Salte la navegación

Tag Archives: Alcaldía de Xalapa

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce 

Entre tanta simulación, engaño y descaro, ya no sabe uno si lo declarado por políticos y servidores públicos en su cotidiano bombardeo mediático de imagen personal, es broma o persistencia en considerar a los receptores del mensaje como colectivo de estúpidos.

Crónica del Poder, portal digital veracruzano, publica uno más de estos petardos mediáticos bajo el título “Xalapa será modelo en la reconstrucción del tejido social: Cristchfield Hernández”. En el cuerpo de la nota se despliega el absurdo, destacándose que nuestra ciudad capital servirá de ejemplo para replicar las Jornadas de Justicia Alternativa a los 212 consejos municipales de seguridad pública como un modelo que promueve la reconstrucción del tejido social.

Si la nota formara parte del clásico “Alicia en el País de las maravillas”, no habría purrum; para los lectores amantes del surrealismo no sería motivo de asombro, estaría dentro del contexto de la obra de Lewis Carroll. Pero, no, gobierno estatal y Ayuntamiento xalapeño lo insertan como un hecho real incidiendo en la penosa realidad de Xalapa.

El universo objetivo del modelo por aplicar se refiere a 10 colonias de los varios cientos que conforman el escenario de exclusión, pobreza, desigualdad social y económica y altos índices de abandono e inseguridad de una ciudad perdida como Xalapa. A estas 10 colonias se enfocan programas asistencialistas con carácter más de corte electorero que de búsqueda real de resolver rezagos e insuficiencias, soslayándose el hecho inobjetable de que el deterioro social no es privativo únicamente de las colonias más jodidas entre las jodidas, sino de la sociedad entera. Al igual que dicho deterioro es consecuencia histórica de políticas públicas erráticas, erróneas y sin respaldo democrático de las mayorías y no necesariamente, referidas a la problemática de seguridad pública que aqueja a toda la ciudad.

El deterioro del tejido social en nuestra ciudad capital, así como en todo el territorio estatal y nacional tiene un origen, desenvolvimiento y consecuencias multifactoriales que necesariamente deben ubicarse tanto en la esfera económica como en las políticas de exclusión, clientelismo electoral y supresión de derechos políticos y sociales que dan marco a un caldo de cultivo del que devienen conductas antisociales. Pretender que el problema del deterioro del tejido social se resuelve con el fortalecimiento de la seguridad pública basado en una simulada participación ciudadana, honestamente equivale a orinarse fuera del tiesto.

Más, si tal deterioro es percibido y ubicado en los terrenos de la población económica y socialmente más vulnerable, cuando para todo mundo está claro que dicho deterioro permea de arriba hacia abajo conforme la corrupción e impunidad entre las élites priva a la población subordinada lo mismo de bienes básicos para la supervivencia que de expectativas de vida digna. Si hubiera una real intención de promover el rescate del tejido social, se empezaría de arriba hacia abajo en la pirámide social, más no es así, todo es simulación en época electoral y complicidad del alcalde Américo Zúñiga, más preocupado por mantener una costosa política de proyección mediática de su imagen que en atacar de fondo la problemática que mantiene a la capital veracruzana en el ostracismo y abandono.

Y ya que se toca el tema del deterioro del tejido social en Xalapa, vale señalar que la autoritaria y absurda medida del Ayuntamiento de “actualizar” el catastro predial de los bienes inmuebles en el municipio, fijando unilateralmente y sin consulta previa a los interesados un valor nominal que no se corresponde con el abandono en que se tiene a la capital veracruzana, ha generado no sólo irritación en los afectados, también daños patrimoniales lesionando la economía de los xalapeños. Lo mismo podría decirse del incremento en el pago del servicio de “agua potable”, saneamiento y alcantarillado en cientos de colonias en las que el servicio prestado es deficiente o inexistente. Estos abusos no se resuelven con “Jornadas de Justicia alternativa” en comunidades en la que precisamente la justicia social está ausente y sí, exhiben el afán desmedido de cargar sobre las espaldas de la población el costo de la ineficiencia, corrupción y quebranto financiero de la administración pública municipal. Fenómeno que se hace extensivo a todos los municipios veracruzanos.

Sirvan estos comentarios para ilustrar el por qué en la capital veracruzana electoralmente el PRI ha perdido presencia y posibilidades de triunfo ante la proximidad de los comicios intermedios federales de junio próximo, obligándose este partido político al reciclaje de personaje así como de vetustas y corruptas y amañadas prácticas antidemocráticas para mantenerse en el poder, como ya se observa en las colonias periféricas y no precisamente únicamente en las 10 en las que se dice se reconstruirá un tejido social en franco deterioro.

Hojas que se lleva el viento

Irrelevante la visita presidencial a San Andrés Tuxtla, Veracruz. Discursos anodinos y parafernalia electorera priísta con el clásico acarreo y entrega de “apoyos”, porra y matraca, no fueron suficientes para desvanecer en la percepción colectiva los oscuros nubarrones que ensombrecen el horizonte mediato para una entidad federativa empobrecida con un gobierno fallido. “Veracruz próspero sin hambre” a dos años de gobierno del Sr. Peña y cuatro del Sr. Dr. Duarte de Ochoa, fue la puntilla.

-ooo-

Uno de los pocos lectores de quien esto escribe, enardecido comenta que exagero en mis maquinazos al colocar a toda la llamada clase política en el mismo canasto de la corrupción e impunidad, ya que México y Veracruz cuentan con políticos honorables y comprometidos con las mejores causas de la sociedad. Cuestión de enfoques, efectivamente no todos los políticos traen al cuello la etiqueta de corruptos impunes, empero las contadas y honorables excepciones confirman la regla, sin olvidar que tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata, bien por comisión o por omisión, puesto que el silencio cómplice o el importamadrismo dejando hacer, dejando pasar para no hacer olas y perder posición y estatus, también es manifestación de corrupción.- Xalapa, Ver., febrero 18 de 2015.

pulsocritico@gmail.com
http://pulsocritico.com
https://pulsocritico.wordpress.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

“… Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez…” (Galeano 1971, Las venas abiertas de América latina)

Para los ciudadanos de a pie dos cosas deberían quedarnos claro: ni las presuntas reformas estructurales de Peña Nieto van por sí mismas a generar crecimiento, desarrollo, estabilidad, justicia social y fortalecimiento de la democracia, como tampoco las estadísticas sobre el comportamiento aleatorio y coyuntural de la economía, reflejan fielmente la profundidad tanto de una realidad adversa a la mayoría de los mexicanos como de la percepción que de esta anida en el imaginario colectivo.

En el papel se pueden asentar muchas cosas. Las palabras y los números son unos y los hechos, resultados concretos pie a tierra, son algo muy distinto cuando de evaluar el desempeño de un país se trata.

Luego es de considerarse que no podemos confiar ni en los desplantes triunfalistas del Secretario de hacienda, el coro oficialista y la partidocracia que ha sentado sus reales en el Congreso de la Unión, ni en los números duros asentados en estadísticas oficiales, fruto de muestreos aleatorios, por muy profesionales que sean estos, cuando la terca realidad se impone por sobre la relatividad de lo que se dice y lo que no se dice.

De lo que seguramente si podemos estar ciertos, es que pese a la palabra fácil y el juego de números oficiales, ante la opacidad y desinformación respecto al desempeño real de la economía y lo que socialmente a ello concierne, cada quien habla según le va en la feria. De ahí que se observen serias contradicciones entre lo que declaran Peña, Videgaray, Cartens y el INEGI y no quedándose atrás lo que la partidocracia en lo general y en lo particular asegura tras haber aprobado –de espaldas a sus presuntos representados- reformas constitucionales que no aterrizan.

Y lo más significativo, lo que declaran actores económicos y organizaciones sociales en este escenario de contradicciones e incertidumbre, en lo que a su particular entender les afecta o beneficia en el entorno de una economía a todas luces precaria navegando en las turbulentas aguas de lo incierto.

Torre de Babel

Todos hablan desde el balcón cupular y, como en una Torre de Babel, nadie se entiende ni todos entienden en dónde estamos y por cual derrotero camina México. Pasándose por alto realidades concretas reflejadas en sus propios números, como el hecho de que en un mercado interno deprimido la fábrica nacional opera al 40% de su capacidad instalada (Canacintra / Diario Mx 22/05/2014), no obstante contar el país con cerca de 120 millones de consumidores potenciales. Realidad real o virtualmente simulada que en detrimento del empleo, salarios remunerativos, bienestar familiar y captación fiscal suficiente para atender la demanda creciente de obras y servicios públicos, pesa más en el imaginario popular que los dimes y diretes en relación al comportamiento de un Producto Interno Bruto Nacional que muy lejos está de reflejar desigualdad, ingreso y pobreza en la base de la sociedad mexicana.

Pie a tierra, más allá del discurso y las estadísticas, no se sabe a ciencia cierta de que se habla en las altas esferas del poder. Lo que sí se sabe es que no hay empleo y, cuando lo hay, el salario no alcanza para satisfacer necesidades básicas de supervivencia, reproducción y calificación de la fuerza laboral que el país requiere para crecer con índices aceptables de productividad.

Varias decenas de millones de mexicanos en su bolsillo y en su cotidiana penuria, miden, evalúan y sacan conclusiones: algo anda mal y no precisamente el volátil y contradictorio juego de palabras y de números que anima el desgarre de vestiduras en la cúpula; el país se hunde y no hay respuesta válida para remediarlo cuando corrupción y saqueo validados por un desquebrajado estado de derecho, tocan ya a la puerta de la economía familiar.

En la aldea

Y en este orden de ideas, en nuestra “próspera” aldea resulta hasta cómico escuchar el diálogo que auspiciara la Asociación Civil “Otero Ciudadano” el pasado miércoles 21 de los corrientes entre el alcalde de la capital veracruzana y actores destacados de la política, la prensa, los negocios y la academia.

Todos hablan, cada quien contemplándose su propio ombligo, atendiendo a sus particulares intereses e ignorando lo que Xalapa espera de sus propios habitantes y lo que estos esperan de su ciudad capital. El problema toral del Municipio fue evadido, “la gallina de los huevos de oro” se extingue en medio de un mercado interno regional deprimido; desigualdad y pobreza en galopante ascenso, así como un paupérrimo e injusto ingreso de la mayoría de las familias no auguran nada bueno para la capital veracruzana.

Este problema toral no se resuelve con florilegio verbal, inversión pública focalizada asistencial y clientelar, cemento hidráulico, funiculares y jardines floridos, Xalapa requiere de inversión productiva, fuentes de trabajo, empleo y una política salarial generalizada que asegure ingreso familiar digno y capacidad real de compra que estimule consumo, producción y reinversión. Todo lo demás viene por añadidura.

Para el alcalde Américo Zúñiga y para sus interlocutores, el tema de pobreza y desigualdad es tabú. Causalidad y consecuencias se ignoran olímpicamente. El diálogo transita por los caminos trillados de lo reiterativo y anecdótico; la prioridad hoy es sacar al buey de la barranca ofreciendo un ambiente urbano decoroso a los asistentes a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, compromiso gubernamental y no de los veracruzanos, pero con expectativas de protagonismo político y buenos negocios para unos cuantos.

La frase de moda, “pacto de participación ciudadana” y en torno a ella se teje y se desteje, mientras en Xalapa, cuatro ciudades en una, por inanición agoniza “la gallina de los huevos de oro” ante la indiferencia de sociedad y autoridades.

Hojas que se lleva el viento

Para Ripley. El alcalde de Xalapa cacarea su plan municipal de desarrollo para el cuatrienio y al mismo tiempo se felicita por el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo BID) para elaborar un diagnóstico preciso del municipio que gobierna. Interesante, primero se formula por encargo y valida por el Congreso local un costoso mamotreto denominado plan municipal y, a posteriori el diagnóstico que debería sustentarle. En mi pueblo a eso le llaman tirar el dinero a la basura. La metodología del BID para la planeación regional le llama improvisación y, para no quedarme atrás, yo le llamo simulación consentida con pinceladas de deshonestidad intelectual. En esas andamos.

-ooo-

La revolucionaria tendencia en el mundo globalizado de la substitución paulatina pero firme del periodismo impreso por el digital, no ha sido ignorada en Veracruz. La información difundida en tiempo real ha tenido acogida en nuestra aldea lo mismo entre emisores que entre receptores del mensaje; trátese lo mismo de periodismo profesional, que del ciudadano que hace suyo el ejercicio de un derecho democratizador como el de la libertad de expresión, que antes de la socialización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC´s) y la masificación del acceso a la Internet le fuera restringido.

Enmarcado en este innovador escenario, Alfredo Hákim Simón, Salvador Santoyo Ramírez (QEPD) y Emilio Cárdenas Escobosa, con entusiasmo y visión de futuro se sumaron a la tarea de contribuir a dar presencia en el mundo a la vida cotidiana de un Veracruz que pese a todo, con tropiezos y sobresaltos está de pie gracias a sus hombres y mujeres que con imaginación, voluntad y tesón productivo mantienen viva la llama de la esperanza. “Crónica del Poder”, fruto de esta iniciativa empresarial, cumple el próximo domingo primero de junio seis años de incursionar en la Red de Redes, destacando como un medio de comunicación plural, atractivo y de alto impacto. Desde estas líneas va nuestro reconocimiento solidario y sincera felicitación a sus hacedores.

 pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Loable la intención del alcalde y bienvenido el apoyo del BID al Ayuntamiento xalapeño a través de expertos de la empresa “Gehl Architects”, consultora urbanística con sede en Copenhague, Dinamarca. Ojalá y esta asesoría profesional de primer nivel pudiera rendir los frutos esperados.

Sin embargo, en mi modesta opinión cabe comentar que está probado que la problemática situación por la que atraviesa la ya caótica Xalapa exige respuestas que lejos están de ser de orden técnico. Adicionalmente, la receta esperada debería hacerse acompañar del trapito, ya que el Ayuntamiento ni tiene dinero ni capacidad para un mayor endeudamiento que se pudiera destinar al rescate integral de la capital veracruzana.

El bucólico pasado de una ciudad provinciana en la que sus habitantes se esmeraban por hacer de ésta un lugar digno para vivir, trabajar, emprender negocios prósperos y educar a los hijos en un clima de tranquilidad, arte y cultura con un alto sentido de civilidad y sana convivencia, quedó atrás; cediéndole el paso a un crecimiento atropellado y anárquico del que se derivan carencias de servicios básicos y respeto al medio ambiente así como pérdida de identidad, cincelados esto por una absurda competencia entre un falso concepto de modernidad y necesidades económicas insatisfechas por falta de emprendimiento productivo para la creación de fuentes permanentes de trabajo y generación de empleos dignos y remunerativos.

Transcurrir de una ciudad capital que no fue circunstancial. Lustros de corrupción, indiferencia, apatía, abandono y ausencia de visión de futuro de autoridades estatales y municipales, así como el flujo migratorio del campo a la ciudad ante el desmantelamiento de la agricultura de subsistencia en la región, al que se sumara el que diera lugar el Sismo de 1985 en la ciudad de México, propiciaron una problemática urbana que hoy por hoy tiene tintes de insoluble y que atañe ya no sólo al municipio de Xalapa.

Fenómeno este último al que no han sido ajenos los partidos políticos que avidos de clientela electoral, auspiciaran “paracaidismo” y creación de decenas de humildes colonias irregulares en cerros, colinas y barrancas, rebasando tanto la capacidad de dotación de servicios públicos del Ayuntamiento como de un ordenamiento territorial del municipio y de la ciudad capital, que resultara racionalmente acorde con criterios técnico-urbanísticos que contemplaran, lo mismo multiculturalidad y desigualdad social y económica, que usos y costumbres en la pluralidad de una población que ocupando espacios comunes, entremezcla a la sociedad xalapeña tradicional con decenas de miles de recién avecindados.

Tal desborde de capacidades y de aprovechamiento racional del espacio, ha dado lugar a una conurbación directa e indirecta en la que la ya grave situación del municipio se hace extensiva tanto a la región en su conjunto como a los municipios vecinos, cuyas autoridades edilicias se ven incapacitadas para afrontar el caos generalizado.

La ausencia de una planeación regional y conflicto de intereses entre poderes municipales superpuestos, cobra hoy una factura que nadie está dispuesto a pagar; antes al contrario, ante la limitación de la extensión territorial y ausencia de visión integral de la problemática que acusa la conurbación, se dan tanto conflictos limítrofes como el fenómeno de la privatización del espacio público tanto en el centro histórico como en la periferia, en detrimento de cohesión comunitaria y sentido de identidad.

A esto, entre otras cosas de igual o mayor complejidad, se enfrenta Américo Zúñiga, alcalde novel que de buenas intenciones ha creado su propio laberinto; dependiente y disciplinado políticamente del titular del ejecutivo estatal y de su partido, presionado por el clientelismo partidista, sin recursos presupuestales y enfrentando a un entorno económico sustentado en la informalidad, da palos de ciego improvisando y tratando de encontrar una salida que él mismo ante la falta de congruencia entre el discurso y los hechos, va cerrando.

La solución -si es que la hay-, a la problemática de nuestra ciudad, juzgo que por ahora no es de orden técnico, requiriéndose a mi juicio de honestidad y voluntad política de las autoridades, participación responsable de la población, así como una radical ausencia de injerencia clientelar de partidos políticos que haciendo labor de proselitismo entre los que menos tienen, más que sumar y construir ciudadanía dividen y confrontan a la población con falsas expectativas de solución. Y peor aún, pretendiendo tapar el sol con un dedo vendiendo la idea, como es el caso del PRI, de que la belleza incomparable de nuestra ciudad capital basta por sí misma para superar la cotidianeidad del abandono y el atraso.

Sin esto último, pueden asesorar al Ayuntamiento los mejores urbanistas del mundo, sin que cambien las cosas, antes al contrario, complicarse aún más en el propósito de aplicar recetas extra lógicas y euro centristas a un problema que, al paso del tiempo, ha conformado ya una idiosincrasia colectiva propia y muy arraigada dentro de la que se inscribe de manera dispersa lo que contemplan y esperan los xalapeños en materia de desarrollo urbano.

Si los xalapeños no somos conscientes de lo que somos y donde estamos parados, cuantimás expertos extranjeros que llegan, ven, pontifican y recetando a un desconocido, cobran y se van.

Hojas que se lleva el viento

Si fuera Pinocho, el senador José Yunes Zorrilla se pisaría la nariz. En Papantla aseguró que: “Con respecto a las reformas estructurales llevadas a cabo recientemente a partir de este momento se comenzarán a ver los beneficios y las bondades de éstas, especialmente en los bolsillos de los que menos tienen…” Sin mayores comentarios.

-ooo-

La coordinación de Comunicación Social del gobierno estatal está haciendo bien su trabajo. El número de apologistas de la prosperidad aumenta y, por lo consiguiente, también la crítica independiente. Vamos bien, se está logrando un sano equilibrio.

-ooo-

Periodismo veracruzano pierde dos estimados comunicadores. Mario Ugalde Fuentes, quien se desempeñara como jefe de Redacción del diario Marcha, de Xalapa, falleció el pasado jueves en esta capital, en tanto que Alfredo Valenzuela Calderón, director fundador de la revista “Fundamentos”, un día después sufrió un accidente carretero en el que perdió la vida. A sus apreciables familias, al gremio de tundeteclas en Veracruz y a al amplio círculo de amistades que cultivaran a lo largo de su desempeño profesional nuestras sinceras condolencias por tan sensibles pérdidas. Descansen en paz.

pulsocritico@gmail.com
http://pulsocritico.com
http://pulsocritico.worpress.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Tratando de encontrarle la cuadratura al círculo, los que gustan de amanecer más temprano están ya dale que dale con sus especulaciones, nada gratuitas, sobre el sucesor de la alcaldesa xalapeña. Se barajan nombres, currícula y apadrinamiento de los posibles, pero, hasta ahora, nadie entre los escribidores se toma el cuidado de emparejar un diagnóstico serio y a fondo de la problemática de la capital veracruzana con capacidad, experiencia y conocimiento de los personajes enlistados.  

El que pega primero lleva la mano, con este criterio el refuego mediático se encarga de cernir el puñado de aspirantes, elevando a unos y descalificando a otros, sin tomar en cuenta que la solución para el rescate de Xalapa no está en la política electoral ni mucho menos en la persona que pudiéramos señalar como de nuestra preferencia. El problema es de todos y en tal razón, la solución habría que buscarla en la participación activa de los xalapeños con vías a encontrar los mejores caminos para salir del atraso económico,  amodorramiento social y pobreza cívica que hoy padece la otrora “Atenas Veracruzana”. 

Lo curioso del caso es la partidización de los listados. La mayoría de los mediáticamente posibles  aspirantes, son de extracción priísta o patean en igual dirección. Minimizándose las posibilidades de quienes desde otros partidos legítimamente y con todo derecho desean ser tomados en cuenta para la sucesión. Así son las cosas en una entidad federativa en la que el pesebre y la pastura están en manos del tricolor. Ignorándose o pretendiendo ignorarse, que Xalapa ya no es más botín electoral priísta.  

El voto xalapeño es plural, volátil y respondón ante lo que califica como un bueno o mal gobierno de la cabecera municipal y, por lo mostrado hasta hoy por la alcaldesa Elizabeth Morales, no es de dudarse que el sufragio será de castigo para el partido del gobernador y para el candidato que éste postule. 

Pero eso es tema para la grilla. Lo relevante es que por lo que se alcanza a vislumbrar, no hay respuesta viable a la problemática de Xalapa. El debate, raquítico por cierto, se concentra en aspectos como seguridad, crecimiento urbano, manejo de deshechos, vialidad, transporte público, y el inacabable problema de los baches que se enseñorean por todo el municipio. Nada que apunte a los temas de desigualdad, pobreza, desempleo, salud y calidad de vida de los xalapeños. 

Para los aspectos primeramente señalados, no hay solución viable en tanto no se interrelacionen y retroalimenten con los temas mencionados en segundo término. Un municipio en el que la mayoría de sus habitantes se encuentra rasguñando condiciones de pobreza o pobreza extrema, con altos índices de economía informal, desempleo, bajos salarios y carencia de vivienda digna, la jerarquización de prioridades es diferenciada y evidentemente inequitativa. No podemos hablar de modernización de la infraestructura y servicios urbanos sin poner en primer plano las condiciones de desigualdad económica y social entre asentamientos residenciales y colonias colgadas de los cerros. O privilegiar la fluidez de las vialidades a favor del automovilista, ignorando el viacrucis cotidiano del xalapeño de a pie. De ahí que nos conformemos con un alcalde o alcaldesa que a juicio de la ciudadanía robe menos que el antecesor. 

Yo me permito insistir en que para la ciudad capital y su conurbación, la prioridad es construir ciudadanía. Sin ciudadanos responsables y participativos que se hagan cargo de marcar rumbo y destino a las autoridades edilicias; todo lo que verticalmente desde arriba recibamos será mediocre, asistencialista y ajeno a las soluciones que todos deseamos para una capital estatal que, en el concierto nacional, figura como una de las de mayor atraso relativo. ¿O a la vanguardia del abandono y subdesarrollo, como hoy está de moda afirmar? 

Hojas que se lleva el viento 

Mal inicio para La ley laboral “Calderón-Peña”. Parche a modo a la legislación vigente y no reforma estructural, regresivo, absurdo, ajeno a la realidad de un país con más de 50 millones de pobres, alta concentración del ingreso y una marcada desigualdad lo mismo entre trabajadores que entre patronos. Lo que el canal del Congreso ha permitido observar no deja lugar a dudas, imposición y autoritarismo en la Comisión dictaminadora de la Cámara de diputados y una más que anunciada aprobación fast track en el pleno previamente pactada en lo oscurito entre las cúpulas del PRIAN. Más de lo mismo, atole con el dedo bajo el pretexto de que la nueva normatividad laboral favorecerá inversión, empleo, productividad y competividad con justicia social. No hay peor ciego que el que no quiere ver, la flexibilidad laboral se impuso en Europa y ello no impidió la crisis económico financiera que acabó con la sociedad del bienestar. Cd. Caucel, Yuc., septiembre 26 de 2012

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

 

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Nada es verdad, nada es mentira, todo, medias verdades y medias mentiras es lo que es dable observar en torno a los reclamos  de los empresarios veracruzanos por la falta de pago en adeudos contraidos por el gobierno estatal.  Constructores y proveedores por obras y servicios prestados, salvo honrosas excepciones atrapados entre la espada y la pared se olvidan del respeto debido a la regla de oro de la corrupción gubernamental.

A los reclamos de unos, otros, cubiertos por la misma cobija, desde la Secretaría de Planeación y Finanzas, contestan que a todos se les va a pagar cuando las arcas públicas, ahora desfondadas, tengan un respiro por ahí de la segunda quincena de noviembre.

En el inter, tienen lugar intensa negociación entre empresarios, coyotes y servidores públicos para definir el orden de prioridad en la lista de pagos programados. Según ha trascendido de buena fuente, en muchos casos se está condicionando el pago a la cesión de un “diezmo” extra, adicional al ya cubierto en el momento de contratar, que fluctúa entre un 30 y hasta un 40 por ciento del monto de lo adeudado por el gobierno estatal. Extra que no se sabe si se destinará a las campañas políticas del 2012, o al bolsillo personal de uno o más vivales en Sefiplan.

Rascándole un poco al asunto, escuchando por aquí y por allá, se afirma que efectivamente el adeudo existe y Finanzas está comprometida al pago, hablándose de algo así como 17 mil millones de pesos. Pero también se dice que entre los acreedores ni están todos los que son ni son todos los que están en la lista de marras y, por tanto, lo más seguro es que el gobierno estatal no pague a todos los reclamantes como han declarado el Secretario de Finanzas y el Contralor general de la administración pública veracruzana.

No, no se trata de venganzas políticas como podría suponerse. El hecho concreto es que entre los reclamantes figuran no pocos que actuaran como juez y parte, al ser constructores o prestadores de servicio y al mismo tiempo servidores públicos, en un claro conflicto de intereses, o bien, prestanombres de poderosos funcionarios de la anterior administración. Dándose el caso, incluso, de que varios ahora reclamantes ni licitaran ni les fuera otorgada formalmente y por escrito una asignación directa de obra o servicio, pero sí el anticipo; otros no cumplieron a cabalidad con lo contratado, así como los que no tienen manera de comprobar haber prestado un servicio o ejecutado una obra pública y que, sin embargo, figuran como acreedores en los registros de la Sefiplan, según afirma nuestra fuente.

También de buena fuente ha trascendido que la Contraloría gubernamental se ha avocado a espulgar a conciencia todos y cada uno de los pagos reclamados, encontrándose con no pocas sorpresas que quizá nunca lleguen a la opinión pública pero que dan pie para que conjuntamente con Sefiplan, se rasure la lista definitiva y se reduzca substancialmente el monto a cubrir.

La verdad de a kilo, es el hecho de que en materia de obras y servicios prestados al gobierno, la corrupción y la impunidad es la constante. ¿O alguien se atrevería a negarlo, corriendo el riesgo de morderse la lengua?

Es público y sabido que todo contrato conlleva el “diezmo”, sea este del 10, del 20 o del 30 por ciento del valor de lo contratado, lo mismo en el gobierno estatal que en no pocos Ayuntamientos, entre ellos el de Xalapa.

Sobran los empresarios o pseudo empresarios que manifiestan su malestar por tal práctica y, sin embargo, acceden porque no hay de otra. O hacen voluntariamente a fuerza su aportación o son borrados del padrón de constructores y proveedores. Por lo que no es de extrañarse entonces que a regañadientes algunos acepten cubrir el “extra” para obtener dinero líquido, pagar sus deudas y esperar mejores tiempos a lo largo del sexenio para seguir pegados a la ubre gubernamental.

Una mano lava a la otra, en un cuento de nunca acabar. Luego no hay que irse con la finta considerando con el mismo rasero a todo constructor o proveedor como honesta víctima de la pésima administración del gobierno fidelista, o de la incapacidad de la actual para solventar compromisos heredados. La corrupción está de ambos lados del mostrador, administrándose mediante valores entendidos. Según el sapo es la pedrada, en perjuicio, sí del erario público al que aportamos todos los contribuyentes.

Bien entonces por la Contraloría a cargo del contador Iván López cumpliendo la instrucción del gobernador pero, en justicia, también se debe espulgar a todos y cada unos de los que intervinieron o intervienen por parte de la administración pública veracruzana en el cochupo. O todos parejos o todos rabones para poder entonces  hablar de un aire fresco de honestidad y transparencia.

Tepalcates

Elizabeth Morales, Xalapa

Trasciende más allá de nuestra prospera aldea que la alcaldesa de Xalapa ya dio luces de querer arreglar su mal gobierno, destituyendo a su secretaria particular Shariffe Osman Flores, pero quedándose corta al cubrir su salida, consiguiendo que fuera designada Secretaria Adjunta del PRI en Veracruz, para posteriormente promoverla como diputada federal. Esto a decir del diario La Verdad de Quintana Roo, en un amplio artículo bajo el título: Mares de corrupción inundan Veracruz, que tiene que ver con acusaciones serias de malos manejos administrativos que se realizan con dinero público.

Destacándose que “… Shariffe Osman intervino en la designación de su cuñada Dari Isabel López Andrade, como Directora de Turismo Municipal, a pesar de no contar con el perfil apropiado ni con experiencia para desempeñar ese cargo. Igualmente logró la designación de su amiga Flor de María Ruíz Haddad como Directora Jurídica del Ayuntamiento, a pesar de carecer de cédula profesional. A la hermana de esta funcionaria, Faride Ruíz Haddad, la colocó como Jefa de la Unidad de Gestión de Proyectos Especiales, aunque en la práctica fungía como asistente personal de Shariffe Osman Flores. También logró la designación de su prima Elisa Flores Forzan como Jefa de la Unidad de Oficialía de Partes, aunque en realidad maneja la agenda personal de Shariffe Osman. Sus amigas Claudia Melgarejo Revuelta y Leticia Vázquez Juárez, fueron designadas como Secretaria Privada y como Jefa de Giras de la Alcaldesa, respectivamente. Su hermano Hassan Osman Flores se dice es quien es el medio por el cual se asignan los principales contratos de obras y prestación de servicios del Ayuntamiento de Xalapa, por los cuales recibe millonarias gratificaciones que comparte con su hermana Shariffe y, presumiblemente, con Elizabeth Morales. Además está  la Directora del DIF Municipal, Michelle Servín González, quien siendo una de las colaboradoras más cercanas de la alcaldesa, ha percibido millonarias gratificaciones por diversos contratos adjudicados de manera directa a distintos proveedores de esa dependencia, se afirma. Por si fuera poco el empresario Hassan Osman Flores, hermano de Shariffe y el coordinador de los diputados locales del PRI en el Congreso de Veracruz, Jorge Carvallo Delfín, también han lucrado a costillas del pueblo. Esa relación de negocios trascendió, continúa ahora que Carvallo es coordinador de los diputados locales del PRI en el Congreso de Veracruz y quien ha servido como “gestor” de Hassan Osman para la adjudicación de contratos en el gobierno estatal y en diversos ayuntamientos de la entidad. Hassan Osman es propietario de “El Herabiye Constructora S.A. de C.V.” y de “Comercializadora La Herabiye S.A. de C.V.”, entre otras empresas”.

 

¿Qué tanto hay de cierto como para que en Cancún antes que destacar la excelente imagen mediática de Elizabeth Morales, se ventilen las presuntas corruptelas en el Ayuntamiento de Xalapa? Cuando el río suena seguro agua lleva, no olvidemos que una mano lava a la otra, regla de oro en el mundo de la corrupción. ¿O será fuego amigo?

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Elizabeth MoralesPartiendo de la idea que he venido sosteniendo en opiniones vertidas en diversos medios digitales en los que generosamente se me da cabida, reitero que en las actuales condiciones políticas y socioeconómicas prevalecientes, a mi modo de ver el Municipio de Xalapa es por principio ingobernable; confluyendo en el, como centro neurálgico del quehacer político de la entidad, toda suerte de intereses encontrados que privilegian lo accesorio sobre los complejos problemas de una ciudad capital estancada en el tiempo y asentada en una superficie dominada por condiciones topográficas adversas.

El principal obstáculo para su desarrollo es de carácter técnico y, para salvarlo, se requiere de visión de futuro y voluntad política para tomar el toro por los cuernos, tomándose aquellas decisiones que hagan de nuestra ciudad capital reflejo del enorme potencial de recursos naturales, financieros y humanos de Veracruz. Lo cual en el presente ni de lejos se percibe con una administración pública municipal subordinada a los vaivenes de un titular del poder ejecutivo del gobierno estatal perdido en “las grandes ligas”.

En este marco, nos preparamos para elegir sucesor del junior David Velasco Chedrahui, invento del gobernador Herrera Beltrán y pago de factura comprometido con los poderes fácticos dominantes en la región. Hasta ahora, las alternativas para los votantes son escasas y pobres; los aspirantes a la alcaldía no son ni por mucho las personas más idóneas para hacer de Xalapa, o las cuatro ciudades en una que abarcan la casi totalidad de la superficie municipal disponible, una capital de estado a la altura de las que son motivo de orgullo en entidades federativas vecinas. Para los partidos políticos, nuestra ciudad no se alcanza a ver más allá de un potencial reservorio de votos a favor de quien habrá de abanderarles en la justa por la gubernatura, y en ello sustentan la designación de sus precandidatos a contender por la alcaldía. Tanto que para la gran mayoría de los xalapeños, las decisiones cupulares partidistas sobre el particular, les son ajenas.

Entre los juegos de poder, destaca el estira y afloja de fin de semana en la designación de la precandidatura del PRI a la alcaldía. Amaneciendo la ciudad  el martes último con el primero rumor y más tarde noticia confirmada, de que el gobernador había dado marcha atrás, inclinando la balanza a favor de Elizabeth Morales y otorgándole la precandidatura a la diputación local por el distrito de Xalapa Urbano, al ex secretario de trabajo y productividad, Américo Zúñiga. Los diversos asesores de Fidel Herrera Beltrán convencieron a este de que en términos de votos potenciales la primera estaba mejor posicionada. La contabilidad electoral se impuso por sobre las necesidades reales y sentidas de los xalapeños.

Más allá de los prejuicios de una “gente bonita” que se asume con mojigatería no ocultada como la “Xalapa decente”, o de las interesadas maledicencias de una prensa corrupta al servicio del mejor postor que no dudó en arrastrar por el lodo la vida privada de la joven ex diputada federal, se impuso la razón en el Maestro Fidel Herrera y en PRI, más no el interés de la mayoría de la población y las necesidades de la ciudad capital. De resultar beneficiada por el voto popular, a Elizabeth Morales no le bastará popularidad y prestigio de un altruismo asistencialista soportado con recursos públicos, acaso tampoco un legítimo compromiso con los sectores más vulnerables de la sociedad xalapeña. A mi juicio, su hasta ahora potencial aporte en votos a la candidatura de Javier Duarte de Ochoa será insuficiente para enfrentar la compleja problemática de la capital de Veracruz.

Sin embargo, no puede dejar de reconocerse su valentía y firmeza para enfrentar, sin romper lanzas, al gobernador del estado,  manteniéndose hasta el último momento de las negociaciones en su postura inicial: quiere ser alcaldesa de Xalapa y no diputada local. Eso ya dice mucho en su favor, dando la pauta a seguir por quienes quieran disputarle la voluntad popular en las urnas el próximo 4 de julio. Carácter y voluntad política para pugnar por una cercana y al mismo tiempo respetuosa autonomía del Ayuntamiento con relación a la administración pública estatal. Si esto último se da, sea quien fuere el triunfador en la elección, es de esperarse que en la jerarquización de prioridades se privilegien respuestas técnicas y no politiqueras como lo espera la ciudadanía. Chance y ese fuera el primer paso para entre todos dignificar a nuestra ciudad capital.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

A %d blogueros les gusta esto: