Skip navigation

Tag Archives: Inundaciones

Lo más cómodo sería que campesinos indígenas abandonaran su tierra

De espaldas a la historia de México, el presidente Felipe Calderón pidió a los habitantes de las localidades chiapanecas afectadas por los deslaves en los últimos días trasladarse a Amatán o cualquier cabecera municipal, pues, dijo, la causa de la pobreza es la dispersión y sostuvo que el reparto agrario lo único que hizo fue amarrarlos a sitios que están más expuestos a derrumbes. “La causa de la pobreza en México es la dispersión, a la hora que vino el reparto, qué bueno que le dieron casi a todos, pero mandaron a la gente casi, casi a amarrarse a sus parcelas”, sostuvo al señalar las condiciones del lugar donde las casas fueron destruidas por el alud de lodo.

Anuncios

Caos en el transporte

Espectacular imagen calificada por “Crónica del Poder” como la fotografía del día

Inundaciones ya afectan vida social y económica de todo el sureste

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Entre si es o no es, Javier Duarte no pierde el tiempo. Si bien mediáticamente es lucidor andar micrófono en mano con el agua hasta las corvas y paleando lodo en las comunidades afectadas, para quien quiere ser gobernador de Veracruz es tanto más importante como prioritario afianzar amarres con vista al futuro, partiendo de una condición presente muy real, la entidad está colapsada y las finanzas públicas estatales quebradas. Pragmáticamente el Sr. Duarte seguramente valora la situación y se inclina a favor de donde está el billete, de ahí que su acercamiento con Felipe Calderón no es casual y, como ya trascendiera, con Enrique Peña Nieto tampoco. En ambos confía puedan inclinar la balanza a su favor en el TRIFE, al mismo tiempo que obtiene de estos el compromiso de no dejarle de tender la mano a Veracruz en uno de los momentos más difíciles de su historia.

El compromiso es recíproco. Una mano lava a la otra. Felipe Calderón contará con todo el apoyo del gobierno de Veracruz en lo que resta de su mandato. Por lo consiguiente, Peña Nieto también contará con el respaldo duartista, en su intento por hacerse de la presidencia de la República.

En ambos casos, según trascendiera, Javier Duarte está bien encaminado en sus negociaciones. El dinero de la federación ya está fluyendo para atender las necesidades más urgentes en las regiones siniestradas y, para el caso particular del por ahora gobernador electo, su equipo de trabajo y las tareas que éste lleva a cabo en presencia y auxilio a damnificados, así como en  la preparación de una  propuesta de  programa sexenal de gobierno, el apoyo le llega del Estado de México.

Paradójico, pero así es. En tanto que el gobierno estatal no cuenta con recursos para pagar oportunamente la nómina del personal a su servicio, Duarte de Ochoa cuenta con suficientes fondos para preparar su aún dudoso ascenso al poder.

Esto mientras la inquietud e incertidumbre respecto a la decisión inatacable del TRIFE, crece mientras se prolonga la espera. Por lo pronto, inquieta el saber que en la agenda del tribunal federal electoral la prioridad está concentrada en el análisis de la revisión de la elección en el estado de Hidalgo.

La presidente nacional del PRI, Beatriz Paredes, pareciendo no conocer Veracruz, sostuvo “que nadie debe lucrar con la tragedia de los damnificados a consecuencia de las inundaciones provocadas por el huracán Karl” ¿Ello es posible en nuestra entidad? Seguramente que no. Querámoslo o no, la política se impone y la tragedia es moneda de cambio.

Entre la clase política y círculos periodísticos cercanos a ésta, el tema de los embates de la naturaleza se subordina a la especulación y el rumor respecto a la sucesión del Mtro. Fidel Herrera Beltrán y el futuro cercano de éste. Comentándose que en tanto el gobernador está concentrado en la problemática ambiental y social de su entidad, el gobernador de Coahuila  Humberto Moreira Valdés, con el apoyo de Peña Nieto, se le anticipa como futuro dirigente nacional del PRI. Lo que se interpreta como posibilidad de que Herrera Beltrán pase a ocupar la banca a lo largo del 2011, perdiendo la oportunidad de acceder a la candidatura de su partido a la Presidencia de la República  como es su explícito deseo.

Lo curioso es que en tanto en el exterior se fortalece, al interior de la entidad Javier Duarte pierde terreno. En parte porque crece la duda sobre su ratificación como gobernador electo por el TRIFE, como por el hecho de consentir que públicamente se ventile la posible integración de lo que sería su gabinete. Nombres y más nombres se barajan en los medios de información y cada vez es mayor la certidumbre de que los personajes que se mencionan son los menos indicados para acompañarle como primer círculo en su aún presunto gobierno. Salvo muy contadas y honrosas excepciones, se habla de un nefasto ramillete de ineptos, corruptos y de fama pública precedida de un muy oscuro historial, perjudicando más que beneficiando al Sr. Duarte, sin que este frene la especulación y el rumor.

Lo más grave, a mi juicio, es que en las actuales circunstancias de Veracruz ya se mencione que Duarte estaría más preocupado por armar un equipo de operadores políticos de su partido, con vías al 2012 y en apoyo a la candidatura de Enrique Peña Nieto, que rodearse de verdaderos expertos en sus respectivas áreas de competencia para sacar al buey de la barranca, recuperando lo perdido en el menor tiempo posible, como lo espera la gran mayoría de los veracruzanos. Más administración, eficiencia y eficacia, y menos política, es el sentir generalizado que se percibe entre la gente.

Aspecto este último que no puede echarse en saco roto, sea quien fuere el sucesor del Mtro. Herrera Beltrán, pues tras la emergencia, en el corto y mediano plazo, lo que hoy es contingencia de desastrosos efectos sociales y económicos, podría devenir en crisis política y de gobernabilidad si no se privilegia una buena administración y eficacia en la atención a los problemas torales de Veracruz, por sobre esteril  politiquería de corte electoral.

Veracruz entero espera un cambio en el estilo personal de gobernar y en resultados transparentes, medibles y cuantificables en materia de crecimiento económico, empleo, seguridad,  y bienestar de la gente. Mucho de ello depende de una inteligente decisión en la conformación del primer círculo de la nueva administración pública veracruzana, el saber delegar y el exigir oportuna rendición de cuentas, contando con un auténtico programa de gobierno, más que plan sexenal, que contemple seguimiento, control y evaluación de todas y cada una de las acciones de gobierno. Si Duarte resultara favorecido por el resolutivo del TRIFE sobre su elección, ojalá y lo tome en cuenta.

Y mientras el tiempo pasa, el rumor crece y la especulación mediática se impone, Veracruz, Tabasco, Chiapas y Oaxaca, viven momentos difíciles en los que la mayor tragedia es la pérdida de vidas humanas. Esperemos que en los próximos días la naturaleza nos conceda un respiro y aprendamos la lección que ésta nos deja.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Parafraseando a Gramsci, en Veracruz el régimen de la fidelidad no acaba de morir y el nuevo no acaba de nacer. La obligada transición permanece estancada y, conforme pasan los días y se acerca el relevo del poder ejecutivo estatal, sin estar resuelto el tema de la sucesión, la incertidumbre se apodera de una sociedad que, en la contingencia, y con un gran alarde de solidaridad ciudadana que estamos obligados a reconocer, se debate entre buscar alivio a las necesidades más ingentes tras los embates de la naturaleza y las expectativas que ofrece un futuro incierto para el mediano y largo plazo en lo económico y en lo social.

Pasada la emergencia, ¿qué? Muchos se preguntan. Parece no existir respuesta. Veracruz y el país entero marchan sin rumbo claro, perdidos en una pugna esteril partidista, se atiende lo que para la clase política es urgente y necesario en función de sus intereses y, lo importante, duerme en la congeladora legislativa o es objeto de respuestas parciales, reactivas frente a la coyuntura e irrelevantes en términos de futuro en los tres órdenes de gobierno.

En nuestra entidad la situación guarda mayor complejidad frente a otras entidades federativas. Si para el norte del país la inseguridad radica en el creciente poder de la delincuencia organizada y la incapacidad manifiesta del gobierno para hacer exitosa la absurda guerra contra el narcotráfico iniciada unilateralmente por Calderón Hinojosa, en Veracruz la inseguridad y zozobra entre las mayorías de la población, tiene como denominador común la pobreza, la desigualdad, y la indefensión  frente a fenómenos naturales que de manera recurrente, año con año, colocan a la entidad en condiciones de desastre. Cuando no es la sequía o el frío intenso,  es el exceso de lluvias, que se traduce en grandes avenidas fluviales e inundaciones, impactando sobremanera a los sectores más débiles y vulnerables de la población.

Ya alguien señalaba que los mayores índices de afectaciones por fenómenos naturales, coinciden con el mapa mundial de la pobreza. Ello es aplicable a Veracruz. Año con año el gobierno recurre a medidas asistencialistas, de buena fe o con intencionalidad electoral, y los más favorecidos se vuelcan solidariamente en apoyo a los habitantes de misérrimas comunidades en desgracia. Los pobres son siempre las víctimas propiciatorias de la improvisación, la corrupción y la imprevisión.

Lustro tras lustro es lo mismo, las pulgas se cargan sobre el perro más flaco, valga con todo respeto la expresión, sin que se apliquen políticas de estado acordes con la problemática de una entidad federativa con condiciones orográficas e hidrológicas adversas. Pues así como es rico nuestro potencial en recursos naturales, así, en la misma medida, es pobre nuestra capacidad de aprovechamiento racional de las fortalezas que ello ofrece y aún más pobre nuestra capacidad, eficiencia y eficacia, para hacer frente a nuestras debilidades ante la amenaza que la misma naturaleza nos advierte.

Pero si bien corresponde a las autoridades, en sus tres órdenes de gobierno, el diseñar, proponer, autorizar y poner en práctica políticas públicas idoneas y congruentes con nuestra realidad, la sociedad en su conjunto tiene un alto grado de corresponsabilidad frente a la inacción gubernamental, imprevisión, improvisación y simulación con la que se enfrentan desastre como el que hoy padecemos.

Entre los muchos problemas que hoy nos aquejan y lastiman, en su origen, seguimiento y presunta solución, la corrupción e impunidad tiene mucho que ver. Una mano lava a la otra y todos, por comisión u omisión, nos hacemos coparticipes de tal lacra social. El dejar hacer, dejar pasar, ante la ausencia de organización, participación informada, responsable, honesta y democrática de la ciudadanía, más allá de partidos políticos u organizaciones de la llamada “sociedad civil”, que para el caso son lo mismo,  da patente de corzo a la ineficiencia y saqueo de que tradicionalmente se nos hace víctimas de las autoridades y políticos cuya ambición por hacer fortuna en un santiamén, no tiene llenadera.

Muchos de lo quienes hoy se quejan y lamentan de la situación en desgracia en que se encuentran, habiendo perdido lo mucho o poco de su patrimonio familiar, e incluso la vida de seres queridos, son los mismos que a cambio de un saco de cemento, una lámina, una despensa, entregaron sin más su voto a los que hoy califican como sus verdugos. Políticos y servidores públicos que pasada la emergencia, no volverán a las comunidades afectadas hasta el momento en que hayan de requerir nuevamente el apoyo de los electores.

La pobreza de unos y la corruptela de otros, cocinan el caldo de cultivo para futuras desgracias, recreándose el escenario de siempre, en la que la obra en escena a la  que estamos obligados a asistir año con año, solo sirve para encumbrar a nuestros falsos héroes cuya “generosidad”, “cercanía con la gente”, y “apasionada entrega” es motivo de aplauso y alabanza mediática.

Las cosas no pueden ni deben seguir así en Veracruz. El régimen no nato está obligado a no heredar los viejos vicios del que ya está próximo a morir, so pena del fracaso y repudio popular. Así como la sociedad veracruzana en su conjunto, obligada también al cambio de conductas y actitudes nocivas, debe asumir su corresponsabilidad, exigiendo sí a sus autoridades, pero fundamentalmente participando y aportando lo mejor de cada quien para que la suma de cada granito de arena contribuya a la construcción del Veracruz que deseamos merecer.

Insistir en el dejar hacer, dejar pasar, sin aprender de lo que nos deja la experiencia presente y actuar en consecuencia, es un llamado a repetir la misma historia, tropezándonos siempre con la misma piedra. ¡Ya basta!

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com


Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

El gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, propuso a Felipe Calderón Hinojosa  realizar una “reingeniería” hidráulica total e integral en su entidad, pues “los tabasqueños no pueden vivir siempre en la incertidumbre” frente a la recurrencia año con año de inundaciones y afectaciones críticas en vidas y haciendas de la población.  Visión de largo plazo, previsión y respuesta integral frente a los efectos de un ya irreversible cambio climático en el planeta, la del gobernante tabasqueño, pero también una manera de reconocer que la reacción frente al desastre no puede ya seguir soportándose en políticas públicas asistencialistas, actitudes demagógicas de los gobernantes,  y esperanza fallida de las poblaciones que esperan todo del gobierno.

O se asume la responsabilidad colectiva y se toma al toro por los cuernos, o el cambio climático y sus desastrosos efectos terminarán por imponerse por sobre una sociedad inerme y en franca indefensión frente a los embates de la naturaleza. Un proceso de auténtica planificación regional y microregional por cuencas hidrológicas, involucrando a toda la población, que se haga acompañar de la infraestructura física idónea y necesaria aguas arriba y en la desembocadura de los ríos, es ya más que obligada y urgente.

En nuestro entorno más cercano, Veracruz, no podemos seguir engañándonos a nosotros mismos, siguiéndole la corriente a gobiernos ineficientes y al bombardeo mediático, que privilegia la imagen de los servidores públicos por sobre condiciones y necesidades reales y sentidas de la población. El día de hoy amanecimos con la noticia de que el huracán “Karl” dejó un saldo de más de 500 mil afectados, tras golpear al litoral veracruzano con categoría III para, en unas cuantas horas, atravesar la entidad con apenas categoría de tormenta tropical. La realidad es que con “Karl” vino a llover sobre mojado, la mayor parte y de mayor gravedad de las afectaciones que ha venido registrando Veracruz frente a las inclemencias meteorológicas, fueron previas al impacto del huracán.

El origen ya es del dominio público y el propio gobernador así lo ha declarado: “Lo que necesita el Estado para reducir el impacto de las lluvias cada año, es invertir en la reforestación de la zona y en el dragado de las cuencas. “Hay que invertir en dos grandes aspectos que tiene que ver con estos impactos del cambio climático, primero en la reforestación. Otra gran inversión que hay que hacer es el dragado”,  El problema, explicó, es “que los canales cada vez más se encuentran reducidos debido a la cantidad  de lodo en los cauces desde las montañas, por lo que las cuencas estatales se encuentran bloqueadas.

La intensa lluvia que acompañó a “Karl” durante escasas seis horas, confirmó lo dicho por el gobernante. La crecida de los ríos, deslaves y bloqueo de las corrientes de agua,  y no los fuertes vientos del huracán son el origen de la actual contingencia. A ello habría que agregar corrupción oficial, inexistencia o mala calidad de la infraestructura física, la ausencia de una cultura de prevención y educación ambiental entre la población más vulnerable y, sin duda, años y años acumulados de indiferencia e irresponsabilidad al no prever la necesidad del dragado o desazolve de los ríos y sus afluentes. Y ni que decir del carácter comercial y no social del manejo de las presas, públicas y privadas de generación de energía eléctrica.

Después del niño ahogado vendrán las respuestas. El próximo gobernador de Veracruz, tendrá que afrontar el problema recurrente con visión de estado y de mediano y largo plazo. Y así como lo propone el gobernador tabasqueño, pensar seriamente en medidas integrales de reingeniería hidráulica, reordenamiento de asentamientos humanos acordes con las recomendaciones de los expertos avocados al estudio del cambio climático y sus efectos en la entidad. Privilegiando tecnología y sentido social por sobre politiquería electoral sustentada en asistencialismo clientelar. Bienvenidos albergues, láminas, cobijas y despensas, cuando así lo amerite la ocasión, pero por sobre todo ello, coraje y voluntad política para romper con atávicas inercias, simulación mediática, planes estatales de desarrollo de saliva, el obligado “diezmo” en la construcción de obra pública, dando paso a la honestidad intelectual para aceptar la realidad, previsión y racionalidad.

El cambio climático llegó ya para quedarse. Actuemos en consecuencia, con la plena seguridad de que no procede enfrentarle ni a periodicazos ni con reclamos infundados.

pulsocritico@gmail.com
http://pulsocritico.com

Veracruz, Ver.- Las autoridades se mantenían en alerta ante la posibilidad de deslizamientos de lodo e inundaciones tras el paso de Karl, que hasta el sábado había dejado al menos siete muertos y seis desaparecidos en dos estados del país. Karl, que el viernes azotó como huracán la costa del Golfo de México y para la madrugada del sábado se disipó, provocó intensas lluvias que desbordaron ríos en el estado de Veracruz, como en la comunidad de Cotaxtla, donde se encontraron los cuerpos de un niño de 2 años, otro de 3, identificado como Alan Utrera, así como de su abuela Josefina Crisanto, de entre 40 y 50 años, informó AP. Asimismo, el secretario estatal de seguridad pública de Veracruz Sergio López confirmó el hallazgo de otras dos mujeres fallecidas en la comunidad de Felipe Carrillo: Arcadia Ventura, de 87 años y Obdulia Gutiérrez, de 54.

El río Cotaxtla, que pasa a un costado de la población de unos 5.000 habitantes, alcanzó una altura de hasta siete metros y dañó decenas de casas y locales comerciales. Las autoridades, rescatistas y pobladores aún buscaban a seis personas más reportadas como desaparecidas. El Universal.com

El huracán “Karl”, tocó tierra a 15 kilómetros del Veracruz como huracán de categoría 3 a las 11:30 horas. Alrededor de las 13 horas el centro del meteoro se ubicaba a 25 kilómetros al oeste del puerto de Veracruz con vientos máximos sostenidos de 175 kilómetros por hora. El CNH informa que su movimiento actual es con dirección oeste suroeste a una velocidad de 13 kilómetros por hora, y se espera que se continúe debilitando en la medida en que el centro del huracán se mueva sobre tierra. Según los reportes el meteoro se dirige hacia Puebla y la parte sur del Valle de México, donde se espera provoque intensas lluvias durante la noche de este viernes y la mañana del sábado. El meteoro impactó en las cercanías de la nucleoeléctrica Laguna Verde, por lo que la Comisión Federal de Electricidad determinó suspender sus actividades y hacer cortes de energía en amplias zonas urbanas y rurales para evitar desgracias. La CFE aseguró que la seguridad de Laguna Verde está garantizada, ya que está diseñada para soportar este tipo de fenómenos naturales, sin embargo como medida preventiva decidieron suspender temporalmente la generación de electricidad de sus dos unidades.

Miami (EE.UU.), 17 sep (EFE).- El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU. indicó en su boletín de las 12.00 GMT de hoy que “Karl” es ya un huracán de categoría 3 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson,de un máximo de cinco. El peligroso huracán “Karl” ganó de nuevo intensidad al desplazarse por las cálidas aguas del sur del Golfo de México y sus vientos aumentaron a 195 kilómetros por hora, antes de golpear “la de tarde hoy” la costa mexicana como ciclón de categoría tres, encontrándose a 80 kilómetros al noreste de Veracruz (México) y a 240 kilómetros al sureste de Tuxpán, en México también, en la latitud 19,6 grados norte y longitud 95,6 grados oeste. El CNH advirtió de que “Karl” ocasionará fuertes lluvias e inundaciones en la costa sureste de México.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

La necia realidad termina siempre por imponerse. La falacia de la eficiencia, eficacia y buen gobierno de la fidelidad, sustentada en un manejo mediático a modo tras el que se ocultara simulación, improvisación, opacidad, corrupción, e impunidad, exhibe hoy con toda su crudeza el estado que guarda el erario público en el ámbito estatal y municipal. El fantasma de la bancarrota de una “fiel” pero pésima administración, campea por todo lo alto a lo largo y ancho de Veracruz.

El gobierno estatal no cuenta con recursos para solventar sus obligaciones. No hay un solo peso para cubrir la parte que le corresponde aportar y a la que está obligado por los mecanismos del FONDEN para hacer frente a la contingencia climática. Constructores, proveedores y hasta los mismos servidores públicos, desesperados claman y presionan por un pago que no se hace efectivo. Los sindicatos de trabajadores al servicio de la administración pública veracruzana denuncian al gobierno estatal de no enterar las cuotas obrero-patronales de sus agremiados al Instituto de Pensiones. La obra pública parada y en gran medida abandonada a su suerte. El destino de los recursos provenientes de la bursatilización del impuesto a la tenencia vehicular, es incierto. La opacidad en la información sobre el estado que guardan las finanzas de la administración pública estatal es más que evidente.

En el ámbito municipal, y no lo propala una oposición dolida como argumento para restar méritos al régimen fidelista,  lo afirman los mismos diputados locales priístas que llegaran al Congreso de la mano del “bien amado”. Más de cuarenta ayuntamientos veracruzanos en bancarrota y más de cien alcaldes que a lo largo del año no han rendido informes sobre el manejo de los recursos públicos bajo su responsabilidad, existiendo el temor entre la diputación local de que los ediles irresponsables se hayan despachado a su favor con la cuchara grande. Salvador Mikel Rivera, Procurador de Justicia de Veracruz, declara sin empacho que “se han recibido por lo menos unas 700 denuncias en contra de alcaldes que han registrado anomalías en la administración de los recursos públicos, y que solo se ha ejercido acción penal en contra de 50 ediles en lo que va de la actual administración”.

El diputado convergente Alfredo Tress, se pregunta que hicieron los alcaldes con mil millones de pesos del porcentaje que les correspondiera de la bursatilización de la tenencia. No se aplicaron en obra pública y a la fecha en el rubro de gasto corriente, no cuentan con fondos suficientes para el pago de servicios personales, señala. Por su parte, el director del Instituto Veracruzano de Desarrollo Municipal (INVEDEM), Enrique Mendoza Filidor, quien se asume como ideólogo del priísmo estatal, admite que alcaldes enfrentan graves problemas para administrar las finanzas municipales, a tal grado que no tienen para pagar la nómina de empleados ni terminar obras inconclusas. La mayoría no sabe administrar, concluye.

La culpa es de “la cocinera”, afirman el gobernador, sus empleados más próximos, y hasta el presidente de la Mesa Directiva del Congreso local. El gobierno federal a cargo de Felipe Calderón, castiga a Veracruz, no entregándole o escatimándole las participaciones y aportaciones a que la entidad tiene derecho. Tal aseveración no está confirmada oficialmente con números y documentos que así lo demuestren. Todos se tiran la bolita, mientras que los afectados por las inundaciones afirman que el número de despensas y apoyos que reciben es menor a lo distribuido por el partido de la fidelidad en tiempos de campaña política. Las fotos cotidianas de funcionarios públicos con el agua a las rodillas, en las que mediáticamente se exaltan trabajo, entrega y cercanía con la gente, no substituyen previsión y buen gobierno.

Tlacotalpan, patrimonio de la humanidad, hoy sin pobladores es el set escogido para la ocasión, mientras que varios cientos de comunidades afectadas en parecida o aún peor situación,  no conocen de la mano generosa y solidaria de quienes le gobiernan.

La desgracia es temporal, las inversiones siguen fluyendo a Veracruz, el crecimiento económico y el desarrollo en todos los órdenes va viento en popa, afirma el titular de Desarrollo Económico y Portuario. Industriales, productores agropecuarios, cámaras de comercio, y hasta músicos y trabajadores de la cultura, dicen lo contrario, Veracruz está de rodillas, el gobierno está quebrado, no paga, los despidos están a la orden del día,  y las pérdidas resultantes de la incesante lluvia, desborde de los ríos e inundación de poblaciones enteras y miles de hectáreas, son cuantiosas y por ahora incalculables.

El gobierno de la fidelidad se derrumba a escasas semanas del cambio de estafeta en la administración pública estatal y municipal. Y sin embargo, en medio de la inconsciencia y perversidad calculada, se celebra el Bicentenario de la gesta independentista nacional y Centenario del inicio de la Revolución Mexicana, con el grito “Vamos bien, viene lo mejor”, como en los mejores días del peor gobierno que ha padecido Veracruz.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

El Gobernado de Veracruz, Fidel Herrera, indicó que lo que necesita el Estado para reducir el impacto de las lluvias cada año, es invertir en la reforestación de la zona y en el dragado de las cuencas. “Hay que invertir en dos grandes aspectos que tiene que ver con estos impactos del cambio climático, primero en la reforestación.
“Otra gran inversión que hay que hacer es el dragado”, señaló en entrevista con Radio Red.
El problema está, explicó, en que los canales cada vez más se encuentran reducidos debido a la cantidad de lodo en los cauces desde las montañas, por lo que las cuencas estatales se encuentran bloqueadas.

A %d blogueros les gusta esto: