Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

El movimiento inercial de la tendencia a descalificar a los adversarios políticos en un proceso electoral polarizado y contaminado más que todo por fobias enfermizas,  todo lo que pueda restar ventaja  no al PAN sino a Miguel Ángel Yunes Linares, se refleja en la mayoría de los medios de comunicación, incluidos aquellos que no dependen del boletín oficial para atender la demanda noticiosa de sus lectores. A lo que habría que agregar la descontextualización de la información en relación al marco más amplio del acontecer nacional e internacional, reduciéndole a chisme de aldea.

De ahí que en las notas periodísticas sea lugar común el que se privilegie lo accesorio por sobre lo principal, sesgando la información en pro de destacar todo lo que confluya a promover la imagen del gobernador del estado, así como a “calentar” la confrontación política entre el propio gobernante y su enemigo irreconciliable. No se a ciencia cierta si esto ya se de de manera mecánica, espontánea,  o atendiendo a consigna específica ó contraprestación económica, pero por ahora esto no viene al caso. Lo cierto es que, en términos generales, la información que fluye en torno a la contienda electoral en marcha atiende más al escándalo mediático que a las necesidades reales o sentidas  de la entidad u ofrecimientos de los actores que se disputan la gubernatura de Veracruz, observándose lo anterior lo mismo en los medios impresos que en la televisión o portales informativos en la internet.

Lo anterior, a mi juicio, no sólo empobrece el papel social de la prensa, también contribuye al deterioro de la vida democrática en la entidad.

La mañana del miércoles tuve oportunidad de escuchar lo expresado en conferencia de prensa por el senador con licencia Dante Delgado Rannauro, aspirante a la gubernatura por la coalición “Diálogo para la Reconstrucción de México” (DIA) a la gubernatura de Veracruz, prevaleciendo en su intervención lo que, de acuerdo a su visión, la entidad requiere para detonar crecimiento económico y mejoría de las condiciones de vida de los veracruzanos; sintetizando el contenido de la propuesta que ha venido divulgando entre diversos grupos de la sociedad, con énfasis en la necesidad de una intensa movilización social que sacuda el marasmo y estancamiento que hoy se vive en la entidad para dar paso a detonantes de desarrollo y bienestar de la población.

Concluida la intervención del ponente, se inició la fase de preguntas y respuestas, llamándome la atención el que la mayoría de los reporteros que intervinieran, de motu propio o por encargo de sus redacciones, ignoraran contenido e intencionalidad de lo expuesto por Dante Delgado. Las baterías se concentraron en aspectos secundarios, atendiendo a la coyuntura, y buscando comprometer al precandidato en su posicionamiento en torno al clima de confrontación y descalificaciones al que se le ha dado en llamar “guerra sucia” electoral. La visión de mediano y largo plazo que debería prevalecer en torno a lo que sería un posible programa sexenal en el contexto de la situación de deterioro que vive el país, estuvo ausente en la preocupación de los reporteros.

Dante Delgado Rannauro no evadió las insistentes preguntas, respondiendo con mesura, respeto a la vida interna de los partidos y a sus oponentes en la contienda. No obstante, no perdió oportunidad para calificar como de perversas a situaciones tales como el despilfarro de recursos en las precampañas y su validación por parte del Instituto Electoral de Veracruz, o bien, la manera como se copta a aquellos que se dejan “tocar las pompas”, atendiendo con respeto a las inquietudes de los representantes de los medios de comunicación y lo que estos querían escuchar de boca del precandidato, sin dejar de insistir en el contenido de su propuesta y de su visión de lo que es hoy Veracruz y lo que el contempla en un horizonte de mediano y largo plazo para el futuro de la entidad.

De un total de cerca de treinta reporteros de distintos medios, tres o cuatro, a lo sumo, interpelaron al precandidato de la coalición de centro izquierda. Salvo una señorita que pidió una aclaración sobre las políticas que se proponían para la atención de las comunidades indígenas, nadie más pretendió siquiera hacer referencia a detalles puntuales de la propuesta, concretándose a operar sus grabadoras o cámaras fotográficas. Lo referente al crecimiento económico, desarrollo humano y proyección a futuro de Veracruz, pasó a segundo plano, lo accesorio suplió al principal. Y así se observó en la publicación de la noticia al día siguiente, por las empresas informativas que quisieron hacerlo, complementada de manera más amplia con la referente a lo expresado por Dante Delgado en las visitas de cortesía que este realizara a las sedes de diversos medios de comunicación de la capital veracruzana.

Llama por ello la atención que se insista mediáticamente que no hay propuestas ni confrontación de ideas entre los diversos candidatos; poniéndose énfasis en que debe tener lugar un debate de altura entre quienes aspiran a gobernar a Veracruz y, sin embargo, cuando se presenta una propuesta concreta, de uno u otro de los actores involucrados, simplemente se le ignora o se trata superficialmente. Con ello, los medios de comunicación lejos de contribuir al enriquecimiento de la vida política, económica y social de Veracruz, se suman a su deterioro. La desinformación, conciente o inconciente, es lo que le llega a la población y en base a esta es que los ciudadanos deben sustentar sin mayor reflexión o análisis, su decisión personal a la hora de ejercer el sufragio.

Son muchas las tareas de impulso al crecimiento económico y bienestar de los veracruzanos en que todos debemos ocuparnos y, en ello, corresponde a los medios de comunicación y a quienes les sustentan, poner su granito de arena para llevarlas adelante. Si de lo que se trata es de propiciar una amplia y decidida movilización social, como la que propone Dante Delgado Rannauro, para detonar crecimiento y desarrollo, ésta no sería posible sin el auxilio y participación conciente, decidida,  y consecuente de la prensa. La sociedad espera cumpla con tal cometido y no se quede en el esteril ejercicio de los dimes y diretes a que se nos tiene acostumbrados en la política jarocha.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: