Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

No es de extrañarse el comportamiento de la Legislatura local en Veracruz al aprobar en fast track la iniciativa de Ley del IPE del Sr. Dr. Javier Duarte de Ochoa, cuando el mal ejemplo lo pone el Congreso de la Unión avalando en automático lesivas leyes secundarias que dan soporte a las tan cacareadas “reformas estructurales” del Sr. Peña. En el mismo escenario de descomposición social y política, todos los actores de la farándula se cubren con la misma sábana.

Tal para cual, con la salvedad de que en Veracruz se avala a toro pasado el saqueo impune de los dineros de los trabajadores en el Instituto de Pensiones del Estado, cargándole el costo de los platos rotos a los pensionados presentes y futuros. Borrón y cuenta nueva, pide el Sr. Duarte de Ochoa en nombre de la impunidad.

Si se avala saqueo y despojo de los bienes de la nación, lo que acontece en Veracruz es pecata minuta. Los trabajadores aguantan eso y más, cuando de dejar hacer dejar pasar se trata. Con suerte y hasta a la larga resultan beneficiados respaldando a un gobierno estatal fallido y en crisis financiera resultante de otros saqueos, de otro despojo, en los que la impunidad es la constante.

Luego tampoco no es de extrañarse que los trabajadores al servicio del gobierno estatal veracruzano esperen que una mano lave a la otra, obteniendo con el tiempo ventajas y prebendas en compensación, que les resarza de lo hoy escamoteado a iniciativa de un gobernador que no encuentra fórmula segura para la supervivencia de quebradas finanzas públicas. No por nada en las buenas o en las malas simpatizan, confían, y hasta votan por el PRI, partido de sus sentidas añoranzas y vitalicios liderazgos.

Ya lo dijo Juan Nicolás, impoluto priísta pastor moral del SNTE y diputado, pastor efectivo de la actual Legislatura local, los que protestan en contra de la nueva ley del IPE son ajenos a los leales trabajadores al servicio del gobierno estatal y que en el incremento del monto de las cuotas y de la edad mínima para la jubilación, más que perjuicios contemplan beneficios.

Hágase la ley mandató Duarte de Ochoa para tapar entuertos, y la ley se hizo. Ninguna diferencia con Peña Nieto y partidocracia rampante. Veracruz y el país aguantan todo. Una traición más, como quitarle un pelo al gato. Esperemos que en la confusión no estén jalándole al tigre los bigotes.

Hojas que se lleva el viento.

La iglesia en manos de Lutero, es opinión generalizada ante el hecho consumado del arribo a la conducción de la secretaría de planeación y finanzas (SEFIPLAN) del ex titular del ORFIS y presunta tapadera de más de un desaguisado en el manejo del erario público estatal y municipal. Un palo más de ciego, uno más en la crisis del gobierno fallido de Veracruz. La pregunta obligada: ¿Cuánto tiempo estará el Sr. Mauricio Audirac Murillo al frente de SEFIPLAN?

-ooo-

El benefico de la duda se agotó. El tiempo se ha encargado de exhibir el cobre de que está hecho Américo Zúñiga. No necesitó mucha imaginación el alcalde de la capital veracruzana para encontrar en el incremento al impuesto predial la tabla salvadora, como tampoco se necesita mucha imaginación para pensar que la ciudadanía agraviada bien podría recurrir a la suspensión de pago o bien, diferir este en espera de mejores tiempos. Xalapa de mal en peor y cada vez en peores manos.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: