Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Pecando quizá de catastrofismo anticipado, desde hace meses se ha insistido en este espacio sobre la existencia de una crisis del régimen político nacional que afecta lo mismo a los partidos políticos que a las instituciones republicanas, en demerito de la vida social y económica del país.

Percepción que de una o otra manera se ha venido confirmando con el inicio formal del proceso electoral que desembocará en los comicios del 2012, sin que la clase política tenga una clara conciencia de ello o, en su defecto, cuide las formas para hacerle menos ostensible para no agitar al avispero.

Si bien existe la idea cada vez más generalizada de que éste proceso electoral será atípico, poco se ha profundizado en ello, ateniéndose a experiencias de pasados comicios, a un injustificable optimismo y,  al hecho innegable de la pertinaz amenaza  de la incursión de la delincuencia organizada en el desarrollo de la contienda y en sus resultados, sin tocar aspectos a mi juicio determinantes, como el deterioro creciente del tejido social, el efecto dominó de la crisis sistémica global, el agotamiento del modelo neoliberal y el presumible fracaso de la post modernidad como forma de vida, así como la descomposición del aparato del Estado Mexicano, reflejada tanto en el comportamiento de una administración gubernamental incapaz de superar la corrupción, como en la conducta pública  y privada de los actores políticos.

Aspectos estos últimos que la clase política se niega en principio a reconocer, dando por sentado que el México de hoy es el México de ayer y de siempre, sin atender a los cambios profundos que acusa la sociedad mexicana en los albores del Siglo XXI.

Si bien, en la forma todo parece igual, en el fondo el crecimiento demográfico, la creciente desigualdad y pobreza, las nuevas tecnologías de la información y comunicación, así como entre otros factores la incapacidad e inmovilismo del aparato del Estado para atender con eficiencia y eficacia las necesidades reales y sentidas de la población, nos ofrecen un panorama distinto, cuantitativa y cualitativamente diferente al acusado en los últimos lustros del Siglo XX.

Política envilecida

Perdido rumbo y brújula para entender a la sociedad presente y, por ende, actuar en consecuencia, se envilece la política, privilegiándose la simulación, la mentira y el gatopardismo, en demerito del bien común y de la democracia representativa que, en teoría, sustenta al régimen político.

El ejercicio de la política en el terreno electoral, más que contienda democrática se entiende hoy como una guerra darwiniana en la que habrá de prevalecer el más fuerte y no el más capaz, en la ya de sí compleja tarea de gobernar a México. En tal lucha sin cuartel, el fin justifica los medios en detrimento del estado de derecho y de la sociedad a la que el régimen se debe. A la confrontación de posicionamiento ideológico, programas y propuestas, se impone el pedestre objetivo de alcanzar el poder por el poder mismo. México es el botín y de ello devienen conductas de partidos y actores políticos, hoy agrupados en lo que ya se conoce como la partidocracia mexicana.

El pragmatismo como norma y el saqueo e impunidad como regla de oro de una llamada clase política, mientras el país se hunde entre el deterioro social y económico, así como la pérdida de confianza y credibilidad en el aparato del Estado. En este contexto, el régimen político caduco y obsoleto no da más como instrumento de cohesión, identidad nacional y conducción de la vida política, económica y social con visión de futuro, del México de hoy.

La llamada  clase política no ve, no escucha, confiada en la presunta indiferencia social, mientras se derrumba el tinglado.

Escenario a la vista

En este degradado escenario inicia la guerra que no contienda electoral. Más que “velar armas”, como coloquialmente se dice, partidos y actores políticos, con el presidente Calderón a la cabeza, blanden las bacinicas, dispuestos a enlodarse unos a otros en busca del “Vellocino de oro”. El interés nacional y el bienestar de la gente no figuran en sus planes, salvo como temas colaterales motivo del discurso proselitista.

Los exabruptos de Calderón Hinojosa en torno a la intervención de de delincuencia en los comicios, o las declaraciones de sus adversarios descalificándole por descubrir el hilo negro, el escándalo en torno a la deshonestidad de Humberto Moreira,  las pifias de Peña Nieto y de Cordero, o el soterrado y no por ello menos obvio conflicto al interior del PRD por la candidatura de López Obrador, son apenas un pálido reflejo de lo que nos espera a lo largo del proceso electoral.

La sociedad, víctima de tales excesos, deja hacer deja pasar, en espera de una oportunidad que nunca llega, de tomar la iniciativa e impulsar los cambios estructurales que el país demanda. Polarizándose la idea de votar o no votar en los próximos comicios, como si de esta perversa dicotomía dependiera el hacer posible un México mejor.

O se acepta  la profundidad de la crisis del régimen político y  se actúa en consecuencia, o al baile  a todos nos llevan las muchachas.

Llegó la hora, a mi juicio, de observar un poco más allá de nuestro ombligo, alzar la mirada para percibir lo que de no cambiar, nos ofrece un ominoso futuro. Mérida, Yuc.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Anuncios

3 Trackbacks/Pingbacks

  1. […] Siempre dentro de la esfera subjetiva de la percepción me anticipe observando que negros nubarrones en la vida de la Nación anunciaban el tocar fondo de un régimen político sustentado en una partidocracia en crisis; los partidos políticos habiendo perdido confianza y credibilidad se desbarrancaban y con ellos la incipiente democracia representativa que el pueblo de México se ha dado, y así lo publique en diciembre del 2011 en un maquinazo que llevaba por título: “ ¿Crisis del régimen político en México”. […]

    Me gusta

  2. By Crisis, despeñadero y Veracruz | Sociedad 3.0 on 06 Mar 2015 at 1:48 pm

    […] Siempre dentro de la esfera subjetiva de la percepción me anticipé observando que negros nubarrones en la vida de la Nación anunciaban el tocar fondo de un régimen político sustentado en una partidocracia en crisis; los partidos políticos habiendo perdido confianza y credibilidad se desbarrancaban y con ellos la incipiente democracia representativa que el pueblo de México se ha dado, y así lo publiqué en diciembre del 2011 en un maquinazo que llevaba por título: “ ¿Crisis del régimen político en México”. […]

    Me gusta

  3. By Crisis, despeñadero y Veracruz - Veracruz.WS on 03 Abr 2015 at 4:32 pm

    […] Siempre dentro de la esfera subjetiva de la percepción me anticipe observando que negros nubarrones en la vida de la Nación anunciaban el tocar fondo de un régimen político sustentado en una partidocracia en crisis; los partidos políticos habiendo perdido confianza y credibilidad se desbarrancaban y con ellos la incipiente democracia representativa que el pueblo de México se ha dado, y así lo publique en diciembre del 2011 en un maquinazo que llevaba por título: “ ¿Crisis del régimen político en México”. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: