Salte la navegación

Monthly Archives: noviembre 2010

“Ábrete Sésamo” y el milagro, más santero que cristiano, se hizo. El Dr. Fidel Herrera Beltrán (Tío Fide), deja al tambien Dr., Javier Duarte de Ochoa, no sólo una multimillonaria deuda pública, también una mina de oro.

Nada menos que con el oro y el moro, Fidel Herrera se despide tras haberle cumplido a los veracruzanos, como ya se anuncia en todos los medios oficiosos de comunicación, a los que vale recordar que Prometer el oro y el moro equivale a sugerir con ironía cantidades o beneficios sobresalientes; inmoderados y poco plausibles por regla general.

Veneros del diablo en Chicontepec y del diablo rentables inundaciones. Proyecto Fénix, frustrado pero capitalizable mediáticamente. Tractores, pozo y riego para los amigos, empleo bien remunerado para las amigas. Miles de puentes con destino a sal si puedes.

“Minas de oro, es lo que le faltaba para confirmar que Veracruz tiene todo, cultura y historia, presente y futuro para ser el estado que provea a su gente de justicia social como está garantizado en el gobierno de Javier Duarte de Ochoa que inicia el próximo 1 de diciembre”, dijo en Alto Lucero el ilustre hijo de Nopaltepec y hermano del alma de Don Rafa, el “negro” Cruz, asesor en ciencias ocultas y encargado de velar por la seguridad de las 40 tinajas.

Cual bíblicas, 700 mil onzas de oro serán repartidas con justicia y equidad por el Sr. Duarte a decir de Don Fidel. A todos los veracruzanos tocará su parte para que, con esfuerzo y talento, sean invertidas con inteligencia para proveer sustento a una entidad federativa que tras seis años de oscuridad, no sabe ni cuando ni con cuanto habrá de saldar las deudas de una hacienda en bancarrota.

El metal precioso siempre ha existido en Veracruz.  Sólo que miopes por soberbia y orgullo los más ni lo olfateáramos siquiera. No así mentes privilegiadamente informadas que, previsora y oportunamente, adquirieran cientos de hectáreas en superficie feraz cuyo subsuelo oculta onzas y más onzas de oro. Más que las que ya se tienen en paraísos fiscales o invertidas en fastuosos palacios.

El secreto fue guardado con estoica entereza, para hacerse público en las  últimas horas de uno de los más nefastos gobiernos que ha padecido la entidad. Bastó la frase mágica en poder de los “cuarenta ladrones” y del Ali Baba de la fábula de las Mil y una Noches”, para que se abrieran nuevos horizontes de  justicia social y equitativa distribución de la riqueza en Veracruz.

El oro no está en un banco caribeño, o de Ámsterdam y sus cientos de puentes y callejuelas, ni en Brasil, sudando etanol; Argentina y miles de cabezas de ganado; Dubai y palacete de ensueño, como tampoco en isleña y modesta cabaña de reposo y meditación en Tamiahua. Está aquí, no se ha movido, en las entrañas de tierras veracruzanas puesto y dispuesto para que el próximo gobernador inicie a bombo y platillo, también con una renovada ave Fénix, mítico  fruto de la engañifa de Vicente Fox, gran amigo, padrino y aliado, ahora sí, con justeza, del  “Negro de oro”.

Sin embargo, la ambición obnubila. Sorpresa, lo que las entrañas de la tierra han ocultado, no son de Veracruz ni están sujetas a municipal permiso de uso del suelo, como los otorgados a paradisíacos emporios turísticos, fraccionamientos residenciales para uso y disfrute de los ricos, e incluso para fraudulentos asentamientos para miserables.

El subsuelo pertenece en principio a toda la nación y, tras su muy segura privatización y entrega a una empresa extranjera para la extracción de miles de onzas de oro,  por ende, será la federación la que, previo acuerdo de la partidocracia que nos rige, dirá presupuestalmente a cuanto ascenderán anualmente las participaciones que derivadas del derecho concedido a particulares, mes a mes el “oro” será distribuido entre todos los veracruzanos;  empezando eso sí, con los más de dos millones de pobres que apenas subsisten en los territorios que aún gobierna el moderno Ali Baba, dando certeza a la justicia social anunciada.

Una engañifa más, quizá la última de tantas recetadas a un Veracruz que no alcanza a ver más allá de su propio ombligo. Se prometió el oro y el moro, y se cumplió. Es el mensaje  que mañana lunes escucharemos de labios del señor de los puentes y artífice de la mentira y la manipulación.

Antes de echar las campanas al vuelo, ya en el contexto de la necia realidad,  habría que ver con cuanto y como las poderosas empresas trasnacionales reportan beneficios por la explotación de oro o diamantes en el submundo humano del África negra, e incluso en territorio nacional donde ya están asentadas. Cuantos y de que magnitud los daños al entorno ecológico y explotación laboral inmisericorde y, por si fuera poco, con que nivel de fuero actúan los ejércitos de mercenarios a cargo de la seguridad de esas poderosas empresas depredadoras. Explotar una mina de oro en Veracruz, se ubica en tal contexto.

No hay que ir muy lejos, sólo preguntemos a nuestros sufridos mineros. Ellos tienen la respuesta,  aquí y acullá.

Proveer de justicia social a los veracruzanos con la explotación del mineral amarrillo, es una falacia más. Es el “Ya con esta me despido…” del tío Fide, quien marcha ya  al destierro al son de marcial tañido de  tambores destemplados.

pulsocritico@gmail.com

Xalapa, Ver., 12 noviembre de 2010.- Con la intención de crear condiciones para mejorar la operatividad del nuevo gobierno que iniciará el 1 de diciembre, y trabajar con mayor eficacia en beneficio de los ciudadanos, el gobernador Fidel Herrera Beltrán publicó este viernes el Decreto por el que se reorganizan diversas áreas de la Administración Pública del Estado de Veracruz. El documento, publicado ayer en la Gaceta Oficial del Estado, coincide y concuerda plenamente con lo que ha planteado el gobernador electo Javier Duarte de Ochoa como su estrategia de administración, que tiene que ver con el orden y la eficiencia del sector público. El Gobernador Herrera Beltrán señala que en la etapa de transición política que vive Veracruz “es necesario realizar los ajustes en busca de una administración receptiva, accesible y prospectiva, a fin de apoyar el seguimiento de los objetivos que todo gobierno debe establecer, buscando en todo momento el desarrollo y beneficio social”. La disposición legal ordena cambios en la Oficina del C. Gobernador y en las Secretarías de Gobierno, Finanzas y Planeación, Comunicaciones, Desarrollo Social y Medio Ambiente Veracruzanos.info

El gobernador electo, Javier Duarte de Ochoa, sólo como el chinito, milando y rumiando para sí lo que en su nombre, el padrino anticipa.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

10 de Noviembre de 2010

“Iluso”, es lo menos que en varios mensajes mis tres lectores se refirieran a un apunte anterior en el que hago referencia a que está en manos del próximo gobernador el que Veracruz cambie de rumbo o deje las cosas como están para seguir igual.

“La administración pública veracruzana no puede cambiar porque así lo decida en su momento Javier Duarte. Recibe el poder acotado por los intereses de los poderes fácticos y los creados como compromisos de campaña. Fidel estará presente a lo largo del mandato de su delfín”; “Frente al poder real,  el cambio de rumbo en Veracruz, no está en la voluntad de Duarte”; “Javier Duarte no podrá contra la corrupción enquistada en todos los niveles de la administración pública”. Rezan algunos, en tanto que en otros, me cuelgan la etiqueta de “vendido” y, uno muy peculiar, en el que simplemente me dicen: “lástima de su edad”, como si de los años que cargo sobre mis espaldas dependiera el emitir una opinión al gusto o disgusto de la estimada lectora.

Que bueno que se opine, a favor o en contra de un comentario que considero atañe a todos. Entre más se participe y se discutan temas torales de Veracruz, más se enriquece nuestra vida política.

Zanjado lo anterior, en esta ocasión quiero referirme a un tema que ha venido inquietándome a lo largo de los últimos seis años, como lo es la concepción que el gobierno veracruzano contempla en su estructura orgánica sobre el desarrollo, sin que haya voces autorizadas que definan que debemos entender por desarrollo. Quizá Rafael Árias, Coordinador del Copladever y estudioso del tema, o algún brillante investigador de los muchos que tenemos en la Universidad Veracruzana, y que por cierto nadie les da juego, pudieran darnos luz al respecto.

Contamos con una secretaría de desarrollo económico y portuario, otra de desarrollo social y medio ambiente, así como una más, avocada al desarrollo agropecuario, pesca y alimentación. Otras responsables de la educación y a la salud.  Y muchos otros organismos de menor jerarquía, avocados, en teoría, al tema en cuestión.  Cada entidad se rige por propósitos y programas con cuantiosos recursos presupuestales, concurrentes al “desarrollo” como objetivo, concibiendo cada una a esta categoría de manera diferente y, la más de las veces contrapuesta.

Derivándose de lo anterior, no sólo duplicidad de funciones y derroche de recursos públicos. Lo más grave, es que ante la absoluta ausencia de complementariedad y coordinación inter e intra institucional, todas sin excepción no aportan nada positivo al logro del desarrollo como objetivo estratégico. En pocas palabras, así como se manejan las cosas, prácticamente no sirven para nada, si de cumplir un propósito superior se trata. Situación en la que el Comité de Planeación de Veracruz, en los hechos, en un cero a la izquierda que ninguna de las entidades mencionadas considera tanto en el cumplimiento del presunto Plan Estatal  vigente de Desarrollo, como de las metas, obra pública y servicios, contempladas en los respectivos programas operativos anuales.

Lo primero que habría que considerar es que en realidad no se cuenta con un diagnóstico objetivo de la realidad que domina en Veracruz y, por lo consiguiente, con un plan estatal de desarrollo que contemple complementariedad, congruencia y jerarquización de prioridades, apoyado por un sistema estatal de evaluación. Que el Copladever está de adorno, como parche mal puesto en la SEFIPLAN, sin sustento operativo en el ámbito regional y sectorial y, en  desacuerdo con la oficina que dependiendo del gobernador está encargada del programa de gobierno.

Así lo percibo.  Lo que observo es que las entidades encargadas de promover el “desarrollo”, marchan a ciegas, interpretando cada una a su manera lo que a su entender les corresponde en el desahogo de las tareas que implica el progreso de Veracruz.

Crecimiento económico, ordenación regional y sectorial de las actividades productivas, seguimiento y control de la inversión pública en los tres órdenes de gobierno, vinculación con la sociedad para sumar y coordinar esfuerzos, actualización y retroalimentación, no son responsabilidad común, compartida y complementaria. Por ende, la atención a la producción, empleo, educación, salud, formación de recursos humanos, bienestar y mejores condiciones de vida de la población, marcha al garete y condicionada a que “el burro toque la flauta” en una orquesta sin director.

Media clase política afín al priísmo, quiere y busca estar al frente de las agencias de promoción del desarrollo en la siguiente administración. Hasta donde se alcanza a observar y leer en los medios de comunicación, el tema en cuestión, podría afirmarlo, no interesa un comino lo citado en los anteriores párrafos. No está en la mente de nuestra clase política, rejuvenecida por decreto y envejecida por vocación, propósitos y objetivos comunes en el complejo quehacer de las tareas del desarrollo en Veracruz.

Parafraseando a la señora que con toda valentía, expresara que “cualquier pendejo puede ser magistrado”, lo mismo podría decirse de los que aspiran a ser titulares de esos remedos de agencias “promotoras del desarrollo”, ya que para el caso, es igual “Chana que Juana”. De todas no se hace ninguna.

Antes que un buen funcionario, lo deseable e imprescindible es contar con una administración pública organizada y congruente con su propia finalidad y responsabilidades para con la sociedad a la que sirve. Si sobre el particular el gobernador electo no se ha pronunciado, es que posiblemente no le interese o, como me bombardean mis tres lectores, desde ya está amarrado de manos por los intereses creados, como para pensar en términos de congruencia, complementariedad y racionalidad del servicio público.

Bajo esta óptica, creo sinceramente que efectivamente me queda a la perfección el calificativo de “iluso”. No se si lo heredé de mi abuelo, luchador social y organizador sindical, o pesqué el virus a lo largo de mi persistencia por derribar el muro a topes, pero insisto, nada pierdo con ello, en que está en la decisión y voluntad política de Javier Duarte de Ochoa el darle un poco de orden y racionalidad a la administración pública,  para así iniciar con honestidad intelectual un auténtico proceso de cambio y transformación de Veracruz.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Roberto Fonseca Flores / Correo de la Noche al Día

Fidel Herrera Beltrán

Cartón de "Rape"

Observando el desmadre que se trae el panismo estatal, así como el desinfle de seguidores del candidato Miguel Ángel Yunes Linares y la toalla que oportunamente tirara la coalición presunta apoyadora de la candidatura de Dante Delgado Rannauro, no puede uno más que asegurar que quienes votaran en contra de la alianza del PRI y sus paleros, verde ecologista y la empresa privada del Sr. Laborde, lo hicieron en contra de Fidel Herrera Beltrán, su proyecto fidelidad y su pleito personal con el neopanista choleño,  ex director del ISSSTE, más no así en contra de Javier Duarte de Ochoa, a quien marginalmente se enderezaran críticas sin sustancia a lo largo del proceso electoral.

Conforme se enfría el ambiente post electoral y se asientan las aguas, eso me queda claro y así debería quedarle claro al aún gobernador electo. Toda crisis implica oportunidad, y esta última es la que se le ofrece al “delfín” para congraciarse con todos los veracruzanos, deslindándose de los excesos de su padrino y presunto manejador, para obtener consenso y unidad en torno a su propio proyecto de gobierno. El “todo se los debo a Fidel”, debería ser expresión de gratitud de un hombre de bien, con valores bien cimentados, pero, esto en lo íntimo de su conciencia y no como sustento de un hacer las cosas en nombre y beneficio de y para, como es la percepción que de manera amplia se tiene sobre lo que será su gobierno. El poder lo ejerce quien lo tiene y lo pasado quedó atrás. Fidel es Fidel, sobrado está para manejarse solo en lo que le depare el destino, sin pretender depender de su sucesor. El cacique rojo ya no debe meter las manos en asuntos que serán responsabilidad única de Javier Duarte.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Entre gitanos no se vale leer la buenaventura, sin embargo, en lo concerniente al gremio periodístico, en especial para aquellos propietarios de los varios cientos de medios de comunicación impresa  que cual hongos siguen proliferando en Veracruz, no sólo entre sí se leen la suerte, también se dan mordiscos echando por tierra la vieja conseja que nos dice que perro no come perro.

El gremio se ha dividido entre aquellos que con la nueva administración, el camino a seguir es el mantener una estrecha y muy amistosa cercanía con la ya prácticamente Directora General de Comunicación Social, compañera periodista Gina Domínguez Colio, estableciendo lo que entre tundeteclas se conoce como “valores entendidos” y,  los que llanamente afirman que la única relación viable de amistad para con ella es que salpique y, en tanto esto no suceda, la señora no figura aún entre los “seguros” personajes a ocupar un alto cargo en el gabinete del joven cordobés.

La posición maniquea parece ser la que domina el escenario, Todos van sobre el dinero pero la mayoría condiciona aceptación, amistad y colaboración con la aún no confirmada  Directora General de  Comunicación social,  con la paga, anticipada, cuantiosa y oportuna, siguiendo la tónica del fidelato manirroto.

Los papeles se invirtieron. De modesta reportera haciendo sus pininos de búsqueda del chayote en un diario local de Chetumal, hoy, con su cercanía e influencia en el estrecho grupo de confianza de Javier Duarte de Ochoa, como funcionaria de primer nivel, o  salpica o se le se pega, es el dilema al que habrá de enfrentarse Doña Gina Domínguez.

En este escenario, la ex secretaria auxiliar de Mario Villanueva Madrid, quien fuera gobernador “inconcluso” de Quintana Roo, es comidilla cotidiana en los círculos periodísticos, en tanto trascendiera que el dinero para la prensa será abundante para “los consentidos de la señora” y escaso o nulo para la mayoría que valora en metálico su pobre contribución a la construcción meteórica de imagen de un desconocido que,  hoy por hoy,  en unos días gobernará a Veracruz.

Si el por ahora gobernador electo quiere cercanía y buen trato de la prensa, estará sujeto a los caprichos de Gina,  afirman sus detractores, en tanto que los más “diplomáticos” desde ya tejen la red en torno a la posible sucesora del “Goebbels” de pacotilla, alimentador  mediático de la gran mentira de la  fidelidad.

Lo anterior viene a cuento porque es apenas un ejemplo paradigmático, estira y afloja que en diversos sectores de la clase política, empresarios oficiosos y periodistas afines a lo que denominan como “el sistema”, se está dando en torno a la integración del gabinete duartista. Las listas de los listos, que parecen salir de la misma bola de cristal en tanto van haciéndose coincidentes, es el tema cotidiano. Los que aparecen en los medios de mayor circulación o de la pluma de los considerados “vacas sagradas del periodismo”, son los buenos o los malos, atendiendo a si son amigos, proclives a la componenda y el cochupo, o enemigos por tener antecedentes de “miserables”, incapaces de salpicar a quien considera merecerlo.

Curioso. En estas discusiones sobre cual de los oráculos es simple invento de los listos de las listas, o calificada información avalada por los brujos de Catemaco, especulándose, incluso, si es filtrada con muy mala leche por el que dicen que aún manda en palacio, el tema ausente es Veracruz; a nadie le importa un pito presente y futuro de la entidad, como tampoco si Javier Duarte acertará o se equivocará tanto en la elección de su primer equipo de colaboradores  como en la conducción de su mandato, llevándose entre las extremidades inferiores a la mayoría de los veracruzanos.

La corrupción se anticipa, lo relevante es con quien, con cuanto y como se tendrá acceso a la ubre oficial. En pocas palabras, los tradicionalmente beneficiarios del poder político, están por la misma gata, aunque esta se revuelque de manera diferente, para estos Veracruz no cuenta.

Para hombres y mujeres comunes, ello se reduce al “más de lo mismo”, con lo que suelen calificarse los relevos gubernamentales. Ni participan ni se les consulta, sólo esperan lo peor de los futuros integrantes del gabinete. Si Alemán puso de responsable de la atención al campo a un dentista y Fidel a un dipsómano empresario de medio pelo, lo mismo puede Duarte designar para esta tarea a una sedicente dirigente de la inútil burocracia cenecista. Para el caso es lo mismo, las cosas seguirán igual o peor. Más de lo mismo, dice la gente.

Esto último es sin duda el dilema que bulle en el cerebro de Javier Duarte de Ochoa, ante el bombardeo mediático en torno a quienes serán los hombres y mujeres del gobernador. O mantiene y alienta el statu quo, ó se inclina a favor del tan necesario como urgente cambio del actual estado de cosas.

Lo justo y necesario sería que quien habrá de gobernarnos, opte por el cambio, rodeándose de gente capaz de dentro o fuera de la clase política, partiendo, antes que nada de un exhaustivo y preciso diagnóstico regional y sectorial  de la situación nada optimista que guarda el Veracruz de nuestros días. Para cada reto en puerta, con visión de mediano y largo plazo, el funcionario y personal idóneo para enfrentarlo.

De lo contrario, siguiendo con la tradicional improvisación, atención a compromisos de campaña o pago de facturas, sin necesidad de bola alguna de cristal se puede augurar el fracaso en el intento. Veracruz, ni quiere ni merece seis años de más de lo mismo. Exige cambio de rumbo en lo económico y social, así como eficacia, honestidad y voluntad política, en la conducción y desempeño del servicio público, para salir de su marasmo.

Antes de que finalice el año, sabremos a que atenernos. En manos de Javier Duarte está el optar por seguir siendo considerado el “delfín  impuesto”, guardaespaldas de su antecesor y  al servicio de la corrupción y la impunidad, o legitimarse plenamente con inteligencia y visión de estado, inclinándose por el cambio a satisfacción de la mayoría de sus gobernados.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

http://pulsocritico.worpress.com

Molestos porque les adeudan tres quincenas, policías municipales de Tres Valles tomaron el palacio municipal y dejaron encerrado dentro del mismo al alcalde, Juan Manuel Maus Martínez; al tesorero Mario Sentíes Ríos y al contralor Rodolfo Álvarez Barranca. Los uniformados se manifestaron frente al palacio municipal en demanda del pago de sus salarios correspondientes a tres quincenas; molestos porque ya no tienen dinero ni para comer, decidieron utilizar las esposas para cerrar las puertas de acceso al edificio en cuyo interior se encontraban las autoridades antes citadas.

Tres Valles, Veracruz

Esto es apenas una muestra más de lo que sucede al interior de una entidad federativa en la que su gobernador saliente, difunde a los cuatro vientos que entregará a su sucesor un Veracruz de pie con finanzas públicas que gozan de cabal salud. La administración pública veracruzana está en bancarrota y Javier Duarte de Ochoa con ello se estrenará como gobernador.

El PRD acusó que el anuncio de que en el corto plazo el IMSS no podrá solventar el pago de pensiones y jubilaciones de sus ex trabajadores, anticipa que el gobierno federal pretende privatizarlo.

La secretaria general perredista, Hortensia Aragón, dijo que el anuncio del presidente Felipe Calderón sobre que el IMSS no podrá solventar el pago de pensiones y jubilaciones, “es el adelanto de que su gobierno se prepara para la entrega de dicha obligación a compañías particulares, nacionales y extranjeras”.

Sostuvo que esta entrega “representaría un jugoso negocio, que dejó ganancias por 4 mil 887 millones de pesos en 2009 a las administradoras de fondos que ya operan en México”.

La estrategia del gobierno “de entregar a particulares áreas claves que representan millonarios contratos a sus nuevos dueños, como lo es el caso de la Ley Simi, no es ni será la panacea que sacará adelante al IMSS”, aseveró Aragón.

La aseveración de la Sra. Aragón no está jalada de los pelos, así empezó el proceso de desmantelamiento de la estructura de apoyo al campo y el que condujera a la liquidación de Luz y Fuerza del Centro y que concluyera con el despido de 40 mil trabajadores de la extinta empresa. A continuación seguirá el ISSSTE y lo poco que queda del patrimonio nacional, de seguir dormido el pueblo de México cuya voluntad soberana hoy está secuestrada por la partidocracia controlada por el PRIAN.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Javier Duarte de Ochoa

Aceptar lo irremediable es una cosa, dejar hacer, dejar pasar, asumiéndonos como ajenos a la toma de  aquellas decisiones que afectarán nuestro futuro cercano y el porvenir de las nuevas generaciones, es otra muy distinta. No confundirnos. Tan real e inobjetable es reconocer que Javier Duarte de Ochoa sucederá a Fidel Herrera en la titularidad del poder ejecutivo del gobierno de Veracruz, como debería serlo el exigir desde ya, que el joven sucesor guarde el mínimo de congruencia entre lo que debe o no debe hacer y lo que puede o no puede llevar a cabo en el desempeño del cargo.

Como ciudadanos cumplimos, y con creces, en el ejercicio comicial. Armados de paciencia, dejamos que primero el Instituto Electoral Veracruzano con ineficacia evidente, entregara al Tribunal Electoral Estatal la responsabilidad de calificar el cómputo y dictar sentencia para, a su vez, ante impugnaciones a su proceder, traspasársela a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, para que fueran éstos últimos quienes por sobre la voluntad soberana de la mayoritaria de la población, dictaran el fallo definitivo en la elección de gobernador. Cada uno de los votos emitidos el pasado 4 de julio, no contaron, bastaron sólo siete que, con apego a la ley y normas de procedimiento procesal, dieron por nulas las impugnaciones de los partidos opositores.

Hoy, frente a un resolutivo inatacable, no sólo somos conscientes de que Javier Duarte constitucionalmente será quien gobierne, sino que también hacemos votos porque su desempeño a lo largo de los próximos seis años, por el bien de Veracruz, sea exitoso. Que bueno que así sea y debe celebrarse. Aceptando plenamente que el proceso electoral del 2010 en el que resultara vencedor el joven cordobés, es caso cerrado.

Pero no para ahí la cosa. La paciencia ciudadana no debe confundirse con indiferencia. Mandantes y mandatario estamos en el mismo barco que nos conduce a un destino común. Ni los primeros estamos entregando cheque en blanco al segundo, ni éste deberá mandarse sólo. Lo que nos depara el futuro cercano es responsabilidad compartida. Cada quien desde su respectiva área de competencia debe aportar responsablemente para la nave ni pierda rumbo ni mucho menos zozobre en las agitadas aguas del dejar hacer, dejar pasar, dejándonos convencer y vencer por la corrupción e impunidad consentida y, muchas veces por desgracia, de plena connivencia entre gobernante y gobernados.

Y es en esto último en lo que Don Javier Duarte debe poner atención, respetando su alta investidura de mandatario que responde a la voluntad mayoritaria de sus mandantes. Guardando el mínimo de congruencia entre lo que piensa, dice y hace, para no dejar dudas de que cumplirá con responsabilidad el mandato que se le confiriera.

Don Javier, a estas alturas del partido, no puede afirmar categóricamente sin tener aún todos los pelos de la burra en la mano, que recibirá una administración con todo lo necesario para iniciar su gobierno sin tropiezos, y mucho menos declarar que no auditará a su antecesor, cuando, primero,  mayoritariamente se percibe desorden técnico y administrativo y que las finanzas públicas están en bancarrota heredándose una cuantiosa deuda pública. Y, segundo, cuando también amplios sectores de la población esperan, no una cacería de brujas, sino una justa y legal evaluación del estado que guarda la administración pública de la entidad que se transfiere. No es prudente anticipar vísperas, como tampoco dar lugar a suspicacias.

Si aceptamos que el expediente de  la elección de gobernador quedó cerrado, en igual forma se debe aceptar que la demagogia y ofertas de campaña, también ya son historia. Veracruz espera la verdad, por cruda que esta sea.

Transparencia y certeza abonan reconciliación y reconstrucción de la unidad perdida. Obligado estará el Sr. Duarte al inicio de su mandato, a rendir un informe detallado de la situación que guarda la administración pública estatal que recibe. Cuentas claras y a satisfacción de todos, sentarán las bases para una relación franca y fructífera entre mandantes y mandatario. Sólo con información objetiva, así duela el conocerla, evaluaremos todos la magnitud de la tarea que nos espera, reconociendo cada quien aquella parte en que está obligado a aportar para salir adelante.

Pidámosle a Don Javier Duarte también paciencia, falta poco, guardando mesura, congruencia, y  disponibilidad para  ofrecernos el chocolate espeso, para que el día de mañana no nos salga con que a Doña Chuchita la bolsearon, como sucede con el feo caso de los reclamos de Calderón al ranchero de San Cristóbal.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Carlos Jesús Rodríguez R. / Gobernantes.com

Periodistas calumniadores

El Gober para Presidente

Definitivamente me declaro admirador del, todavía, Gobernador Fidel Herrera: y es que no cualquier persona –en su papel de mandatario de un Estado tan complicado como Veracruz-, atiende audiencias, viaja por aire, tierra, mar, en bestias de carga, sobre lanchas remolcadas por su guardia personal en calles inundadas, asiste a bodas, quince años, bautizos, confirmaciones; supervisa daños causados por fenómenos naturales; se hace acompañar de las mujeres más guapas –como Ana de la Reguera- para fiscalizar la reconstrucción de ciudades, ejidos, rancherías y comunidades afectadas, recientemente; hace grilla en el Distrito Federal, viaja por el mundo; escribe un artículo semanal, atiende a su familia, a los hijos, a los negocios alternos, va a fiestas de graduación, atiende al pueblo, “pacifica” manifestaciones, revisa las finanzas del Estado; pelea recursos en la capital del País; reparte placas de taxi, notarías y magistraturas, “palomea” lista de candidatos a alcaldes y diputados; encabeza guerra sucia contra la oposición; da entrevistas a los medios, preside comandos (quietos, quietos, no de aquellos sino de Protección Civil), escucha “grillas palaciegas” de colaboradores que buscan treparse en el siguiente tren; vigila la “seguridad” del Estado; desayuna, come, cena, convive, hace sus necesidades, atiende placeres íntimos, da clases y, el colmo, también recibía clases tal vez a bordo de aviones, helicópteros, en la habitación de un hotel o departamento, en casa, en Palacio o en sus caminatas, y gracias a ello nos da un ejemplo de lo que debemos hacer, no importa que el día tenga 24 horas: seguir preparándonos.

DE ESA manera, Fidel Herrera, antes de irse, antes de abandonar el poder para radicar definitivamente –según lo ha dicho- en el Distrito Federal, nos da la sorpresa de que ya es Doctor en Derecho Público por la Universidad Veracruzana, y que su examen lo pasó con aclamaciones y honores. Un estudiante a la altura de los tiempos que reclama el País, para orgullo de los veracruzanos que nunca fuimos descuidados por esos afanes de superación de nuestro mandatario…

EN LO personal, si usara sombrero, créanme estimado lector que me lo quitaría ante semejante ejemplo que merece no sólo el Doctorado que acaba de recibir, sino el “Guinness World Records 2010” y entrar al libro de los sucesos más asombrosos del mundo…

EL LIBRO Guinness de los récords (Guinness World Records) es una referencia publicada anualmente, que contiene la colección de récords mundiales, tanto logros humanos como del mundo natural…

EL LIBRO en sí tiene un récord mundial como la serie con derechos de autor más vendida de todos los tiempos. También es uno de los textos más robados de bibliotecas públicas en Estados Unidos…

DE ACUERDO a su propia historia, la “Guinness World Records” asegura que su organización surgió cuando un día de 1951, Sir Hugh Beaver, entonces director ejecutivo de Guinness Brewery, había salido a cazar y debatía con sus compañeros si el pájaro de caza más rápido de Europa era el chorlito dorado o el urogallo…

SE LE ocurrió, entonces, que un libro que proporcionara la respuesta a este tipo de preguntas podría llegar a ser muy popular…

LA IDEA de sir Hugh Beaver se convirtió en realidad cuando decidió encargarles a Norris y Ross McWhirter -quienes llevaban un tiempo al cargo de una compañía de investigación en Londres- que compilaran lo que se convirtió en El Libro Guinness de los récords. La primera edición se publicó el 27 de agosto de 1955, y en esa Navidad fue número uno de los libros más vendidos en el Reino Unido…

DESDE ENTONCES –dice la misma historia-, Guinness World Records se ha convertido en una marca ampliamente conocida en el ámbito de los récords mundiales, ya que el equipo de administración de récords se encarga del control de la exactitud, y el equipo de administradores mantiene la veracidad de los mismos. Ambos filtros son necesarios para que un récord se acepte…

VAMOS, ES tal el número de solicitantes a ingresar al libro de record que una persona de nombre Manuel, solicitó desde España ser inscrito ya que asegura ser campeón en organizar caravanas de mujeres por la repoblación rural, pues gracias a él, solteros y viudos han logrado encontrar parejas y tener hijos…

LA ASOCIACIÓN se llama ASOCAMU (organización creada para promover la repoblación rural) y organiza fiestas de solteras/os en pueblos rurales desde el año 1995; es promovida por Manuel Gonzalo y varias colaboradoras como Sagrario Páramo, Blanca Gómez, Clara Quemaso, Rosalva Aguirre, Hilda Aldas, Diosa Arias, y más de 200 socias, además de cientos de solteros de Madrid y pueblos donde se celebran las fiestas…

PERO VOLVIENDO al tema inicial, si que merece el Gobernador Fidel Herrera estar en el libro Guiness, pues no cualquiera, atendiendo tanta necesidad y audiencias puede, todavía, dedicarse a estudiar un doctorado…

UN EJEMPLO, sin duda, para la juventud que no entienden que los días tienen 41 horas y no 24, como nos han engañado hasta el momento, y que basta un minuto de sueño para seguir construyendo durante los 1439 restantes, un mundo mejor…

MIENTRAS TANTO este reportero se declara fans de Fidel Herrera, sobre todo, porque a pesar del trabajazo que tiene, se da tiempo de estudiar y dejar finanzas sanas…

YA LO dijo este lunes el dirigente Estatal del PRI, Ranulfo Márquez: “Eso de la deuda que deja Fidel a Javier Duarte es puro cuento de los medios de comunicación. No hay deuda y Fidel dejará finanzas sanas”…

POR ESO este lunes propuso -por enésima ocasión- que a Herrera Beltrán se le incluya en la terna como Precandidato a la Presidencia de la República, pues de acuerdo al buen “Tonicho”, México necesita un Jefe de la Nación como el oriundo de Nopaltepec para acabar con la inseguridad y sanear las finanzas nacionales “como ocurrió aquí, en Veracruz”…

Y TIENE razón Ranulfo: qué más podemos pedirle a la vida que nos Gobierne Fidel en el ámbito nacional, más ahora que estrena doctorado y, para variar, posee maestría en el manejo de los centavos…

YA NOS imaginamos: ¡por fin! Finanzas sanas en el País; seguridad, empleo, combate a la delincuencia organizada, en fin, un mundo de chocolate donde todos seamos felices, y no sólo los predilectos; un mundo más igualitario, sin mentiras ni rencores; un mundo donde los pobres sean atendidos; donde no existan “diezmos” por la construcción de obra pública, y mucho menos “veintiezmos” o “treintiezmos”, sino transparencia absoluta…

QUE BUENO que el señor “Tonicho” nos aclara que eso de la supuesta deuda que deja Herrera Beltrán al Gobierno de Javier Duarte y, por ende a los veracruzanos, es más producto de la “mala” fe de los medios de comunicación, ya que el señor Fidel deja finanzas sanas, cero deudas y diez mil millones de pesos para que empiece su administración el cordobés…

AHHH Y queda claro que esos 10 mil millones no son deuda. No, para nada, es parte del superavit para que Duarte de Ochoa inicie su Gobierno, de tal suerte que no haya pretextos para un arranque especial…

EL PASADO lunes, en pleno día de los muertos inocentes, Fidel Herrera se encrespó cuando el reportero Miguel Gómez le preguntó si dejaba acaso alguna deuda al sucesor, y el mandatario juró y perjuró que las finanzas de su agotado gobierno son sanas, sin deudas a nadie y para demostrarlo pidió al comunicador que le presentara a un sólo proveedor a quien no se le haya pagado sus servicios o productos…

INTIMIDADO POR el gobernante quien le preguntó para qué medio laboraba; el periodista, ante la furia “bien fundada” de Fidel, prefirió no seguir preguntando…

Y DE verdad, cómo molesta que constructores, jubilados, empleados de ayuntamientos –a quienes no les llegaron dos participaciones que la Federación ya envío al Estado-; policías y burócratas a quienes descontaron un día de salario sin previo aviso, dizque para ayudar a damnificados se sigan quejando. Sólo son ganas de molestar a Fidel Herrera que, gracias a Dios nos tocó de Gobernador y nos permitió la gracia de ver la bonanza de Veracruz. Un mundo que ya quisieran los países primer mundistas, sin hambre, sin pobreza, sin desempleo y con mucha, muchísima seguridad….

DIOS CUIDE a nuestro sacrosanto Gobernador y le conceda la gracia de ser Presidente de la República, nomás pa’ que aprenda el resto de los mexicanos lo que es tener un gobernante de semejante envergadura…

OPINA:

carjesus30@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: