Salte la navegación

Pulso critico

J. Enrique Olivera Arce

Tanto lo invocaron que el chamuco se apareció de cuerpo presente a los priístas de la fidelidad. La noche del jueves por acuerdo de la dirección nacional del PAN Miguel Ángel Yunes Linares será candidato único de los blanquiazules a la gubernatura de Veracruz. Esto en medio de una nueva arremetida en contra del aún director del ISSSTE mediante una escatológica manifestación en su contra en Xalapa, capital de la entidad, que, como cereza del pastel de estiércol, estuvo a cargo de las huestes del prostituido movimiento denominado “cuatrocientos pueblos”, que comanda Cesar del Angel.

Paradójico, tal expresión del bajísimo nivel de cultura democrática que acusa la clase política veracruzana, se le revertió al PRI y al gobierno estatal, señalándose a la manifestación de “encuerados” como obra y gracia del gobernador como un último esfuerzo por impedir que la junta de notables que a nivel nacional dirige al PAN, se inclinara a favor de la candidatura de Miguel Ángel Yunes Linares. La prensa nacional destaca que precisamente éstos acordaron por mayoría otorgarle voto de confianza al director del ISSSTE, gracias a que el PRI en Veracruz se encargó de elevar artificialmente las posibilidades de triunfo del ahora virtual candidato panista. Nadie sabe para quien trabaja y hoy la correlación de fuerzas al interior del PRI da un vuelco al tener que enfrentar en la carrera por la gubernatura a un abanderado panista que, en términos prácticos, hará pedazos al considerado “delfín” del gobernador Herrera Beltrán.

Tan es así que sorpresivamente el gobernador aceptó enmendar el contenido de la convocatoria  priísta facilitando el registro de Héctor Yunes Landa, mismo que tendrá lugar el próximo miércoles, previa presentación de 150 mil firmas de militantes y simpatizantes priístas que comulgan con las aspiraciones del diputado local con licencia. Situación esta última que cayó como balde de agua fría entre quienes conforman el primer círculo del equipo de campaña de Javier Duarte de Ochoa pero que, al mismo tiempo, frena las intenciones de Héctor Yunes Landa de impugnar con sobrada razón la convocatoria y, con ello, descarrilar al interior del PRI la elección de gobernador.

Así las cosas, una paradoja más: en tanto que el PAN ya cuenta en la persona de Miguel Ángel Yunes Linares con un virtual candidato único, el PRI a estas alturas aún no cuenta con ninguno. Confirmándose en los hechos mi aseveración de que por ahora el enemigo a vencer del priísmo veracruzano está adentro de sus propias filas y no fuera. La división es más que evidente y de aquí a la asamblea de delegados que elegirá a quien habrá de abanderar al PRI en la contienda por la gubernatura, pueden suceder imprevistos no considerados en la estrategia electoral del Maestro Fidel Herrera Beltrán y su corriente “fidelidad”.

Sea cual sea el resultado del re acomodo al interior del PRI en el estado, de algo podemos estar seguros: frente al choque de trenes entre las dos fuerzas políticas mayoritarias, en el que habrá de derramarse estiércol a granel, la ciudadanía tendrá que optar entre el menos enlodado de quienes contiendan por la gubernatura, o recurrir al voto en blanco como castigo a una clase política que se debate entre la corrupción y la inmundicia.

Febrero 19 de 2010

Pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

One Comment

    • arturo
    • Posted febrero 22, 2010 at 11:44 am
    • Permalink

    cualquier candidato del PAN en un proceso limpio le gana a Duarte, perdón a chabelin

    Me gusta


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: