Skip navigation

Archivos Mensuales: noviembre 2011

Correo de la Noche

Roberto F. Flores

Enrique Peña Nieto

La misma gata con una nueva revolcada. Así se interpreta el retorno del PRI a los viejos tiempos de la cargada y la matraca, puesto de manifiesto con la parafernalia y acarreo, consciente o inconsciente, que sirviera de escenario al registro del personaje mito, Enrique Peña Nieto, como precandidato único en las aspiraciones del dinosaurio de retorno a Los Pinos. Evento en el que por cierto se da por cerrado el ciclo en el que el PRI jugara desde el Congreso de la Unión el papel de cogobernante,  en auxilio del titular del Poder Ejecutivo Federal, Felipe de Jesús del Sagrado Corazón Calderón Hinojosa, delimitándose los campos que electoralmente dividen al PRIAN.

De aquí para adelante, el chaparrito pelón de lentes tendrá que vérselas a solas con la responsabilidad de gobernar, haciéndose acreedor a cuantos obstáculos quiera ponerle en el camino su no más aliado de facto. Sin que ello necesariamente implique romper con lo pactado en lo oscurito por los dos partidos representantes de las fuerzas políticas de la derecha en México para mantener un mínimo de gobernabilidad y control de la vida pública de los mexicanos.

Lo interesante del retorno a las viejas prácticas del priísmo es que, queriendo o sin querer, manda un mensaje al pueblo de México, lo mismo de disciplinada unidad de dientes para afuera que de lo que debemos esperar si el encopetado copetudo televisivo, ex gobernador de Edomex, alcanza la presidencia de la república. Ni más ni menos, simplemente más de lo mismo que a lo largo de un rosario de décadas nos recetara el tricolor, con la única diferencia que en el pasado nos dorara la píldora en nombre de la Revolución Mexicana y ahora, en contra de esta y sus logros históricos. ¿O acaso alguien en su sano juicio podría argumentar en contrario? Para muestra basta un botón y este se exhibió el pasado domingo contándose con la presencia de la élite tricolor, gananciosa de prebendas y cuantiosas fortunas acumuladas en décadas o en apenas tres años, como ahora se estila.

Unidad al interior del PRI, ni yendo a bailar a Chalma. Una cosa es la disciplina de quien espera ser salpicado y otra el que de un plumazo borre contradicciones y broncas desatadas entre los diversos grupos y corrientes en la pugna del poder por el poder. La profunda herida causada al partido por su nada honorable presidente nacional, que derivara en la declinación de Manlio Fabio Beltrones a favor de Peña Nieto, tardará en sanar y cicatrizar, dependiendo de lo que el primero exigió y el segundo otorgó en cónclave secreto que tuviera lugar en lo más oscuro de oscuro rincón de las alcantarillas priístas. Las patadas bajo la mesa, fuego amigo y los reclamos aún se escuchan pese al acto de humilde unidad puesta de manifiesto en el registro del ahora pre candidato único de la coalición integrada por el PRI, el verde del niño de igual color y el Panal de la Sra. Gordillo, entregado al mejor postor.

¿O acaso ya se olvidó afrenta tras afrenta, golpe tras golpe, que en contiendas electorales recientes aplicaran al PRI, tanto el Panal como el verde en contubernio con el PAN?  Borrón y cuenta nueva dice la cúpula tricolor pero, como en el amor, se olvida pero no se perdona y más, cuando a cambio de unos cuantos votos la morralla partidista sale ganando con senadurías y diputaciones federales en menoscabo de priístas de cepa, con suficientes merecimientos, indignidades, genuflexiones y capital de riesgo para ser tomados en cuenta por su partido. Los indignados no son pocos.

Al interior del PRI no cuenta que la unidad esté soldada con chicle. Al fin y al cabo siempre entre tanto brinco ha sabido siempre como caer de pie, aún en los casos en que fuera derrotado por el PAN. Arriba o abajo del caballo, dentro o fuera del río, con o sin jinete propio, encuentra siempre servida la charola con las mieles del poder. Para eso fue creado, está en su naturaleza.

Pero siempre hay una primera vez y a eso es a lo que teme, de ahí la parafernalia de los viejos tiempos y la viejas prácticas tan finamente expuestas en su tiempo por Cantinflas. Hoy se enfrenta a un presidente de la república empecinado por impedirle retome la estafeta, con el haiga sido como haiga sido por delante y al costo que fuere. Y, por si fuera poco, a un Andrés Manuel López Obrador que buscando la revancha, se mueve como pez en el agua entre un pueblo empobrecido y preñado de esperanza en el que no faltan exponentes del histórico voto duro priísta, que ya no están de acuerdo con el más de lo mismo a cambio de migajas.

Mientras salpique conserva la unidad, a no dudarlo, pero ni el PRI es el mismo de antes ni el antes es el hoy de un México dispuesto a ponerle un hasta aquí. Así que aguas, estimados dinosaurios.

Alfredo Bielma / Pulso crítico

25 de Noviembre 2011

Para quienes por diversas circunstancias hemos tenido la oportunidad de escuchar decenas de informes de labores en los tres niveles de gobierno nos ha quedado la convicción de que, si de su contenido todo fuera cierto, este país sería uno de los más desarrollados del planeta. Sin embargo, al margen de las consideraciones éticas que dictan la obligación que tiene todo gobernante de conducirse con estricto apego al desempeño de su responsabilidad, en política no siempre todo lo que parece es. De cualquier manera, en retrospectiva es más fácil el análisis de un fenómeno social porque para llevarlo a cabo se cuenta con elementos que en su momento por efectos de la contemporaneidad no se observaron con la objetividad deseada.

Por lo demás, está visto que en nuestro sistema de gobierno los Informes son obligatorios como corresponde a todo régimen democrático, aunque por lo visto aquí han servido, más que para rendir cuentas, para ocultarlas a través de sofismas y retóricas insustanciales. Vale un brevísimo recuento:

En su primer informe de gobierno, 2005, refiriéndose a la deuda pública Fidel Herrera dijo: “no se trata de prolongar la deuda, no permitiremos un incremento de cifras ni de periodos, se trata de pagar menos conforme a nuestra sólida calificación financiera. Se trata de aprovechar las nuevas tasas y de concretar una negociación más responsable, sensata y acorde con las necesidades del Estado… Veracruz debe seguir como un ejemplo nacional de concordia, debe ser una tierra de seguridad, progreso y bienestar para todos. Vamos bien, el esfuerzo continúa”. (Aplausos)

En el segundo informe: “El Congreso del Estado acordó bursatilizar el 100% de la recaudación del Impuesto sobre la Tenencia o Uso de Vehículos hasta por la cantidad de 8 mil millones de pesos…la totalidad de los recursos obtenidos serán utilizados para liquidar la deuda pública directa vigente y el remanente se destinará a la realización de obra pública productiva”. (Aplausos) “Con esta estrategia se pretende mantener un equilibrio en las finanzas públicas del Estado, toda vez que se obtiene una liquidez adecuada para continuar realizando obras y acciones en beneficio de los veracruzanos” (Aplausos)

En el tercer informe, 2007: “Veracruz se ha posicionado como el segundo destino planeado a nivel nacional en los últimos tres años”.  “En tres años hemos hecho lo programado a seis”. (Aplausos)

En el cuarto Informe de Gobierno: 2008-el gobierno estatal goza de “finanzas sanas” y su tesorería cuenta con un fondo de 7 mil 889 millones de pesos que se usarían para fomentar el empleo y actividades productivas para atenuar el impacto de los vaivenes financieros. Pese al pronóstico de crisis económica, enfatizó que Veracruz no adquirirá deuda pública en 2009.

En 2009, quinto informe: “Hoy Veracruz cuenta con bases sólidas y con finanzas sanas, lo que demuestra la fortaleza del pueblo y del gobierno veracruzanos”. “La inversión extranjera en el sector industrial des de 20,141 millones de pesos, provenientes de Alemania, Argentina, Brasil, Canadá, China, E.U., Francia, Holanda, Italia y Suiza, con esta inversión se generan 18, 503 empleos directos e indirectos” (Aplausos)….”Por medio del Programa de Comunidades Saludables, este año se logró mejorar los estilos de vida de 25 mil personas, al certificar como saludables 50 comunidades”.

En ese informe se presumió: “El esfuerzo sostenido de cinco años de trabajo ha dado resultados, con la contribución de todos, se ha traducido en progreso. El Plan Veracruzano de Desarrollo 2005-2010, rebasado dos veces en sus objetivos y metas originales, y actualizado al tenor de los nuevos ejercicios de planeación a nivel federal y municipal, ha contribuido a crear en Veracruz una gran infraestructura de comunicaciones y obras públicas, un campo mecanizado, con elevados índices de productividad; entidades pujantes en los sectores industrial, comercial y turístico pero, sobre todo, una sociedad civil capaz de construir instituciones sólidas que enfrenta con confianza el futuro”… “Hemos realizado nuestras tareas poniendo especial énfasis en los segmentos menos favorecidos de nuestra población, sin descuidar ninguna de nuestras 10 grandes regiones… (Aplausos de pie).

En el sexto informe, 2010: ‘Tlacotalpan va a quedar mejor que nunca, como La Antigua (…) y cada uno de los sitios en los que la naturaleza se ensañó” (Aplausos estruendosos) —“En la tesorería estatal se tienen por lo menos 6 mil 500 millones de pesos con los que cubrirá los pasivos con proveedores y constructores que reclaman adeudos” (sic).

“Ahora hay quienes tratan de pegarle a la piñata, y precisamente eso es lo que estoy cuidando, que no haya mes de Hidalgo”.”A los cobradores, a ellos les digo que me digan cuáles y cuántos son, si me lo dicen, con gusto los atenderá el secretario de Planeación y Finanzas”.

“Un buen gobierno se va rápido y uno malo dura mucho y el de nosotros nos han dicho se les había hecho como de un minuto, espero que así piensen todos los veracruzanos…” No podía faltar el mensaje: Duarte de Ochoa “es el primero que emana de la administración estatal y por ello conoce sus fortalezas y debilidades. Él conoce de las estructuras y asignaciones presupuestales, de la administración y de sus procedimientos, sabe de las reasignaciones y reingenierías… esto le va a permitir empezar trabajando, profundizar la obra realizada… estoy seguro que Veracruz tendrá una etapa que consolidará lo bueno que se ha logrado”.

De otro lado, cuando le toco turno para comparecer ante los diputados para detallar el ejercicio de su ramo, el Secretario de Finanzas Salvador Sánchez Estrada, explicó: La deuda pública registrada en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), asciende a 9 mil 300 millones de pesos, tanto del estado como de los municipios, y los pasivos que van a quedar a la siguiente administración, “son los que queden de todas las obligaciones que se van generando y que no podrá cubrirse”. Sánchez Estrada admitió que la bursatilización del impuesto vehicular representa para el estado 7 mil 79 millones de pesos pagaderos en las próximas administraciones y para los 199 municipios que participan en este mismo esquema bursátil, mil 300 millones de pesos.

En fin, el asunto de los aplausos es una especie de cartabón que utiliza la clase política para acomodarse a las circunstancias, si el de junto aplaude y se pone de pie no debe caerse en omisión. Es el reflejo del ente colectivo, capaz de actuar de manera insólita, muy diferente a cómo se actuaría como individuo; por otro lado, nada  sorprendente si se recuerdan aquellos aplausos que para glorificar a Goyo Cárdenas como paradigma de la readaptación social le ofreció el Congreso de la Unión a convocatoria del presidente Echeverría (entre los aplaudidores con fuero estaban Patricio Chirinos y Fidel Herrera, ambos tendrían la oportunidad de servir a Veracruz años después, curiosamente ambos desaprovecharon esa coyuntura histórica).

Pero aplaudir no es delito sino-como en este caso- amarga decepción, porque despertados a la cruda realidad quienes aplaudieron a Fidel hasta la última de sus ocurrencias en sus diferentes informes, ahora tendrán tiempo para reflexionar en mea culpa acerca de lo que tácitamente unos, expresamente otros aprobaron. Culpas son del tiempo.

Alfredobielmav@hotmail.com             oterociudadano.org.mx

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Nueva etapa para Veracruz, la de la exigencia y el reclamo popular

Prácticamente desde el inicio de la actual administración se ha insistido en que lo heredado por el Dr. Duarte de Ochoa no era una perita en dulce; se señaló que el endeudamiento, desorden administrativo, corrupción e impunidad, así como el estilo personal, patrimonialista y opaco de Fidel Herrera Beltrán, constituían una pesada loza de la que, de no desprenderse, deslindándose para actuar en consecuencia, marcaría negativamente el sexenio duartista. Habida cuenta de que, entre la opinión pública, al joven gobernante se le identificara como pieza clave en la administración fidelista, comprometido a servir de tapadera a los desmanes de su mentor y padrino político.

Se insistió que el Dr. Duarte de Ochoa estaba más que obligado a: primero, asumir un bajo perfil mediático en tanto no se  tuvieran todos los pelos de la burra en la mano; segundo, aceptar con humildad novatez e inexperiencia, encarando su propia circunstancia en el marco de un entorno económico, social y político adverso, resbaladizo e incierto y, tercero, entender que el momento del discurso triunfalista y sin sustento que impusiera Fidel Herrera, era cosa del pasado. El deslinde de las trapacerías de su antecesor era lo deseable para empezar con el pie derecho.

Duarte de Ochoa no lo vio así. Bajo su óptica y desde la visión que otorga el ejercicio del poder, lejos de asumirse humilde, realista y congruente, optó por lo contrario; alucinado por el resplandor cortesano del halago y una pésima asesoría que le fuera impuesta por su antecesor, se dejó llevar imprimiendo en este primer año de gobierno un estilo personal de gobernar ajeno, sujeto a la mano que mece la cuna,  y extraño incluso a su propia personalidad. El “pinche poder” de su padrino político se impuso sobre el que, por merecimiento propio, debería haber asumido desde el primer día de su mandato bajo la premisa de que “el poder no se comparte”.

El resultado no es nada halagüeño. Al cerrarse el primer ciclo en la búsqueda de la tinaja de oro al fin del arco iris, Duarte de Ochoa, el hombre solo de palacio, confirmó lo frágil de sus fortalezas y debilidades en un mensaje a los veracruzanos cuyo hilo conductor fue todo lo contrario a lo deseable; soberbia, triunfalismo sin sustento, incongruencia, absolutamente nada realista y, salpicado de reiterados lugares comunes sobre una ilusoria utopía; lo que debió ser un mensaje optimista de aliento, terminó por ser justificación refleja del pesimismo con el que la ciudadanía contempla el cumplimiento del mandato que otorgara a su gobernador.

A escasos siete días prevalece la percepción de que medias verdades y medias mentiras, más mentiras que verdades, opacaron lo que de positivo y relevante puede atribuirse a la administración pública duartista en el primer año de gestión. El dar por un hecho que el ejecutivo estatal pagó la deuda contraída con el Instituto de Pensiones (IPE), así como el que todos aquellos que se acogieran al programa de retiro voluntario fueran liquidados puntualmente conforme a derecho, cuando no es así, fue un balde de agua fría arrojado a la cara de los afectados.

¿Austeridad en el gobierno que preside Javier Duarte? Cuando fue ostensible y público el derroche de recursos públicos para difundir un anodino mensaje, intento fallido por destacar la imagen del joven gobernante. La verdad reflejada en los hechos, se impone por sobre la palabrería hueca y la intencionalidad no explicitada.

Lo que pudiera rescatarse como positivo, como es el caso de la Universidad Autónoma Popular que, con esfuerzo y visión pusiera al alcance de los sectores más desprotegidos de la población la oportunidad de acceder a la educación superior, se diluyó perdiéndose entre tantos despropósitos.

Fuera de las gacetillas pagadas en los medios de comunicación, reproducción literal del boletín oficial, así como de la opinión sesgada e interesada de un puñado de bien pagados texto servidores y de aquellos que aspiran a serlo con iguales privilegios, nadie metió la mano al fuego por el gobernador de Veracruz. Más allá del círculo estrecho del priísmo cupular doméstico afín al gobernante, el mensaje careció del impacto deseado en el seno de una sociedad desencantada, cuya prioridad es paliar, cada quien a su manera, los efectos crecientes de la crisis que en todos los órdenes afecta al país. Para hombres y mujeres comunes, el cuando y que informara el gobernador en un día y hora impropio dedicado a la cotidianeidad del ganarse la chuleta, simplemente pasó desapercibido.

Las comparecencias de los integrantes del gabinete duartista, van en la misma tónica, con en el mismo tono pero sin el ánimo de quien, desde la cabeza, teje multicolor y próspera utopía no compartida. Al fin y al cabo sólo son empleados al servicio del titular del ejecutivo, como los son los diputados que interrogan libreto en mano. Entre unos y otros ofendiendo la inteligencia de los veracruzanos, simplemente cuidan no perder prebendas, canonjías y escandalosos emolumentos. Orden, austeridad, eficiencia y transparencia, no entran en sus planes e intereses personales.

Nueva etapa para Veracruz

Se abre una nueva etapa para la administración pública veracruzana, puntualizó Javier Duarte de Ochoa, sin convencer de que la precedente estuviera cerrada al aún solaparse corrupción, impunidad, improvisación y simulación. La suciedad heredada está vigente y quienes contribuyeran al endeudamiento y el saqueo, impunes figuran en el primer círculo del gobierno duartista.

Un nuevo año, quizá más complejo que el anterior nos espera, porque no existe sustento alguno que soporte lo dicho sobre el haberse creado las bases para un impulso certero de crecimiento y desarrollo. Como tampoco para enfrentar cuando menos con relativo éxito el punto de quiebre de la crisis económica y política que se avecina. Socialmente la población no está preparada para compartir lo mismo esfuerzos que desventuras gubernamentales ni otorga ya el beneficio de la duda a su novel gobernante.

La participación ciudadana exigida por decreto, no se hace sustentar en su premisa democrática como un proceso cultural permanente, de acierto y error, en el que la experiencia retroalimenta y enriquece a la ciudadanía; contemplándose a los veracruzanos como coadyuvantes de la tarea gubernamental  y no como sujetos de su propio desarrollo. A los presuntos beneficiarios de estrategias, programas y proyectos, como señalara el gobernante se les aplica la fórmula del “castigo o recompensa”, los mandantes sometidos a la voluntad del mandatario, como conejillos de indias  y no como seres pensantes capaces de construir por si mismos su futuro.

Con la soberbia por delante, careciendo de honestidad intelectual para reconocer que se marcha sin brújula y sin rumbo, la administración duartista inicia un nuevo año festinando sus costosos errores. Veracruz, siendo algo más que quienes le gobiernan, abre también un nuevo ciclo, el de la exigencia y el reclamo popular ante promesas incumplidas.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

En los jóvenes está el ganar o perder el futuro.

No hay que confundirse. La encuesta para definir quién abanderará a la izquierda electoral en la contienda por la presidencia de la República, fue abierta, participando ciudadanos sin distingo partidista y no, un ejercicio cerrado al interior del PRD.

Está más claro que el agua que Marcelo Ebrard declinó a favor de Andrés Manuel reconociendo que la encuesta no le favorecía, en un gesto de civilidad, honestidad y congruencia, pero también de pragmatismo y realismo, a pesar de y no con la aceptación tácita de la cúpula del partido del sol azteca  bajo el control de la corriente de “los chuchos” que, como lo expresara Jesús Ortega, acata pero se reserva el derecho a disentir al apostarle a un proyecto distinto al de Andrés Manuel. ¿Cuál proyecto distinto? El chucho mayor se cuida de no señalarlo abiertamente.

Luego si las cosas se dieron a favor del político tabasqueño a pesar de las preferencias de “los chuchos”, cabe entonces considerar que el presunto paso adelante en la búsqueda de la ansiada unidad de la izquierda electoral en la ruta del 2012, no es cosa acabada. Falta aún ver cual es el as que se saque de la manga la cúpula tribal del PRD, que aún cifra sus esperanzas en que el órgano electoral interno del partido –bajo su control- emita su última palabra en la selección de candidato. Luego queda un obstáculo por salvar para que López Obrador pase de aspirante único a pre candidato del partido del sol azteca y, posteriormente, a candidato de unidad en la alianza PRD, PT, Movimiento Ciudadano.

Conociendo como se las gasta el chuchismo y las expresiones o tribus que controla, en unos cuantos días todo puede pasar. Pues no es lo mismo “acatar” de dientes para afuera que volcar lo que queda del PRD a favor de Andrés Manuel. No descartándose la posibilidad de que bien Calderón Hinojosa, bien Salinas de Gortari, metan de última hora la mano en el proceso, y no solamente para tentarle el agua a los camotes.

 En Veracruz sabemos bien de cómo teje el paño en medio del cochinero el grupo de vivales que lo mismo están con el pinto que con el colorado, cuando van de por medio sus intereses espurios. Todavía el domingo pasado trabajaban moviendo sus hilos a favor de Marcelo Ebrard y descalificando a López Obrador, sorpresivamente, para el martes todo el aparato cupular veracruzano se manifestó públicamente a favor del tabasqueño. Tras conocer el resultado de la encuesta abierta que diera lugar a la declinación del jefe de gobierno del D.F., sin mediar consulta previa a las bases, de manera unánime cambió de camiseta. Así se manejan nuestros aldeanos perredistas manipulados lo mismo por la corriente de “los chuchos” con Rogelio Franco Castán, como artífice local, que por el gobierno estatal por conducto del subsecretario Erik Lagos. En el todo nacional donde queda aún presencia relativamente importante del PRD, igual, no cantan mal las rancheras cuando se trata de sacar raja en nombre del partido.

Varias tribus están aún con Marcelo Ebrard como “Foro Nuevo Sol”, entre otras, pero al igual que Jesús Ortega, acatan de dientes para afuera pero no están convencidos de la viabilidad del proyecto lopezobradorista. Y aún así, se pronuncian a favor de una acuosa  unidad en torno a lo que se definirá como “Frente Amplio de la Izquierda” en alianza con el PT y Movimiento Ciudadano.

Si el cálculo no falla, si no hay cambio de última hora, en este resbaladizo escenario tendrá que navegar Andrés Manuel entre las filas del perredismo. Tejiendo fino y negociando, administrando el conflicto y controlando daños colaterales para  evitar ser traicionado en el camino. De ahí que lo deseable es que antes de cualquier cosa, la tarea primaria sea la de echar a andar las bases para que sean estas las que al interior del partido se haga una limpia a profundidad, haciendo a un lado a cuanta sabandija y sanguijuela conocida que pudiera reproducir el trillado esquema de una guerra interna de todos contra todos en medio del lodazal.

Mientras esto último no se de, para la opinión pública y en ello va el voto  de los indecisos, Andrés Manuel cargará a cuestas con la imagen negativa de un PRD repudiado por sus prácticas mafiosas y antidemocráticas. La honestidad y recuperación de principios y valores éticos y morales, como reivindicación eje central de campaña, no tendría efecto alguno entre los posibles votantes, frente a la pésima imagen de un partido que sustentándose en todo lo contrario, se resistiera a iniciar al interior de sus propias filas el cambio deseado para el país.

Eso, a mi juicio, sería lo ideal. Empezar por limpiar la casa. Sin embargo, el tiempo apremia, los plazos fijados por la legislación electoral no dan para trabajar hacia adentro y hacia fuera, luego no queda de otra que correr el riesgo y apostándole a la suerte, bailar con la más fea de la tertulia; confiándose lo mismo en las bases de los partidos coaligados que en la llamada sociedad civil impulsada en consecuencia por la estructura de “Morena”, si es que esta última asociación es lo que afirma ser.

Sea cual fuere la estrategia a seguir por el aún aspirante de la izquierda electoral a la presidencia de la República, lo cierto es que, con “los chuchos” o contra estos, en este nuevo intento Andrés Manuel López Obrador tendrá que ponerse a prueba e ir con todo, cuidándose de sí mismo controlando sus arrebatos viscerales predicando con el ejemplo, con la seguridad de que una gran mayoría de los mexicanos, en especial la clase media empobrecida y los jóvenes, que está por el cambio y no por el más de lo mismo que oferta el PRIAN.

Y aquí cabe insistir en  nuestra sugerencia a los jóvenes seguidores de Andrés Manuel:

Actuar con inteligencia y mesura, conscientes de que una elección no se gana con chascarrillos de mal gusto, descalificaciones viscerales y, mucho menos, a mentadas de madre. Debe imponerse la fuerza de la razón y confrontar al adversario, que no enemigo,  con organización y sed de triunfo. Que la idea de la necesidad de cambio se abra paso por sí misma en el hogar, la escuela, en el centro de trabajo o en el sindicato, a partir del respeto, inclusión y tolerancia que cada quien quisiera para sí mismo. El sectarismo y la intolerancia no tienen cabida si realmente existe la convicción de que, hoy por hoy, se presenta una nueva oportunidad para impulsar a la izquierda electoral en el camino de la regeneración del país y construcción de expectativas de progreso en democracia  para las nuevas generaciones. En ustedes, los jóvenes, está el ganar o perder el futuro.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Tiempo Argentino

La operación demoledora contra un candidato en México

Yunes Linares

Las campañas sucias no son patrimonio exclusivo de la Capital Federal. Incluso, pueden ser consideradas un bien de exportación. En las elecciones mexicanas de julio de 2010, el candidato a gobernador en el estado de Veracruz por el Partido Acción Nacional (PAN), Miguel Ángel Yunes Linares, resultó víctima de una encuesta telefónica fraudulenta que contribuyó a su derrota. Enterado a través de Tiempo Argentino de que documentos requisados lo mencionan, Yunes Linares relató a este diario cómo fue la campaña en su contra y anunció que vendrá a la Argentina para denunciar a Jaime Duran Barba.

 

El Financiero

México, 17 de noviembre.- El presidente Felipe Calderon Hinojosa designó a Alejandro Poiré, como nuevo Secretario de Gobernación en lugar de José Francisco Blake, quien murió en un accidente aéreo. En conferencia de prensa, Calderón aseguró que Poiré trabajará incansablemente para consolidar a la nación a través de la ley y las instituciones. Destacó su amplia experiencia en el ámbito de la seguridad, y aseguró que “cuenta con los conocimientos y experiencia necesarios para desarrollar el cargo que le encomiendo el día de hoy”. Quien hasta entonces se desempeñó como  director del Centro de Investigaciones y Seguridad Nacional (Cisen), aseguró que  continuará contribuyendo a la Estrategia Nacional de Seguridad y destacó que, “ante todas las cosas es un servidor público que cree en la política y en el diálogo para crear un significado compartido de las cosas”.

Nacido en el Distrito Federal en 1971, Poiré es licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

¡Haciendo más con nada!

Gobernador de Veracruz¡Asombroso! ¿Nó? Mientras el resto del país registra serios problemas al tratar de dejar atrás el subdesarrollo económico y social, cuyo principal indicador es el alto índice de desigualdad, pobreza, contracción de la inversión y el empleo, así como la pérdida del poder adquisitivo del salario, en Veracruz marchamos adelante con paso firme, sentando las bases del desarrollo y la prosperidad. No hay palabras para describir el milagro veracruzano, sustentado en un gobierno desfondado financieramente, endeudado hasta las chanclas y sin más rumbo claro que la ausencia de rumbo, salvo construir una falsa imagen de orden, transparencia y honestidad que desafortunadamente nadie cree.

Pero el milagro ahí está, para ejemplo del resto del país. Los datos duros contenidos en el Primer Informe de Gobierno rendido por el Dr. Javier Duarte de Ochoa, titular del ejecutivo, hablan por sí mismos sobre el como es posible superar el subdesarrollo y entrar en la etapa de consolidación de los primeros objetivos de desarrollo que se propusiera alcanzar el gobernante a lo largo de sus primeros doce meses de gestión.

Si alguna duda hubiere, el Congreso del Estado en representación del pueblo veracruzano se encargará de aclararla o ampliarla tras la tradicional ronda de comparecencias de los miembros de los gabinetes legal y ampliado, en las que las señoras y señores diputados locales, previo análisis exhaustivo de las cifras contenidas en el Informe, interrogarán puntualmente a los funcionarios del primer círculo del gobernador.

Los anticipos informativos que, mediáticamente, diera a conocer a la ciudadanía la administración pública veracruzana, no mienten. Los logros alcanzados en materia de infraestructura, comunicaciones, educación, salud, combate a la pobreza, atención al campo, inversiones, generación de empleos, y un clima de seguridad y bienestar, están a la vista de todos. No obstante, la pregunta está en el aire:

¿Cómo, en donde y con cuanto?, fue posible que de una entidad federativa que ocupara uno de los primeros lugares de pobreza a nivel nacional, se pasara a “sentar las bases” para consolidar el desarrollo sin mover un dedo.

Corrupción aparte, apenas si se puede creer que con un número indeterminado de acciones de gobierno en los 212 municipios veracruzanos, enmarcadas un programa cuya principal característica es que fuera diseñado para incidir coyunturalmente en el margen, y no en los problemas estructurales  de los cuales deviene la condición de subdesarrollo económico y social. Pero así fue si atendemos a lo destacado en el Primer Informe de Gobierno.

Sólo un milagro. Y este se dio a lo largo de escasos doce meses sin que se contara con la participación ciudadana que corresponsablemente se hiciera cargo de coadyuvar en los esfuerzos gubernamentales destinados al logro de objetivos y metas del plan operativo anual. Para el 2012 será diferente. Los integrantes del gabinete se han responsabilizado ante el gobernador de sustentar su trabajo en la participación ciudadana, emprendiendo una política de puertas abiertas, orden y transparencia, que de paso a la ciudadanización del gobierno, favoreciendo la reproducción del pan, los peces y el vino, lo suficiente para que alcance para todos. Claro, el que no trabaja y no participa, no será invitado al banquete, para eso se diseñó la estrategia de “castigo y recompensa”, no faltaba más.

Luego si gracias al milagro del 2011 se han sentado las bases del desarrollo y prosperidad para Veracruz, una vez cubierto el pago por adeudos que reclaman constructores, proveedores de bienes y servicios, profesores defraudados, jubilados, pensionados, burócratas acogidos al programa de retiro voluntario, los que cedieran parte de su propiedad para el derecho de vía del libramiento de Xalapa, así como cubierto el servicio anual de la deuda pública y los seguros contratados como blindaje frente a desastres naturales, el 2012 es de esperarse que para el gobierno de la entidad sea miel sobre hojuelas; cuando menos en los primeros seis meses, porque así lo demanda el compromiso de asegurar que Veracruz sigue siendo reservorio de voto duro para el PRI.

Pasada la elección de julio próximo, entre milagro económico de 2011, consolidación de las bases para avanzar con desarrollo, y el esfuerzo compartido y corresponsable de los veracruzanos, bajo la guía del Programa Adelante y la conducción de un gobernador visionario y sagaz, Veracruz no será únicamente objeto de envidia entre pares, sino paradigma nacional de cómo haciendo más con nada, se construye presente y futuro en el camino de la prosperidad.

No cabe duda de que el Dr. Duarte de Ochoa también heredó la varita mágica de Don Fidel, vaya suerte, sólo faltó que el gobernador priísta también se sacara el premio mayor de la lotería.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

“Gallina que come huevo…”

Humberto Moreira

La alteración que Humberto Moreira Valdés hizo de último momento a la convocatoria para la selección del candidato priista a la Presidencia de la República confrontó a dirigentes de ese partido. El texto original de la convocatoria prohibía en su versión original que Gobernadores y funcionarios públicos de filiación priista, así como de los sectores, hicieran públicas sus preferencias por candidatos, sin embargo en el documento que se difundió en la noche del lunes el candado fue suprimido por Moreira. El presidente de la Comisión de Procesos Internos del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, dijo que el candado pretendía introducir un criterio de equidad en la contienda. El senador Francisco Labastida aseguró que la alteración genera un riesgo de división y de fractura. Por el contrario, David Penchyna afirmó que “no existe dicha falsificación” del documento y que fue un mandato del Consejo Político a Moreira, quien tomó opiniones diversas antes de emitir la propia convocatoria. e-Consulta

Duarte de Ochoa

Xalapa, Ver., 15 de noviembre de 2011.- Con orden y legalidad, Veracruz está construyendo las bases firmes para salir adelante y lograr la prosperidad que todos queremos, expresó el gobernador Javier Duarte de Ochoa en su mensaje al pueblo veracruzano después de entregar a la LXII Legislatura del Estado su primer informe de gobierno. El mandatario veracruzano expresó que Veracruz hoy tiene una administración austera, pero sobre todo ordenada y eficaz, una economía más fuerte, una sociedad mejor preparada para crecer. “Comienza una nueva etapa, la etapa del Veracruz que viene, y para la que Veracruz ya está preparado”, aseveró, al expresar contundente que la entidad tiene los fundamentos no sólo para superar cualquier temporal, sino para comenzar esta nueva etapa, donde vamos a construir un Veracruz más fuerte, “un Veracruz socialmente justo y económicamente eficaz con el que me comprometí desde el primer día de mi gobierno”. Texto completo del mensaje

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Partido revolucionario institucional

Más allá del derroche de recursos públicos y la presunta injerencia del poder intimidatorio de grupos delictivos, la elección de gobernador en el estado de Michoacán, independientemente de las implicaciones que ésta pueda tener coyunturalmente, bien para Calderón Hinojosa, su delfín  y su partido, bien para el PRI con Humberto Moreira y Enrique Peña Nieto, a mi juicio lo que ha puesto de manifiesto es un evento cualitativo en el proceso de cambio de la sociedad mexicana, manifestándose en la nueva composición de las diversas fuerzas políticas actuando sobre los resultados cuantitativos de la elección del pasado domingo.

De acuerdo con las cifras que arrojara tanto el Programa preliminar de resultados como las encuestas de salida, es evidente que el partido hegemónico y el carro completo ya pasaron a la historia en México. La tendencia  observada en una elección local en la que todos los partidos políticos pusieran toda la carne en el asador, seguramente habrá de expresarse en los comicios federales del próximo año.

Jugándose el todo por el todo, habiendo sufragado apretadamente el 51 por ciento de los ciudadanos empadronados, hasta este momento el PRI se levanta con el triunfo en números redondos con apenas el 35.3 de los votos válidos emitidos, siendo seguido de cerca por el PAN y el PRD con el 32.6 y el 28.8 por ciento, respectivamente, dividiéndose el pastel en prácticamente tres porciones de casi igual peso y dimensión, en tanto que el abstencionismo se queda con una tajada del 49 por ciento del sufragio potencial total.

Indicando lo anterior, por un lado, que los partidos han sufrido merma considerable en competitividad, encontrándose actualmente a casi el mismo nivel entre sí de ineficaces. La diferencia porcentual entre el ganador de la elección y su adversario más cercano, el PAN, siendo mínima, echa por tierra la idea del tradicional carro completo y el carácter hegemónico de la aplanadora priísta. Reflejando un cambio cualitativo en el electorado, que habla tanto de un mayor pluralismo en el seno de la sociedad como de la pérdida de capacidad de maniobra y de convocatoria del partido presuntamente mayoritario en México. Su voto duro sumado al del partido verde, apenas alcanzo para triunfar con 5 puntos porcentuales por sobre el PAN, no obstante que presuntamente le beneficiara la opinión pública respecto a la estrategia de Calderón Hinojosa en el combate a la delincuencia organizada, así como de la injerencia del gobierno federal en el proceso electoral.

Pero por otro, el que se mantenga casi inalterable el índice de abstencionismo registrado en los últimos procesos electorales locales y federales, no refleja otra cosa que la crisis por la que atraviesa el régimen político en México. Tanto partidos políticos como instituciones públicas no dan más en confianza, credibilidad y legitimidad entre el electorado. Siendo más que evidente que para el cincuenta por ciento de los sufragantes potenciales, las elecciones dejaron de ser fuente de expectativas de progreso y razón de ser para el enriquecimiento de la vida democrática del país.

Por cuanto a legitimidad, el partido triunfante en la elección de gobernador en Michoacán, repite una vez más lo que ya se va haciendo costumbre, triunfo pírrico para gobernar con menos del 20 por ciento de la voluntad de los ciudadanos legalmente empadronados.

La sociedad ha cambiado cualitativamente, como se expresara cuantitativamente el pasado domingo en Michoacán. El triunfalismo de los partidos políticos no se corresponde con la nueva realidad. No alcanzando ninguno el 40 por ciento o más de los sufragios emitidos no habla bien de la democracia en México, antes al contrario, expresa una enorme debilidad del régimen político frente a las expectativas democráticas de la ciudadanía.

Otra cosa que abona a lo anterior, es el hecho de que la voluntad ciudadana se inclina en las urnas más a favor o en contra de la imagen proyectada mediáticamente por los personajes contendientes que por los partidos políticos que les postulan, ante la ausencia de programas y propuestas partidistas creíbles y sustentables que merezcan el respaldo de los votantes.

Y en tanto el feudo cardenista se derrumba estrepitosamente, como bien lo señala Julio Hernández López, en su columna “Astillero” no puede echarse en saco roto la derrota que, en paralelo, sufriera Elba Esther Gordillo y su aparato corporativo, poniéndose de manifiesto por parte del magisterio michoacano el no más a dejarse manipular e influenciar por el petate del muerto puesto a disposición del mejor postor.

Con la elección federal del 2012 ya encima, bien vale la pena reflexionar sobre los comicios michoacanos y poner la barba en remojo. Más que el relevo presidencial lo que está en juego para el corto y mediano plazo es la gobernabilidad en México. O los partidos políticos se actualizan en visión ideológica y programática, aceptando la profundidad de su crisis actuando en consecuencia, o en julio próximo la ciudadanía les da una sopa de su propio chocolate dejándoles colgados de la brocha.

 pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com.

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 418 seguidores

%d personas les gusta esto: