Salte la navegación

Tag Archives: PRIAN

Correo de la Noche

Roberto F. Flores

Enrique Peña Nieto

La misma gata con una nueva revolcada. Así se interpreta el retorno del PRI a los viejos tiempos de la cargada y la matraca, puesto de manifiesto con la parafernalia y acarreo, consciente o inconsciente, que sirviera de escenario al registro del personaje mito, Enrique Peña Nieto, como precandidato único en las aspiraciones del dinosaurio de retorno a Los Pinos. Evento en el que por cierto se da por cerrado el ciclo en el que el PRI jugara desde el Congreso de la Unión el papel de cogobernante,  en auxilio del titular del Poder Ejecutivo Federal, Felipe de Jesús del Sagrado Corazón Calderón Hinojosa, delimitándose los campos que electoralmente dividen al PRIAN.

De aquí para adelante, el chaparrito pelón de lentes tendrá que vérselas a solas con la responsabilidad de gobernar, haciéndose acreedor a cuantos obstáculos quiera ponerle en el camino su no más aliado de facto. Sin que ello necesariamente implique romper con lo pactado en lo oscurito por los dos partidos representantes de las fuerzas políticas de la derecha en México para mantener un mínimo de gobernabilidad y control de la vida pública de los mexicanos.

Lo interesante del retorno a las viejas prácticas del priísmo es que, queriendo o sin querer, manda un mensaje al pueblo de México, lo mismo de disciplinada unidad de dientes para afuera que de lo que debemos esperar si el encopetado copetudo televisivo, ex gobernador de Edomex, alcanza la presidencia de la república. Ni más ni menos, simplemente más de lo mismo que a lo largo de un rosario de décadas nos recetara el tricolor, con la única diferencia que en el pasado nos dorara la píldora en nombre de la Revolución Mexicana y ahora, en contra de esta y sus logros históricos. ¿O acaso alguien en su sano juicio podría argumentar en contrario? Para muestra basta un botón y este se exhibió el pasado domingo contándose con la presencia de la élite tricolor, gananciosa de prebendas y cuantiosas fortunas acumuladas en décadas o en apenas tres años, como ahora se estila.

Unidad al interior del PRI, ni yendo a bailar a Chalma. Una cosa es la disciplina de quien espera ser salpicado y otra el que de un plumazo borre contradicciones y broncas desatadas entre los diversos grupos y corrientes en la pugna del poder por el poder. La profunda herida causada al partido por su nada honorable presidente nacional, que derivara en la declinación de Manlio Fabio Beltrones a favor de Peña Nieto, tardará en sanar y cicatrizar, dependiendo de lo que el primero exigió y el segundo otorgó en cónclave secreto que tuviera lugar en lo más oscuro de oscuro rincón de las alcantarillas priístas. Las patadas bajo la mesa, fuego amigo y los reclamos aún se escuchan pese al acto de humilde unidad puesta de manifiesto en el registro del ahora pre candidato único de la coalición integrada por el PRI, el verde del niño de igual color y el Panal de la Sra. Gordillo, entregado al mejor postor.

¿O acaso ya se olvidó afrenta tras afrenta, golpe tras golpe, que en contiendas electorales recientes aplicaran al PRI, tanto el Panal como el verde en contubernio con el PAN?  Borrón y cuenta nueva dice la cúpula tricolor pero, como en el amor, se olvida pero no se perdona y más, cuando a cambio de unos cuantos votos la morralla partidista sale ganando con senadurías y diputaciones federales en menoscabo de priístas de cepa, con suficientes merecimientos, indignidades, genuflexiones y capital de riesgo para ser tomados en cuenta por su partido. Los indignados no son pocos.

Al interior del PRI no cuenta que la unidad esté soldada con chicle. Al fin y al cabo siempre entre tanto brinco ha sabido siempre como caer de pie, aún en los casos en que fuera derrotado por el PAN. Arriba o abajo del caballo, dentro o fuera del río, con o sin jinete propio, encuentra siempre servida la charola con las mieles del poder. Para eso fue creado, está en su naturaleza.

Pero siempre hay una primera vez y a eso es a lo que teme, de ahí la parafernalia de los viejos tiempos y la viejas prácticas tan finamente expuestas en su tiempo por Cantinflas. Hoy se enfrenta a un presidente de la república empecinado por impedirle retome la estafeta, con el haiga sido como haiga sido por delante y al costo que fuere. Y, por si fuera poco, a un Andrés Manuel López Obrador que buscando la revancha, se mueve como pez en el agua entre un pueblo empobrecido y preñado de esperanza en el que no faltan exponentes del histórico voto duro priísta, que ya no están de acuerdo con el más de lo mismo a cambio de migajas.

Mientras salpique conserva la unidad, a no dudarlo, pero ni el PRI es el mismo de antes ni el antes es el hoy de un México dispuesto a ponerle un hasta aquí. Así que aguas, estimados dinosaurios.

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

En los jóvenes está el ganar o perder el futuro.

No hay que confundirse. La encuesta para definir quién abanderará a la izquierda electoral en la contienda por la presidencia de la República, fue abierta, participando ciudadanos sin distingo partidista y no, un ejercicio cerrado al interior del PRD.

Está más claro que el agua que Marcelo Ebrard declinó a favor de Andrés Manuel reconociendo que la encuesta no le favorecía, en un gesto de civilidad, honestidad y congruencia, pero también de pragmatismo y realismo, a pesar de y no con la aceptación tácita de la cúpula del partido del sol azteca  bajo el control de la corriente de “los chuchos” que, como lo expresara Jesús Ortega, acata pero se reserva el derecho a disentir al apostarle a un proyecto distinto al de Andrés Manuel. ¿Cuál proyecto distinto? El chucho mayor se cuida de no señalarlo abiertamente.

Luego si las cosas se dieron a favor del político tabasqueño a pesar de las preferencias de “los chuchos”, cabe entonces considerar que el presunto paso adelante en la búsqueda de la ansiada unidad de la izquierda electoral en la ruta del 2012, no es cosa acabada. Falta aún ver cual es el as que se saque de la manga la cúpula tribal del PRD, que aún cifra sus esperanzas en que el órgano electoral interno del partido –bajo su control- emita su última palabra en la selección de candidato. Luego queda un obstáculo por salvar para que López Obrador pase de aspirante único a pre candidato del partido del sol azteca y, posteriormente, a candidato de unidad en la alianza PRD, PT, Movimiento Ciudadano.

Conociendo como se las gasta el chuchismo y las expresiones o tribus que controla, en unos cuantos días todo puede pasar. Pues no es lo mismo “acatar” de dientes para afuera que volcar lo que queda del PRD a favor de Andrés Manuel. No descartándose la posibilidad de que bien Calderón Hinojosa, bien Salinas de Gortari, metan de última hora la mano en el proceso, y no solamente para tentarle el agua a los camotes.

 En Veracruz sabemos bien de cómo teje el paño en medio del cochinero el grupo de vivales que lo mismo están con el pinto que con el colorado, cuando van de por medio sus intereses espurios. Todavía el domingo pasado trabajaban moviendo sus hilos a favor de Marcelo Ebrard y descalificando a López Obrador, sorpresivamente, para el martes todo el aparato cupular veracruzano se manifestó públicamente a favor del tabasqueño. Tras conocer el resultado de la encuesta abierta que diera lugar a la declinación del jefe de gobierno del D.F., sin mediar consulta previa a las bases, de manera unánime cambió de camiseta. Así se manejan nuestros aldeanos perredistas manipulados lo mismo por la corriente de “los chuchos” con Rogelio Franco Castán, como artífice local, que por el gobierno estatal por conducto del subsecretario Erik Lagos. En el todo nacional donde queda aún presencia relativamente importante del PRD, igual, no cantan mal las rancheras cuando se trata de sacar raja en nombre del partido.

Varias tribus están aún con Marcelo Ebrard como “Foro Nuevo Sol”, entre otras, pero al igual que Jesús Ortega, acatan de dientes para afuera pero no están convencidos de la viabilidad del proyecto lopezobradorista. Y aún así, se pronuncian a favor de una acuosa  unidad en torno a lo que se definirá como “Frente Amplio de la Izquierda” en alianza con el PT y Movimiento Ciudadano.

Si el cálculo no falla, si no hay cambio de última hora, en este resbaladizo escenario tendrá que navegar Andrés Manuel entre las filas del perredismo. Tejiendo fino y negociando, administrando el conflicto y controlando daños colaterales para  evitar ser traicionado en el camino. De ahí que lo deseable es que antes de cualquier cosa, la tarea primaria sea la de echar a andar las bases para que sean estas las que al interior del partido se haga una limpia a profundidad, haciendo a un lado a cuanta sabandija y sanguijuela conocida que pudiera reproducir el trillado esquema de una guerra interna de todos contra todos en medio del lodazal.

Mientras esto último no se de, para la opinión pública y en ello va el voto  de los indecisos, Andrés Manuel cargará a cuestas con la imagen negativa de un PRD repudiado por sus prácticas mafiosas y antidemocráticas. La honestidad y recuperación de principios y valores éticos y morales, como reivindicación eje central de campaña, no tendría efecto alguno entre los posibles votantes, frente a la pésima imagen de un partido que sustentándose en todo lo contrario, se resistiera a iniciar al interior de sus propias filas el cambio deseado para el país.

Eso, a mi juicio, sería lo ideal. Empezar por limpiar la casa. Sin embargo, el tiempo apremia, los plazos fijados por la legislación electoral no dan para trabajar hacia adentro y hacia fuera, luego no queda de otra que correr el riesgo y apostándole a la suerte, bailar con la más fea de la tertulia; confiándose lo mismo en las bases de los partidos coaligados que en la llamada sociedad civil impulsada en consecuencia por la estructura de “Morena”, si es que esta última asociación es lo que afirma ser.

Sea cual fuere la estrategia a seguir por el aún aspirante de la izquierda electoral a la presidencia de la República, lo cierto es que, con “los chuchos” o contra estos, en este nuevo intento Andrés Manuel López Obrador tendrá que ponerse a prueba e ir con todo, cuidándose de sí mismo controlando sus arrebatos viscerales predicando con el ejemplo, con la seguridad de que una gran mayoría de los mexicanos, en especial la clase media empobrecida y los jóvenes, que está por el cambio y no por el más de lo mismo que oferta el PRIAN.

Y aquí cabe insistir en  nuestra sugerencia a los jóvenes seguidores de Andrés Manuel:

Actuar con inteligencia y mesura, conscientes de que una elección no se gana con chascarrillos de mal gusto, descalificaciones viscerales y, mucho menos, a mentadas de madre. Debe imponerse la fuerza de la razón y confrontar al adversario, que no enemigo,  con organización y sed de triunfo. Que la idea de la necesidad de cambio se abra paso por sí misma en el hogar, la escuela, en el centro de trabajo o en el sindicato, a partir del respeto, inclusión y tolerancia que cada quien quisiera para sí mismo. El sectarismo y la intolerancia no tienen cabida si realmente existe la convicción de que, hoy por hoy, se presenta una nueva oportunidad para impulsar a la izquierda electoral en el camino de la regeneración del país y construcción de expectativas de progreso en democracia  para las nuevas generaciones. En ustedes, los jóvenes, está el ganar o perder el futuro.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Frente a lo que viene en el 2012, la ruptura del PRI con el chaparrito pelón de lentes es más que evidente. Entre la sarta de recriminaciones vertidas en Acapulco, entre las que no faltó el que Manlio Fabio Beltrones calificara a Calderón como inepto, rescatamos la de Beatriz Paredes, quien expresó que cuando el Gobierno federal y al PAN necesitaran del PRI  lo llamaron para formar coaliciones y ahora piensan que pueden ignorarlo”.”¡Qué olvido!, ¡se les olvida quiénes somos la mayoría!”, exclamó.

Con perdón de la folklórica y devaluada dirigente nacional del PRI, la del olvido es ella, pues la verdadera mayoría está constituida por la suma de todos los electores que elección tras elección no votamos por el PRI, incluido el voto en blanco y el abstencionismo. Flaca memoria de la partidocracia, encabezada por el PRIAN, que se olvida de que su poder es prestado. Si alguien tiene autoridad moral y política para recriminar el desbarajuste de la administración pública que preside “el espurio”, y el nada despreciable desmadre que le acompaña en las 32 entidades federativas de un país al borde del colapso, es ni más ni menos que la auténtica mayoría popular con la que la clase política está en deuda.

¡Y nadie la pela!


http://pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


Partiendo del supuesto de que para la gran mayoría de los veracruzanos el Maestro Fidel Herrera lo es todo, que su poder es omnímodo, y que el pensamiento único que el promueve se impone por sobre la pluralidad de una sociedad que permanentemente exige cambios y  respuestas disímbolas en atención a sus demandas de progreso y modernidad, un convulsionado PRI, fracturado y cada vez más alejado de las necesidades reales y sentidas de la población, celebra con fastuosidad y soberbia el primer aniversario sexenal de eso que llaman “fidelidad”, ungiendo al adalid que como candidato único ya se asume como el llamado a gobernar a Veracruz.

En días pasados Javier Duarte de Ochoa expresó que tanto Miguel Ángel Yunes Linares como Dante Delgado Rannauro, no representan a nadie y, bajo tal criterio tanto el como el ejército clientelar que le sigue actúa en consecuencia, uniformando en pensamiento y acción a la corriente de la “fidelidad” –que no a la militancia priísta veracruzana en su totalidad- dando la espalda a la realidad y subestimando peligrosamente a sus adversarios políticos y partidos a los que éstos abanderan en la búsqueda de la gubernatura, diputaciones locales y alcaldías. Bajo esta premisa, no desmentida y si alentada por el gobernador Herrera Beltrán, “fidelidad” celebra su onomástico y el triunfo anticipado del PRI en las urnas el próximo cuatro de julio, para dar paso a la continuidad de un régimen que sustenta sus éxitos lo mismo en el triunfalismo mediático que en teñir todo de rojo a su paso.

Sin contrapesos, cooptada la casi totalidad de la prensa impresa y electrónica, con honrosas excepciones, la disidencia, la crítica y la autocrítica, no tienen cabida en los escenarios virtuales de lo que con boato festeja la fidelidad. Cual la frase bíblica atribuida a Jesús: “El que no está conmigo está contra mí; y el que no recoge conmigo desparrama.”, la corriente maniquea galopa desbocada, no atiende a razones y mucho menos escucha el estruendo que deja a su paso tras ofender y lastimar a quienes piensan diferente. Virtudes y defectos, fortalezas y debilidades de aspirantes desdeñados y candidatos impuestos no cuentan, mucho menos el sentir o el pensar lo mismo de la militancia que del resto de la población;  Al igual que en 2007 o 2009, el esperado triunfo en las urnas tiene un solo artífice: Fidel, “el que nunca ha conocido de derrotas”.

En medio de todo esto, los adversarios electorales del proyecto fiel avanzan, acumulando aceptación y simpatía incluso entre la tropa priísta. A la parafernalia de la fidelidad y el chato discurso del improvisado delfín responden con propuestas puntuales, interactúan con la población y concitan expectativas y esperanzas. Quienes “no representan a nadie” escuchan, amarran y construyen, cada uno a su paso una oposición real que convencida de que el tiempo de Fidel Herrera ya pasó, otean nuevos horizontes en los que no tiene cabida el color rojo de la imposición y la continuidad. Oposición que no se quiere ver ni escuchar, pero que ahí está, latente, esperando su oportunidad de expresarse en las urnas.

También, en medio del barullo y la quema de incienso, bajo la mesa operan quienes desde el centro neurálgico del priísmo nacional ven en un posible carro completo de la fidelidad, amenaza a sus futuros intereses. No pueden permitir que el Maestro Fidel Herrera tome la elección en Veracruz como su pasaporte a la candidatura por la presidencia de la República. Tampoco se ven, tampoco se escuchan en la torre de marfil de la fidelidad, pero ahí están  el PRI de Enrique Peña Nieto, el PRI de Manlio Fabio Beltrones, lo mismo prestos a negociar una calculada derrota del PRI del veracruzano Herrera Beltrán que a recoger el tiradero a reconstruir del que habrán de valerse para el 2012.

Las festividades habrán de prolongarse por 60 días más y de más despilfarro del joven delfín seremos testigos. Lo único que ensombrece el aquelarre es el temor de  Herrera Beltrán a que Calderón Hinojosa siga metiendo las manos;  no es de gratis, él con todo el cuerpo inmerso en lo mismo que acusa, sabe de lo pactado en la cúpula nacional del PRIAN. Lo percibe, siente y vive a cada momento, no por mucho madrugar se amanece más temprano, cuando en medio del festejo fiel se escucha el paso de los enanos del tapanco. Ese es el karma de un gobernador que obligado por las circunstancias del momento sabe que debe callar, pues el miedo es contagioso, antes que descarrilar y dar al traste con la fiesta, apechuga. No hay marcha atrás, entrado en gastos su decisión está tomada, “manque le lleven los pingos” en su afán de trascender.

Que festeje Javier y la fidelidad, es su momento. Ya mañana Dios dirá cuando se deban recoger las varas.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


Las cosas que son iguales a lo mismo, son iguales entre sí…

Lewis Carroll


Hace un buen de años desde las páginas de “El Imparcial de Xalapa” recomendaba a mis lectores tomar de “Alicia en el País de las Maravillas”, de Lewis Carroll, elementos de juicio para construir el método más idóneo de interpretación para comprender el inicio del derrumbe del viejo régimen en la vida política de México. Cuando ahora leo a un “connotado politólogo” congelado en el tiempo, que bajo los dictados de su bolsillo afirma ni más ni menos que en el 2010 el PRI ganará la elección de gobernador así postule a una vaca, y observo que la percepción de éste se corresponde con el hecho objetivo del retorno del dinosaurio, con sus costales a cuestas de corrupción, simulación y prácticas antidemocráticas feudales, parecería que mi recomendación sigue aún vigente. A la razón se impone el surrealismo de un pueblo que infantilmente se niega a aprender de la historia, cosechándose lo que merecemos, incluso, ser gobernados por una vaca.

Si a usted estimado lector, le inquieta el futuro electoral del PRI con vías a la sucesión del Maestro Fidel Herrera Beltrán el próximo año, puede dormir tranquilo. El baño de pueblo del diputado federal, delfín del régimen fidelista y ya de facto abanderado del institucional para la contienda por la gubernatura en el 2010, confirmó el pasado sábado en una de las colonias más pobres de la capital veracruzana que, por encima de cualquier consideración, el poder del dinero público, la sumisión de la estructura partidista, y el capricho del gobernante en turno, aseguran de antemano la continuidad de la fidelidad como expresión juvenil de lo más rancio y nauseabundo del viejo régimen.

Javier Duarte de Ochoa

Acarreo, lonche, discurso anodino y promesa de rescate de un país en ruinas como escenario de la concentración en favor de Javier Duarte de Ochoa, son apenas la punta del iceberg del “viene lo mejor” de un Fidel Herrera Beltrán, que ya decidió por y para los veracruzanos a quién entregar la estafeta.

Oscuro presagio de dragones y castillos del medioevo; el anciano dinosaurio está de vuelta.

Si a usted estimado lector, más que inquietarle el futuro tricolor le preocupa el futuro de Veracruz, este no estará presente en las urnas el próximo 4 de julio. Tampoco le sería de gran ayuda leer “Alicia en el País de las Maravillas”, o su versión moderna: “El PRI en la isla de la fantasía”. Sólo asómese a la terca realidad, valórela y actúe en consecuencia.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

“Más pronto cae un hablador que un cojo”

duarte-promesas

Compromiso no cumplido

Lo percibido era más que obvio: el interés partidista por sobre los intereses de la Nación ha sido la tónica de la discusión y aprobación, en su caso, de la Ley de Ingresos y Miscelánea Fiscal para el 2010. La partidocracia y el peso de los poderes fácticos que le sustentan, pudo más que la voluntad popular presuntamente representada en el Congreso de la Unión.

En la Cámara de Diputados la noche de ayer, y la de de Senadores el día anterior, PRI, PAN y su satélite verde, ratificaron la profunda brecha entre mandantes y mandatarios, haciendo de la simulada democracia representativa triste papel de caricatura.

Con honrosas excepciones, diputados y senadores matan así a la gallina de los huevos de oro. Negándose a toda posibilidad de sustentar la viabilidad del Estado mexicano frente a la crisis en principios sustantivos de equidad y justicia social. Haciendo prevalecer privilegios del gran capital por sobre las necesidades reales y sentidas de las mayorías, profundizando la brecha de la desigualdad y contribuyendo a una mayor polarización de la sociedad.

Destacando el papel vergonzante del PRI en el Senado, que por salvar su hoy en duda capital político, optara por la abstención negociada en un tema en el que ofreciera a sus electores oponerse por la vía del voto en contra.

Del PAN no podía esperarse otra cosa diferente que su voto a favor del incremento en el ISR y el IVA. Así lo mandata su naturaleza reaccionaria y contraria al interés de la Nación. La abstención del PRI en el Senado, lavarse las manos, no le resta responsabilidad; avalando lo votado por su bancada en la Cámara de Diputados le iguala con su adversario político, habiéndose identificado plenamente con la idea ya formada en el imaginario popular de un maridaje obsceno al que se le conoce como PRIAN.

Si lo que pretendiera el tricolor fue el no cargar con el costo político de la aprobación de una Ley de Ingresos y su correspondiente Miscelánea Fiscal, antipopular, absurda e injusta, a mi juicio el tiro le salió por la culata.

Si de capital político se trata, al anteponerse este al interés de la mayoría de los mexicanos y a lo que la razón recomienda para intentar salir de la crisis sistémica global cuyos efectos en México apuntan a un desastre, el PRI resulta el gran perdedor. Incapaz de oponer alternativas racionales, su salida es: “Nos inclinamos a favor de lo menos peor”,  como lo expresan sus voceros oficiales y oficiosos. La gente sabrá, llegado el momento, poner en la balanza compromisos no cumplidos y soberbia triunfalista de un partido político que pretendiendo recuperar la presidencia de la República en el 2012, en los hechos coparticipa con el PAN en el retroceso social y económico, así como en el  hundimiento del país que acarreará un bodrio fiscal que lejos de cumplir con el propósito de impulsar el crecimiento económico y la generación de nuevos empleos, resultará recesivo, contrario a lo que la lógica está indicando a nivel internacional como alternativa válida de búsqueda de caminos viables para salir de la crisis y, de paso, altamente lesivo para la economía de las mayorías populares.

Senadores y diputados federales, priístas y satelitales, no supieron o no quisieron estar a la altura de las circunstancias dominantes en el país. Ignoraron la realidad de un México que lleva a cuestas a más del 50 por ciento de la población en condiciones de pobreza, miseria y abandono. Olvidando que el saneamiento de las finanzas públicas es apenas un medio y no un fin en sí.

No les dijo nada que la población económicamente activa disponible para producir bienes y servicios (PEA), sujeto potencial  a los gravámenes directos,  representa el 59.8 % de los mexicanos en edad productiva y, de esta, como lo apuntara oportunamente el INEGI, el 27 por ciento apenas alcanza a percibir un mini salario. Tampoco escucharon al SAT que divulgara que el Padrón de Contribuyentes Activos se integra por 10 millones 463,436 personas físicas que representan 37% del total; 15 millones 379,721 asalariados que equivalen a 56.9%: 1 millón 179,405 personas morales que son 4.4% y 13,504 personas morales que representan 0.0% del total,  considerados como Grandes Contribuyentes.

En total,  27 millones 36,066 personas físicas y morales las que están inscritas en el Padrón de Contribuyentes Activos hasta el pasado mes de agosto del año en curso; 24.5 % de la población total y a estos va dirigida la andanada fiscal, con la salvedad de que los asalariados  pobres, ubicados en el umbral de hasta cinco mini salarios, no pagan ISR. Quienes cargarán sobre sus espaldas con la tributación directa serán los mismos contribuyentes cautivos de siempre; bajo el supuesto de que no habrá de agudizarse el desempleo entre las clases medias que perciben ingresos por arriba del umbral citado. Como contrapartida, eso sí, los pobres, ese más del 50 % de la población, tributará a la hacienda pública pagando impuestos indirectos sobre bienes y servicios, por el derecho a sobrevivir en un país que les da la espalda.

Tampoco escucharon la lastimera y a destiempo aceptación de Calderón Hinojosa y su secretario de hacienda, de que la mayoría de los  “grandes contribuyentes”,  poderosos consorcios nacionales y extranjeros que operando en México viven bajo resguardo, reciben un aterciopelado trato fiscal, contribuyendo apenas con el 1.8 de sus utilidades antes de impuestos.

El bodrio Fiscal aprobado, lejos de tender a fortalecer la capacidad real de compra y con ello a la dinámica del mercado interno, a más de romper el equilibrio ingreso-gasto de millones de familias, la restringen: abatiendo consumo, ahorro, producción, productividad  y empleo, matando a la gallina de los huevos de oro que sustentando la economía nacional, pretenden salvar.

No cabe duda de que pese a todas las limitaciones y desviaciones que pudieren atribuirse a López Obrador y al movimiento que el tabasqueño encabeza, es más que evidente que han tenido razón en su persistente denunciar, protestar,  y proponer como de urgente y pronta resolución un nuevo modelo de país.

Por ahí un político veracruzano llama a la ciudadanía “a no satanizar a los diputados federales” señalándoles por su falta de visión y compromiso para con sus electores. Su llamado cae en el vacío. No se les “sataniza” porque su actuación no corresponde al terreno de la mitología; se les señala y  juzga objetivamente porque, salvo muy contadas excepciones, tanto éstos como los senadores, incurren en traición a sus representados y a la democracia representativa. Éstos han dado muestra fehaciente de que responden a intereses coyunturales de la partidocracia, los gobernadores, y los poderes fácticos, y no a sus representados y a los intereses superiores de la Nación.

Frente a tal traición no cabe el mayor o menor costo político electoral. En lo individual y en lo colectivo, y la excepción no hace sino confirmar la regla, la perspectiva electorera es irrelevante frente a lo que está en juego, el destino de México. Si algo en  común tienen con el mitológico “Satán”,  es que juegan con lumbre.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce


Palo dado ni Dios lo quita, es la tesis de Manlio Fabio Beltrones cuando de la extinción de la paraestatal Luz y Fuerza del Centro y la liquidación de más de 40 mil trabajadores manuales y administrativos se trata. La decisión de Calderón Hinojosa estuvo apegada a derecho y, en todo caso, es su bronca el tener que pagar las consecuencias políticas, económicas y sociales por haberlo hecho a mansalva en sábado y en la oscuridad de la noche, es el cuento de moda  que hoy nos trata de vender el PRI.


Y vaya que tiene seguidores. En la polarizada discusión que en torno al albazo se da en todos los círculos sociales, parecen tener mayoría los que gracias a los medios de comunicación electrónicos y los impresos más reaccionarios de este país, le cargan todo el muerto a los trabajadores y a su sindicato, acusándoles con exceso de ligereza, de ser los villanos, responsables de la debacle financiera de la empresa de servicio público propiedad, hasta el pasado domingo, de todos los mexicanos. “Los onerosos privilegios contractuales de los electricistas del SME, provocaron la quiebra y propiciaron la ineficiencia operativa de la empresa en  perjuicio de millones de usuarios”, es la tónica del discurso de los aplaudidores de Calderón, al que han erigido en héroe nacional.


Lo que no se dice, porque el gran público no lo sabe o no lo percibe al haberlo ocultado tanto el gobierno calderonista, los medios de comunicación y el PRI que por décadas auspiciara el desorden técnico, administrativo y financiero de la empresa y se valiera de algunas dirigencias del sindicato para sus trastupijes electorales, es que la empresa contaba con un selecto cuerpo de burócratas de alto nivel, con un Consejo de Administración en el que participaran secretarios de hacienda, de economía y de energía, entre ellos Calderón Hinojosa y Agustín Cartens, en su momento, y un Director General avalado por la presidencia de la República. Si hay responsabilidades que perseguir, también hay responsables y estos, a no dudarlo, son los que a lo largo de los años han fungido como cabezas de la empresa ahora extinta y no los trabajadores subordinados a las decisiones tomadas desde la dirección.


Tampoco es del dominio público que otro tanto igual de trabajadores que vienen prestando sus servicios en empresas diversas, proveedoras de Luz y Fuerza del Centro, sin deberla ni temerla, serán seguramente despedidos al extinguirse el negocio. Así responde el “presidente del empleo” a sus promesas de campaña.


Por cuanto a “los privilegios” de que gozaran los trabajadores y la directiva sindical, si bien hasta el domingo estaban muy por arriba del común de la clase obrera, estos son conquistas laborales acumuladas a lo largo de 95 años de lucha gremial y no dádiva graciosa de un gobierno solapador. Lo paradójico es que quienes mayormente señalan lo desproporcionado y abultado de tales “prebendas”, son trabajadores que no han tenido acceso a estas porque ni están organizados ni mucho menos cuentan con historia de lucha proletaria y conquistas arrancadas a la patronal en cada revisión del contrato colectivo. Más que señalar  a los trabajadores electricistas como criminales y malos mexicanos, bien les convendría analizar si están a gusto y de acuerdo en trabajar a cambio de salarios de hambre y exiguas o nulas prestaciones, bajo el control de un sindicato de protección al servicio del patrón.


Tampoco la mayoría que aplaude a Calderón, lo sabe y bien han  procurado los gobiernos de Vicente Fox y Calderón Hinojosa de no divulgarlo, que tras la “valiente medida” se oculta la aviesa intención de privatizar la red de distribución hasta el sábado por la noche operada por la empresa extinta, en beneficio de empresas extranjeras interesadas en utilizarla en proyectos de comunicación de datos mediante fibra óptica, existiendo contratos firmados en lo oscurito para tal fin. Eso lo sabe la cúpula del PRI y tan lo sabe, que ya un diputado de este partido político promueve en la Cámara de Diputados un punto de acuerdo exhortando a la presidencia de la República a dar a conocer tales contratos y sus términos  al Congreso de la Unión.


Pero lo que más llama la atención es la ausencia de memoria histórica. Ya nadie se acuerda que bajo los mismos pretextos, supuestos despilfarros, costo oneroso de operación de  la empresa y “privilegios” de los telefonistas sindicalizados, acompañados de un sinnúmero de perjuicios a los usuarios, el gobierno de Carlos Salinas extinguió Teléfonos de México  para posteriormente privatizarle. El mal servicio  que proporciona esta empresa y las tarifas por arriba del estándar internacional con que opera, subsiste hasta la fecha, pero sus nuevos propietarios han acumulado enormes fortunas con un monopolio del Estado mexicano entregado en bandeja de plata a empresarios de los que,  incluso, se afirma, son simples prestanombres del ex presidente  Carlos Salinas.


Flaca memoria histórica que impide razonar que si ya nos saquearon una vez, lo volverán a hacer, como con el también escandaloso caso de la banca nacional entregada a empresas extranjeras o el petróleo, patrimonio de la Nación, cuya explotación reside ya, prácticamente, en manos de las trasnacionales.


¿Quién sigue en el proceso de extinción privatización? ¿La CFE? ¿Pemex? ¿El IMSS? ¿El ISSSTE? ¿Los ahorros de los trabajadores? O de plano tenemos que irnos haciendo a la idea de que todo el conjunto del gobierno, por ineficiente, ineficaz, despilfarrador, y auspiciador del enquistamiento de una alta burocracia  con salarios diez veces o más que lo que devengaba el mejor pagado de los obreros electricistas hoy en la calle, deberá ofertarse en venta de garaje hasta extinguir el Estado.

Bien por los aplaudidores gratuitos, su ignorancia los redime. En ellos descansará la responsabilidad histórica de haberse negado, más por ausencia de conciencia de clase que por envidia, a defender el patrimonio nacional.


Que mal para un Manlio Fabio Beltrones y su partido, el PRI,  que con pleno conocimiento de causa, juez y parte en el saqueo, con la sonrisa en los labios se pliegan a los intereses de Calderón Hinojosa y poderosos consorcios trasnacionales en demerito del futuro de este país y su aguantadora población. Para estos adalides tricolores que dicen saber gobernar y que de dientes para afuera afirman combatir la pobreza y promover el desarrollo,  por su traición a México y a la historia de este país, mi más profundo desprecio.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Por mucho esfuerzo que se aplique, harto difícil resulta substraerse del clima de discordia y encono que de manera temprana auspicia la pedestre y hasta obscena confrontación del PRI y el PAN en Veracruz. Paradójicamente ambos partidos a su vez enfrascados en como resolver el divisionismo que,  con igual carácter, se da entre sus filas.


Entre la clase política y el ejercicio periodístico que gira en torno a esta, la motivación para conformar el escenario de negros nubarrones, se circunscribe a la sucesión del Maestro Fidel Herrera Beltrán; de esta depende el obtener o conservar privilegios, prebendas y hasta una manera cómoda y rápida de enriquecerse a costa de las arcas públicas. Un todos contra todos en el que los partidos minoritarios juegan el triste papel de mirones de palo, esperando, quizá, la oportunidad de sumarse a un PAN o a un PRI que les garantice su supervivencia.


Lo curioso del asunto es que quien marca la agenda de tal confrontación, es Miguel Ángel Yunes Linares, lo mismo al interior del PAN que al interior de la administración pública estatal cuya expresión partidista, el PRI, tantito afirma que el enemigo natural de Fidel Herrera Beltrán está políticamente  muerto,  y tantito se muere de miedo ante la sola idea de que el actual Director General del ISSSTE sea postulado como candidato del blanquiazul a la gubernatura del estado. Y no es para menos, de lograrse la unidad al interior del PAN y el consenso se de en torno a Yunes Linares,  depende que el hasta ahora delfín del gobernador, cual globo de Cantoya, se eleve o lo le corten el gas dejándolo caer.


Para la vieja guardia priísta, conocedora de la inteligencia, perversidad y perfil psicopolítico de Fidel Herrera Beltrán, está claro lo segundo. Al ahora diputado federal le cortaría de tajo la cabeza optando por el llamado “plan B”, enfrentando en su momento  a Yunes Linares con un comodín a la altura de la circunstancia. Y tan pesa tal percepción de un priísmo formado en usos y costumbres de un viejo régimen que ya está de retorno, que ello ha dado lugar a un cada vez más amplio consenso en torno a la desde ahora descalificación de Duarte de Ochoa; abriéndole paso libre a un personaje con mayor formación, experiencia, empuje y capacidad para enfrentar las malas artes del neopanista; lo que ya se refleja en los medios de comunicación masiva que, al margen de los dividendos que les reditúa el inflar mediáticamente al joven delfín, piensan y actúan  ya en función del futuro cercano.


La descalificación de Duarte de Ochoa, se está llevando al extremo que ya toca las fibras más sensibles del mecenas, al que públicamente se le ha colgado la etiqueta de “mentiroso y ladrón”, con la pretensión de torcerle la mano para que anticipe la caída del delfín.


Y mientras en Veracruz se teje y desteje la grilla a bacinicazos y encuestas “patito”,  nubarrones oscuros ensombrecen al país en su conjunto. La alianza entre el PRI y el PAN para sacar adelante el paquete económico propuesto por Calderón Hinojosa, auspiciada por Carlos Salinas, en su calidad de “Padrino” y, el “jefe Diego” en su carácter de cabildero de los intereses del poder fáctico, es más que evidente en el Congreso de la Unión. Tan evidente, que más que hablar de un muy  posible bipartidismo en México, tal alianza de intereses comunes es calificada ya por la opinión pública como un unipartidismo soez bajo las banderas del PRIAN.


Ambiente propicio para engallar a un Calderón Hinojosa, que obcecado en dar continuidad al neoliberalismo en México, presuntamente sin oposición en el Congreso al contar con la anuencia del PRI, anuncia a bombo y platillo que los trabajadores contribuirán a resolver la crisis, financiando con sus fondos de pensión y ahorro para el retiro, el rescate de de sus patrones.


Si vivieran  los Constituyentes del 17, el sólo conocer tal anuncio les llevaría a la muerte súbita; lo que no sucede con una izquierda electoral ni con un charrismo sindical inerte. La lucha de clases está muerta y enterrada en México; la prioridad hoy ante la pretensión reaccionaria de Calderón Hinojosa es la pugna por el poder y el control en dos delegaciones del gobierno del Distrito Federal.


La izquierda social es otro cantar. Para esta, Calderón y el PRIAN constituyen el peligro real para México y defenderán, a su modo, pero defenderán los derechos de los trabajadores, la economía popular, y la soberanía de este país hoy vulnerada y vilipendiada desde las trincheras de la derecha.  Defensa inútil en una batalla desigual, condenada de antemano al fracaso, pero al fin defensa de los más caros intereses de la Nación.


No cabe duda, el México real  y el Veracruz virtual,  son dos mundos conviviendo en el mismo espacio en órbitas y tiempos diferentes.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Luís Javier Garrido

PRIAN
PRIAN

Las componendas entre el PRI y el PAN, tratando de salvar al gobierno calderonista de facto no pueden sino seguir incidiendo en el desastre nacional, como se ve ahora con el caso del presupuesto.

La realidad apunta en una dirección muy distinta a la de las mafias en el poder, pues una clara mayoría de mexicanos no quieren ya un gobierno del PAN ni del PRI, y eso lo saben los usufructuarios del gobierno espurio. Como también conocen la fuerza creciente del Movimiento Nacional en Defensa del Petróleo, de la Soberanía Nacional y de la Economía Popular, que ha impulsado de manera incansable Andrés Manuel López Obrador, constituyendo una formidable alternativa popular dispuesta a ser gobierno. Las componendas entre panistas y priístas rescatarán muchos intereses espurios, pero no podrán detener el hundimiento del gobierno ni mucho menos el desastre nacional.

Ver artículo completo en La Jornada 02/10/09

En Línea Directa. 14 Mar 2009(07:25:48)


MÉXICO, DF, 13 de marzo (apro).- Se repitió la historia de hace un mes: una mayoría de consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) perdonó, por segunda ocasión, a Televisa, y por ello no le fue impuesta la multa de 4 millones 180 mil pesos por la transmisión de promocionales partidistas e institucionales en bloques de hasta seis minutos, encadenados con Televisión Azteca, con “cortinillas” y que interrumpieron espectáculos deportivos.Las únicas diferencias en la sesión de hoy del Consejo General del IFE con la del viernes 13 de febrero fue que el proyecto de sanción presentado por el secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo, no fue sobreseído, sino declarado infundado, y la votación fue distinta por la ausencia del consejero Benito Nacif, quien está en Europa: cinco a favor y tres en contra.

Llamó la atención, también, que el promotor del sobreseimiento del 13 de febrero, el consejero Marco Antonio Baños, haya sido el único que no hizo uso de la palabra en las tres rondas de discusión en la sesión extraordinaria de hoy, convocada para acatar la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que ordenó al IFE pronunciarse sobre si Televisa no transmitió las pautas de promocionales de los partidos políticos e instituciones electorales o si las manipuló.


Los consejeros Marco Antonio Gómez, Francisco Guerrero y Marco Antonio Baños, identificados como bloque priista, así como Arturo Sánchez y Macarita Elizondo, del bloque panista, consideraron que no existía evidencias de que Televisa haya violado el artículo 350 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) y, además, hicieron suyo el argumento de ésta, de que “lo que no está prohibido está permitido”.

A %d blogueros les gusta esto: