Salte la navegación

Category Archives: Perodismo ciudadano

noserinde

Resistencia Morazán, Miércoles 12 de agosto de 2009

TEGUCIGALPA / 090726 / Juan Barahona, presidente de la FUTH, Federación Unitaria de los Trabajadores de Honduras, declaró que la intensificación de la guerra sucia contra el movimiento popular no va a lograr su propósito de asustar e intimidar a la gente.

Enfrentamiento_hondurasLa misma asamblea del Frente tomó la decisión de seguir la lucha contra el golpe de estado. Si creen que van a amedrentar al pueblo se fregaron, no lo van a lograr. El pueblo sigue todos estos días en la calle luchando contra los golpistas.


Es una situación muy difícil que esta viviendo el pueblo hondureño de terror, miedo, represión, muerto. De acuerdo a los días que vayan pasando, el pueblo más indignación, y mayor represión puede generar más muertos y más derramamiento de sangre. Pero jamás que vamos a claudicar en la lucha en contra los golpistas que encabeza el señor Roberto Micheletti.


La quinta semana de lucha contra los golpistas se inició hoy, domingo. Y mañana lunes comienza la semana con una huelga general por parte del magisterio, cuenta Juan Barahona. El magisterio ha decretado paros y la Resistencia va a tomar carreteras, vamos a movilizaciones y nuevamente preparamos una huelga general de los trabajadores en el sector del estado. La lucha continua, la lucha se recrudece hasta que logremos la restitución del presidente Manuel Zelaya en el poder.


Se intensifican infiltraciones, atentados y asesinatos contra el pueblo hondureño


TEGUCIGALPA / 090726 / Una bomba explotó hoy en uno de los sindicatos más combativos de Honduras al mismo tiempo que tres agentes del DNIC, Dirección Nacional de Investigación Criminal, fueron capturados hoy por los asistentes durante el sepelio del joven albañil Pedro Magdiel Muñoz Salvador.


Este fue asesinado entre el viernes y sábado pasado en la forma más bestial cuando se encontraba en la comunidad Alauca, cerca la frontera con Nicaragua. El motivo suyo lo compartía con miles de hondureños y era de recibir el presidente Manuel Zelaya Rosales que ese día iba a entrar a Honduras. Pedro Magdiel fue asesinado y el presidente Zelaya regresó al territorio nicaragüense ya que el ejército y la presidencia de facto no permitieron a la primera dama del país a reunirse con su esposo.


Bomba en sede sindical

Una hora antes del sepelio explotó una bomba en la sede del sindicato de Stiby, Sindicato de Bebidas y Alimentos. Dos sujetos sospechosos habían entrado a la sede, en donde campesinos, indígenas y gente que vienen del interior del país muchas veces albergan en la casa sindical. La bomba explotó a la 13.05, es decir unos diez minutos después que el Frente Nacional contra el Golpe de Estado había clausurado una gran asamblea para después dirigirse al cementerio de Durazno, en las afueras de Tegucigalpa para participar en el sepelio.


Ver crónica completa en: http://porhonduraslibre.blogspot.com/

Hoy lunes 29 de julio del 2009,  vio por vez primera la luz pública un diario matutino que podría ser llamado a revolucionar la imagen que de la prensa veracruzana se ha formado con el tiempo en el imaginario popular.


Modesto en su presentación inicial, encartado en La Jornada y apadrinado por este prestigiado rotativo nacional, Jornada Veracruz circuló la mañana de hoy en  toda la entidad, teniendo como carta de presentación un magnífico Editorial y  el directorio encabezado por la Directora General, Carmen Lira Saade, Tulio Moreno Alvarado como director, y Leopoldo Gavito Nanson, como subdirector de este nuevo proyecto editorial.

Por la relevancia que para la comunidad y para el gremio periodístico de la entidad tiene el conocer propósitos y objetivos de La Jornada Veracruz, a continuación me permito transcribir su primer Editorial:

“El papel de la prensa escrita como uno de los principales medios de información a través del cual los lectores se forman una opinión sobre los acontecimientos sociales y políticos está lejos de encaminarse a una etapa terminal, tal y como auguran los profetas de las nuevas tecnologías y, sobre todo, los predicadores del derrumbe de las ideologías como preludio final del conflicto social.

Este argumento viene a ser justificación válida para quienes, desde el poder, apuestan a la preservación del actual estado de cosas y es útil recurso para que gobiernos y partidos políticos justifiquen sus desaciertos, corruptelas y actos de enorme irresponsabilidad social, visible en particular en los últimos gobiernos de la República.

Por esta razón resultan riesgosas las tentaciones autoritarias de quienes pretenden desde los gobiernos, embaucar a la sociedad por medio de la proliferación del pensamiento rosa, proclamando a los cuatro vientos, principalmente a través de los medios electrónicos, que no hay visiones del mundo confrontadas desde distintas posiciones ideológicas, que el enemigo de todos es la pobreza, la inseguridad y la corrupción como ente difícil de percibir tras el velo de la propaganda oficial, pero evidentemente en el Estado en riesgo en que se ha convertido nuestro país.

El nacimiento de La Jornada Veracruz se da en medio de este escenario el cual hay mucho que decir y hacer, pero también para quienes integramos este proyecto, es momento obligado de reflexión al que nos lleva coincidentemente el 25 aniversario de la fundación de La Jornada, diario que se ha significado por ser un espacio abierto a las ideas y opiniones divergentes, tribuna libre anfitriona de todas las corrientes de pensamiento.

Los que haremos La Jornada Veracruz asumimos el compromiso de tener como referentes a los republicanos que fundamentaron, explicaron y después defendieron el primer proyecto de nación propiamente moderno que tuvo México: Rafael Lucio, Ignacio de la Llave, Manuel Gutiérrez Zamora, los hermanos Lerdo de tejada, son nombres asociados esencialmente a la política y luchas liberales pero también a la difusión de ideas y el periodismo.

Este fue el espíritu que animó hace meses al grupo de periodistas y profesionales que decidimos asociarnos para emprender un proyecto editorial que el día de hoy se concreta en la edición que el lector tiene en sus manos.

Hace un cuarto de siglo, en 1984, nació La Jornada en medio de otra de las recurrentes crisis económicas y de empobrecimiento por las que ha atravesado el país debido a gobiernos subordinados a intereses ajenos a los nacionales.

El profundo desgaste de esta larga crisis ininterrumpida hasta la fecha ha puesto a la Nación frente al imperativo de replantear sus arreglos fundacionales con base en el consenso de todas las fuerzas políticas y sociales, y no sólo sobre la base de la imposición de la facción triunfadora, como ha sucedido durante los últimos doscientos años.

Sólo que para llegar a esos acuerdos se precisa que sean escuchadas todas las voces.

Quienes la hacemos, pensamos que es posible ser un vehículo de expresión social cercano a las preocupaciones colectivas, particularmente de aquellos grupos que suelen quedar marginados de los espacios de discusión públicos.

Precisamente es en estos tiempos como éstos que es imperativo mantener la reflexión crítica, para hacer de la vida social un algo civilizado.

Con todo y la a veces abrumadora presencia de los medios electrónicos, la prensa impresa en papel sigue siendo el punto de partida para fundar y alimentar el intercambio de las  ideas, el debate y la formación de opinión pública. La lectura del periódico es el paradigma del acto cultural y cotidiano de las sociedades modernas democráticas. Es instrumento de avance para el pensamiento crítico; de la penetración en la reflexión antes que las meras coberturas audiovisuales.

La prensa regional editada en papel es el imperativo de la memoria colectiva y la firmeza de identidad en contextos más amplios. La vida del ciudadano es y seguirá siendo local. Veracruz tiene una grande tradición e historia. Hoy queremos sumarnos a ella.”

Desde estas modestas  líneas me sumo a las manifestaciones de  bienvenida a esta nueva publicación, deseándole éxito y larga vida.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


Bajo el encabezado “Gacetilleros, gansos y embaucadores”, el diario El País (31/05/09) reproduce uno de los capítulos de “El Pianista en el Burdel”, de la pluma de uno de los fundadores del rotativo español, Juan Luís Cebrián, periodista y escritor, en el que el autor resume el quehacer periodístico a lo largo de la vida moderna en sociedad a través de una  selección de ensayos que ilustran la relación entre la prensa, la sociedad,  y el poder, desde las primeras manifestaciones de los medios impresos hasta el periodismo digital, fruto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.


El capítulo que nos adelanta El País, inicia de una manera por demás sugerente:


“Rebuscando en mi biblioteca a ratos perdidos me encontré con un curioso ejemplar sobre titulares y noticias disparatados, uno de esos libros que, de tanto en tanto, se publican para demostrar la ignorancia, la vulgaridad o, simplemente, la precipitación con que actúan quienes fabrican los diarios. La portada del volumen reproducía la primera página de un periódico de provincias español cuya noticia principal rezaba: “Muere aplastado por una piedra mientras hacía el amor con una gallina”. Junto al titular, una fotografía de mala calidad ofrecía la prueba fehaciente del suceso, en el que una roca de varias toneladas había machucado la existencia de un pobre campesino dedicado al refocilo con la ponedora.”


El también alto ejecutivo del consorcio editorial “Grupo Prisa” y quien en 2003 recibiera  la Medalla de Honor de la Universidad Veracruzana por su prolífica obra publicada, en el capítulo de referencia nos remite al Siglo XVII en el que se registran los orígenes del periodismo como quehacer social, destacando que las noticias raras y absurdas han gozado siempre de un protagonismo admirable desde que se instalaron los precedentes más conocidos de la historia del periodismo moderno: los gazzettanti venecianos o los canard parisinos. Denominaciones que se derivan, ilustra el autor,  de cuando los gondoleros venecianos vendían por la más pequeña de las monedas de la República véneta, una gazzetta, hojillas manuscritas en las que se comunicaban con singular promiscuidad hechos verdaderos y falsos, pintorescos o importantes, calumnias y denuncias, maledicencias o informes que aportaban los comerciantes llegados a la ciudad y que se transmitían de boca en boca entre los mercaderes, navegantes y trabajadores de los muelles. O de  la etimología que tiene que ver con el argot, referido a las imprentas parisinas que recibían los panfletos u hojas volanderas en los que los vendedores de rumores y chismes imprimían sus medias verdades o sus mentiras completas para hacerlas circular, que a le gente le gustaban y parecía dispuesta a admitirlas con naturalidad, de modo que pagaba por ellas lo mismo que por que le leyeran las líneas de la mano.


Poniendo de relieve el autor que los ciudadanos, entonces como ahora, prefieren la imaginación a la verdad a fin de que ésta no les disturbe demasiado; así como también los gobiernos descubrieron  la utilidad propagandística de las gacetas, de modo que reyes y notables se dedicaron a prestigiarlas, otorgándosele a determinados súbditos el privilegio de su publicación e institucionalizando su función. La palabra «gaceta» se santificó y universalizó, dejando de denominar una moneda para dar nombre a los periódicos impresos, aunque el proceso no fue lo bastante intenso como para evitar que todavía llamemos gacetilleros a aquellos periodistas irrelevantes, superficiales o que realizan su trabajo sin rigor informativo.


A partir de tal origen y tras recoger paso a paso la evolución de los medios de comunicación, la tecnología de soporte y la conducta de los hombres y mujeres que hacen posible el fenómeno de la comunicación de masas, Juan Luís Cebrán concluye que la profesión periodística tiene a la vez un origen canalla y un pedigrí regio, características que la han acompañado durante toda su historia. Reporteros y columnistas no cesan de reclamar su pertenencia al pueblo llano, pero al tiempo luchan denodadamente por participar de la riqueza, los placeres y dignidades de la corte. Habitantes permanentes de palacio, en sus corredores tendemos a ser considerados unos intrusos tan necesarios como incómodos, sobre todo desde que los reyes y la nobleza se eligen mediante el sufragio. Basamos nuestra fuerza en un curioso y no reconocido ejercicio de populismo que nada tiene que aprender de las mañas y trucos de los gazzettanti venecianos o de los criadores de aquellos canards parisinos, auténticos gansos que inundaban con sus graznidos los arrabales del burgo.


Al celebrarse en nuestro país un homenaje anual más a la conquista social de la libertad de expresión, derecho que atañe a todos los seres humanos pero que gobiernos, medios de comunicación y periodistas en general  celebran como de su exclusivo interés y beneficio como “Día de la Libertad de Prensa”, valga recurrir a José Luís Cebrián para,  a partir de “El Pianista del Burdel”, reflexionar sobre el presente y futuro del quehacer periodístico en la transición a la sociedad del conocimiento. Con la irrupción de la internet y las tecnologías multimedia de la denominada Web 2.0, los conceptos de comunicación e información se revolucionan y,  con ello, los paradigmas éticos del papel social y político del periodista en la aldea global.


Parece que ya nada es igual al pasado gracias al impetuoso avance de la ciencia y de la técnica y, sin embargo,  el desarrollo desigual pero combinado de la historia nos dice lo contrario. Paradójicamente el uso actual de los más ambiciosos adelantos de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación no se corresponde con el avance de una sociedad que pareciera estar anclada al pasado. La Red de Redes, por donde se le quiera ver, recrea en el presente, entre otras cosas, el origen del periodismo, reproduciendo las mismas motivaciones y paradigmas que animaran a los gazzettanti venecianos o los canard parisinos,  haciendo del  arte de embaucar y manipular instrumento de dominación de masas al servicio del poder. El sistema dominante así lo quiere, así lo necesita,  y así lo determina.


Con la salvedad de que, como consecuencia de esa misma ley histórica, la misma tecnología creada para ejercer dominio sobre las clases subordinadas, en manos del hombre común es también herramienta de liberación. Subordinados por siempre a procesos tecnológicos que no controlan y víctimas de la enajenación a que les sujeta una cultura que les es impuesta a través de la información y la desinformación desde las altas esferas del poder, hombres y mujeres  rescatan su palabra, apropiándose de la herramienta de dominación. Toman en sus manos, aún sin comprenderlas a cabalidad, nuevas tecnologías informáticas, nuevas herramientas, hoy al alcance de todos, generando el fenómeno comunicacional de la interrelación global, recíproca, horizontal,  entre pares que son al mismo tiempo emisores que receptores del mensaje,  sin necesidad de intermediarios. Posibilitándose la transición del ser humano de simple objeto a sujeto de su propia historia, dando lugar al periodismo ciudadano.


Así, en este marco, lo que hoy se conoce y se celebra como libertad de expresión, ejercitada por una minoría privilegiada, cobra su verdadero sentido como un derecho universal al alcance de todos. Ejercerlo a plenitud sin más cortapisas que el propio compromiso ético, moral y político de cada quien  con los otros, más que motivo de celebración es asignatura pendiente en el largo camino de la construcción de la democracia y el bien común.


El capítulo que nos adelanta el rotativo español, invita a leer con avidez “El Pianista del Burdel” de Juan Luís Cebrián.


pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Abril 7, 2009…12:43 PM


Beatriz López Leyva trabajaba en su computadora cuando el asesino ingreso por la fuerza a su hogar para luego dispararle, provocándole una muerte inmediata. Su hija de 13 años dormía en su recámara mientras esto sucedía.

¿Acaso esto lo debemos tomar como una amenaza directa al movimiento de Resistencia Civil Pacífica?


Beatriz López Leyva, mujer, madre, representante del Gobierno Legítimo en Oaxaca que encabeza Andrés Manuel López Obrador, también colaboradora del Senador Gabino Cué Monteagudo (quién esta dándole seguimiento puntual a este crimen mediante la petición de la intervención de la PGR al desconfiar de la Procuraduría de Justicia de Oaxaca), sufrió en su persona las consecuencias de denunciar en un estado donde la ley es una mercancía más que se compra y se vende.


Beatriz López Leyva se oponía a la construcción de gasolineras en predios agrícolas en el municipio de San Pedro Jicayán, construcción que el alcalde priísta Leonardo Silva ya había permitido. López Leyva participaba activamente con grupos de ciudadanos que están en contra de obras de este tipo.


Todo parece indicar un asesinato por motivos políticos, planeado y ejecutado por caciques de la región que vieron afectados sus intereses a manos de ciudadanos críticos, responsables y libres de conciencia. Para esclarecer este crimen Ulises Ruíz no llamará por la presencia de marinos ni el ejército, ni nadie del Consejo Coordinador Empresarial organizará una marcha, con atuendos blancos y veladoras, para mostrar indignación por tan deleznable asesinato. Felipe Calderón no dirá una palabra que refleje empatía por el dolor causado a la familia ni declarará enemigos a los asesinos de Beatriz López Leyva, ya que al final, personas como López Leyva son las que alguna vez declaro como «peligro para México».

¿Acaso esto lo debemos tomar como una amenaza directa al movimiento de Resistencia Civil Pacífica?


En Words In Resistance lamentamos profundamente la pérdida y el dolor de la familia de Beatriz López Leyva, así como el dolor y la pena de la familia renegada de todo el país al haber perdido a tan digna compañera.

Words In Resistance

En Perspectiva

J. Enrique Olivera Arce


El Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo aportó, entre otros valores, la relevancia de la comunicación horizontal ciudadana en la transmisión y recepción de mensajes de interés común. Derivándose de ello expresiones incipientes de periodismo ciudadano «on line» y el surgimiento del medio impreso «El Sendero del Peje» (SDP) que, aunque aún limitado en sus contenidos, tiene ya una amplia cobertura en la Ciudad de México y su conurbación con entidades vecinas, así como en la ciudad de Guadalajara siendo alimentado por cientos de corresponsales. Confirmándose en los hechos la importancia social de «radio bemba», cuando esta se sustenta en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Texto imágenes y mensajes de voz se reproducen y multiplican a una velocidad asombrosa.


En ello se ha sustentado la estrategia comunicacional del movimiento lopezobradorista, tanto para evadir el «cerco informativo» impuesto por los medios de comunicación formales, como para potenciar la capacidad de convocatoria. Las reiteradas concentraciones masivas en el zócalo de la Ciudad de México, convocadas por Andrés Manuel López Obrador,  no hubieran sido posibles sin la participación de miles de jóvenes organizados en redes en diversas entidades del país,  multiplicando el mensaje inicial vía teléfono celular e  internet.


La importancia de la comunicación horizontal en la política, se ha visto validada, a su vez, por su intensa práctica y resultados positivos a lo largo de la campaña electoral del hoy presidente Barack Obama. Oficializándose ya a nivel mundial como una herramienta social útil de primer orden, tanto  en movimientos sociales y políticos como en el ejercicio del periodismo ciudadano que tiende a imponerse por sobre otras expresiones de comunicación tradicionalmente verticales, la mayor de las veces ajenas a los intereses sensibles de las mayorías y controladas por los poderes fácticos.


De ahí que estén surgiendo voces al interior del Instituto Federal Electoral que proponen sean aplicados mecanismos de control, tendientes a limitar el proselitismo político electoral en la internet, apoyándose en la legislación vigente. Tarea nada fácil,  en tanto que hasta ahora el ciberespacio a nivel planetario es de todos y es de nadie. Siendo prácticamente imposible fincar responsabilidades tanto a funcionarios que se promocionen con fines electorales utilizando recursos públicos, como al candidato o al partido «x», por publicaciones propagandísticas  en red. Para bien o para mal, el difuso origen del mensaje, muchas de las veces anónimo, está fuera de control. A más de que sería casi imposible el mantener un monitoreo estrecho de la cantidad, frecuencia y costo de lo que abiertamente circula en la red de redes, por lo que no sería nada extraño el que, a lo largo de los próximos procesos electorales en México,  la internet  y sus diversas herramientas y aplicaciones multimedia afines, estén llamadas a jugar un papel de primer orden.


En un país de jóvenes, son estos quienes hacen acompañar sus expectativas de inclusión en la participación, conducción,  y toma de decisiones de la vida política y social de la nación, con el dominio de las nuevas herramientas que ofrece la comunicación en red, por lo que no es difícil imaginarse lo que el futuro depara. El análisis de las recientes protestas juveniles en Grecia, da cuenta de la importancia que cobrara el uso de la telefonía celular, así como el correo electrónico y los blogs o bitácoras en internet, para convocar y movilizar a miles de estudiantes.


Sin pretender minimizar el papel de la prensa escrita y el poder manipulador de la televisión en la comunicación de masas, se podría afirmar que en México está inscrita ya la comunicación horizontal, recíproca y masiva entre emisores-receptores-emisores,  del mensaje. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC´s) irrumpen así en la búsqueda de la democratización del país. Sean bienvenidas.


pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

A %d blogueros les gusta esto: