Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

“Veracruz a la vanguardia en derechos…”, los zurdos son minoría

Rozando peligrosamente la barrera de las libertades políticas y el conflicto, el presidente Peña va desplegando una a una sus estrategias de legitimación ante el pueblo al que pretende gobernar. No se le puede escatimar sin incurrir en mezquinidad, el reconocimiento a sus esfuerzos por hacer de la negociación política y el manejo mediático su principal instrumento. Las cúpulas de los tres principales partidos políticos ya comen de su mano; sin ambages apoyan cada una de sus iniciativas haciendo del llamado “pacto por México” eficaz escenario para, de facto,  substituir en lo sustantivo tanto al Congreso de la Unión como a las Legislaturas locales y, de paso, a los mirones de palo que somos todos, hombres y mujeres de a pie.

Todo lo está llegando previamente cocinado al Poder Legislativo federal y estatal. Basta que se apruebe cualquier iniciativa o disposición en el seno del “pacto”, para que diputados y senadores por mayoriteo, le den curso sin mayor estudio y análisis a profundidad. Validando  en nombre de los ciudadanos que dicen representar cualquier cosa. Quién cuestiona lo cocinado en el pacto está en contra del presidente de la república y los intereses de la nación. Todo en la cúpula del poder formal, a espaldas de la mayoría de la población.

Así, en el escaso lapso de cien días, las llamadas reformas estructurales en materia laboral, educativa, organización gubernamental, fuero de los servidores públicos y telecomunicaciones, previamente aprobadas por el democrático de facto “pacto”, han transitado o transitan sin obstáculo alguno en los cuerpos colegiados de representación popular.

Para los conocedores del paño, a eso le llaman “eficaz oficio político” para negociar, tras más de una década de desencuentros, dimes y diretes entre las diversas fuerzas políticas partidistas representadas en el Congreso de la Unión. Para hombres y mujeres de a pie, desinformados o indiferentes, ni les va ni les viene, en tanto no afecten sus particulares intereses (bolsillo) o la relativa tranquilidad y seguridad en su vida cotidiana.

Lo más destacable es que en manos de un puñado de notables, en su mayoría añejos personajes distinguidos de la partidocracia y alta burocracia gubernamental, descansa el reformar a su antojo lo dispuesto en la Constitución General de la República, sin previa consulta y consenso de la ciudadanía. Vulnerándose tanto los principios de representación popular en que descansa la democracia representativa, como el de soberanía del pueblo que teóricamente se gobierna a sí mismo.

Lo que uno se pregunta es para qué el Congreso de la Unión. Para qué los Congresos estatales y la Asamblea del Distrito Federal. Para qué elecciones de senadores y diputados en una simulada democracia representativa, si desde la presidencia de la república y el llamado pacto por México, de facto se legisla y se impone lo acordado, lo que a juicio del presidente Peña conviene a su gobierno y al pueblo de México.

Lo grave, a mi juicio, es que se deja hacer, se deja pasar, antes que contrariar al presidente. La amenaza represiva surte efecto en un peligroso tobogán cuyo fin es “envenenar el pozo” con el pensamiento único. O estás conmigo o estás en contra buscando alinear a la opinión pública en uno de los dos extremos de la perversa y falsa dicotomía. Bajo este supuesto, por conveniencia más que por convicción, a las mayorías de este país ajenas a la telaraña del poder sólo  les queda acatar lo que la “ley de Herodes” dispone. Lo que pone en juego tanto a las libertades políticas como al equilibrio y administración del conflicto. Terreno pantanoso del cual los gobiernos no siempre salen airosos como lo registra la historia.

Más vale paso que dure que trote que canse, señalaba en artículo anterior. Si bien el presidente Peña va saliendo adelante con su agenda de legitimización, no tiene todas consigo. Su pacto es con la cúpula partidista, falta que aterrice en la convulsa realidad en el que no solamente pesan e influyen los poderes fácticos, también cuenta el desencanto y hartazgo de una gran número de mexicanos que cotidianamente hacen lo hasta lo inimaginable para comer tres veces al día.

Hojas que se lleva el viento

Para quienes gustan de espulgar la intrincada telaraña de la deuda pública veracruzana, mucho ojo con la autorización por parte de de una Legislatura legal pero ilegítima,al Poder Ejecutivo de la entidad, para contratar prestación de servicios integrales para el autoabastecimiento de energía renovable en el estado de Veracruz. Mucho ojo. Por cierto, en los reportes de la SHCP nuevamente aparece Veracruz junto con Nuevo León como las entidades federativas que más se han endeudado. ¿No será una vacilada?

-ooo-

Porque Elizabeth Morales ya salió con otra vacilada parecida a su muy cacareado corredor turístico: la “Ciclopista para Xalapa”, en la cual se invertirán 929 mil 300 pesos, como parte del nuevo plan de vialidad para el municipio anunciado por el Sr. Dr. Duarte de Ochoa. ¡Cuidado, que al gobernador no le gustan nadita, pero nadita las vaciladas! Si insiste, le van a castigar con la candidatura del PRI para diputada local.

-ooo-

Empezó como rumor, hoy se confirma la versión. Con funciones de supersecretaría, la secretaría particular del titular del ejecutivo estatal queda en manos de quien arrastra una pésima fama pública. En adelante el “duartista” Jorge Carballo Delfín será quién coordine y controle a los diversos secretarios, subsecretarios, directores y subdirectores de la administración pública estatal, así como a la diputación priísta local, al CDE del PRI, a los titulares de los organismos descentralizados y hasta al Poder Judicial de la entidad. La iglesia en manos de Fidel Herrera Beltrán, ni hablar, sin fuerzas políticas de oposición caballo de hacienda, así se combate simulación, corrupción e impunidad en el próspero Veracruz de fantasía.

-ooo-

Afecto a las bebidas etílicas, al director del Inverbio y ex diputado panista, Osiel Castro de la Rosa, se le pasaron las cucharadas y fue remitido por la policía del D.F. al Centro de detenciones administrativas conocido como “El Torito”. Cosas de la biodiversidad, no es lo mismo promover el negocio de etanol de caña, que ingerir tequila de agave. – Xalapa, Ver., 15 de marzo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: