Skip navigation

Tag Archives: Crecimiento y desarrollo

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Sin querer queriendo,  el senador José Fco. Ynes Zorrilla ha traido a colación la gran incógnita en torno al futuro de Veracruz. ¿Cómo reactivamos nuestra economía?, expresó el legislador veracruzano en uno de tantos discursos en su ya largo peregrinar en busca de su nominación como candidato al gobierno de la entidad, sin tener, es obvio, la respuesta, como también es obvio que a estas alturas ninguno de los que aspiran a tal cargo de elección popular  tienen idea del cómo afrontar la crisis multidimensional y multisectorial que teniendo a la economía estatal en franca postración, contribuye a una descomposición social cada vez más aguda.

El cómo es la interrogante. A la cual se llega si antes se tiene claro y de manera puntual cual es el diagnóstico de una enfermedad de larga data, cuyos síntomas son a no dudarlo, estancamiento y recesión. Y es en este preámbulo en el que tuerce el rabo la marrana, no obstante los esfuerzos de algunos especialistas que, de manera parcelada y sin ánimo de ver el problema de manera integral, advirtieran de la proximidad de la llegada del lobo, hoy confirman llegada y presencia de la fiera  al calor de indicadores estadísticos agregados.

Los números fríos no mienten, insisten éstos. Empero no dan el paso necesario para transitar  de la información estadística a un diagnóstico puntual, regional y sectorial, de la problemática que aquejando a un aparato productivo a todas luces obsoleto, se le sostiene artificiosamente con respuestas asistencialistas que de ninguna manera inciden positivamente en crecimiento económico e incremento de bienestar social de la población.

“El gran tema para Veracruz es cómo reactivamos nuestra economía, cómo generamos condiciones de trabajo para nuestras empresas, cómo podemos utilizar los recursos públicos federales, que son de ustedes. Porque de eso se trata. De que el Gobierno de la República los acompañe en aquellas actividades que van a multiplicar su esfuerzo económico, que les va a repercutir en su ingreso, que les va a poder dar la oportunidad de trabajar y lograr una vida más digna, y poder incidir de manera puntual en sus condiciones de vida”:  expresara Yunes Zorrilla. (Comunicado 06/10/2017)

El mismo rollo, girando en torno a finanzas y políticas públicas asistenciales, deteniendo la mirada en el árbol sin mirar el bosque. Fijando  la mirada en una promoción económica que no es tal, sin la más mínima idea de cuál es el problema toral a que se enfrenta Veracruz, lo mismo en zonas urbanas que en zonas rurales, cuyo origen tiene más de estructural que de coyuntura.

Qué, donde y como producimos. Con que propósito y objetivos. Con qué herramental tecnológico se cuenta. A qué mercado y bajo qué condiciones concurre la producción regional y sectorial y a quienes beneficia en primer término, son interrogantes no tocadas ni por asomo. El conocimiento preciso de nuestra realidad económica se substituye con discursos que no dicen nada, al fin instrumento electorero son palabras que se lleva el viento.

Solo a manera de ejemplo, en los discursos no se dice que la industria azucarera veracruzana gira en torno a fábricas chatarra, con zonas de abastecimiento de la gramínea con suelos empobrecidos por el monocultivo a lo largo de más de un siglo, que hacen nugatoria la rentabilidad de la actividad primaria y secundaria. Sosteniéndose precariamente esta rama industrial con subsidios gubernamentales crecientes sin que exista voluntad de transformarle. Y aún hay más en los diversos renglones productivos en que se sustenta lo mismo economía que ecología social de la entidad,  tocándole eso sí, a los especialistas señalarlo.

Sin punto de partida no hay punto de llegada. Sin diagnóstico no hay plan a futuro. Lo debería saber el legislador veracruzano y todos aquellos que aspiran a la gubernatura. Si es que ésta en su ánimo el aproximarse a una respuesta racional al ¿cómo?

Cd. Caucel, Yuc.  octubre 10 de 2017

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

pulsocritico@gmail.com

Anuncios

Hector Yunes Landa

Desde mi partido, comparto el proyecto de desarrollo que en días pasados presentara el senador Dante Delgado, expresó el diputado local priísta, Héctor Yunes Landa, al rendir su II Informe de labor legislativa en Cardel, Ver.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Mientras prevalezca como denominador común en nuestra clase política el preocuparse y ocuparse de aquellos personajes que podrían contender en las próximas elecciones de gobernador, alcaldes y diputados locales,  y no el debate serio y el estudio acucioso sobre la imagen objetivo de lo que deseáramos para el Veracruz que heredaremos a nuestros hijos, es inútil hablar de crecimiento económico y desarrollo; el estancamiento y obvio retroceso, a ojos vistas seguirá siendo la constante de una sociedad que deposita fe y esperanza en una democracia representativa que legalmente está vigente pero que de facto le es ajena.

Por ello es de llamar la atención la propuesta que en días pasados Dante Delgado Rannauro pusiera a consideración de los veracruzanos, en tanto que toca el punto toral de todo proceso de crecimiento y desarrollo, como lo es la participación activa de los ciudadanos en la construcción de su propio futuro. En síntesis, el ex gobernador interino y hoy senador, propone el retornar al principio básico, sustento de la vida republicana, de un gobierno del pueblo para el pueblo como fórmula incluyente en la que sustentar generación de riqueza y equidad en su reparto social.

Coincidentemente, el buen amigo Emilio Cárdenas Escobosa pone a la consideración de sus lectores un magnífico artículo que bajo el título de “La Reforma Municipal”, propone la urgente necesidad de revalorizar el papel de los ayuntamientos y de revisar el esquema en el que operan los tres niveles de gobierno para reivindicar al municipio como la base de nuestra organización política. Sustentando su argumentación en la idea de que es necesario que se generen nuevos modelos de participación ciudadana ajenos a la lógica del autoritarismo, el populismo, el clientelismo electoral o la demagogia que han marcado las políticas en la materia.

Cárdenas Escobosa reivindica así, por su parte, la idea sustento medular de la democracia,  que no puede ser otra que el gobierno del pueblo por el pueblo mediante la participación activa de los ciudadanos en asuntos que le competen. Y que mejor que iniciar su práctica a partir de la célula básica de nuestra organización política, con una sociedad civil participativa y un  gobierno surgido de la comunidad que atienda de manera precisa a las necesidades reales y sentidas de los ciudadanos y de la región.

Dos propuestas provenientes de dos miembros de la clase política, por cierto adversarios políticos, que no son ajenas al sentir popular y que, por obvias razones son desatendidas o descalificadas por principio de cuentas, en tanto están llamadas a modificar el statu quo, la inmovilidad que aqueja a la sociedad veracruzana y a romper con el esquema de corrupción, impunidad y simulación que frena o distorsiona las tareas de impulso al crecimiento económico y desarrollo.

Tanto Dante Delgado como Cárdenas Escobosa no son ingenuos; saben que la principal limitante a lo que proponen es la voluntad política de la clase gobernante y poderes fácticos privados que se resisten a todo cambio que modifique el actual estado de cosas, por lo que hablan de procesos graduales en los que, para el senador, están condicionados a la previa participación electoral de la sociedad civil y a la elección afortunada de un gobernador sensible a los requerimientos de la ciudadanía, en tanto que, para Cárdenas Escobosa, estos deben iniciarse en el Congreso local previa definición por parte de la administración pública estatal impulsada desde el seno mismo de los municipios.

Dos visiones distintas en la forma pero coincidentes en sustancia y objetivos, que deberían ser del interés de los veracruzanos que, cansados ya del discurso banal, el exceso de propaganda mediática y la simulación, bien se guardan de involucrarse participando activamente en la vida política de la entidad, pese a que en esta se toman aquellas decisiones trascendentes que hoy por hoy perjudican más que beneficiar a las mayorías.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

A %d blogueros les gusta esto: