Salte la navegación

Tag Archives: Frente Amplio Progresista

Millones de electores que apoyaron a la coalición Por el Bien de Todos en 2006 no revalidaron su decisión de apoyar un cambio por la izquierda. O bien se abstuvieron, o anularon la boleta o prefirieron votar al PRI.

Sumados, los votos efectivos de la izquierda (PRD, PT, Convergencia) arañan 20 por ciento del total, pero la idea de conformar un amplio frente de izquierda ha sido superada por los antagonismos partidistas y los conflictos intestinos. Junto con el PAN, el PRD –y en él se incluyen todos sus líderes– es el gran perdedor de esta contienda. A la evidencia de su escasa e inamovible implantación nacional se añade ahora la pérdida de posiciones en sus antiguos cotos de influencia (que aún lo salvan de un desastre mayor).

De hecho, el resultado nos remite a las traumáticas elecciones intermedias de 1991, cuando la votación del PRD se desplomó en comparación con las elecciones de 1988. Entonces el cardenismo sufrió la campaña de odio emprendida por el gobierno de Salinas de Gortari, la sistemática ofensiva bipartidista orquestada para impedir el surgimiento de una tercera fuerza real, pero también, hay que subrayarlo, el joven PRD sucumbió a sus propios errores de apreciación política, a la subestimación de sus adversarios y a sus ya entonces evidentes limitaciones organizativas que lo confinaban a ciertas regiones y sectores.

Esta vez, de nuevo contra la izquierda se han aliado sin el menor recato los poderes fácticos, el gobierno, las cúpulas empresariales más temerosas del populismo, es decir, el pasado y el presente de una elite que sólo cambia desde arriba, a cuentagotas y siempre preservando los intereses privilegiados de la clase dominante. Pero en esta derrota ha contribuido como nunca la propia izquierda que en estos tres años ha sido incapaz de poner en pie la fuerza electoral ganada en el 2006, consumiéndose en estériles debates internos, cuya trascendencia intelectual y política aparece nublada por la mezquindad de los líderes que hoy deberían rendir cuentas y no meras justificaciones. (Cuando se observa el panorama completo es válido preguntarse si no habría sido menos costoso – en términos éticos y políticos– la división que la espiral de descalificaciones en que se ha convertido la lucha interna dentro del PRD y entre los partidos del hoy moribundo Frente Amplio Progresista.)

Si, en efecto, existe una contradicción de fondo entre los partidarios de Nueva Izquierda y el resto de las corrientes que siguen a Andrés Manuel López Obrador, la pregunta a estas alturas es si aún pueden caminar juntas bajo la forma de un partido o si, separadas, es posible cierta unidad de acción con vistas a 2012. O, sencillamente, nada hay que hacer, salvo esperar la extinción política de alguna de las partes.

Una respuesta convincente exige un análisis riguroso de la coyuntura, la disposición a revisar la estrategia seguida por todos los involucrados y a incorporar al debate a aquellas voces que puedan aportar algo. Exige autocrítica, realismo y honestidad. La simplificación sistemática de los temas a discusión, cuando no la reducción al absurdo de las otras posiciones, disminuye las propias, las caricaturiza sin remedio y las anula.

Es indispensable volver a los temas esenciales de 2006, a la política con mayúsculas: la izquierda no puede darse el lujo de abandonar en los hechos la cuestión social sin desdibujarse, pero eso es lo que en verdad ocurrió durante la campaña: los grandes asuntos del empleo y la salud, por ejemplo, se transformaron en meras referencias simbólicas o mediáticas, en espots o denuncias sin calado, carentes de filo crítico o movilizador. La crisis, con todas sus terribles secuelas, no es, por desgracia, el gran asunto político y moral que debería ocupar los mayores esfuerzos de la izquierda social, parlamentaria, intelectual, partidista, sobre todo cuando todos los análisis confirman que la recuperación está lejos, pero las consecuencias podrían ser explosivas a corto plazo. Una coalición popular exige claridad en los objetivos y una política de alianzas sujeta a los humores cotidianos de los líderes.

Cansado de los experimentos, el electorado, volátil por naturaleza, prefirió dar su confianza –erosionada por el abstencionismo– a una opción esencialmente conservadora al votar por el PRI como el partido del orden, antes que refrendar en las urnas la deteriorada legitimidad del gobierno panista. Por desgracia, el país es hoy un poco más bipartidista que ayer, aunque el poder político aparezca fragmentado en compartimientos cerrados, más cercanos al autoritarismo que a la democracia. Y algo más: en esta feudalización hacen su agosto los poderes fácticos, sobre todo los medios que ya se perfilan –con todo y candidato– hacia 2012. Ellos quieren ser los intérpretes de la nueva razón de Estado transformada por los cambios inevitables de la política. Quieren la contrarreforma electoral, un presidencialismo a modo y un régimen representativo que sea funcional al despliegue de sus intereses presentes y futuros. Es el fin de una época.

En medio del hartazgo, el Presidente ha pedido colaboración para renovar el cogobierno con el PRI. Y éste, satisfecho de su resucitación, se apresta a concederla bajo sus propias condiciones. La historia se repite, pero ahora contada al revés. El panismo no tiene proyecto y hace agua y Peña Nieto avanza para salvarlos a todos. Y la izquierda, ¿qué dice?

La Jornada 09/07/09

Anuncios

Jaime Avilés

Son, de algún modo, los personajes anónimos del relato El país desde abajo. Apuntes de mi gira por México, que López Obrador escribió y publicó hace unos días, después de recorrer los 2 mil 38 municipios de régimen de partido que hay dentro del territorio nacional.

De la nada, en medio de una cancha futbolera del deportivo Reynosa, en la delegación Azcapotzalco, surge una inmensa carpa de lona, que se extiende de portería a portería y de línea de banda a línea de banda.


Bajo sus toldos, una alfombra de plástico porosa y chicluda, que parece una monumental ficha de dominó, cubre el pasto y sostiene las patas de miles y miles de sillas plegadizas. Desde las nueve de la mañana de ayer, sábado 21 de marzo, día de la primavera y de don Benito Juárez García, en el mejor guardado de los secretos, esa instalación se convierte en escenario de la primera “convención nacional de comités municipales del gobierno legítimo de México”.


¿Cómo? Con la llegada de al menos 12 mil personas, procedentes de casi todos los municipios del país, que vienen a reunirse en privado con Andrés Manuel López Obrador -y, ¡oh, sorpresa!, al final de todo, con Marcelo Ebrard, quien clausuró el evento-, y a discutir cuatro temas: democracia, organización, comunicación y defensa de la economía popular. Es como un congreso fundador de algo en el que se mezclan, al hacer colas para recoger gafetes y documentos básicos, indígenas de la Sierra Negra de Puebla, vestidos con calzón de manta; señoras descalzas de La Montaña de Guerrero, con sus camisas bordadas y sus bocas chimuelas; campesinos de las tres huastecas y norteños de sombrero tejano y habla golpeada, pero también gente joven, vestida sport, con buena mezclilla, vestigios de la clase media del Bajío, harta del panismo y, desde luego, representantes de todos los estados del sureste.


Son, de algún modo, los personajes anónimos del relato El país desde abajo. Apuntes de mi gira por México, que López Obrador escribió y publicó hace unos días, después de recorrer los 2 mil 38 municipios de régimen de partido que hay dentro del territorio nacional.


El tabasqueño agradece el sacrificio


Los trabajos comienzan a las 11 de la mañana cuando, desde un modesto templete, el político tabasqueño toma la palabra para saludar, agradecer y trazar las nuevas metas que persigue el movimiento que encabeza: afiliar, desde ahora y hasta marzo de 2012, a 15 (¡quince!) millones de ciudadanos al “gobierno legítimo”, para enfrentar a “la mafia que acapara todo: el gobierno, las instituciones, los medios de comunicación, la riqueza, todo”, y derrotarla electoralmente para iniciar la transformación del país.


El planteamiento, que incluye reflexiones autocríticas sobre el esfuerzo que hasta ahora se ha hecho -“tenemos credencializados a 2 millones 400 mil ciudadanos, pero muchos se cambiaron de casa y necesitamos volver a afiliarlos”- dura hasta las 12:30. Entonces, desde arriba, con el concurso de hombres apurados que suben y bajan por escaleras, descienden o, más bien, se desenrollan tres cortinas paralelas que dividen la carpa en cuatro salones gigantescos, con dos bloques de miles de sillas cada uno, a derecha e izquierda, y de tal modo cobran forma las mesas de discusión.


Sus respectivos coordinadores -Octavio Romero Oropeza, en la de Democracia; Eduardo Cervantes, en Organización; Jesús Ramírez Cuevas, en Difusión, que al final se convertirá en Comunicación en movimiento, y Mario di Costanzo en la de Defensa de la economía popular,  exponen los temas generales que se van a tratar y, acto seguido, se integran los grupos de trabajo por estados y regiones, mediante el reacomodo de las sillas en círculos de diversas dimensiones.


A las 14:30 hay un receso para comer. Los dirigentes municipales acuden a los entoldados de distribución de refrigerios, detrás de los cuatro -por ahora invisibles- banderines de córner, y reciben una caja de plástico que les contiene una ración de pasta con crema, otra de verduras hervidas, un sándwich, una manzana, un camote poblano de fresa y un refresco. Para los sedientos hay garrafones de agua y conitos de papel, y para después hay café y galletas. A espaldas de la megacarpa hay dos hileras de letrinas portátiles, y en puntos estratégicos, barriles de agua para lavarse las manos.


Dos horas más tarde, la primera que cierra es la mesa de Economía popular, en la que han abundado las quejas sobre problemas agrícolas y maltratos de militares en caminos y retenes; luego acaba la de Democracia, seguida de la de Organización, y la que se cuelga un poco es la de Comunicación en movimiento, pero de acuerdo con lo previsto, antes de las 5 de la tarde las cortinas interiores desaparecen otra vez y los coordinadores suben al templete a leer las conclusiones.

Romero Oropeza es tajante cuando informa que “nuestra lucha por la transformación del país será pacífica y por la vía electoral”. Para alcanzar la meta de los 15 millones de afiliados al “gobierno legítimo”, cada integrante deberá “credencializar” a cinco más. Luego se extiende en tácticas y mecanismos para defender el voto durante los comicios del próximo 5 de julio.


Eduardo Cervantes declara, en nombre de los que debatieron en la mesa dos, que “la transformación de la vida pública sólo será posible con la organización del pueblo, y cada ciudadano tendrá un papel en esta tarea”. Y anuncia: “se descentraliza la credencialización”; la llevarán a cabo los comités municipales, “y ya no con computadora y cámara fotográfica, sino con tinta de pluma y un sello”. La meta de los 15 millones se alcanzará en 12 trimestres, al término de cada uno de los cuales habrá reuniones de evaluación.


También se refiere a las casas del Movimiento Nacional en Defensa de la Economía Popular, el Petróleo y la Soberanía, aunque nada más les dice, igual que todos los oradores en todas las mesas, “casas del movimiento”, que si bien ya existen en las 16 delegaciones del DF y en casi todas las capitales de los estados, ahora se intentará que, para diciembre de este año, haya también una en cada municipio con más de 100 mil habitantes.


Ramírez Cuevas postula que “todos los ciudadanos deben ser un medio de difusión, usando todos los recursos a su alcance para divulgar las ideas del movimiento, generar campañas, promover talleres y reuniones con artistas e intelectuales”, y anuncia que a partir del intercambio de direcciones y teléfonos de todos los participantes de la mesa tres, acaba de nacer una “red nacional de comunicación” que enlazará todos los municipios.


Di Costanzo revela que la mesa cuatro acordó proponer la figura del procurador de justicia económica para todo lo relativo a abusos en materia de precios, créditos, deudas, etcétera, y entonces, de nuevo toma la palabra López Obrador para reiterar su gratitud por el “sacrificio” que hicieron los dirigentes municipales al venir desde tan lejos a la reunión, y poco a poco va metiéndose en el tema electoral para subir el tono y terminar tronando contra “los candidatos que reparten despensas a cambio de votos”, y que “son una lacra, una vergüenza”, que el movimiento debe repudiar -subraya- “con toda energía”.

Tomado de: Revoluciones MX

Ni un voto al PAN. Ni un voto al PRI

Tuxtla Gutiérrez, Chis., 11 de marzo. Repetir el fraude electoral en medio de la crisis económica y de inseguridad que vive el país es acabar definitivamente con la democracia, advirtió aquí Andrés Manuel López Obrador, quien exigió al gobierno de Felipe Calderón que tenga al menos recato y saque las manos del proceso para renovar la Cámara de Diputados.


El fraude no es nada más falsificar las actas y rellenar las urnas, sino entregar materiales de construcción, condicionar programas sociales e inclusive dar dinero en efectivo. Tiene que haber elecciones limpias y libres, no se puede utilizar el dinero del pueblo para influir en las elecciones, señaló el ex candidato presidencial al asistir al cierre de precampaña de los aspirantes del Partido del Trabajo (PT) y de Convergencia, entre ellos su hermano, Pío López Obrador, quien busca una diputación federal por el distrito 9 de esta ciudad.


En conferencia de prensa y acompañado por dirigentes nacionales y locales de la coalición Salvemos a México, que integran PT y Convergencia, así como por dirigentes locales y diputados al Congreso de Chiapas y al federal, López Obrador insistió en que la ciudadanía se encuentra desanimada luego del fraude de julio de 2006, por lo que se anticipa una baja participación en la jornada del próximo julio.


Interrogado sobre el apoyo que brindará a candidatos de partidos distintos al PRD, el ex jefe de Gobierno capitalino enfatizó que, como dirigente del Frente Amplio Progresista, movimiento vigente integrado y reconocido por PRD, PT y Convergencia, está obligado a apoyar a los candidatos de estos tres institutos políticos. Precisó que en el caso de entidades como Chiapas, Veracruz o Oaxaca, lo hará en favor de los aspirantes de la coalición Salvemos a México, mientras que en Tabasco, Distrito Federal y otras entidades apoyará a los candidatos del Partido de la Revolución Democrática.


PRD, PT y Convergencia han estado apoyando nuestro movimiento, primero por la defensa del petróleo y ahora en favor de la economía popular. Queremos que estos dos últimos partidos se consoliden y que tengan buenos resultados en las elecciones federales de julio. En lo particular voy a visitar todos los municipios de Chiapas y, por razones que ya saben, voy a estar de nuevo en Tuxtla Gutiérrez, porque independientemente de que Pío es mi hermano, tiene cabeza, corazón y carácter, que es lo que se requiere para esto y voy a apoyarlo, dijo.

Llamó además a no dar ni un voto al PAN ni al PRI, pues se trata, dijo, de la misma cosa, comen en el mismo plato. No hay diferencia entre Calderón y Carlos Salinas; entre Manlio Fabio Beltrones y Vicente Fox; entre esa cacique de Elba Esther Gordillo y el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont. Yo respeto mucho a los panistas y priístas de abajo, porque están igual de amolados, de esperanzados que todos los mexicanos; con ellos no es el pleito, sino con los de arriba, los que han llevado al país a donde está ahora, por eso no es lógico que se vote ahora por ellos, apuntó.

Ya preparan Barbie masculina

Dijo que quienes llevaron a Felipe Calderón a Los Pinos por medio del fraude están preparando ya, ante la incompetencia de Calderón al nuevo pelele; Televisa está fabricando a una barbie masculina cuyo único atributo está en el copete, a ése lo quieren imponer en 2012, pero eso ya lo veremos, advirtió.


López Obrador subrayó que si bien no confía en los consejeros del Instituto Federal Electoral ni en los magistrados del tribunal del ramo, los partidos que integran el Frente Amplio Progresista y la coalición Salvemos a México han optado por la vía electoral para conseguir un cambio en la vida pública de México. Los consejeros del IFE y los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación están al servicio de la mafia de la política. No hay que olvidar tampoco que Calderoncito se robó la Presidencia, por eso no podemos esperar nada bueno de ellos, pero elegimos la vía pacífica, la vía de las urnas para cambiar al país. Este movimiento ha sido, es y seguirá siendo pacífico, enfatizó.

La Jornada 12/03/09

Ortega: No se quedará el PRD lamiendo heridas

Azucena Silva/ Corresponsal El Universal

Morelia, Michoacán Viernes 12 de diciembre de 2008 , 15:46


Se ha terminado la crisis interna en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), ya se le dio vuelta a la página de los problemas y existe la conciencia de que la discrepancia no está peleada con la unidad. Si bien hay recuerdos de actos dolosos e irregularidades que mancharon la elección presidencial, en el sol azteca no se quedarán en una esquina a lamerse las heridas, así lo aseguró  Jesús Ortega Martínez.


Tras reconocer que principalmente los políticos atropellan a los demás por conseguir sus objetivos, él de manera personal busca dejar de lado la arrogancia para reconocer sus errores y por eso la transmisión de un spot donde se lo da a conocer a la ciudadanía. Ahí reconocen que se han equivocado. Con esa transmisión, agregó, buscan decirle a la gente que actuarán de manera diferente, sin prepotencia para conseguir su objetivo de ganar la mayoría en el Congreso de la Unión en el siguiente proceso electoral y con la confianza de contender solos.


Ver nota completa en:  El Universal en Línea

Alma Muñoz. La Jornada


El Movimiento Cívico Nacional formalizó su adhesión al Frente Amplio Progresista (FAP) con los partidos Convergencia y del Trabajo (PT), para sumarse de lleno a la lucha que encabeza  Andrés Manuel López Obrador.


Tras signar el acuerdo correspondiente, Mario Saucedo, coordinador de esa corriente perredista, minimizó la advertencia de la dirigencia nacional del partido del sol azteca de que se aplicará la baja automática a quienes apoyen -como militantes activos- coaliciones, campañas electorales o candidatos de otros institutos políticos.


“Es una mezquindad (…). Están nerviosos y cometiendo errores con este tipo de declaraciones”, señaló, por lo que pidió a los dirigentes de Nueva Izquierda que “se moderen”. Asimismo, defendió el derecho de su corriente a establecer este acuerdo, como parte de los resolutivos del congreso nacional de octubre del año pasado, en el sentido de promover la más amplia unidad de la izquierda desde dentro y fuera del PRD.


Se preguntó si expulsarán a López Obrador si apoya a candidatos del FAP. “¿Qué, lo van a expulsar a él también? Pareciera que unos quisieran ya echarlo. Tal vez les estorba en las negociaciones que están teniendo con algunos sectores del poder”.


Ver nota completa en: La Jornada 12/12/08

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


La crisis de la izquierda electoral mexicana ya se estancó en un punto muerto. Con el pragmático corrimiento a una postura centrista de lo que queda del PRD, que se inclina pendularmente a la derecha convalidando las tesis neoliberales de la libertad de mercado y respaldando las políticas públicas del calderonato, prácticamente la izquierda histórica se queda sin referente en el sistema de partidos políticos en México. Con la renuncia de la actual estructura a los orígenes ideológicos, doctrinarios y programáticos del partido del sol azteca, la oposición electoral de centro izquierda pierde legitimidad y eficacia en la búsqueda del poder por la vía institucional.

 

En este contexto, las corrientes que al interior del PRD  que dicen oponerse a las comandadas por “los Chuchos”, pretendiendo el rescate del partido desde su interior, convalidan a su vez la permanencia en el espectro político nacional de un instituto político que ya no representa a la izquierda; resultando,  por tanto,  irrelevantes en los esfuerzos de transformación y cambio en la vida política, económica y social de un país sin rumbo.

 

Como contrapartida, el movimiento social que encabeza Andrés Manuel López Obrador, no se decide a su transformación en un  nuevo partido político que aglutine y organice a lo mejor de la izquierda en torno a una estrategia electoral de mediano y largo plazo en la búsqueda del poder. El propio político tabasqueño, manejando los tiempos electorales, se resiste a abandonar las filas del sol azteca; argumentando que no es el momento, sin parar mientes en que lo que está propiciando es la radicalización de lo más atrasado del movimiento ciudadano, abriéndole la puerta a manifestaciones anarquizantes y expresiones “lumpen” que ni se corresponden ni contribuyen a la organización que convoca, anclando a sus seguidores en una visión cortoplacista, de corte electorero, de antemano condenada al fracaso.

 

En tal sentido vale la pena leer “Organización, partido y movimiento”, de Adolfo Sánchez Rebolledo, publicado en La Jornada en su edición del pasado jueves 4 de los corrientes, que poniendo los puntos sobre las ies, da luz sobre las contradicciones entre el movimiento de resistencia pacífica y la función, objetivos y estrategias de un auténtico partido político de izquierda.

 

Así las cosas, frente a la crisis en la economía real y en los prolegómenos de las elecciones del 2009, la izquierda da la razón a Jesús Ortega; observando desde el margen como mirón de palo, el desarrollo de un proceso político al que no ha sabido o no ha querido integrarse, perdiendo una oportunidad histórica. Faltaría ver si en la coyuntura y con carácter provisional, el Frente Amplio Progresista, ahora integrado  por Convergencia, PT, y el movimiento ciudadano de resistencia pacífica que encabeza Andrés Manuel, tienen la suficiente visión organizativa y programática para aglutinar y conducir a las urnas con relativo éxito, en el 2009 y 2012,  a la ahora dispersa izquierda social.

 

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

 

México, DF. El senador Ricardo Monreal abandonó las filas del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y se sumó a la bancada del Partido del Trabajo (PT).


En la sesión de este día, la Mesa Directiva del Senado de la República leyó un comunicado de Monreal Ávila a través del cual informó al pleno senatorial que a partir de hoy pasa a formar parte de la fracción parlamentaria del Partido del Trabajo.


Con esta decisión el ex vicecordinador de los senadores del PRD fortaleció a la bancada del PT que, con la renuncia de la senadora Josefina Cota, que regresó a la bancada del PRD, el PT corría el riesgo de desaparecer como fracción legislativa.


Ver nota completa en: La Jornada en línea. 11/12/08

Los partidos del Trabajo y Convergencia formalizaron ante el Instituto Federal Electoral una coalición total -sin la participación del PRD y articulada al movimiento de Andrés Manuel López Obrador- que competirá en las elecciones federales de 2009 bajo la denominación de Frente Amplio Progresista (FAP).


Este polo, identificado por ambos partidos como “de la nueva izquierda democrática nacional”, dejó claro que su vinculación con Andrés Manuel López Obrador y estableció que el movimiento social del tabasqueño “será semillero” de liderazgos para la competencia comicial del año entrante.


El consejero presidente del IFE, Leonardo Valdés Zurita, dijo -ante los dirigentes, legisladores e intelectuales como José Agustín Ortiz Pinchetti y Alejandro Gertz Manero- que el organismo ciudadano analizará el convenio de coalición a partir del principio de imparcialidad.


Dante Delgado, Luis Maldonado y Alejandro González Yáñez dejaron claro que el PRD (que encabeza Jesús Ortega) es responsable de una reforma electoral que acota el avance de las fuerzas progresistas del país, además de que en las negociaciones de coalición buscaba “subordinación”.


La coalición PT-Convergencia contenderá el próximo 5 de julio en los 300 distritos federales, donde se elegirán a los diputados de mayoría que integrarán la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados, pero no tendrá logotipo común y en las boletas cada partido aparecerá con su escudo.


El senador Dante Delgado, fundador de Convergencia, detalló que después de la elección federal del 5 de julio se podrá platicar nuevamente con el PRD. Censuró la construcción de la reforma electoral a la que insistió en llamar “regresiva”. Dijo que el Frente Amplio Progresista tiene tres vertientes: la Convención Nacional Democrática, con carácter ciudadano, el movimiento de resistencia civil pacífica que encabeza López Obrador y la unidad legislativa en el Congreso de la Unión.


“Pero hoy estamos frente a la realidad de un ejercicio electoral que nos da facultades a PT y Convergencia de presentar en tiempo y forma el convenio de coalición”, dijo para luego subrayar que la reforma electora aprobada por Nueva Izquierda, PRI y PAN es regresiva. Con ella “se chamaquearon al PRD”.


No haya duda -agregó- de que es una realidad electoral regresiva; cancelaron las candidaturas ciudadanas, cancelaron las Agrupaciones Políticas Nacionales, la posibilidad de crear partidos cada tres años para que sean cada 6 años… desaparecieron las coaliciones formalmente, estas son candidaturas comunes y se repartieron para si los tiempos del Estado.


El presidente formal de Convergencia, Luis Maldonado, dijo que la coalición estará abierta a la participación ciudadana, que privilegiará perfiles y consensos para seleccionar candidatos y eventualmente aplicará encuestas. Convocó:


“Estamos seguros que uno de los grandes semilleros, viveros de liderazgos, está en el movimiento que encabeza López Obrador, así como convocamos a todos los actores en las regiones, aspiramos a que todos esos liderazgos se comprometan y participen con nosotros en las candidaturas”.


El senador del PT, Alejandro González Yáñez, sostuvo que la dirigencia nacional perredista que encabeza Jesús Ortega “no es el PRD”. Acusó que es falso que la dirección perredista quiera coalición; “es demagógico pues la práctica no corresponde a su discurso”.


Indicó que Nueva Izquierda -corriente perredista encabezada por Ortega- junto con PRI y PAN sepultaron en al reforma electoral de 2007 las coaliciones electorales tras lo que llamó el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador en las pasadas elecciones presidenciales.


“Nueva Izquierda no quiere coalición, quiere subordinación. PT y Convergencia, constituimos el polo político electoral más importante de estos comicios de 2009. Somos la fuerza emergente que sorprende al conjunto nacional, porque estamos articulados con el movimiento popular que encabeza López Obrador.


El Universal On Line 10/12/08

En un acto político y simbólico, miles de representantes del movimiento Nuevo Espacio arribaron ayer a la ciudad de México y, a las afueras de la sede de Convergencia –en la colonia Nápoles–, ante cuya dirigencia nacional, lanzaron al aire camisetas amarillas y se pusieron naranjas.

chalco

Según el presidente municipal de Chalco, Vicente Alberto Onofre Vázquez, quien encabeza esta corriente mexiquense, se han unido a Convergencia 100 mil militantes de 70 municipios del estado.

Los motivos de esta decisión, sostuvo el alcalde, son que en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) las demandas y exigencias sociales de estos municipios nunca fueron atendidas, y porque el sol azteca “se ha divorciado de las causas justas del pueblo de México”.

La dirigencia nacional, diputados federales y senadores de Convergencia recibieron a los mexiquenses y encabezaron un mitin en el que su presidente nacional, Luis Maldonado Venegas, aseveró: “es la hora de la determinación valiente frente a aquellos que han depuesto banderas, que han concertado con la cúpula del poder”.

Posteriormente, en rueda de prensa, Maldonado rechazó que su partido sea factor de la división interna en el sol azteca. Convergencia no apuesta “a que se caiga la casa de junto para construir la nuestra”.

La Jornada. 30/11/08

Gerardo Fernández Noroña, quien renunció este mediodía al igual que María FernandaCampa Uranga y Horacio Flores Flores a su militancia en el Partido de la Revolución Democrática, aseguró que piensa que el partido va a desaparecer ante la llegada de Jesús Ortega a la dirigencia nacional del sol azteca.

fernandeznorona

Ver comunicado en: El Sendero de Veracruz


Fernández Noroña declaró a El Universal que no tiene intención de afiliarse a ningún partido ni tampoco invitaciones u ofrecimientos para integrarse a otro órgano político, incluido el Frente Amplio Progresista, que coordina Porfirio Muñoz Ledo.

Nota completa en: El Universal. 27/11/08

A %d blogueros les gusta esto: