Salte la navegación

Tag Archives: La política en México

Ante una crisis mundial del capital, cuando se abre la posibilidad de optar por un modelo distinto al neoliberalismo, es indispensable refundar el partido electoral de la izquierda en el país, porque en las condiciones actuales que vive el Partido de la Revolución Democrática (PRD), “ha dejado de servir a la sociedad mexicana”, afirmó Enrique Semo Calev, historiador e investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México.


En entrevista, tras participar en un homenaje a los líderes sociales Othón Salazar Ramírez y Arnoldo Martínez Verdugo, convocado por el colectivo Rumbo Proletario, afirmó que “quizá ha llegado el momento de que se cumplan muchos de los objetivos del movimiento de 1968, y que se renueve, entre otros factores, el sindicalismo mexicano y el papel de los intelectuales, que deben estar al lado de las causas del pueblo”.


Luego de destacar la trayectoria del dirigente magisterial comunista, Salazar Ramírez, quien falleció el pasado 4 de diciembre a los 84 años, aseguró que “es el modelo de dirigente que podría renovar al sindicalismo de México. Es posible que hoy no se vean muchos líderes como él, pero surgirán de nuevo. El mismo pueblo que produjo a Othón, que es producto del pueblo, generará nuevos dirigentes magisteriales”.

Nota completa: La Jornada 14/12/08


José Agustín Ortiz Pinchetti: La apuesta de AMLO


Podría hablar del cálculo estratégico de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pero me gusta más la palabra apuesta, pues implica riesgo y competencia. AMLO arriesga su suerte a la certeza de que el pueblo de México despertará, se organizará y tomará el poder. Él quiere ser partícipe de esta toma de conciencia, organización y victoria, pero no confía mesiánicamente en sí mismo, sino en la capacidad de la gente de cambiar su circunstancia.


Sus competidores también toman en cuenta al pueblo, pero para ellos es una masa a la cual se puede halagar, engañar, corromper. PAN y PRI usan los mismos mecanismos. El clientelismo, la demagogia y, sobe todo, la manipulación de los medios. AMLO no puede ni quiere usar los viejos instrumentos de la política mexicana. PRI y PAN saquean impunes a los dineros públicos y tienen el apoyo de la oligarquía, los monopolios y las televisoras. Así que el obstáculo que tendrá que afrontar el pueblo con AMLO o con otros líderes es formidable. Es la vieja estructura de castas que viene desde la Conquista y que se resiste al cambio.


Nota completa: La Jornada 14/12/08

Ortega: No se quedará el PRD lamiendo heridas

Azucena Silva/ Corresponsal El Universal

Morelia, Michoacán Viernes 12 de diciembre de 2008 , 15:46


Se ha terminado la crisis interna en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), ya se le dio vuelta a la página de los problemas y existe la conciencia de que la discrepancia no está peleada con la unidad. Si bien hay recuerdos de actos dolosos e irregularidades que mancharon la elección presidencial, en el sol azteca no se quedarán en una esquina a lamerse las heridas, así lo aseguró  Jesús Ortega Martínez.


Tras reconocer que principalmente los políticos atropellan a los demás por conseguir sus objetivos, él de manera personal busca dejar de lado la arrogancia para reconocer sus errores y por eso la transmisión de un spot donde se lo da a conocer a la ciudadanía. Ahí reconocen que se han equivocado. Con esa transmisión, agregó, buscan decirle a la gente que actuarán de manera diferente, sin prepotencia para conseguir su objetivo de ganar la mayoría en el Congreso de la Unión en el siguiente proceso electoral y con la confianza de contender solos.


Ver nota completa en:  El Universal en Línea

El desastre institucional del país está suscitando múltiples especulaciones sobre el futuro inmediato de México y una pregunta aparece de manera recurrente: ¿quién está tomando las decisiones de gobierno en México?


1. La crisis económica global y la recesión están siendo enfrentadas por el gobierno de facto de Felipe Calderón de la peor manera posible: negando su gravedad pero reprimiendo al mismo tiempo todas las inconformidades sociales, mientras el gobierno rueda. Los asuntos fundamentales de México son decididos ya abiertamente por los grandes poderes trasnacionales y los de trámite por los no muy capaces colaboradores del titular del Ejecutivo mientras éste se dedica a la política partidista y a las elecciones del 2009, a tratar de resarcir su deteriorada imagen en una nueva y costosa campaña promocional y, según algunos, al dolce far niente.


2. La endeble situación de Felipe Calderón tras el fracaso de su supuesta lucha contra el crimen organizado (2006-2008), que tan onerosa resultó para las instituciones y para el país, se ve reflejada por el hecho de que no pudo siquiera nombrar a su nuevo secretario de Gobernación Fernando Gómez-Mont (que le fue impuesto por el salinismo), al nuevo subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Javier del Real, cargo por cierto anticonstitucional (quien le fue impuesto por las fuerzas armadas), y ni siquiera a su nuevo secretario particular Luis Felipe Bravo (que es un panista yunquista ajeno a su grupo).


3. El escenario desastroso que vivió México en el sexenio pasado, cuando un inepto y perverso como Vicente Fox, y que el Vaticano confirma ahora que está medio loco, cogobernó con su esposa Martita, subordinado a los priístas salinistas, cometiendo tropelías sin fin, disponiendo de manera patrimonial de los recursos de la nación y sometiendo a México a intereses extranjeros, ha quedado superado por el desastre de la segunda administración panista.


4. La derechización del régimen es en tanto absoluta, y a nadie puede extrañarle, por consiguiente, la nueva andanada contra los trabajadores, pues con absoluto cinismo los colaboradores de Calderón siguen interviniendo en el sindicato minero y encarcelando a sus dirigentes para servir al Grupo México y a los intereses de Salinas y de Larrea en el caso de la huelga de Cananea. Los campesinos de Atenco siguen detenidos mientras el nuevo titular de Bucareli llama delincuentes a los maestros que se manifestaron frente a sus oficinas el miércoles 10.


5. La respuesta ante este naufragio está siendo, sin embargo, no un viraje de timón sino una nueva campaña promocional, destinada como la anterior a resarcir la imagen de Calderón, la cual es todavía más absurda que la fracasada “lucha contra el crimen organizado”: la que se está llamando ahora la “lucha contra la corrupción”, y que plantea la misma cuestión: ¿qué autoridad moral tiene Calderón para encabezarla, cuando desde su paso por la Secretaría de Energía en el sexenio pasado se le señaló por haber entregado anticonstitucionalmente a una trasnacional de origen español la explotación del gas en la cuenca de Burgos, y de enriquecer a su cuñado con contratos ilegales?


6. La naturaleza actual del poder político y de la connivencia de quienes gobiernan con diversas multinacionales, con un puñado de empresarios traficantes de influencias que se han adueñado de los grandes negocios e incluso con el narcopoder, su sumisión cómplice con los dueños de los medios masivos de comunicación que no hacen otra cosa que engañar y envilecer a los mexicanos, suscita ante toda esta demagogia panista una pregunta: ¿qué acaso no está nuestro país gobernado por mafias del crimen organizado?


7. Las grandes decisiones financieras, estratégicas y de seguridad nacional que afectan a México no se están tomando ya en el país como aconteció al menos hasta 1982. Los tres últimos gobiernos de los tecnócratas priístas (De la Madrid, Salinas y Zedillo), y sobre todo los dos gobiernos del PAN (Fox y Calderón), carentes de la menor inteligencia y patriotismo han ido entregando gradualmente estas políticas a los centros de decisión de Washington, conforme al modelo de toma de decisiones de la globalización neoliberal que se venía delineando hasta antes del estallido de la crisis de 2008 y del inicio de la recesión, y en el cual los gobiernos nacionales quedan reducidos sólo a la posibilidad de implementar algunas políticas domésticas.


8. El escenario político nacional está marcado por un profundo deterioro en todos los órdenes, que se manifiesta de manera crítica en el aspecto institucional, en el que hay un abandono absoluto y un clima de corrupción generalizada. La injerencia de funcionarios estadunidenses en las cuestiones internas del país es ya cotidiana, por ejemplo, y no sólo no merecen éstos extrañamiento alguno, sino que son objeto de comentarios, cuando no de felicitaciones. El miércoles 10, un comentarista deportivo de la cadena de televisión ESPN señalaba con justa indignación que el edificio de la Secretaría de la Defensa Nacional se ha decorado en estos días, con el pretexto de la Navidad, con leyendas en inglés y símbolos estadunidenses.


9. El relevo en la Casa Blanca crea, sin embargo, un nuevo escenario para Calderón y para su equipo, pues están quedando cada vez más arrinconados en la debacle. El futuro gobierno de Obama tiene la tarea histórica de poner de pie al sistema imperial estadunidense, lavándole la imagen con un presidente afroamericano en la Casa Blanca y enfrentando la recesión con lo que no será sino un mal remedo del New Deal de Roosevelt. Y aunque lo esencial de las políticas imperiales de Washington hacia América Latina no va a cambiar, para Calderón y sus amigos -que han estado estrechamente vinculados al Partido Republicano, se subordinaron por completo a Bush y apostaron por McCain- el problema se agravará después del 20 de enero, pues van a tener problemas para salir de la orfandad en que los deja el relevo en Washington, por lo que están dispuestos a ofrecer más para seguir siendo apoyados como grupo.


10. El grupo calderonista espera en 2009 salir adelante en las elecciones que ya desde ahora está manipulando, pero no se da cuenta de que está ya derrotado ante el pueblo de México y ante la historia.


La Jornada 12/12/08

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


La crisis de la izquierda electoral mexicana ya se estancó en un punto muerto. Con el pragmático corrimiento a una postura centrista de lo que queda del PRD, que se inclina pendularmente a la derecha convalidando las tesis neoliberales de la libertad de mercado y respaldando las políticas públicas del calderonato, prácticamente la izquierda histórica se queda sin referente en el sistema de partidos políticos en México. Con la renuncia de la actual estructura a los orígenes ideológicos, doctrinarios y programáticos del partido del sol azteca, la oposición electoral de centro izquierda pierde legitimidad y eficacia en la búsqueda del poder por la vía institucional.

 

En este contexto, las corrientes que al interior del PRD  que dicen oponerse a las comandadas por “los Chuchos”, pretendiendo el rescate del partido desde su interior, convalidan a su vez la permanencia en el espectro político nacional de un instituto político que ya no representa a la izquierda; resultando,  por tanto,  irrelevantes en los esfuerzos de transformación y cambio en la vida política, económica y social de un país sin rumbo.

 

Como contrapartida, el movimiento social que encabeza Andrés Manuel López Obrador, no se decide a su transformación en un  nuevo partido político que aglutine y organice a lo mejor de la izquierda en torno a una estrategia electoral de mediano y largo plazo en la búsqueda del poder. El propio político tabasqueño, manejando los tiempos electorales, se resiste a abandonar las filas del sol azteca; argumentando que no es el momento, sin parar mientes en que lo que está propiciando es la radicalización de lo más atrasado del movimiento ciudadano, abriéndole la puerta a manifestaciones anarquizantes y expresiones “lumpen” que ni se corresponden ni contribuyen a la organización que convoca, anclando a sus seguidores en una visión cortoplacista, de corte electorero, de antemano condenada al fracaso.

 

En tal sentido vale la pena leer “Organización, partido y movimiento”, de Adolfo Sánchez Rebolledo, publicado en La Jornada en su edición del pasado jueves 4 de los corrientes, que poniendo los puntos sobre las ies, da luz sobre las contradicciones entre el movimiento de resistencia pacífica y la función, objetivos y estrategias de un auténtico partido político de izquierda.

 

Así las cosas, frente a la crisis en la economía real y en los prolegómenos de las elecciones del 2009, la izquierda da la razón a Jesús Ortega; observando desde el margen como mirón de palo, el desarrollo de un proceso político al que no ha sabido o no ha querido integrarse, perdiendo una oportunidad histórica. Faltaría ver si en la coyuntura y con carácter provisional, el Frente Amplio Progresista, ahora integrado  por Convergencia, PT, y el movimiento ciudadano de resistencia pacífica que encabeza Andrés Manuel, tienen la suficiente visión organizativa y programática para aglutinar y conducir a las urnas con relativo éxito, en el 2009 y 2012,  a la ahora dispersa izquierda social.

 

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

 

México, DF. El senador Ricardo Monreal abandonó las filas del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y se sumó a la bancada del Partido del Trabajo (PT).


En la sesión de este día, la Mesa Directiva del Senado de la República leyó un comunicado de Monreal Ávila a través del cual informó al pleno senatorial que a partir de hoy pasa a formar parte de la fracción parlamentaria del Partido del Trabajo.


Con esta decisión el ex vicecordinador de los senadores del PRD fortaleció a la bancada del PT que, con la renuncia de la senadora Josefina Cota, que regresó a la bancada del PRD, el PT corría el riesgo de desaparecer como fracción legislativa.


Ver nota completa en: La Jornada en línea. 11/12/08

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

“Te acuso de pretender incurrir en los mismos vicios  que yo por costumbre pongo en práctica, es el concepto de la “propaganda espejo” que hoy se ha puesto de moda en Veracruz”,  escribí en el mes de octubre en mi colaboración titulada “La paja en el ojo ajeno. Guerra sucia en Veracruz” publicada en este espacio que tan generosamente me brinda gobernantes.com.

No estaba errado en mi percepción. Ya en los prolegómenos del proceso en el que habrá de elegirse a la diputación federal veracruzana que nos represente en la Cámara de Diputados, arrecia la guerra sucia mediática entre el PRI y el PAN, anunciando lo que en los próximos meses será un abierto y despiadado intercambio de heces fecales. Contribuyendo los medios impresos y electrónicos, incluyendo internet, a solicitud pagada por los partidos contendientes, o a título gratuito en busca de prebendas y canonjías por parte de los comunicadores.

Lenguaje y contenido en los mensajes propalados por los beligerantes, va subiendo de tono y en tanto el presidente estatal del PRI, grosero y petulante en su naturaleza, a falta de ideas y propuestas arremete con improperios, acusando a los panistas de promover a su partido haciendo proselitismo con recursos públicos federales, estos contestan, con igual talante, acusando al gobierno priísta de Fidel Herrera Beltrán de hacer lo propio valiéndose de los programas sociales bajo su conducción.

Curándose en salud, el gobernador, experto en el manejo del doble discurso, ya anticipó que están por aparecer campañas sucias debido al proceso electoral Federal que se avecina, y adelantó que él mismo es uno de los objetivos de esos ataques por los buenos resultados que ha dado a los veracruzanos, en respuesta a la amenaza panista de recurrir al IFE, denunciando la intensa promoción que Herrera Beltrán hace de su imagen, tiñendo de rojo y bajo el lema “fidelidad” a todas las acciones de su gobierno, bajo el argumento de que dicha promoción impacta directamente en los comicios federales del 2009.

Mala señal, en tanto que la temprana confrontación involucra tanto a Felipe Calderón como a Fidel Herrera Beltrán, en desdoro de su respectivo mandato. Lo que como suele suceder, ello impactará en el ejercicio del gasto público en demerito de la entidad, pagando los platos rotos, como siempre, una ciudadanía que no tiene vela en el entierro. Pues como es por demás sabido, el pleito es cupular y ajeno a los intereses de un pueblo más preocupado y ocupado en paliar la carestía y estirar el salario, que en los asuntos político-electorales. A más de juzgarse absurdo y contradictorio en una entidad federativa en la que el priísmo afirma que sin mayor esfuerzo arrasará en las elecciones del 2009, 2010 y 2012.

Con razón o sin ella, lo cierto es que las partes beligerantes, al sacarse sus trapitos al sol, lo único que están logrando con su actitud es exhibir sus respectivas miserias; confirmando lo que todo el mundo sabe y abiertamente comenta: tan malo es el giro como el colorado, ni uno ni otro se salva de la percepción generalizada en torno a la prevalencia de la corrupción en el quehacer político y en el servicio público. La única diferencia es el color de las despensas y el tamaño de los espectaculares.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Los partidos del Trabajo y Convergencia formalizaron ante el Instituto Federal Electoral una coalición total -sin la participación del PRD y articulada al movimiento de Andrés Manuel López Obrador- que competirá en las elecciones federales de 2009 bajo la denominación de Frente Amplio Progresista (FAP).


Este polo, identificado por ambos partidos como “de la nueva izquierda democrática nacional”, dejó claro que su vinculación con Andrés Manuel López Obrador y estableció que el movimiento social del tabasqueño “será semillero” de liderazgos para la competencia comicial del año entrante.


El consejero presidente del IFE, Leonardo Valdés Zurita, dijo -ante los dirigentes, legisladores e intelectuales como José Agustín Ortiz Pinchetti y Alejandro Gertz Manero- que el organismo ciudadano analizará el convenio de coalición a partir del principio de imparcialidad.


Dante Delgado, Luis Maldonado y Alejandro González Yáñez dejaron claro que el PRD (que encabeza Jesús Ortega) es responsable de una reforma electoral que acota el avance de las fuerzas progresistas del país, además de que en las negociaciones de coalición buscaba “subordinación”.


La coalición PT-Convergencia contenderá el próximo 5 de julio en los 300 distritos federales, donde se elegirán a los diputados de mayoría que integrarán la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados, pero no tendrá logotipo común y en las boletas cada partido aparecerá con su escudo.


El senador Dante Delgado, fundador de Convergencia, detalló que después de la elección federal del 5 de julio se podrá platicar nuevamente con el PRD. Censuró la construcción de la reforma electoral a la que insistió en llamar “regresiva”. Dijo que el Frente Amplio Progresista tiene tres vertientes: la Convención Nacional Democrática, con carácter ciudadano, el movimiento de resistencia civil pacífica que encabeza López Obrador y la unidad legislativa en el Congreso de la Unión.


“Pero hoy estamos frente a la realidad de un ejercicio electoral que nos da facultades a PT y Convergencia de presentar en tiempo y forma el convenio de coalición”, dijo para luego subrayar que la reforma electora aprobada por Nueva Izquierda, PRI y PAN es regresiva. Con ella “se chamaquearon al PRD”.


No haya duda -agregó- de que es una realidad electoral regresiva; cancelaron las candidaturas ciudadanas, cancelaron las Agrupaciones Políticas Nacionales, la posibilidad de crear partidos cada tres años para que sean cada 6 años… desaparecieron las coaliciones formalmente, estas son candidaturas comunes y se repartieron para si los tiempos del Estado.


El presidente formal de Convergencia, Luis Maldonado, dijo que la coalición estará abierta a la participación ciudadana, que privilegiará perfiles y consensos para seleccionar candidatos y eventualmente aplicará encuestas. Convocó:


“Estamos seguros que uno de los grandes semilleros, viveros de liderazgos, está en el movimiento que encabeza López Obrador, así como convocamos a todos los actores en las regiones, aspiramos a que todos esos liderazgos se comprometan y participen con nosotros en las candidaturas”.


El senador del PT, Alejandro González Yáñez, sostuvo que la dirigencia nacional perredista que encabeza Jesús Ortega “no es el PRD”. Acusó que es falso que la dirección perredista quiera coalición; “es demagógico pues la práctica no corresponde a su discurso”.


Indicó que Nueva Izquierda -corriente perredista encabezada por Ortega- junto con PRI y PAN sepultaron en al reforma electoral de 2007 las coaliciones electorales tras lo que llamó el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador en las pasadas elecciones presidenciales.


“Nueva Izquierda no quiere coalición, quiere subordinación. PT y Convergencia, constituimos el polo político electoral más importante de estos comicios de 2009. Somos la fuerza emergente que sorprende al conjunto nacional, porque estamos articulados con el movimiento popular que encabeza López Obrador.


El Universal On Line 10/12/08

Por: Luis Hernández Navarro

Aunque sucedió hace 10 años, la muerte de Mónico Rodríguez es más actual que nunca. En un momento en el que la izquierda partidaria mexicana se hunde en el pantano de la corrupción, el abandono de los principios y el oportunismo político, la trayectoria vital de Mónico muestra que no todo está perdido. En la estirpe de los indómitos, de la que él forma parte destacada, está una de las claves para la recomposición ética de la izquierda.


El 4 de diciembre de 1998, a los 70 años de edad, falleció Mónico Rodríguez. Con los acordes de Tampico Hermoso y La Internacional, interpretados por la banda Atlacholoaya y la bandera roja con la hoz y el martillo cubriendo su féretro, sus parientes, camaradas y amigos le dieron la despedida.


Tornero calificado, experto en la fragua, organizador sindical, peluquero fracasado, ceramista, inventor y fabricante de un cañón antiaéreo, pintor, laudero y dirigente comunista, Mónico Rodíguez perteneció, tal como lo dijo de su amigo y compañero Rubén Jaramillo, a la estirpe de los indómitos. Aunque nunca tuvo poder o fama, durante años su nombre fue una leyenda entre los luchadores sociales de Morelos y el sur de Puebla, que lo visitaban en su casa y taller mecánico de Chiconcuac, Morelos, para enterarlo y escuchar sus consejos.


Nació en Torreón, Coahuila, el 13 de abril de 1918. Su ombligo quedó enterrado en el patio de la vecindad en que vivía su familia. Su padre, Samuel, fue un simpatizante magonista que se unió a las filas de la División del Norte durante la Revolución y luego se hizo comunista. Obrero ilustrado, medio filósofo y medio poeta, leguleyo, pendenciero y tomador, Mónico aprendió de él las primeras lecciones de la lucha de clases.


La vida de Mónico transcurrió entre sentimientos ambiguos de admiración y rechazo hacia su padre. La magia de su arrolladora personalidad se desvanecía a los ojos de su hijo cuando maltrataba a su madre. “Yo le daba la razón a él -decía a propósito de las diferencias religiosas entre sus progenitores-, pero se la negaba cuando la golpeaba.”


Junto a su familia viajó por varias regiones petroleras del país y sufrió todo tipo de privaciones. A los 14 años terminó el cuarto grado de primaria. La colección de El Machete -el periódico del Partido Comunista Mexicano (PCM)- fue su biblioteca y diccionario. En sus páginas se enseñó en política, cultura, poesía, economía e historia. Estudió marxismo en El a, b, c del comunismo, de Bujarin. Aprendió de su papá que el “comunismo es el arte y la ciencia de la liberación del proletariado”.


Con 15 años de edad cumplidos entró a trabajar al ingenio de El Mante, rechazando una beca para continuar sus estudios en la ciudad de México. Cuatro meses más tarde se convirtió en aprendiz de mecánico, a pesar de que su padre le decía: “vale más ingeniero chambón que obrero chingón”. Anhelaba rescatar a su madre de los maltratos de su esposo.


Aventajado en asuntos de mujeres, dio su primer beso a una muchacha que le parecía una virgen proletaria. La ensoñación que le produjo ese primer contacto con los labios femeninos se convirtió en pesadilla al enterarse de que su doncella era tuberculosa. Casi no pudo atender a su segunda ilusión amorosa. “Más que en mis brazos la tuve en mi cartera”, decía. Finalmente, años más tarde, ya en Morelos, después de un difícil cortejo, se unió a Alberta, quien sería la abnegada compañera de su vida y madre de sus hijos. Como buen comunista, aceptó casarse por la iglesia, con ella vestida de blanco.


Mónico Rodíguez trabó en Zacatepec, Morelos, una profunda amistad y relación política con Rubén Jaramillo, que duraría hasta el asesinato del líder campesino, en 1962. Fue el responsable de organizar las huelgas en el ingenio y la zafra azucarera de 1942 y 1948, la lucha de nueve pueblos en Atencingo, y la organización de células comunistas y sindicatos democráticos en el corredor textil de Puebla y Tlaxcala. Participó en la promoción de la huelga ferrocarrilera de 1958-1959 y como dirigente de los padres de familia en la movilización magisterial de 1958-1960 y la toma del edificio de la Secretaría de Educación Pública. Fue el vínculo para acercar a Rubén Jaramillo con Othón Salazar. Años después, junto con un grupo proveniente del espartaquismo, trató de reorganizar a los jaramillistas. En 1962 se encontró con Lucio Cabañas. Apoyó la lucha indígena de Yalalag contra el cacicazgo y los primeros intentos de organización en Tlahuitoltepec, Mixe.


Aunque fue cuadro profesional del PCM durante 12 años, su combatividad, independencia y compromiso con la lucha lo llevaron a tener múltiples conflictos con la burocracia del partido, despreocupada por hacer trabajo obrero o por brindar formación comunista a los líderes. Su familia vivió esos años con múltiples penurias y carencias, literalmente en la miseria. La gota que derramó el vaso fue cuando la dirección del partido le ofreció una beca para que sus hijos estudiaran en la ciudad de México, pero, en lugar de ello, los internó en un hospicio.


Vestido con el mismo saco gris de siempre, de rostro pequeño y angulado, calvo, de barba cana, cejas extensas y arqueadas y nariz larga de anchas fosas nasales, Mónico estuvo rodeado de muchas personas que lo quisieron y admiraron. Hombre sencillo y modesto, enemigo del puritanismo y la mojigatería, con una sabiduría ganada a golpes de vida, viajó y promovió la organización autónoma de obreros y campesinos. El célebre astrónomo Luis Rivera Terrazas, camarada suyo de andanzas, decía que al triunfo de la revolución socialista en México la ciudad de Puebla sería rebautizada como Monicotlán.


La vida de Mónico ha sido transmitida por militantes que lo conocieron y respetaron, como Vicente Estrada y Francisco González. En Radio Educación, Ricardo Montejano divulgó una espléndida serie de entrevistas que le hizo. Julián Vences escribió su biografía en el libro Comunista y carmelita descalzo. Su yerno, Renato Ravelo -hoy también finado-, dio a conocer fragmentos de su lucha en Los jaramillistas.


La Jornada 09/12/08

Un científico trata de entender la realidad y resolver las contradicciones. Un político trata de esconder las realidades para no tener que enfrentarse a las contradicciones. En pocas palabras, un político es un mentiroso.


Yo no sé si en México los políticos, o inclusive aquellos que se dedican a la política, aunque sea transitoriamente, son más o menos mentirosos que los de otros países, pero lo que sí, por lo menos a mí me queda muy claro, es que aquí (unos más, otros menos) todos son mentirosos. Y no podría ser de otra manera. Todos quieren tener hueso y no quieren que se les acabe, ya que no habrá manera de mantener esos ingresos tan exorbitantes. Mientras el pueblo, al que se supone defienden, se muere de hambre, la clase política se hincha de billetes con nuestros impuestos y además, en cuanto pueden, se dan a la tarea de adjudicarse más dinero a través de diversas artimañas.


La pregunta que nos deberíamos hacer todos es: ¿se lo merecen?, ¿realmente su trabajo nos beneficia? Pero, además de todo lo que prometen, dicen que van a hacer y desarrollar, ¿cuánto realmente se logra? Hablar es fácil y lo hacen en demasía; concretar es mucho más trabajoso y lo hacen con mucha escasez.


Los científicos y en general los trabajadores de la cultura son posiblemente la clase social más evaluada del país. Tenemos constantemente que demostrar lo que hicimos, estamos llenos de comités que determinan si somos merecedores de pasar a una categoría superior, donde recibiremos un magro aumento salarial, y luego tenemos que esperar otros cuantos años para volver a ser evaluados por otros comités que decidirán si nos merecemos la promoción o no, a otra categoría que nos permitirá nuevamente recibir otro magro aumento salarial. Hay personas que para tener realmente un salario más o menos digno tienen que esperar de 20 a 25 años y no dejar nunca de hacer, para poder demostrar que se merecen lo que les van a otorgar. En principio, yo no estoy en desacuerdo con esta práctica, pues el país y la sociedad que nos paga tienen que asegurarse y además tienen el derecho de exigir que se tenga a los trabajadores de la cultura más exitosos y productivos posible. Para esto sirven los mecanismos de evaluación, que sin lugar a dudas tienen sus defectos, pero en general funcionan bien para los propósitos que se crearon.


A mí me gustaría ver que a nuestros políticos los pudiéramos evaluar, y aquellos que no pasan, pues irían para afuera, se les acabaría el ingreso. El problema es que si lo hacemos hoy, posiblemente nos quedaríamos casi sin políticos.


La clase política pasa de un puesto a otro con facilidad asombrosa, bueno, a veces (más de lo que uno pensaría) hasta cambian fácilmente de partido. El problema es que no hay ideales, sólo está el hueso. Por eso vemos a líderes sindicales que también son diputados; luego, cuando ya no son diputados, pues al Senado; si se acaba eso, pues de regreso a ser diputado, ahora a la asamblea legislativa local, al fin que el sueldo es igual de bueno. Luego vemos secretarios de Estado, o subsecretarios, que luego son gobernadores o viceversa. En fin, la lista de chambas posibles es interminable. Pero ¿hay alguien que los evalúa, que define si hicieron bien su trabajo, determina si lograron algo de todo lo que prometieron? ¿Alguien analiza si sus acciones o responsabilidades incidieron en lograr cambios en beneficio de la sociedad mexicana? Desde luego que no, pues no hay esa práctica de evaluar el trabajo de los políticos, para saber si merecen seguir o hay que lanzarlos a la calle y, como no existe esa práctica, estamos como estamos. Sólo tenemos políticos que mienten, impulsan anuncios tontos, que nadie cree, como éstos que dicen -palabras más, palabras menos-: “el Senado trabajando por ti”, “el gobierno federal construyendo el futuro”, “con la reforma petrolera ahora sí tendremos lo que los mexicanos necesitamos”. La reforma se acaba de aprobar y seguro que aún no se implementa nada de lo que la reforma aprobó, pero ya los mexicanos estamos mejor. El bla, bla, bla de la inseguridad, la firma de los 100 días, anuncios radiales y televisión que realmente insultan la inteligencia de los mexicanos, pues la realidad es que no conozco a nadie que hoy sienta más seguridad en las calles, hogares y demás sitios.


Yo me permitiría sugerir que los ciudadanos evaluemos a la clase política, y aquellos que no sirven que se vayan, y den lugar a otros que quizás sean más capaces. Estoy seguro de que los ciudadanos estamos hartos de tanta mentira, simulación, ineptitud que permea en la clase política mexicana. Lo que quisiéramos son personas aptas y honestas para ejercer las funciones que se les encomienda, no queremos seguir en el mundo del compadrazgo, del amiguismo y en el canje de puestos por favores y/o sometimientos.


La política necesita profesionalizarse; hoy sigue en manos de aprovechados y de circunstancias coyunturales. Mientras eso siga así, México nunca saldrá del hoyo en el que está. Tenemos que evaluar a la clase política y hacerla sentir el peso de nuestras opiniones.


La Jornada. 09/12/08

El despertar


Andrés Manuel López Obrador

Andrés Manuel López Obrador

Calderón, su equipo y los grupos de interés que lo apoyan tienen un objetivo claro, casi el único importante del régimen: la destrucción política de AMLO. En lugar de responder a los retos de una economía trastabillante o una gobernabilidad puesta en duda cada día, emplean para ello todos los recursos del Estado, salvo la represión física. Han concluido complicidades costosas con el PRI, dividido a la izquierda, garantizando la impunidad de los peores. La campaña de los medios es abrumadora. Se teje día a día bajo un programa maestro diseñado por Televisa y aprobado en Los Pinos. Se borra la presencia de AMLO. Se dice que su movimiento se “desfondó”. Se le calumnia y agrede en forma impune violando todos los días el derecho a la información.


Un ejemplo: el pasado 23 de noviembre reunió a 100 mil en el corazón de la capital. La mayoría de los periódicos ni siquiera le dieron una nota. Los reportes en la televisión lo presentaron como incidente banal. Es como si los medios estadunidenses no reportaran los megamítines de Obama.


Pero AMLO ha resistido; sigue trabajando, completando mil 900 mítines en los municipios, sembrando grupos en toda la República. Está fresco como una lechuga. Su resistencia ha triunfado gracias a su capacidad organizativa y a un factor del que carecen los demás políticos: la adhesión inquebrantable de sus seguidores, que son millones. Resistieron la campaña sucia, el fraude, la ofensiva de propaganda actual, la destrucción interna del PRD. Lo siguen por su congruencia, porque no claudica y porque es el único que ofrece la esperanza de cambio.


Sus adversarios, que no son demócratas y por tanto no pueden autocontenerse, saben que es el único opositor verdadero que ofrece un programa alternativo coherente, y también que es el único alternante peligroso para la alianza entre el PRI y el PAN en 2012.


La policía política y el propio Calderón, que siguen los pasos de AMLO con obsesión, lo saben bien: el movimiento del tabasqueño está creciendo y va a crecer más cuando sea obvio para la mayoría que la alternativa neoconservadora lleva a la ruina a México. La conspiración del silencio ha favorecido el movimiento, porque al darle escasa visibilidad permitirá que al surgir produzca un efecto de sorpresa que quizás aniquile el cerco que se le ha tendido. Cabe preguntarnos: ¿en qué va a utilizar la fuerza política que ha organizado? ¿Cuáles son sus obstáculos y sus desafíos?


jaorpin@yahoo.com.mx

A %d blogueros les gusta esto: