Salte la navegación

Tag Archives: PRI-Fidelidad

Intervención de Fernando Yunes Márquez, diputado local por el Distrito XXII, durante la comparecencia del mandatario estatal, Fidel Herrera Beltrán, ante el Poder Legislativo, dentro de la glosa del Sexto Informe de Gobierno. E-consulta

Señor Gobernador:

Hoy asistimos a los funerales de la fidelidad.

Genio y figura, hasta la sepultura.

Dip. Yunes Márquez

Hoy viene usted a este Congreso, cobijado por la sombra de la noche, a repetir las mismas mentiras, las mismas historias que nadie le cree sobre ese Veracruz virtual que sólo existe en su mundo de esquizofrenia y fantasía.

Viene de noche, en viernes, para eludir a los ciudadanos, para acotar la difusión en los medios, pero también para hacer sentir que hasta el último día impuso su voluntad a este Congreso. El día y la hora que usted decidió.

Su nueva historieta es la candidatura a la Presidencia de la República.

Nadie se la compra Gobernador, es sólo un escudo para escapar de aquí al 30 de noviembre, fecha en que se le termina el fuero.

Dice que se va a dedicar a dormir, y yo le digo que muchas veracruzanas y veracruzanos honestos dedicaremos parte de nuestro tiempo y esfuerzo a quitarle el sueño, porque no merece un descanso y un sueño placentero quien saqueó a Veracruz, quien destruyó sus instituciones, quien le abrió las puertas a la delincuencia organizada, quien acabó con la vida democrática, quien deja a más de la mitad de la población en la miseria extrema.

Tendrá mucho que hacer para explicar a las autoridades de dónde salieron los miles de millones de pesos que componen hoy su fortuna.

¿Cómo le hizo para comprarse un jet de 125 millones de pesos?

¿En qué etapa de su vida se dedicó a la actividad empresarial?

¿Para eso usó el pinche poder?

Para dejar un estado donde los robos, los homicidios, los secuestros, levantones y el pago de derecho de piso lo sufren todos los días miles de veracruzanos menos usted y sus cómplices? Llegó con las manos llenas de sangre con el asesinato de Raúl Gibb y se va peor con el homicidio de Gregorio Barradas.

Enrique Tierno Galván decía que “los bolsillos de los gobernantes deben ser de cristal”, los suyos son una caja fuerte, llena obviamente.

Seguramente leyó a Groucho Marx quien afirmaba: “el secreto de esta vida es la honestidad, si logras fingir eso ya la hiciste”.

Ha fingido, pero nadie le cree, todo Veracruz sabe, siente y sufre el saqueo del que fuimos objeto.

“Un político pobre es un pobre político” dijo uno de sus maestros, Carlos Hank González.

Usted hoy es un político rico, pero no deja de ser un pobre político, porque su riqueza no podrá cubrir ni cambiar nunca la opinión que el pueblo de Veracruz tiene.

Usted está confiado en la complicidad de quien le sucederá en el cargo.

Pero Duarte está en una paradoja: si lo encubre no podrá gobernar, si lo descubre estará inculpándose.

Ya veremos si a partir del primero de diciembre actúa con autonomía y visión histórica o como marioneta.

Si actúa con responsabilidad tendrá todo mi apoyo, si por el contrario se confunde y en lugar de Gobernador se convierte en encubridor, tendrá toda mi rechazo y oposición.

Señor Gobernador:

Sin duda usted ya tiene un lugar en la historia.

Como también lo tienen Antonio López de Santa Ana, Victoriano Huerta, Luis Echeverría y otros mexicanos que se encuentran en el basurero de la memoria del pueblo de México.

Al igual que Lopez de Santa Ana con México, usted prácticamente vendió a Veracruz.

No me refiero sólo a lo que se robaron usted y sus cómplices, sino también al patrimonio público de los veracruzanos que ha quedado comprometido con los banqueros por los próximos treinta años, como consecuencia de la brutal deuda que usted y Javier Duarte deja a Veracruz.

Al igual que Victoriano Huerta usted eliminó la vida democrática y destruyó sus instituciones.

De Echeverría, su padre político, heredó usted la incontinencia verbal, la demagogia como instrumento de la mala política, el desorden, la corrupción y la mentira.

Seguramente estos tres y otros más le darán la bienvenida a la historia negra de Veracruz y de México.

¿Tiene sentido hacerle alguna pregunta cuando le faltan menos de cien horas para dejar el cargo?

Yo sostengo que no.

La respuesta sería la misma verborrea demagógica, las mismas mentiras.

Lo escuché en la entrevista de Adela Micha mintiendo en cadena nacional.

Dijo –entre otras barbaridades- que durante su gobierno se habían construido en Veracruz 182 hoteles de la clase y categoría del Hotel Emporio ubicado en el Puerto de Veracruz.

Dijo también que no dejaba deudas, que dejaba finanzas sanas y que había utilizado un sistema para “sacar oro de las piedras” que se llama bursatilización.

Sí es cierto, sacó oro de la bursatilización, se llevaron usted y sus cómplices más de trescientos millones de pesos de “comisiones” y pago por “asesoría jurídica”.

Hace días señaló que le dejaba a Duarte 6 mil 500 millones de pesos en caja.

Nadie sabe donde están, ni Duarte.

Termino cambiando de opinión, si le voy a hacer algunas preguntas:

¿De dónde sacó su fortuna multimillonaria?

¿No le da vergüenza que usted se va con miles de millones de pesos mientras más de cuatro millones de veracruzanos no tienen para comer mañana?

¿No le remuerde la conciencia?

¿En verdad va a dormir tranquilo?

Xalapa, Veracruz. 26 de noviembre de 2010.-

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

La necia realidad termina siempre por imponerse. La falacia de la eficiencia, eficacia y buen gobierno de la fidelidad, sustentada en un manejo mediático a modo tras el que se ocultara simulación, improvisación, opacidad, corrupción, e impunidad, exhibe hoy con toda su crudeza el estado que guarda el erario público en el ámbito estatal y municipal. El fantasma de la bancarrota de una “fiel” pero pésima administración, campea por todo lo alto a lo largo y ancho de Veracruz.

El gobierno estatal no cuenta con recursos para solventar sus obligaciones. No hay un solo peso para cubrir la parte que le corresponde aportar y a la que está obligado por los mecanismos del FONDEN para hacer frente a la contingencia climática. Constructores, proveedores y hasta los mismos servidores públicos, desesperados claman y presionan por un pago que no se hace efectivo. Los sindicatos de trabajadores al servicio de la administración pública veracruzana denuncian al gobierno estatal de no enterar las cuotas obrero-patronales de sus agremiados al Instituto de Pensiones. La obra pública parada y en gran medida abandonada a su suerte. El destino de los recursos provenientes de la bursatilización del impuesto a la tenencia vehicular, es incierto. La opacidad en la información sobre el estado que guardan las finanzas de la administración pública estatal es más que evidente.

En el ámbito municipal, y no lo propala una oposición dolida como argumento para restar méritos al régimen fidelista,  lo afirman los mismos diputados locales priístas que llegaran al Congreso de la mano del “bien amado”. Más de cuarenta ayuntamientos veracruzanos en bancarrota y más de cien alcaldes que a lo largo del año no han rendido informes sobre el manejo de los recursos públicos bajo su responsabilidad, existiendo el temor entre la diputación local de que los ediles irresponsables se hayan despachado a su favor con la cuchara grande. Salvador Mikel Rivera, Procurador de Justicia de Veracruz, declara sin empacho que “se han recibido por lo menos unas 700 denuncias en contra de alcaldes que han registrado anomalías en la administración de los recursos públicos, y que solo se ha ejercido acción penal en contra de 50 ediles en lo que va de la actual administración”.

El diputado convergente Alfredo Tress, se pregunta que hicieron los alcaldes con mil millones de pesos del porcentaje que les correspondiera de la bursatilización de la tenencia. No se aplicaron en obra pública y a la fecha en el rubro de gasto corriente, no cuentan con fondos suficientes para el pago de servicios personales, señala. Por su parte, el director del Instituto Veracruzano de Desarrollo Municipal (INVEDEM), Enrique Mendoza Filidor, quien se asume como ideólogo del priísmo estatal, admite que alcaldes enfrentan graves problemas para administrar las finanzas municipales, a tal grado que no tienen para pagar la nómina de empleados ni terminar obras inconclusas. La mayoría no sabe administrar, concluye.

La culpa es de “la cocinera”, afirman el gobernador, sus empleados más próximos, y hasta el presidente de la Mesa Directiva del Congreso local. El gobierno federal a cargo de Felipe Calderón, castiga a Veracruz, no entregándole o escatimándole las participaciones y aportaciones a que la entidad tiene derecho. Tal aseveración no está confirmada oficialmente con números y documentos que así lo demuestren. Todos se tiran la bolita, mientras que los afectados por las inundaciones afirman que el número de despensas y apoyos que reciben es menor a lo distribuido por el partido de la fidelidad en tiempos de campaña política. Las fotos cotidianas de funcionarios públicos con el agua a las rodillas, en las que mediáticamente se exaltan trabajo, entrega y cercanía con la gente, no substituyen previsión y buen gobierno.

Tlacotalpan, patrimonio de la humanidad, hoy sin pobladores es el set escogido para la ocasión, mientras que varios cientos de comunidades afectadas en parecida o aún peor situación,  no conocen de la mano generosa y solidaria de quienes le gobiernan.

La desgracia es temporal, las inversiones siguen fluyendo a Veracruz, el crecimiento económico y el desarrollo en todos los órdenes va viento en popa, afirma el titular de Desarrollo Económico y Portuario. Industriales, productores agropecuarios, cámaras de comercio, y hasta músicos y trabajadores de la cultura, dicen lo contrario, Veracruz está de rodillas, el gobierno está quebrado, no paga, los despidos están a la orden del día,  y las pérdidas resultantes de la incesante lluvia, desborde de los ríos e inundación de poblaciones enteras y miles de hectáreas, son cuantiosas y por ahora incalculables.

El gobierno de la fidelidad se derrumba a escasas semanas del cambio de estafeta en la administración pública estatal y municipal. Y sin embargo, en medio de la inconsciencia y perversidad calculada, se celebra el Bicentenario de la gesta independentista nacional y Centenario del inicio de la Revolución Mexicana, con el grito “Vamos bien, viene lo mejor”, como en los mejores días del peor gobierno que ha padecido Veracruz.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

A %d blogueros les gusta esto: