Salte la navegación

Tag Archives: Proyecto Alternativo de Nación

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Francamente a nadie le interesa, salvo al ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, si estamos gobernados por una mafia plutocrática o por una mafia que eufemísticamente hemos dado en llamar “partidocracia”. Para hombres y mujeres de a pie da lo mismo; percibiéndose cotidianamente que urge ya un cambio en el país. No es posible continuar por el trillado camino que nos tiene colocados al borde del desastre económico, el fascismo político y la desesperanza social.

Andrés Manuel podrá repetir hasta el cansancio su ya manido discurso, sin que ello signifique que con ello ganará, primero, la candidatura de las izquierdas y, a continuación, la presidencia de la República. Denunciar lo evidente, atribuyéndosele a Juan de los palotes, a mi juicio resulta irrelevante. Lo que se espera de su indudable liderazgo es una respuesta coherente al qué, el cómo y por dónde avanzar en una estrategia razonablemente aceptable para romper con la inercia y, de manera consciente y organizada, encontrar en la participación democrática el camino de la unidad de las llamadas izquierdas de México.

Sin respuesta a estas interrogantes Andrés Manuel López Obrador borda en el vacío. Propalar denuncias y lamentos no ayuda a construir nada, salvo impotencia y desesperanza. Construir una catedral exige más que saber quien es el dueño de los tabiques y porqué se nos niega la fórmula de la argamasa. El ejemplo más reciente lo tenemos en la marcha por la paz con dignidad. Del lamento se pasó a la denuncia y, de ésta al protagonismo de un hombre cuya corto alcance de miras no le permite ver más allá de un esteril llamado a la piedad y la cordura del presidente Calderón, en nombre de la paz de los sepulcros.

Lo paradójico es que a diferencia de quienes al interior de los partidos políticos aspiran a gobernar a México, Andrés Manuel cuenta con un proyecto de Nación que, en sus cincuenta puntos consensuados por expertos de primer nivel en torno a un diagnóstico realista del país, éste se ha quedado en el papel. El movimiento social de reconstrucción nacional, “Morena”, gira y gira en torno al combate verbal a las mafias plutocráticas en una guerra en la que el fusil se deja en casa. El proyecto alternativo de Nación, que debería ser el eje organizativo, de debate y de capacitación política y social del movimiento, brilla por su ausencia tanto en el discurso como en las tareas proselitistas.

Es por ello que me ha llamado la atención que un priísta, militante probado de vieja cepa, funcionario público estatal cuyo nombre me reservo, con singular entusiasmo me comentara que si hoy fueran las elecciones y Andrés Manuel fuera candidato a la presidencia de la República, votaría por él. Su confesión me sacó de balance, lanzándole la pregunta obligada: ¿por qué?

Es muy simple, agregó. “El país está urgido de un cambio real en lo político y en lo económico; la presión social apunta en esa dirección y tanto el PRI, el PAN y el PRD carecen de un proyecto de Nación que ofrezca algo diferente a más de lo mismo. El único que oferta alternativas viables de cambio en un proyecto estructurado y coherente, es López Obrador”.

¿Rara avis?

Bueno, quiza así de entrada lo parezca. Es difícil el sólo pensar que un priísta veracruzano se expresara con honestidad sobre un tema que es tabú en los círculos oficiales. Más cuando el primer priísta de Veracruz se pronunciara a favor de la candidatura de Enrique Peña Nieto, aseverando que sería un magnífico presidente de la República. El sólo mencionar el nombre del tabasqueño está prácticamente prohibido, salvo para denostarlo y minimizar sus posibilidades de alcanzar nuevamente la candidatura a la primera magistratura del país.

Sin embargo, a mi juicio no es de extrañarse. Aunque parezca imposible que entre las filas priístas se cuente con hombres y mujeres honestos, bien intencionados y preocupados sinceramente por el rumbo que ha tomado México, la realidad es que éstos existen, son de carne y hueso y a ellos van dirigidos los llamados de Andrés Manuel cuando invita a las bases del PRI y del PAN a sumarse al movimiento que encabeza.

Lo que sí causa extrañeza es que un priísta esté enterado de la existencia del Proyecto Alternativo de Nación y sus cincuenta puntos, así como de su plena validez como alternativa del urgente cambio de rumbo, cuando tal documento y opción sea desconocido para muchos de los seguidores de AMLO, que se han anclado en el pasado y conformado con propalar como eje sustantivo de la propuesta de Andrés Manuel, el combate a “la mafia en el poder”.

Y mientras eso se da entre las filas priístas, las llamadas izquierdas no pasan del clásico cochinero que les enfrenta electoralmente en la  lucha por el poder y reparto de prebendas en sus respectivas parcelas tribales. La ambición desmedida les ciega en el reparto de las migajas cortesanas, mientras el ilustre caminante  recorre una y otra vez el territorio nacional, denunciando y denostando a una nebulosa “mafia” que nadie objetivamente identifica como su adversario o enemigo.

Querido, escuchado y aplaudido, pero no entendido por el pueblo llano que le sigue sin más esperanza que el deseo de participar construyendo su propio camino, López Obrador pierde un valioso tiempo tratando de “despertarle” cuando éste exige ya organización para la acción en la búsqueda de la senda democrática.

Amlo presenta Proyecto alternativo de Nación: http://www.youtube.com/watch?v=L8DNIpjyRgY

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

Pulso Crítico

J. Enrique Olivera Arce

Partiendo del principio de que esto no se acaba hasta que se acaba, el proceso electoral en Veracruz sigue a tropezones su marcha rumbo a la decisión última e inatacable de la Sala Electoral del Poder Judicial de la Federación. Manteniéndose el crispado clima de polarización entre los seguidores de Javier Duarte de Ochoa y Miguel Ángel Yunes Linares, con su consiguiente carga de obcecación hasta el absurdo en ambos bandos, así como la creciente percepción en hombres y mujeres comunes de que tanto al gobernador electo como a su impugnador neopanista, lo único que les motiva es alcanzar el poder por el poder mismo, augurándose un más de lo mismo.

Para la oposición de centro izquierda electoral, conforme con las migajas que le deja la elección, se da por bien servida, retornando inercialmente a su permanente lucha tribal por el control de posiciones, rebanadas del pastel de sus prerrogativas, e indudablemente por las prebendas y canonjías que a sus capitostes cupulares les deja el apoyar a uno u otro de los dos contendientes en pugna por la gubernatura. El 2012 lo observan como algo lejano y, en la coyuntura, le apuestan al mejor postor en la lucha por el poder en Veracruz. Dante Delgado, como desde el principio del proceso, marcha sólo y de espaldas a la realidad política de la entidad y a su propia circunstancia, arremetiendo contra molinos de viento.

En tanto que lo que a mi juicio se podría considerar como “la izquierda legítima”, seguidora de Andrés Manuel López Obrador, no encuentra como conciliar sus carencias organizativas con el programa de acción que, con vías al 2012, se delineara el pasado domingo 25 en el zócalo de la Ciudad de México. Lo que observa y le motiva de la movilización, conciencia, participación y avance organizativo del movimiento lopezobradorista en el Distrito Federal, no guarda correspondencia con el atraso y falta de rumbo que vive en Veracruz. El peso específico del pragmatismo electoral partidista que domina en la entidad, dificulta al lopezobradorismo el aterrizaje y congruencia entre lo deseable y lo posible.

Al no encontrar acomodo en el PRD, PT y Convergencia, que lo mismo se pintan de azul que de colorado atendiendo a intereses cupulares, cual perrito sin dueño el lopezobradorismo se auto margina y se pierde en la denuncia, el insulto al “espurio” y su partido, al perredismo azul, o a las expresiones visibles de “la mafia”. Como si las mentadas de madre y las descalificaciones per se, contribuyeran al fortalecimiento de la resistencia popular. La organización, orientación, concietización y el sumar con mentalidad ganadora rompiendo el cerco informativo, es opacada por un sectarismo, negativo y pedestre, que ante la sociedad en su conjunto le hace ver como simple apéndice radical y dogmático del PRD.

Carente de liderazgo real de alcance estatal -Dante Delgado perdió su oportunidad al aliarse con Jesús Ortega y el perredismo azul-, la izquierda lopezobradorista marcha dispersa, acorralada, sin más aliciente que la esperanza. El liderazgo a distancia de Andrés Manuel no es suficiente ni substituye organización y congruencia de un movimiento que se pierde en la anarquía, la improvisación y el aislamiento. Tomado de sorpresa por la declaración anticipada de López Obrador para ir desde ya a la búsqueda de una nueva oportunidad electoral en el 2012, así como por la indefinición de que partido habrá de postular al lider nacional, el movimiento en Veracruz, al garete, no sabe como hacer del entusiasmo, optimismo y convicción, herramental de inclusión, integración, organización y vinculación con sectores más amplios de la sociedad.

En este escenario, el tiempo apremia, siendo este el mejor aliado en el momento, como lo expresara Andrés Manuel. La izquierda lopezobradorista en Veracruz,  para avanzar, debería, a mi entender, capitalizar a su favor el contar con un Proyecto Alternativo de Nación que los adversarios electorales potenciales no tienen. Tomarlo como instrumento programático, organizativo, crear grupos de estudio y debate en torno a éste, discutirlo y difundirlo, construyendo desde abajo, con espíritu democrático e incluyente, la estructura electoral y el liderazgo con que hoy por hoy no se cuenta. No puede seguir a la zaga de los partidos de centro izquierda electoral, dejándose envolver por la corruptela cupular, falsas alianzas, y estrategias electoreras ajenas al sentir e intereses de sus bases.  La autonomía e independencia en la coyuntura, de aquí al 2012, son fortaleza y no debilidad y de ello creo debería tomar conciencia el movimiento social de resistencia si es que quiere aprovechar la ventaja del tiempo a su favor.

Para la izquierda lopezobradorista en la entidad,  la elección del 2010 debería quedar atrás. Hay que dejar que los interesados de la partidocracia en mantener vivo el proceso electoral inconcluso, diriman sus pleitos y diferencias en la calle o en el tribunal, desgastándose. Pues gane el que gane la gubernatura, para la mayoría de la población significa más de lo mismo; sería ocioso tomar partido a favor o en contra en un pleito que es ajeno cuando el tiempo se escurre entre los dedos. Lo que en adelante cuenta es trabajo, organización, construcción de liderazgos, nueva manera de hacer política e impulsar la democracia, así como la firme convicción de que buscar nuevamente  la presidencia de la República, es por el cambio y nuevos derroteros para México.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

Bernardo Bátiz V. / La Jornada

Es, podrían decirnos, una utopía, puede ser, pero es una utopía indispensable en los días que corren; si de veras queremos un cambio más allá de nombres, siglas partidistas y coaliciones oportunistas, tenemos la oportunidad, el vehículo apropiado que es el movimiento y miles de compañeros y compañeras dispuestos a cumplir con su parte en la obra, conscientes de que, como lo dijo la joven regiomontana, estamos en un lugar y en un momento muy importante para la historia de México.

Otra vez, el domingo 25 del mes pasado una multitud colmó la plaza mayor de México y escuchó los 32 mensajes de las entidades federativas, después de la presentación inicial de un proyecto alternativo de nación, propuesto a los ciudadanos por intelectuales reconocidos e intachables y luego, la culminación, que fue un mensaje cargado de consideraciones éticas, entre las que destaca el llamado al amor al prójimo, como motivación profunda y auténtica de la política, que hizo Andrés Manuel López Obrador; rescatando con ello un concepto de más de dos siglos, hoy postergado, con el que nuevamente se sacudió la anquilosada vida política que padecemos.

Todos los días leemos, vemos y oímos a los políticos convencionales, cortados con la misma tijera, a pesar de pertenecer a partidos diferentes, y todos los días oímos asombrados a veces, aburridos otras, a los comunicadores, repetidores de noticias, o leemos en los encabezados de los diarios, alarmantes augurios de más desgracia, más pobreza y pocas, muy pocas propuestas efectivas, por ello el contraste no puede ser más brusco con lo que sucedió en el Zócalo.

Se trata de una multitud que recobra la esperanza y que, ante la presencia de los representantes de todos los estados, se percata de que sus propios grupos locales no están solos, pertenecen a un gran movimiento nacional. Las propuestas que se ponen a discusión para un nuevo proyecto de nación y los informes alentadores de los representantes de los grupos del movimiento en todo el país, nos muestran que se puede hacer política en México más allá de las intrigas, las mentiras, los arreglos entre cúpulas, los enérgicos pero inútiles extrañamientos de nuestros legisladores y los ardientes discursos al vacío del titular del Ejecutivo.

El ambiente del 25, fue de esperanza y de renovación; se escucharon propuestas para democratizar los medios de comunicación, combatir la corrupción y crear una nueva economía más cercana a la equidad, a la justicia distributiva y a la abolición de los privilegios fiscales; se reiteró la necesidad de que la riqueza de México, energéticos, campo, costas, bosques, banca, minas, beneficie a los mexicanos y se preserven para la nación las áreas estratégicas.

También se escucharon desde la tribuna mensajes alentadores provenientes de todos los rincones del país; las bombas del vocero de Yucatán, la oratoria seria y fogosa del representante de Guerrero y muchas más.

Un mensaje especial, que es una bocanada de aire fresco en la política, fue el alegre y sentido de la joven representante de Nuevo León, que en el minuto y medio que tuvo para expresarse en nombre de sus paisanos, dijo algo que tenemos y queremos recordar:

“Mi casa, su casa, es un lugar muy importante para la historia de México, de ahí salen los ejemplares de Regeneración que llegan a miles de hogares. Por las noches, mis padres, sus compañeros, mis primos y los jóvenes del comité Hacienda La Silla llegan alegres comentando la jornada de repartición del periódico. Mis abuelitos ayudan en todo lo que pueden. Isabella, mi sobrina, la brigadista más pequeña, tiene sólo dos años, desde el regazo de su abuela está siempre atenta de que nadie se quede sin Regeneración”.

Qué distinto el discurso de una joven que ha visto a su alrededor la ineficacia de malos gobiernos que se traduce en desgracias y desastres para los habitantes, que ha oído los encuentros con armas de fuego y que sin duda sabe de problemas y carencias, porque el gobierno no ha podido o no ha querido darnos el mínimo de seguridad que requiere nuestra convivencia, pero que no se desanima por ello, como no se desaniman sus vecinos y familiares y aportan lo que les corresponde para el cambio pacífico de las estructuras sociales.

Con mujeres y hombres como los que participaron en la magna asamblea, con un dirigente de talla nacional, con propuestas patriotas y factibles, no podemos menos que mantener y confirmar nuestra confianza en el trabajo político y en el esfuerzo de un movimiento que se distancia de la estrategia cotidiana y menor de los chismorreos y las intrigas y va a las bases, al fondo de las cuestiones fundamentales y que, en síntesis, propone el amor al prójimo como técnica de participación política.

Es, podrían decirnos, una utopía, puede ser, pero es una utopía indispensable en los días que corren; si de veras queremos un cambio más allá de nombres, siglas partidistas y coaliciones oportunistas, tenemos la oportunidad, el vehículo apropiado que es el movimiento y miles de compañeros y compañeras dispuestos a cumplir con su parte en la obra, conscientes de que, como lo dijo la joven regiomontana, estamos en un lugar y en un momento muy importante para la historia de México.

jusbbv@hotmail.com

Discurso de Andrés Manuel López Obrador en el Zócalo. 25/07/70

Andrés Manuel López Obrador

PROYECTO ALTERNATIVO DE NACIÓN (Síntesis)

A %d blogueros les gusta esto: