Salte la navegación

Tag Archives: Oligarquía

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

En tanto que Ciro Gómez Leyva, presentador y comentarista de noticias a modo, escupe para arriba afirmando que el periodista que lanzó sus zapatos a Bush en ese momento dejó de ser tal, asumiéndose como militante, otro personaje de igual o peor catadura que desde Radio Fórmula sirve también a los más oscuros intereses de la derecha en México, increpó así en su programa a López Obrador:


“Eres un mentiroso, Andrés Manuel. Tres años invitándote a mi programa y no aceptas. Eres un mentiroso, López Obrador. ¡López Obrador es un mentiroso, no acepta invitaciones a mi programa, porque es cobarde y no quiere responder! ¡Responde, López Obrador! ¿Cuándo vienes a mi programa, Andrés Manuel? ¡No seas cobarde, da la cara! ¡Enfréntate a la mafia! ¡Cobarde, cuándo vienes a mi programa! ¡Estás cordialmente invitado a mi programa, López Obrador…!”


Lo paradójico de tales expresiones de seudo periodismo es que ambos ex vendedores de zapatos y hoy sedicentes periodistas, tienen meses dando por muerto políticamente a Andrés Manuel y, no obstante, no hay día que en sus programas radiofónicos, de manera enfermiza, no lo hagan centro de sus insidiosos comentarios. La pregunta es: ¿Por qué?


Podría pensarse que es simplemente que la enfermiza actitud de ambos comunicadores es un problema patológico, resultante de un miedo cerval a perder los pocos radioescuchas o televidentes conservadores que se atreven a tragarse sus bodrios cotidianos. A la gente bonita le gusta escuchar calificativos soeces en contra del “peje”.


También podría ser que siendo texto servidores a sueldo, consideren que al negarse Andrés Manuel a pagar sus servicios, lo vean como un enemigo de sus personales intereses. El bolsillo manda.


Sin embargo y bajo este supuesto mercantil, podría pensarse también que en su incapacidad no les caiga el veinte de que Andrés Manuel no está solo ni necesita de texto servidores para sobrevivir políticamente. Que no entiendan el por qué un provinciano venido de lo más recóndito de suelo tabasqueño, marque la agenda política en el Distrito Federal, afectando a la gente bonita de la ciudad de los palacios.


Podrían pensarse muchas cosas sobre la conducta de estos dos bribones. Pero no se puede dejar de considerar que responden a sus patrocinadores, a intereses colectivos concretos de índole económica y política que se ven amenazados no por un hombre solo armado, eso sí, de honestidad y compromiso con las mejores causas de México. Más allá de los resultados de un pobre resultado comicial de la llamada izquierda electoral, lo que la oligarquía criolla vislumbra, provocándole un miedo que se refleja en los medios de comunicación a su servicio, es la cada vez mayor presencia, toma de conciencia y desarrollo organizativo del Movimiento Nacional en Defensa  de la Economía Popular, del Petróleo y la Soberanía, bajo el liderazgo de Andrés Manuel.


La fuerza de la izquierda social no se mide por resultados en las urnas ni se puede tasar con el mismo rasero con el que se juzga a la izquierda electoral. Caminan  por rutas paralelas,  una y otra izquierda tienen sus propias motivaciones, objetivos y propósitos, pero sobre la marcha  se retroalimentan recíprocamente. Lo acontecido en la elección de Jefe Delegacional en Iztapalapa, es el foco rojo para la oligarquía. En escasas dos semanas Andrés Manuel López Obrador y el Movimiento Social, impusieron sus propias reglas electorales por sobre la facciosa determinación del Tribunal Federal Electoral, por sobre la facción perredista de los chuchos y por sobre la escandalera mediática, ganando la elección. Este solo hecho cualitativamente pesa políticamente más que todo el resultado obtenido el pasado domingo por el PRD, PT y Convergencia juntos, en el interior del país.


Ese es el miedo. La tembladera y diarrea verbal de Ciro Gómez y Ruiz-Healy, son simple reflejo de lo que a la oligarquía provoca la irrupción del pueblo en la vida política del país en tiempos de crisis.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Lo que no entienden los cínicos es que el terreno que pisan ha cambiado, que las manidas discusiones políticas que nos han consumido durante tanto tiempo ya no sirven.

Barack Obama

Recién leí una columna periodística en la que el autor manifestaba, como algo digno de destacar, la ausencia de democracia al interior del Partido Acción Nacional. Haciendo referencia al método anunciado por este Instituto Político para la selección de los candidatos a diputados federales, como si ello fuera algo extraordinario y totalmente fuera de lugar en un país en el que la democracia solo figura en los discursos oficiales.


Para nadie es un secreto que todos los partidos políticos en México, con diferentes matices, se valen del mismo método que el que se señala para el PAN, sin que esto modifique la suerte principal. Da igual que los gatos sean blancos o negros, lo importante es cazar ratones, y para eso, la clase política se pinta sola, sin que se modifique en forma alguna la realidad de un sistema de partidos políticos que vive una profunda crisis de representatividad y credibilidad.


Pero más llama la atención, quizá por razones de cercanía, que quienes se prestan al golpeteo por consigna, no tengan empacho en insistir que la lista de presuntos aspirantes del PRI a las diputaciones federales, se está cocinando en el escritorio del «que manda en Veracruz» atendiendo a compromisos diversos con personeros del poder real. Especulándose abiertamente sobre el «palomeo» a que esta sujeta la selección definitiva de precandidatos, barajándose nombres en los medios impresos y electrónicos que pudieran estar en el ánimo e interés del gobernador.


La misma gata, con diferente revuelco, pudiéndose afirmar, sin lugar a dudas, que por lo que respecta a la selección de candidatos a cargos de representación popular, la democracia, a secas, no figura en la metodología electoral partidista. Siendo lamentable el que para la ciudadanía, en su gran mayoría y fuera de los círculos cercanos al poder político y económico,  ni le va ni le viene lo que los partidos políticos tengan en gana decidir. Clase política y sociedad civil marchan en paralelo por caminos distintos, sin un punto de encuentro a la vista que le abra espacios a la vida en democracia. La ausencia de cultura política va de la mano de la indiferencia popular, dejando manos libres a una partidocracia que, a su vez, está sometida a los intereses económicos de una oligarquía rapaz, ineficiente e insensible, que ha puesto a México de rodillas frente al mundo.


En este contexto, en términos latos ni los partidos políticos y  representantes populares son tales, ni la mayoría de los medios de comunicación se sienten obligados  para con la vida en democracia, haciéndose eco del discurso a modo de los gobernantes en turno.


Dejemos pues en libertad a comentaristas y analistas políticos que hagan su juego a manera de catarsis purificadora,  señalando la paja en el ojo ajeno, que al fin y al cabo la ciudadanía, con mayor objetividad, atiende a lo sustantivo que, frente a la crisis actual, es preservar la cotidiana subsistencia.


pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

El desastre institucional del país está suscitando múltiples especulaciones sobre el futuro inmediato de México y una pregunta aparece de manera recurrente: ¿quién está tomando las decisiones de gobierno en México?


1. La crisis económica global y la recesión están siendo enfrentadas por el gobierno de facto de Felipe Calderón de la peor manera posible: negando su gravedad pero reprimiendo al mismo tiempo todas las inconformidades sociales, mientras el gobierno rueda. Los asuntos fundamentales de México son decididos ya abiertamente por los grandes poderes trasnacionales y los de trámite por los no muy capaces colaboradores del titular del Ejecutivo mientras éste se dedica a la política partidista y a las elecciones del 2009, a tratar de resarcir su deteriorada imagen en una nueva y costosa campaña promocional y, según algunos, al dolce far niente.


2. La endeble situación de Felipe Calderón tras el fracaso de su supuesta lucha contra el crimen organizado (2006-2008), que tan onerosa resultó para las instituciones y para el país, se ve reflejada por el hecho de que no pudo siquiera nombrar a su nuevo secretario de Gobernación Fernando Gómez-Mont (que le fue impuesto por el salinismo), al nuevo subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Javier del Real, cargo por cierto anticonstitucional (quien le fue impuesto por las fuerzas armadas), y ni siquiera a su nuevo secretario particular Luis Felipe Bravo (que es un panista yunquista ajeno a su grupo).


3. El escenario desastroso que vivió México en el sexenio pasado, cuando un inepto y perverso como Vicente Fox, y que el Vaticano confirma ahora que está medio loco, cogobernó con su esposa Martita, subordinado a los priístas salinistas, cometiendo tropelías sin fin, disponiendo de manera patrimonial de los recursos de la nación y sometiendo a México a intereses extranjeros, ha quedado superado por el desastre de la segunda administración panista.


4. La derechización del régimen es en tanto absoluta, y a nadie puede extrañarle, por consiguiente, la nueva andanada contra los trabajadores, pues con absoluto cinismo los colaboradores de Calderón siguen interviniendo en el sindicato minero y encarcelando a sus dirigentes para servir al Grupo México y a los intereses de Salinas y de Larrea en el caso de la huelga de Cananea. Los campesinos de Atenco siguen detenidos mientras el nuevo titular de Bucareli llama delincuentes a los maestros que se manifestaron frente a sus oficinas el miércoles 10.


5. La respuesta ante este naufragio está siendo, sin embargo, no un viraje de timón sino una nueva campaña promocional, destinada como la anterior a resarcir la imagen de Calderón, la cual es todavía más absurda que la fracasada «lucha contra el crimen organizado»: la que se está llamando ahora la «lucha contra la corrupción», y que plantea la misma cuestión: ¿qué autoridad moral tiene Calderón para encabezarla, cuando desde su paso por la Secretaría de Energía en el sexenio pasado se le señaló por haber entregado anticonstitucionalmente a una trasnacional de origen español la explotación del gas en la cuenca de Burgos, y de enriquecer a su cuñado con contratos ilegales?


6. La naturaleza actual del poder político y de la connivencia de quienes gobiernan con diversas multinacionales, con un puñado de empresarios traficantes de influencias que se han adueñado de los grandes negocios e incluso con el narcopoder, su sumisión cómplice con los dueños de los medios masivos de comunicación que no hacen otra cosa que engañar y envilecer a los mexicanos, suscita ante toda esta demagogia panista una pregunta: ¿qué acaso no está nuestro país gobernado por mafias del crimen organizado?


7. Las grandes decisiones financieras, estratégicas y de seguridad nacional que afectan a México no se están tomando ya en el país como aconteció al menos hasta 1982. Los tres últimos gobiernos de los tecnócratas priístas (De la Madrid, Salinas y Zedillo), y sobre todo los dos gobiernos del PAN (Fox y Calderón), carentes de la menor inteligencia y patriotismo han ido entregando gradualmente estas políticas a los centros de decisión de Washington, conforme al modelo de toma de decisiones de la globalización neoliberal que se venía delineando hasta antes del estallido de la crisis de 2008 y del inicio de la recesión, y en el cual los gobiernos nacionales quedan reducidos sólo a la posibilidad de implementar algunas políticas domésticas.


8. El escenario político nacional está marcado por un profundo deterioro en todos los órdenes, que se manifiesta de manera crítica en el aspecto institucional, en el que hay un abandono absoluto y un clima de corrupción generalizada. La injerencia de funcionarios estadunidenses en las cuestiones internas del país es ya cotidiana, por ejemplo, y no sólo no merecen éstos extrañamiento alguno, sino que son objeto de comentarios, cuando no de felicitaciones. El miércoles 10, un comentarista deportivo de la cadena de televisión ESPN señalaba con justa indignación que el edificio de la Secretaría de la Defensa Nacional se ha decorado en estos días, con el pretexto de la Navidad, con leyendas en inglés y símbolos estadunidenses.


9. El relevo en la Casa Blanca crea, sin embargo, un nuevo escenario para Calderón y para su equipo, pues están quedando cada vez más arrinconados en la debacle. El futuro gobierno de Obama tiene la tarea histórica de poner de pie al sistema imperial estadunidense, lavándole la imagen con un presidente afroamericano en la Casa Blanca y enfrentando la recesión con lo que no será sino un mal remedo del New Deal de Roosevelt. Y aunque lo esencial de las políticas imperiales de Washington hacia América Latina no va a cambiar, para Calderón y sus amigos -que han estado estrechamente vinculados al Partido Republicano, se subordinaron por completo a Bush y apostaron por McCain- el problema se agravará después del 20 de enero, pues van a tener problemas para salir de la orfandad en que los deja el relevo en Washington, por lo que están dispuestos a ofrecer más para seguir siendo apoyados como grupo.


10. El grupo calderonista espera en 2009 salir adelante en las elecciones que ya desde ahora está manipulando, pero no se da cuenta de que está ya derrotado ante el pueblo de México y ante la historia.


La Jornada 12/12/08

A %d blogueros les gusta esto: