Salte la navegación

Tag Archives: Congreso del estado de Veracruz

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

El gobernador Duarte de Ochoa puede darse por bien servido y satisfecho.  La diputación local en una expresión más de servil oportunismo político y de espaldas a sus representados, evaluó el proyecto de Plan Veracruzano de Desarrollo que le fuera entregado el pasado miércoles 6 de los corrientes por el titular del Ejecutivo, procediendo por la vía del “fast Track” a su aprobación como instrumento rector de políticas públicas para el sexenio 2011-2016. Enhorabuena.

Nos guste o no nos guste, seamos aplaudidores o “contreras”, el Congreso local habló ya en nuestro nombre. Eso es lo que cuenta, lo demás es jugarle al ensarapado. Listado de buenos deseos, inviabilidad o sueño guajiro, eso ya es historia. Bajo la responsabilidad del Poder Legislativo Veracruz cuenta ya con un instrumento guía obligatorio para la administración pública estatal y referente  para que la llamada sociedad civil evalúe en el tiempo el desempeño del Poder Ejecutivo. Hasta ahí.

Insistir más sobre lo que a mi juicio carece objetivamente de viabilidad dada las circunstancias éticas y financieras por las que atraviesa la administración pública veracruzana, a más de necedad sería “políticamente incorrecto”. Luego no queda más que decir sobre el presunto plan que desear que les vaya bien, sigan votando por el partido político de su preferencia y que Dios los agarre confesados, a los varios millones de veracruzanos que desconociendo el contenido del documento, no tienen ni idea de lo que el gobernador se propone alcanzar con el concurso de todos en los seis años de su mandato. Así que a otra cosa mariposa que, como dice mi buen amigo y director general de la revista Análisis Político: “En política, agua que no has de beber déjala correr”.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Intervención de Fernando Yunes Márquez, diputado local por el Distrito XXII, durante la comparecencia del mandatario estatal, Fidel Herrera Beltrán, ante el Poder Legislativo, dentro de la glosa del Sexto Informe de Gobierno. E-consulta

Señor Gobernador:

Hoy asistimos a los funerales de la fidelidad.

Genio y figura, hasta la sepultura.

Dip. Yunes Márquez

Hoy viene usted a este Congreso, cobijado por la sombra de la noche, a repetir las mismas mentiras, las mismas historias que nadie le cree sobre ese Veracruz virtual que sólo existe en su mundo de esquizofrenia y fantasía.

Viene de noche, en viernes, para eludir a los ciudadanos, para acotar la difusión en los medios, pero también para hacer sentir que hasta el último día impuso su voluntad a este Congreso. El día y la hora que usted decidió.

Su nueva historieta es la candidatura a la Presidencia de la República.

Nadie se la compra Gobernador, es sólo un escudo para escapar de aquí al 30 de noviembre, fecha en que se le termina el fuero.

Dice que se va a dedicar a dormir, y yo le digo que muchas veracruzanas y veracruzanos honestos dedicaremos parte de nuestro tiempo y esfuerzo a quitarle el sueño, porque no merece un descanso y un sueño placentero quien saqueó a Veracruz, quien destruyó sus instituciones, quien le abrió las puertas a la delincuencia organizada, quien acabó con la vida democrática, quien deja a más de la mitad de la población en la miseria extrema.

Tendrá mucho que hacer para explicar a las autoridades de dónde salieron los miles de millones de pesos que componen hoy su fortuna.

¿Cómo le hizo para comprarse un jet de 125 millones de pesos?

¿En qué etapa de su vida se dedicó a la actividad empresarial?

¿Para eso usó el pinche poder?

Para dejar un estado donde los robos, los homicidios, los secuestros, levantones y el pago de derecho de piso lo sufren todos los días miles de veracruzanos menos usted y sus cómplices? Llegó con las manos llenas de sangre con el asesinato de Raúl Gibb y se va peor con el homicidio de Gregorio Barradas.

Enrique Tierno Galván decía que “los bolsillos de los gobernantes deben ser de cristal”, los suyos son una caja fuerte, llena obviamente.

Seguramente leyó a Groucho Marx quien afirmaba: “el secreto de esta vida es la honestidad, si logras fingir eso ya la hiciste”.

Ha fingido, pero nadie le cree, todo Veracruz sabe, siente y sufre el saqueo del que fuimos objeto.

“Un político pobre es un pobre político” dijo uno de sus maestros, Carlos Hank González.

Usted hoy es un político rico, pero no deja de ser un pobre político, porque su riqueza no podrá cubrir ni cambiar nunca la opinión que el pueblo de Veracruz tiene.

Usted está confiado en la complicidad de quien le sucederá en el cargo.

Pero Duarte está en una paradoja: si lo encubre no podrá gobernar, si lo descubre estará inculpándose.

Ya veremos si a partir del primero de diciembre actúa con autonomía y visión histórica o como marioneta.

Si actúa con responsabilidad tendrá todo mi apoyo, si por el contrario se confunde y en lugar de Gobernador se convierte en encubridor, tendrá toda mi rechazo y oposición.

Señor Gobernador:

Sin duda usted ya tiene un lugar en la historia.

Como también lo tienen Antonio López de Santa Ana, Victoriano Huerta, Luis Echeverría y otros mexicanos que se encuentran en el basurero de la memoria del pueblo de México.

Al igual que Lopez de Santa Ana con México, usted prácticamente vendió a Veracruz.

No me refiero sólo a lo que se robaron usted y sus cómplices, sino también al patrimonio público de los veracruzanos que ha quedado comprometido con los banqueros por los próximos treinta años, como consecuencia de la brutal deuda que usted y Javier Duarte deja a Veracruz.

Al igual que Victoriano Huerta usted eliminó la vida democrática y destruyó sus instituciones.

De Echeverría, su padre político, heredó usted la incontinencia verbal, la demagogia como instrumento de la mala política, el desorden, la corrupción y la mentira.

Seguramente estos tres y otros más le darán la bienvenida a la historia negra de Veracruz y de México.

¿Tiene sentido hacerle alguna pregunta cuando le faltan menos de cien horas para dejar el cargo?

Yo sostengo que no.

La respuesta sería la misma verborrea demagógica, las mismas mentiras.

Lo escuché en la entrevista de Adela Micha mintiendo en cadena nacional.

Dijo –entre otras barbaridades- que durante su gobierno se habían construido en Veracruz 182 hoteles de la clase y categoría del Hotel Emporio ubicado en el Puerto de Veracruz.

Dijo también que no dejaba deudas, que dejaba finanzas sanas y que había utilizado un sistema para “sacar oro de las piedras” que se llama bursatilización.

Sí es cierto, sacó oro de la bursatilización, se llevaron usted y sus cómplices más de trescientos millones de pesos de “comisiones” y pago por “asesoría jurídica”.

Hace días señaló que le dejaba a Duarte 6 mil 500 millones de pesos en caja.

Nadie sabe donde están, ni Duarte.

Termino cambiando de opinión, si le voy a hacer algunas preguntas:

¿De dónde sacó su fortuna multimillonaria?

¿No le da vergüenza que usted se va con miles de millones de pesos mientras más de cuatro millones de veracruzanos no tienen para comer mañana?

¿No le remuerde la conciencia?

¿En verdad va a dormir tranquilo?

Xalapa, Veracruz. 26 de noviembre de 2010.-

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Con Fidel Herrera Beltrán, hasta la ignominia.

Así podría sacarse en conclusión de lo expresado el pasado viernes 19 de los corrientes por el coordinador de los diputados del PRI en el Congreso local, Héctor Yunes Landa, quien advirtiera que “quien habla mal del Gobernador Fidel Herrera, quien lo cuestiona, lo señala o lo denosta, tiene automáticamente el repudio de los veracruzanos”.


Es sano conocer a tiempo a aquellos que aspiran a gobernarnos. Cuando Yunes landa, que es uno de estos, afirma que “quien agrede (sic) a Fidel, “escupe para arriba”, se retrata de cuerpo entero ante la ciudadanía como simple lambiscón. A más de identificarse como un enemigo más de la libertad de pensamiento y de expresión, atribuye  de manera por demás temeraria su particular punto de vista al sentir y el pensar de todos los veracruzanos.


Para quien aspira a la gubernatura de Veracruz, no es válido cuestionar o señalar a quien en su carácter de mandatario se debe a sus mandantes, so pena de de ganarse en automático el repudio de todos. ¿Cuáles todos? ¿Los diputados del PRI que dicen representar la voluntad popular? ¿Los incondicionales que le deben obediencia a quien dicen es el que manda en Veracruz?  O una ciudadanía plural que, independientemente de la filiación política de cada quien, está en su derecho de exigir eficiencia, eficacia y transparencia a aquellos que en su nombre y representación ejercen un cargo de elección popular; así como también está en pleno derecho de calificar, cuestionar, señalar, criticar e incluso de juzgar y condenar a los mandatarios que, a su juicio, no respondan al mandato ciudadano, sin que ello implique “escupir para arriba” o ser satanizado como enemigo de la fe.


Por cuanto al hecho de denostar, injuriar,  o bien calumniar  al gobernador en turno, a sus colaboradores,  o a cualquier hijo de vecino, ello no da lugar al repudio generalizado sino simplemente a la sanción que de conformidad con la legislación vigente,  de ser ello procedente aplique en su caso el juez que corresponda. Así que mi estimado diputado, se pasa. Ignorando, por cierto, que sea cual fuere el gobernante en turno, este siempre será objeto de maledicencias y chascarrillos en las tertulias públicas o privadas, los mexicanos lo llevamos en nuestra naturaleza. Así que para que tanta alharaca y aspaviento, que no sea para tratar de agradar a quien hoy está a cargo del poder ejecutivo estatal.  Lo cual habla muy mal de quien lejos de ejercer el mandato de representante de la voluntad popular, servilmente hace el papel de sumiso cortesano del titular del ejecutivo.


Sólo se descalifica, mi estimado diputado. Su perfil expuesto, que por cierto raya en algo cercano al autoritarismo fascista,  no se corresponde con lo democráticamente deseable, eso sí, por todos los veracruzanos.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

A %d blogueros les gusta esto: