Skip navigation

Archivos Mensuales: septiembre 2010

Chiapas, México.- El reblandecimiento de la tierra por las fuertes lluvias y la deforestación en los municipios de Amatán, Ángel Albino Corzo, además de Chilón y Citalá, Chiapas, causaron cuatro deslaves en los que perdieron la vida 22 personas, con 16 heridos y al menos cuatro desaparecidos. Durante una visita a Chiapas por las zonas afectadas por las precipitaciones pluviales causadas por la depresión tropical Matthew, el presidente Felipe Calderón dio a conocer a través de Twitter el deslave de un cerro en Amatán.

De acuerdo con los primero reportes, toneladas de lodo, piedra y árboles sepultaron varias casas de esa comunidad, asentada en un valle entre varios cerros.

El lugar donde ocurrió el desgajamiento se encontraba deforestado y la superficie arbolada no sufrió ningún cambio.

La coordinadora general de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación informó que el deslave cubrió alrededor de 12 casas, provocando la muerte de 16 personas, reportando también 13 personas heridas y cuatro desaparecidas.

Otros dos deslaves ocurrieron en Chilón, donde se reportaron dos fallecimientos, y en Citalá, con una víctima mortal.

Posteriormente se registró otro derrumbe en la comunidad Nueva Colombia, del municipio Ángel Albino Corzo, también conocido como Jaltenango la Paz.

Aunque al principio se reportaron cuatro personas desaparecidas, se informó que un adulto y dos menores lograron escapar de su vivienda. Sin embargo, un niño de un año murió dentro del domicilio presuntamente a consecuencia de un golpe, ya que la casa no fue sepultada en su totalidad.Tres personas más fueron reportadas como fallecidas en Yajalón debido al desbordamiento de un río.  Milenio

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Felipe Calderón Hinojosa llegó a Veracruz haciendo lo que tenía que hacer. Con la oportunidad a su favor vino, vio, y venció. Capitalizando el nivel más bajo de aceptación de un Fidel Herrera Beltrán incapacitado administrativa, económica y financieramente para enfrentar la emergencia, así como la psicosis colectiva frente a los efectos de fenómenos naturales recurrentes, con consecuencias graves en la mayor parte del territorio veracruzano. Esta vez no llegó únicamente a “tomarse la foto”: Con decisiones ejecutivas y con dinero en mano, demostró quien es el presidente, desplazando a la administración pública de la entidad en el control de daños. Y en lo que viene una vez superada la emergencia.

La prepotencia con la que se actuara en la entidad, subestimando la fortaleza y capacidad ejecutiva de quien nos guste o no nos guste es el presidente de México, quedó atrás. Ahora, con humildad, real o simulada, todo es reconocimiento y alabanza para Felipe Calderón al destrabarse la operación del FONDEN para atender la primera etapa de atención a la población afectada, y el anuncio de un apoyo extraordinario para reactivar la economía de Veracruz en tanto se procede a la reconstrucción y vuelta a la normalidad en la entidad.

La coordinación y complementariedad entre los tres órdenes de gobierno, se restablece, con la salvedad de que el recurso económico queda bajo el control de la federación, por conducto del secretario de Desarrollo Social, específicamente designado para ello. Calderón tiene a Veracruz en sus manos.

En este escenario, atípico pero presuntamente justificado para los objetivos de la federación, las condiciones políticas, siempre cambiantes, sufren un giro inesperado en el marco del asunto pendiente de la sucesión del Mtro. Fidel Herrera Beltrán. Si de la emergencia frente a las inundaciones y los efectos del huracán se pretendía sacar raja política para presionar socialmente al TRIFE para que este fallara a favor de la ratificación de Javier Duarte de Ochoa como gobernador electo, el tiro salió por la culata. La confianza en tal posibilidad se vino abajo entre el mismo priísmo en la entidad.

La percepción de una posible anulación de la elección de gobernador y la reposición del proceso, cobra fuerza. Conocidos y destacados operadores políticos de un PRI secuestrado por la corriente de la fidelidad, ya trabajan a todo vapor a favor de uno u otro prospecto que pudiera tener la posibilidad de hacerse cargo de la gubernatura interina. Hasta este momento se tienen identificados cuando menos cuatro grupos, cada uno con su gallo y por su lado, operando en tal sentido. En tanto que a Javier Duarte de Ochoa se le observa cada vez más aislado y desprovisto de la tradicional cauda de la histórica cargada.

La impaciencia frente a lo que pueda resolver el TRIFE, se impone. Y la incertidumbre, madre de la inseguridad y temor a lo desconocido, hace mella en los cimientos del priísmo veracruzano. A mi juicio esto ya se está evidenciando y es en los agrupamientos que no comulgaran con la imposición de Javier Duarte de Ochoa, donde sin rubor se manifiesta. No se habla de traición, como aconteciera hace algunas semanas descalificando a los que no pusieran empeño en sacar adelante la elección del “delfín”, se habla de objetividad y pragmatismo frente a una posibilidad nada lejana de que los dados estuvieran ya cargados a favor de la anulación.

La coincidencia en los diversos círculos de opinión, ya no es en torno a la seguridad plena del triunfo irrebatible de Javier Duarte. Lo que domina es la interrogante sobre la fecha en que habrá de emitirse el fallo inapelable del TRIFE, y sobre quien recaería la gubernatura interina, así como lo que vendría después en una segunda vuelta electoral.

Frente a ello, el PRI se divide y debilita. Fidel Herrera pierde el control conforme se acerca su salida. La correlación de las fuerzas políticas en la entidad se modifica y reacomoda de acuerdo a la circunstancia en la coyuntura. Calderón lo sabe y actúa en consecuencia. Con las finanzas públicas estatales en bancarrota, quien tiene el dinero para sacar al buey de la barranca en la emergencia,  tiene el control, le guste o no le guste a Reynaldo Escobar Pérez.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

Las intensas precipitaciones provocadas por Matthew desbordaron 11 ríos y varios arroyos al sur y centro de Veracruz, donde las autoridades estatales y municipales desalojaron unas 10 mil personas y las guarecieron en albergues.

En Santiago Tuxtla se reportó que Paula Pichal Isidoro, de 61 años, murió al ser arrastrada por el arroyo que atraviesa el poblado Salto de Agua, el cual llegó hasta su vivienda y la arrastró.

Coatzacoalcos, Papaloapan, Tecolapa, Uxpanapa, Chiquito, Calzadas, Blanco, San Juan, Tesechoacan, Aguadulcita y Tonalá son los ríos desbordados, a los cuales se les añade una docena de arroyos, informó Protección Civil.

Los torrentes fuera de cauce alcanzaron tierras agrícolas y unas 70 localidades y colonias de los municipios de Minatitlán, Nanchital, Ixhuatlán, Moloacan, Cosoleacaque, Agua Dulce, Las Choapas, Hidalgotitlán, Acayucan, Hueyapan, Santiago y San Andrés Tuxtla, Catemaco, Ángel R. Cabada, Lerdo, Uxpanapa, Tlalixcoyan, Tlacotalpan, Ignacio de la Llave y Coatzacoalcos. Sólo en este último hubo 22 colonias inundadas y la precipitación llegó a 300 milímetros.

En el municipio serrano de Tatahuicapan, Prisciliano Mateo Salvino, de 48 años, murió ahogado, cuando la camioneta en la que se trasladaba, junto con su hijo Tadeo Adrián Mateo, de 13 años, fue arrastrada por la fuerte corriente pluvial. Hasta el cierre de esta edición, el adolescente continuaba desaparecido.

El reparto de ayuda se volvió foco de disputas, y mientras la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, instaló el domingo en Veracruz el llamado Consejo Político Nacional de solidaridad para signar la participación priísta en las tareas de auxilio, el PAN censuró la medida. La Jornada

Unas 300 habrían quedaron sepultadas por el desgajamiento de un cerro en Santa María Tlahuitoltepec, zona Mixe de Oaxaca, informó el director del Instituto Estatal de Protección Civil, Carlos Ramos Aragón, quien se abstuvo de dar a conocer un número de víctimas, aunque crecen versiones extraoficiales que hablan de unas mil personas fallecidas.   e-consulta

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Parafraseando a Gramsci, en Veracruz el régimen de la fidelidad no acaba de morir y el nuevo no acaba de nacer. La obligada transición permanece estancada y, conforme pasan los días y se acerca el relevo del poder ejecutivo estatal, sin estar resuelto el tema de la sucesión, la incertidumbre se apodera de una sociedad que, en la contingencia, y con un gran alarde de solidaridad ciudadana que estamos obligados a reconocer, se debate entre buscar alivio a las necesidades más ingentes tras los embates de la naturaleza y las expectativas que ofrece un futuro incierto para el mediano y largo plazo en lo económico y en lo social.

Pasada la emergencia, ¿qué? Muchos se preguntan. Parece no existir respuesta. Veracruz y el país entero marchan sin rumbo claro, perdidos en una pugna esteril partidista, se atiende lo que para la clase política es urgente y necesario en función de sus intereses y, lo importante, duerme en la congeladora legislativa o es objeto de respuestas parciales, reactivas frente a la coyuntura e irrelevantes en términos de futuro en los tres órdenes de gobierno.

En nuestra entidad la situación guarda mayor complejidad frente a otras entidades federativas. Si para el norte del país la inseguridad radica en el creciente poder de la delincuencia organizada y la incapacidad manifiesta del gobierno para hacer exitosa la absurda guerra contra el narcotráfico iniciada unilateralmente por Calderón Hinojosa, en Veracruz la inseguridad y zozobra entre las mayorías de la población, tiene como denominador común la pobreza, la desigualdad, y la indefensión  frente a fenómenos naturales que de manera recurrente, año con año, colocan a la entidad en condiciones de desastre. Cuando no es la sequía o el frío intenso,  es el exceso de lluvias, que se traduce en grandes avenidas fluviales e inundaciones, impactando sobremanera a los sectores más débiles y vulnerables de la población.

Ya alguien señalaba que los mayores índices de afectaciones por fenómenos naturales, coinciden con el mapa mundial de la pobreza. Ello es aplicable a Veracruz. Año con año el gobierno recurre a medidas asistencialistas, de buena fe o con intencionalidad electoral, y los más favorecidos se vuelcan solidariamente en apoyo a los habitantes de misérrimas comunidades en desgracia. Los pobres son siempre las víctimas propiciatorias de la improvisación, la corrupción y la imprevisión.

Lustro tras lustro es lo mismo, las pulgas se cargan sobre el perro más flaco, valga con todo respeto la expresión, sin que se apliquen políticas de estado acordes con la problemática de una entidad federativa con condiciones orográficas e hidrológicas adversas. Pues así como es rico nuestro potencial en recursos naturales, así, en la misma medida, es pobre nuestra capacidad de aprovechamiento racional de las fortalezas que ello ofrece y aún más pobre nuestra capacidad, eficiencia y eficacia, para hacer frente a nuestras debilidades ante la amenaza que la misma naturaleza nos advierte.

Pero si bien corresponde a las autoridades, en sus tres órdenes de gobierno, el diseñar, proponer, autorizar y poner en práctica políticas públicas idoneas y congruentes con nuestra realidad, la sociedad en su conjunto tiene un alto grado de corresponsabilidad frente a la inacción gubernamental, imprevisión, improvisación y simulación con la que se enfrentan desastre como el que hoy padecemos.

Entre los muchos problemas que hoy nos aquejan y lastiman, en su origen, seguimiento y presunta solución, la corrupción e impunidad tiene mucho que ver. Una mano lava a la otra y todos, por comisión u omisión, nos hacemos coparticipes de tal lacra social. El dejar hacer, dejar pasar, ante la ausencia de organización, participación informada, responsable, honesta y democrática de la ciudadanía, más allá de partidos políticos u organizaciones de la llamada “sociedad civil”, que para el caso son lo mismo,  da patente de corzo a la ineficiencia y saqueo de que tradicionalmente se nos hace víctimas de las autoridades y políticos cuya ambición por hacer fortuna en un santiamén, no tiene llenadera.

Muchos de lo quienes hoy se quejan y lamentan de la situación en desgracia en que se encuentran, habiendo perdido lo mucho o poco de su patrimonio familiar, e incluso la vida de seres queridos, son los mismos que a cambio de un saco de cemento, una lámina, una despensa, entregaron sin más su voto a los que hoy califican como sus verdugos. Políticos y servidores públicos que pasada la emergencia, no volverán a las comunidades afectadas hasta el momento en que hayan de requerir nuevamente el apoyo de los electores.

La pobreza de unos y la corruptela de otros, cocinan el caldo de cultivo para futuras desgracias, recreándose el escenario de siempre, en la que la obra en escena a la  que estamos obligados a asistir año con año, solo sirve para encumbrar a nuestros falsos héroes cuya “generosidad”, “cercanía con la gente”, y “apasionada entrega” es motivo de aplauso y alabanza mediática.

Las cosas no pueden ni deben seguir así en Veracruz. El régimen no nato está obligado a no heredar los viejos vicios del que ya está próximo a morir, so pena del fracaso y repudio popular. Así como la sociedad veracruzana en su conjunto, obligada también al cambio de conductas y actitudes nocivas, debe asumir su corresponsabilidad, exigiendo sí a sus autoridades, pero fundamentalmente participando y aportando lo mejor de cada quien para que la suma de cada granito de arena contribuya a la construcción del Veracruz que deseamos merecer.

Insistir en el dejar hacer, dejar pasar, sin aprender de lo que nos deja la experiencia presente y actuar en consecuencia, es un llamado a repetir la misma historia, tropezándonos siempre con la misma piedra. ¡Ya basta!

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com


Quince municipios afectados y siete ríos desbordados en el sureste del Estado era hasta anoche el saldo de los escurrimientos que vierten en Veracruz otras entidades, además de las lluvias que en Oaxaca, Chiapas y Tabasco provocó la presencia del huracán Mathew que tocó tierra en Honduras el pasado fin de semana.

Se prevé que debido al ascenso de los ríos se estiman inundaciones en las próximas 72 horas por lo que el Comando Central Unificado de Protección Civil que de manera alterna se conformó en el sur de Veracruz, emitió la alerta roja debido a que se esperan más lluvias en las siguientes horas, informó la Secretaría de Protección Civil, Silvia Domínguez López al gobernador Fidel Herrera Beltrán y al titular de Sedesol, Heriberto Félix Guerra quienes presidieron el mismo organismo desde el WTC en Boca del Río.

Vía telefónica, la titular de la SPC acompañada del Director del Fonden, Luis Escalera, comisionado por el Secretario de Sedesol, Heriberto Félix Guerra para integrar el Comando Central en el sureste veracruzano, dio a conocer los municipios en riesgo, siendo estos Tlalixcoyan, Coatzacoalcos, Agua Dulce, Ángel R. Cabada, Catemaco, Cosamaloapan, Cosoleacaque, Ignacio de la Llave, Isla, Ixhuatlán del Sureste, Juan Rodríguez Clara, Minatitlán, Moloacán, Nanchital, Santiago Tuxtla, Talixcoyan. El Golfo.Info

El ex presidente Vicente Fox, quien marcó una nueva era panista al sacar al PRI de Los Pinos, acepta que para las próxima elecciones (2012) los priístas volverán a meterse a la casa presidencial. “Por lo pronto los dados dicen eso, los dados y los datos”.

En entrevista, el ex mandatario considera que debe haber el incentivo del poder para la siguiente elección, “los que creen que van a ganar, arreglemos la casa y te llevas el poder y además gobiernas muy padre y muy cómodo”.

—Cuando dice “los que creen que van a ganar” ¿se refiere al PRI?

—¿Para esta que viene? Pues sí…

— Pero Calderón dice a los panistas “vamos por el tercer periodo para el PAN”, ¿usted no lo ve así?

—Cada quien va a hacer su lucha y otra vez va a ser una lucha que si bien divida electoralmente, conjunte en un proyecto sexenal cuando menos. Me parece que es una buena oportunidad este tramo que falta para ciertos acuerdos.

Al preguntarle sobre la actitud del presidente Felipe Calderón, quien parece estar más interesado en ser jefe del PAN que del país, Vicente Fox considera que cada quien “juega sus canicas a su manera, no todo lo que se ve es lo que sucede, yo noto al revés que está echando lazos y conexiones ahorita para algún propósito que espero tendrá que ver con el país; está mucho más voluntarioso en ese sentido.

“Claro, él tiene que echar el lazo a su partido, cómo le pides que no lo haga, pero también tiene que echar el lazo hacia el PRI para las reformas que todavía se pueden alcanzar”.

Cuestiona la guerra contra las drogas desatada por Calderón y que tiene “costos ocultos” y daña la imagen de México. Advierte: “No puedes combatir el crimen violando los derechos humanos y el proceso jurídico”.

Dice que al narcotráfico no se le puede terminar, “se le administra” y ningún presidente en el mundo —ni (Barack) Obama, ni (José Luis Rodríguez) Zapatero— pretenden acabar con la droga. La prioridad para Calderón no debe ser esa. El tema es que no puedes romper todos los balances y todos los equilibrios a la vez y aquí se rompieron. Si lo quieres poner gráficamente, yo diría, hay que regresar al genio a la botella de nuevo y taparla”. El Uiversal

El gobernador Fidel Herrera reveló que el huracán Karl –nivel III- estuvo a punto de convertirse en Tsunami, “por lo cerca que estuvo del nivel del mar”. Como ya Calderón le quitó el control de la coordinación estatal de la emergencia y las decisiones las toma directamente el Secretario de Desarrollo Social, el dinero federal para afrontar las necesidades crecientes de la población afectada se maneja directamente por la federación y no pasa por las arcas públicas del gobierno de Veracruz, Fidel y sus camisas rojas ya no tocan baranda, así que el gobernador inventa cualquier cosa para seguir bajo los reflectores mediáticos. Enloqueció y declara cualquier barbaridad para seguir siendo el protagonista de la película. Eso es grave, el verdadero tsunami será político y se presentará de un momento a otro.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

El gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, propuso a Felipe Calderón Hinojosa  realizar una “reingeniería” hidráulica total e integral en su entidad, pues “los tabasqueños no pueden vivir siempre en la incertidumbre” frente a la recurrencia año con año de inundaciones y afectaciones críticas en vidas y haciendas de la población.  Visión de largo plazo, previsión y respuesta integral frente a los efectos de un ya irreversible cambio climático en el planeta, la del gobernante tabasqueño, pero también una manera de reconocer que la reacción frente al desastre no puede ya seguir soportándose en políticas públicas asistencialistas, actitudes demagógicas de los gobernantes,  y esperanza fallida de las poblaciones que esperan todo del gobierno.

O se asume la responsabilidad colectiva y se toma al toro por los cuernos, o el cambio climático y sus desastrosos efectos terminarán por imponerse por sobre una sociedad inerme y en franca indefensión frente a los embates de la naturaleza. Un proceso de auténtica planificación regional y microregional por cuencas hidrológicas, involucrando a toda la población, que se haga acompañar de la infraestructura física idónea y necesaria aguas arriba y en la desembocadura de los ríos, es ya más que obligada y urgente.

En nuestro entorno más cercano, Veracruz, no podemos seguir engañándonos a nosotros mismos, siguiéndole la corriente a gobiernos ineficientes y al bombardeo mediático, que privilegia la imagen de los servidores públicos por sobre condiciones y necesidades reales y sentidas de la población. El día de hoy amanecimos con la noticia de que el huracán “Karl” dejó un saldo de más de 500 mil afectados, tras golpear al litoral veracruzano con categoría III para, en unas cuantas horas, atravesar la entidad con apenas categoría de tormenta tropical. La realidad es que con “Karl” vino a llover sobre mojado, la mayor parte y de mayor gravedad de las afectaciones que ha venido registrando Veracruz frente a las inclemencias meteorológicas, fueron previas al impacto del huracán.

El origen ya es del dominio público y el propio gobernador así lo ha declarado: “Lo que necesita el Estado para reducir el impacto de las lluvias cada año, es invertir en la reforestación de la zona y en el dragado de las cuencas. “Hay que invertir en dos grandes aspectos que tiene que ver con estos impactos del cambio climático, primero en la reforestación. Otra gran inversión que hay que hacer es el dragado”,  El problema, explicó, es “que los canales cada vez más se encuentran reducidos debido a la cantidad  de lodo en los cauces desde las montañas, por lo que las cuencas estatales se encuentran bloqueadas.

La intensa lluvia que acompañó a “Karl” durante escasas seis horas, confirmó lo dicho por el gobernante. La crecida de los ríos, deslaves y bloqueo de las corrientes de agua,  y no los fuertes vientos del huracán son el origen de la actual contingencia. A ello habría que agregar corrupción oficial, inexistencia o mala calidad de la infraestructura física, la ausencia de una cultura de prevención y educación ambiental entre la población más vulnerable y, sin duda, años y años acumulados de indiferencia e irresponsabilidad al no prever la necesidad del dragado o desazolve de los ríos y sus afluentes. Y ni que decir del carácter comercial y no social del manejo de las presas, públicas y privadas de generación de energía eléctrica.

Después del niño ahogado vendrán las respuestas. El próximo gobernador de Veracruz, tendrá que afrontar el problema recurrente con visión de estado y de mediano y largo plazo. Y así como lo propone el gobernador tabasqueño, pensar seriamente en medidas integrales de reingeniería hidráulica, reordenamiento de asentamientos humanos acordes con las recomendaciones de los expertos avocados al estudio del cambio climático y sus efectos en la entidad. Privilegiando tecnología y sentido social por sobre politiquería electoral sustentada en asistencialismo clientelar. Bienvenidos albergues, láminas, cobijas y despensas, cuando así lo amerite la ocasión, pero por sobre todo ello, coraje y voluntad política para romper con atávicas inercias, simulación mediática, planes estatales de desarrollo de saliva, el obligado “diezmo” en la construcción de obra pública, dando paso a la honestidad intelectual para aceptar la realidad, previsión y racionalidad.

El cambio climático llegó ya para quedarse. Actuemos en consecuencia, con la plena seguridad de que no procede enfrentarle ni a periodicazos ni con reclamos infundados.

pulsocritico@gmail.com
http://pulsocritico.com

Nueva Orleáns y Haití se quedan chicos


México.- El gobernador de Veracruz, Fidel Herrera, calcula que el número de personas afectadas por el paso del huracán Karl —ahora depresión tropical— por el estado es de 500 mil en 120 de los 212 municipios de la entidad, e informó haber solicitado la declaratoria de emergencia para 186 de los 212 ayuntamientos del estado, cifra que podría elevarse con el paso de las horas, y sostuvo que la emergencia continúa. Dijo que tras el embate de Karl, el estado “ha quedado muy dañado en su estructura, pero completo y muy fortalecido”. Milenio

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 418 seguidores

%d personas les gusta esto: