politólogo” congelado en el tiempo, que bajo los dictados de su bolsillo afirma ni más ni menos que en el 2010 el PRI ganará la elección de gobernador así postule a una vaca, y observo que la percepción de éste se corresponde con el hecho objetivo del retorno del dinosaurio, con sus costales a cuestas de corrupción, simulación y prácticas antidemocráticas feudales, parecería que mi recomendación sigue aún vigente. A la razón se impone el surrealismo de un pueblo que infantilmente se niega a aprender de la historia, cosechándose lo que merecemos, incluso, ser gobernados por una vaca.

Si a usted estimado lector, le inquieta el futuro electoral del PRI con vías a la sucesión del Maestro Fidel Herrera Beltrán el próximo año, puede dormir tranquilo. El baño de pueblo del diputado federal, delfín del régimen fidelista y ya de facto abanderado del institucional para la contienda por la gubernatura en el 2010, confirmó el pasado sábado en una de las colonias más pobres de la capital veracruzana que, por encima de cualquier consideración, el poder del dinero público, la sumisión de la estructura partidista, y el capricho del gobernante en turno, aseguran de antemano la continuidad de la fidelidad como expresión juvenil de lo más rancio y nauseabundo del viejo régimen.

Javier Duarte de Ochoa

Acarreo, lonche, discurso anodino y promesa de rescate de un país en ruinas como escenario de la concentración en favor de Javier Duarte de Ochoa, son apenas la punta del iceberg del “viene lo mejor” de un Fidel Herrera Beltrán, que ya decidió por y para los veracruzanos a quién entregar la estafeta.

Oscuro presagio de dragones y castillos del medioevo; el anciano dinosaurio está de vuelta.

Si a usted estimado lector, más que inquietarle el futuro tricolor le preocupa el futuro de Veracruz, este no estará presente en las urnas el próximo 4 de julio. Tampoco le sería de gran ayuda leer “Alicia en el País de las Maravillas”, o su versión moderna: “El PRI en la isla de la fantasía”. Sólo asómese a la terca realidad, valórela y actúe en consecuencia.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: