Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Nada más grosero y fuera de lugar que el propósito explícito más no implícito, de la fallida iniciativa de Reforma Política que exhibiera lo mismo a Calderón Hinojosa que al Congreso de la Unión. Ni más ni menos que “Darle más poder al ciudadano”.

Vaya manera de invertir los papeles. A título gracioso senadores y diputados de espaldas a sus electores y en contravención al Artículo 39 de la Constitución General de la República, de facto se toman la libertad con todo descaro de  pretender ceder con una generosidad inaudita una porción de poder al ciudadano.

Poniéndose en evidencia la pobreza de la incipiente democracia representativa en México, a la par que se exhibe la profundidad de la crisis de un  sistema político en el que los partidos nacionales representando a un sector minoritario de la población habiendo perdido confianza, legitimidad y eficacia como interlocutores, se arrogan por sus pistolas una soberanía nacional que por principio, en su Artículo 39, la Constitución General de la República  establece que “esencial y originariamente reside en el pueblo”.

Ver texto completo


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: