Skip navigation

Pulso Crítico

J. Enrique Olivera Arce

Sólo en el contexto del prostituido e ignominioso papel que la mayoría de los medios de comunicación en Veracruz han venido jugando en el “fidelato”, es que se puede entender que un servidor público, a la luz del día y con toda impunidad, con desprecio manifiesto, responda a una pregunta de un reportero en la forma que lo hiciera el gobernador Fidel Herrera Beltrán al ser cuestionado sobre la resolución del Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que ordenó al Instituto Federal Electoral investigarlo a él y a su secretario particular, Luís Arturo Ugalde, de perpetrar un supuesto operativo electoral para coaccionar el voto de empleados y funcionarios del gobierno así como sus familias en los comicios del 2009.

“¡Ora sí, de cual fumó! ¿O de cual trae?”. Fue la respuesta del servidor público al representante de la prensa que no hiciera otra cosa que cumplir con su trabajo. Conducta reprochable y antidemocrática para con la prensa y por extensión para con la opinión pública, que no es consecuencia más que de la sumisa y económicamente interesada actitud de la mayoría de medios de comunicación en la entidad que, sin mayor análisis y consecuencia, “otorgan” poderes metaconstitucionales al gobernante propalando que “Fidel es el que manda en Veracruz”, minimizando o ignorando que el gobernador está al servicio del pueblo que le confiriera en su representación calidad de mandatario.

Fidel Herrera Beltrán, en su carácter de gobernador es titular del Poder Ejecutivo del gobierno de Veracruz, y nada más; debiendo ceñir su conducta pública a las formalidades legales y protocolarias que le exige el cargo que desempeña, entre ellas, tratar con respeto y consideración a sus mandantes y no con gracejadas de mal gusto para salirse por la tangente al atender los cuestionamientos de la prensa.

La prensa nacional difundió su versión sobre la resolución del Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación y a esta debió referirse Fidel Herrera Beltrán al ser cuestionado por el reportero o, su defecto, emitir su propia versión sobre los presuntos hechos que se le imputan, o en el mejor de los casos, guardar silencio,  más no manifestar su público desprecio para con una prensa que en su mayoría le sirve y le sirve bien a sus propósitos. En la persona de un reportero también insultó a una opinión pública que, por cierto, ha dejado hacer, ha dejado pasar el ignominioso papel que salvo contadas y honrosas excepciones juegan los medios de comunicación en Veracruz.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: