Skip navigation

Archivo de la etiqueta: Desigualdad y pobreza

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Veracruz, “estado próspero”, munipios pobres

Una de las más agudas contradicciones de la administración pública veracruzana, radica en la distribución regional de los presupuestos municipales. La polarización en la asignación de recursos destinados a obras y servicios a cargo de los Ayuntamientos, es evidente, recreándose año con año lo mismo marginación que desigualdad y pobreza microregional, gracias a la carencia de visión de Estado de la Legislatura local en turno.

Al perro más flaco se le cargan todas las pulgas, castigándose a la población más vulnerable a un proceso permanente de falta de oportunidades, en el que la dialéctica del subdesarrollo hace de la desigualdad denominador común irreversible,  en perjuicio de quienes menos tienen en todo el ámbito estatal. Los Ayuntamientos menos favorecidos presupuestalmente, marcan rumbo y destino de Veracruz.

Así, mientras se insiste en que el gobierno estatal da una batalla frontal contra pobreza y desigualdad, la distribución del presupuesto de egresos municipal indica que en realidad se propicia la profundización de tales flagelos.

El presupuesto de egresos para el 2012 asignado por la diputación local a los 212 Ayuntamientos, no indica otra cosa. Mientras que por un lado a los ocho municipios poblacionalmente más importantes de Veracruz, se les favorece en promedio con más de 463 millones de pesos para solventar las necesidades de sus respectivos programas anuales de gasto corriente e inversión, a los diez más pobres, también en promedio, se les asignan apenas 8 millones anuales, destacando el de Cuetzala con 6.9 millones de pesos.

A nadie en la diputación local se le ocurre siquiera pensar que la exclusión y falta de oportunidades en los Municipios pobres, habra de repercutir necesariamente en mayor desigualdad y pobreza en los Municipios con mayores privilegios. La migración de los bolsones de pobreza a los municipios más favorecidos en busca de empleo y oportunidades de sobrevivencia, incrementa a su vez las necesidades crecientes de obras, servicios públicos, gobernanza y paz social en éstos últimos, haciendo nugatorio propósitos y objetivos de crecimiento económico y desarrollo, presuntamente considerados en la asignación presupuestal desigual y focalizada con énfasis en los municipios con mayores índices de desarrollo relativo.

Si lo que se pretende es fortalecer polos de desarrollo específicos, a partir del presupuesto asignado a los diez Ayuntamientos más favorecidos, suponiendo que éstos derramarán beneficios compensatorios a los más pobres de su entorno regional y microregional, los resultados esperados actuarán en contrario, igualando pobreza y desigualdad en todo el estado.

El Sr. Doctor Duarte de Ochoa en uno de sus mensajes navideños declaró que: “El orden, la disciplina y la eficacia en el ejercicio presupuestal permitirán el desarrollo en todas las regiones del estado”, pidiendo  a las autoridades municipales “que apliquen estos criterios de la administración pública estatal para generar economías que permitan hacer más obras y acciones en beneficio de los veracruzanos”. Propósito sustentado en una lógica razonable, sin orden, disciplina y eficacia en el ejercicio de la función pública, no hay gobierno que salga adelante. No obstante, cuando se atiende a la distribución presupuestal en los 212 Ayuntamientos de la entidad, lo primero que salta a la vista es que aquellos con una asignación inferior a los 10 millones de pesos anuales por ejercer, están de hecho imposibilitados no solamente para ser eficaces, también para “generar  economías que permitan hacer más obras y acciones en beneficio de los veracruzanos”. Si no cuentan con recursos para contratar un policía de esquina, menos para mantener una administración eficiente.

Eso sin considerar que la mayoría de los Ayuntamientos pobres arrastran adeudos de las administraciones anteriores.

Así, con un presupuesto de egresos de supervivencia, poco o nada pueden aportar estos Ayuntamientos al desarrollo estatal, agudizando sí, las condiciones de desigualdad y pobreza microregional y regional cancelando oportunidades de crecimiento a sus gobernados.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

 

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

A mi amiga Yasi Konan,  joven víctima de la barbarie en Costa de Marfil

 Se inició en la Huasteca veracruzana el hecho insólito de combatir pobreza y desigualdad con pobreza conceptual, moral, espiritual y material de un gobierno intelectualmente deshonesto, promotor de un programa sin programa y sin mayor propósito que marchar hacia “adelante” para seguir igual. Javier Duarte de Ochoa, cual moderno Hernán Cortes, se hizo presente en el municipio de Zontecomatlán para compartir  espejos y abalorios con sus habitantes.

No es crítica al gobernador de Veracruz. El joven Duarte de Ochoa, enfrentado a su circunstancia y rodeado de mediocridad, hace lo que puede, pretendiendo combatir molinos de viento sin un duro en el bolsillo,  en un país sin rumbo inserto en un mundo sin pies ni cabeza, en el que la pobreza y desigualdad son la constante, no la excepción.

A Javier Duarte de Ochoa le ha tocado gobernar contra la corriente más general. El reclamo e indignación popular están de regreso en todo el orbe. El modelo económico neoliberal se agotó y, con ello, las recetas para acceder y mantener a la llamada “sociedad del bienestar”.

De ahí que lo que debería estar a discusión y no motivo de ruido mediático, aplauso fácil y lisonjas cortesanas, es la factibilidad de ir al combate con una endeble política pública de desarrollo social sin crecimiento económico, que conceptualmente  pretende todo, menos mayor equidad en la distribución de la riqueza como podría esperarse en un Veracruz próspero.

A mi juicio es arar en el desierto, pretendiéndose sembrar bienestar social donde precisamente la vida material de las comunidades más pobres de la entidad, pobladas en su mayoría por indígenas, está marcada históricamente por el atraso económico, fruto de la explotación, expoliación, expropiación de trabajo y capital neto acumulado, así como exclusión y discriminación de nuestros pueblos originarios.

Pisos de cemento más, pisos de cemento menos, un brochazo por aquí, otro por allá, no hacen la diferencia cuando se trae sobre la espalda el pesado fardo  de 490 años de sometimiento y  marginación.

Mejoría social sin crecimiento económico compartido es entelequia. Trocar asistencialismo por “participación responsable” sin el sustrato productivo que le sustente, a más de demagógico resulta grosero cuando a los pueblos indígenas se les niega en los hechos autonomía y autogestión, en el marco de su particular concepción identitaria, integral e integradora, de la vida en común y en estrecha relación con la naturaleza. Ofreciéndoles a cambio seguro popular y conectividad de banda ancha al internet por su participación en el combate gubernamental a su endémica pobreza.

Sobre esto último cabría destacar que hasta donde se sabe, el programa “Adelante” contempla alcanzar objetivos y metas de manera individualizada para que ello se refleje en las estadísticas, de ahí la ya desatada arrebatinga por los padrones de beneficiarios. Habría que preguntar a las comunidades indígenas si están a favor del yo individuo beneficiado o del nosotros comunidad en desarrollo. Cuestión de enfoques que incide en los resultados por alcanzar.

Ofensa a la inteligencia no del gobernador al pueblo que gobierna, sino de un modelo capitalista de desarrollo diseñado para reproducir las mismas condiciones económicas, sociales y culturales, impuestas históricamente a las clases subordinadas.

¿Cambiar para seguir igual, o peor? Esto es lo que debería ser objeto de preocupación colectiva, tema de debate que se soslaya en aras de comodinos intereses espureos y electoreros. Ignorar la historia hace de Javier Duarte de Ochoa una víctima más del sistema y no, parafraseando a Franz Fanon,  moderno adalid de “los condenados de la tierra”.

Seguir insistiendo sobre “Adelante” es necedad, a más de “políticamente incorrecto”. Hasta aquí llego tocando un tema incómodo, esperando que los pueblos originarios oprimidos y expoliados y no el tiempo, hagan escuchar su palabra.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Protestas solidarias en 80 localidades del mundo

Esto es… “el comienzo de una nueva era”

La Jornada

Madrid, 20 de mayo. Cientos de miles de personas en al menos 150 ciudades de España y en otras 80 distribuidas en el mundo emitieron hoy un grito mudo y comenzaron una reflexión colectiva para repudiar el actual modelo político y económico, en una jornada en la que el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional ratificaron la decisión de la Junta Electoral Central de no permitir movilización alguna previa a las elecciones municipales del próximo domingo.

En la madrileña Puerta del Sol, el epicentro de la revolución de los indignados, una vez finalizado un minuto de silencio que simbolizó el final de una era, al menos 100 mil personas entonaron durante más de 10 minutos, y con los brazos en alto, El pueblo unido jamás será vencido.

El Tribunal Supremo rechazó después de cinco horas de deliberaciones un recurso presentado por Izquierda Unida contra la resolución de la Junta Electoral Central para acallar las protestas que comenzaron el 15 de mayo (15-M), al considerar que los manifestantes no son parte interesada y que por tanto no pueden representar a las partes afectadas.

El Tribunal Constitucional no admitió el recurso de Izquierda Unida porque se encontraba cerrado el registro y, además, debido a una falla en el procedimiento de un abogado de Murcia, que acudió a ese órgano judicial.

Los fallos judiciales provocaron nerviosismo en los organizadores de la protesta ciudadana, ya que desde el conservador Partido Popular hasta los medios de comunicación afines se exigía al gobierno que cumpliera la ley y garantizara el derecho de los ciudadanos a una jornada de reflexión sin sobresaltos. Es decir, que en caso de concentración pública actúe policialmente y la disperse.

Frente a las presiones de las fuezas de derecha, el presidente del Ejecutivo español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, advirtió que el gobierno actuará con inteligencia y que por tanto no nos asustan, nos comprometen las protestas ciudadanas.

Por su parte, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, advirtió a la opinión pública que aplicaría la ley de forma proporcional, pues la policía no está para crear problemas sino para resolverlos. Además se basó en un informe de la Abogacía del Estado, en el que se recomendaba una actuación policial de dispersión exclusivamente cuando se registraran altercados.

Los representantes de la plataforma Democracia Real Ya sólo se limitaron a invitar a la gente a ejercer nuestro derecho a la reflexión colectiva y, si se da el caso, emitir un grito mudo con la boca tapada con una cinta para denunciar las razones de nuestra indignación.

Los activistas también fueron muy firmes en recomendar que la concentración ciudadana no se convirtiera en un botellón, y llamaron a no beber alcohol durante la jornada de reflexión.

Poco antes de las 12 de la noche, al vencer el plazo impuesto por la autoridad electoral para que cesen las movilizaciones, las plazas se llenaron de gente con la boca tapada, que guardó un minuto de silencio. Así lo hicieron en la Puerta del Sol de Madrid más de 60 mil personas, y en la plaza de Cataluña de Barcelona más de 45 mil, mientras en la rebautizada plaza del 15 de mayo de Valencia también varias decenas de miles de personas iniciaron la reflexión con camisas blancas.

Málaga, Bilbao, San Sebastián, Cáceres, Granada, Santiago de Compostela, La Coruña y Gijón, entre otras ciudades, fueron escenarios de protestas similares. Un movimiento que se puede seguir en el portal www.soltv.tv.

En todas ellas se recordó el origen del movimiento ciudadano, sobre todo la grave situación en la que se encuentra el país después de la crisis financiera y económica internacional. Se reiteró la indignación por los sucesivos recortes en el Estado del bienestar y la degradación del empleo y los servicios públicos, además del repudio a la corrupción endémica de las instituciones y los partidos políticos españoles, que tienen sólo en estos comicios 115 candidatos imputados en sus listas.

Por eso entre las consignas y lemas había, entre otras, No tenemos casa, nos quedamos en la plaza, Un mundo mejor es imperativo, Sol ya lo tenemos, ahora vamos por la Luna, Nos sobra demasiado mes para llegar a fin de sueldo, Ya no somos la voz dormida y No es un sueño, no es utopía. Esto es… el comienzo de una nueva era.

Y otras consignas más reivindicativas, como La libertad se conquista, no la dan, Hay momentos en la historia en que la indiferencia es criminal, Nuestros sueños no caben en las urnas o Nuestros padres lucharon contra la dictadura franquista, nosotros por la democracia.

Esta amalgama de reivindicaciones se fundieron en una sola cuando la manecilla del reloj marcaba las 12 de la noche. Entonces todos gritaron con las manos en alto, en señal de que esas son nuestras armas, que el pueblo unido jamás será vencido. Y advirtieron en coro: No nos moverán y un sí se puede.

Mientras, los partidos políticos finalizaron la campaña de cara a las elecciones en las que el próximo domingo se decidirán los gobiernos de la mayoría de los municipios de España y de varias comunidades autónomas.

Antes de que surgiera la revolución de los indignados se vaticinaba un triunfo aplastante del derechista Partido Popular, sobre todo por una abstención masiva del tradicional votante de izquierda desalentado. Ahora todo está más confuso y el nerviosismo se instaló en los búnkers de los partidos políticos, que tuvieron que cambiar el guión de su estrategia y en gran medida su mensaje para intentar contrarrestar esta ola de hartazgo e indignación.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 418 seguidores

%d personas les gusta esto: