Salte la navegación

Daily Archives: febrero 17th, 2010

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

El sólo observar las manifestaciones de paranoia electoral que se dan en el priísmo veracruzano, dan grima. Llevamos más de nueve meses escuchando a toda hora expresiones de pánico ante la idea aún no confirmada, de que será Miguel Ángel Yunes Linares quien abandere al PAN en la contienda por la gubernatura. Es tal su nerviosismo que incluso sobrevaloran la crisis interna de los blanquiazules, minimizando la propia, como si requirieran de terapia para autoafirmar identidad y expectativas de triunfo frente a un adversario que les genera temor e incertidumbre.

Absurda actitud cuando de antemano la mayoría de los ciudadanos informados considera ya como una derrota anunciada la que sufrirá Acción Nacional en las urnas, gracias al comportamiento del gobierno calderonista al que ya sin discusión se tiene por fallido.

Percepción de derrota anunciada que habiendo arraigado en el imaginario popular, el priísmo veracruzano no la asume como tal, desgastándose inútilmente en una guerra mediática, costosa y estéril, dejándose llevar por expresiones como lo asentado por Guillermo Zúñiga Martínez al hacer uso de la palabra en el seno del Consejo Político que tuviera lugar el domingo pasado, quien afirmara que el enemigo a vencer está afuera y no dentro de las propias filas del partido de la fidelidad. Expresión equívoca, a mi juicio; la medida tomada por el calderonismo de borrar de un plumazo sección sindical, contrato colectivo, y conquistas históricas de los mineros de Cananea, tanto por su simbolismo histórico en la conformación de nuestra identidad como pueblo como por lo que objetivamente representa como embate contra el movimiento obrero organizado en favor de la inversión extranjera, anuncia el principio del fin de la breve estancia del PAN en el gobierno de la República, arrastrando consigo toda posibilidad de triunfo del panismo en las elecciones locales del presente año.

La medida antipopular calderonista contra los obreros de Cananea, es un elemento que, como parte aguas, viene a modificar la correlación de fuerzas políticas, existente hasta el sábado anterior y la de los días por venir. Configurando un escenario preelectoral inédito en los últimos cincuenta años, en el que no sólo se vislumbran las próximas derrotas electorales del PAN, también la profundización de la crisis al interior del PRI en tanto que las diversas corrientes a su interior tendrán que definirse frente a la provocación de la ultra derecha. Significando esto último confrontaciones insolubles entre las nuevas camadas del priísmo, formadas en el neoliberalismo, y la vieja guardia progresista que aún guarda rescoldos del nacionalismo revolucionario surgido de la Revolución Mexicana.

Desde mi personal punto de vista, el enemigo del PRI a vencer está en su interior. Hablar de unidad en las actuales circunstancias es entelequia y en ello va implícito el proceso electoral veracruzano en puerta. Razón por la cual y más allá de la pugna entre Javier Duarte de Ochoa y Héctor Yunes Landa, no sólo no prenden los llamados de la cúpula priísta  a la unidad para enfrentar al PAN, sino que se perciben como huecos y fuera de lugar, cuando de antemano Felipe Calderón se ha encargado de derrotar a su partido unificando en su contra a la mayoría del pueblo de México.

No verlo así, reduce al proceso electoral a simple enemistad irreconciliable entre Fidel Herrera Beltrán, Miguel Ángel Yunes Linares, y los seguidores de ambos. Perdiéndose la perspectiva y ofreciendo en bandeja de plata la gubernatura a la alianza de centro izquierda que, si sabe aprovechar la oportunidad, estará alineada con el movimiento nacional de repulsa a la medida anti histórica en Cananea, no estando lejana y descabellada la posibilidad de desmembramientos al interior del PRI a favor de un frente amplio popular de resistencia.

No puede dejarse de considerar que por la inercia que arrastra a un importante sector conservador de la sociedad y gracias a las estrategias tradicionales de coacción del voto, más que como expresión unitaria, el PRI pueda ganar la elección en Veracruz. Razón esta de peso para ocuparse y preocuparse en el como se de la selección de su candidato a la gubernatura, pues quién resulte ser el ungido en un proceso por principio antidemocrático, no sólo deberá encarar el próximo 4 de julio a una ciudadanía  informada y movilizada, también correrá a su cargo, de triunfar en las urnas, gobernar a una entidad federativa, en medio del caos nacional previo a la elección presidencial del 2012. Ingrata tarea si el PRI triunfa con un abanderado forjado en las postrimerías de un modelo de desarrollo agotado, antipopular, y retrógrada, que, tanto en lo ideológico como en términos pragmáticos en la coyuntura, en nada se diferenciará de un panismo que nacido para perder pretende en su agonía retroceder la rueda de la historia.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Veracruz, Ver., 16 de febrero de 2010.- La convocatoria del PRI para gobernador de Veracruz, es evidente que lleva dedicatoria, dijo aquí el aspirante priísta a la gubernatura estatal Héctor Yunes Landa, al asegurar que para bloquear su participación como precandidato “tiene  más candados que la ferretería mejor surtida del estado”. En rueda de prensa comentó que el documento dado a conocer el pasado domingo, deja atrás los principios de transparencia y equidad que deben prevalecer al interior de los partidos políticos y en todos los procesos electorales.

El diputado con licencia señaló que “las anomalías que hoy expongo, lejos de ayudar a nuestro partido, lo debilitan, lo hieren y lo ponen en un escenario de vulnerabilidad de cara a una elección de alta competencia y  difícil pronóstico”; y a pregunta de los reporteros si declinará en su proyecto reiteró que “no hay condiciones que me hagan declinar a favor de nadie”.

Yunes Landa consideró que se trata de una elección que determinará el rumbo de Veracruz y del país entero. “Es mucho lo que está en juego”, por ello, insistió en la necesidad de impulsar un proceso democrático y exigió a la dirigencia estatal del PRI “que cumpla  su deber con imparcialidad, con respeto y con sentido visionario, a la altura de un estado como Veracruz, para lograr refrendar el triunfo del PRI en este 2010”.

Dijo además que cuando su partido parecía haber dejado atrás los esquemas obsoletos que los llevaron a la debacle en los años 2000 y 2006, “hoy, parece que esos esquemas quieren regresar a Veracruz, lo que pone en riesgo los avances que hemos logrado consolidar tanto en la entidad como en el país entero”.

Apuntó que tras analizar a conciencia la convocatoria para la elección interna de candidato a gobernador, llegó a la conclusión de que la misma tiene múltiples contradicciones e ilegalidades que violan la democracia partidista.

Enseguida presentó a los reporteros un desglose de los seis candados más destacados de la convocatoria:

Primero, no se consideró su propuesta para la aplicación de encuestas como una herramienta adicional para la selección del candidato.

En segundo lugar, en los requisitos para registrarse como precandidato se contempla la adhesión del 25% de la estructura territorial a través de los comités municipales del PRI, y/o 25% de  los sectores y organizaciones, y/o 25% de los consejeros políticos estatales, y/o 10% de los afiliados al partido, “no obstante, el último párrafo de la cláusula quinta señala que tales  adhesiones no podrán ser otorgadas a más de uno de los aspirantes. Esta condicionante no se aplicó en el reciente caso de Durango, ni en los procesos de Colima, Campeche, Nuevo León y Sonora que se efectuaron el año pasado. ¿Por qué en Veracruz sí?, se preguntó Héctor Yunes.

Manifestó que lo anterior “resulta incongruente, puesto que, por un lado, se plantea que la adhesión no condiciona el voto de quien la otorga, pero prácticamente sí lo condicionan al no permitir que, para efectos de registro, la adhesión se pueda otorgar a más de uno. Además de incongruente me parece sospechosa esta cláusula dado que si el CDE del PRI ha girado la instrucción a la estructura de nuestro partido de no asistir a los eventos que presido en el estado, nada extraño sería que esa misma prohibición ya se haya girado para no darme la adhesión”.

En tercer lugar precisó que genera desconfianza el método de votación que se propone como “libre y secreto”, mediante boletas desprendibles con talón foliado, ya que esto contraviene el espíritu del voto secreto, pues se tendría conocimiento del sentido del voto de cada delegado. “Yo lo único que demando, si no es mucho pedir, que el voto secreto sea secreto y que no contenga trampa alguna para identificar al votante”.

Como cuarto punto indicó que en ninguna de sus etapas la convocatoria contempla la realización de un debate entre los precandidatos, “lo que permitiría a la militancia contrastar las propuestas y decidirse por la mejor opción”.

En el quinto de sus argumentos comentó que llama la atención y no se justifica que las convenciones distritales se efectúen conforme a la demarcación electoral federal y no de los distritos locales, a pesar de que el carácter de esta elección es eminentemente local. Resulta sospechoso que sea la estructura distrital federal, sobre la que el CDE del PRI ejerce un mayor control dadas las recientes elecciones federales, la demarcación de la que saldrán los delegados territoriales que votarán en esta convención”.

La última consideración de Yunes Landa respecto a los puntos de la convocatoria es que se contempla que la Comisión Estatal de Procesos Internos entregue el padrón de delegados 72 horas antes de la celebración de la convención, al mismo tiempo que, de acuerdo a la convocatoria, las actividades proselitistas deberán suspenderse 5 días antes de la convención. “Tal parece que el propósito de esta cláusula es entregar un recuerdo a los precandidatos de esta “histórica” convocatoria”, precisó.

Incluso dijo que ha solicitado al partido los formatos necesarios para su registro, los que el domingo se comprometieron que a partir de ayer se los entregarían “y hasta este momento no se me han entregado”.

Informó que también ayer solicitó el padrón de afiliados, de los consejeros políticos y de la estructura territorial a fin de estar en condiciones de obtener las adhesiones requeridas, los cuales esperaba se le entregaran este martes dado que es una información que ya tienen.

“Me pregunto: Si estas irregularidades se presentan ahora,  ¿Qué podemos esperar durante el proceso interno?”, finalizó Yunes Landa.

A %d blogueros les gusta esto: