Salte la navegación

Tag Archives: PVEM

Ciudad de México, junio 11, 2012. – Decenas de miles de personas salieron ayer a las calles de la Ciudad de México para manifestarse en contra de Enrique Peña Nieto, aspirantes presidencial del PRI, a quien señalaron como el candidato que las televisoras pretenden imponer.

«Segunda Marcha Nacional anti-Peña»

La llamada Segunda Marcha Nacional Anti-EPN, convocada por las redes sociales y apoyada por el movimiento estudiantil #YoSoy132, partió poco antes de las 13:00 horas del Zócalo al Ángel de la Independencia, lanzando todo tipo de consignas contra el priista y las cadenas de televisión. El Semanario

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Dado que en un Veracruz próspero todo está resuelto, poco o casi nada queda por hacer para la maquinaria priísta. La elección del 2012 será la más destacada, pacífica y segura de la historia de la entidad, luego no tiene ningún sentido proponer candidatos de calidad y propuestas merecedoras de la aceptación unánime del electorado. La prosperidad reflejada en el bienestar de todos los veracruzanos, no exige otra cosa, de ahí que pueda darse por sentado que esa es la razón por la que el priísmo, confiando en su triunfo arrasador, ni se renueve ni deje espacios para las nuevas generaciones de aspirantes a políticos de primer nivel.

Mucho menos le interesa opinión y sentir ciudadano, pecata minuta si esta se compra con despensas. ¿No acaso Fidel, el ahora priista apestado, se regodeaba expresando que en política lo que se puede comprar con dinero es barato?

Cuando Veracruz requiera de sangre nueva porque así lo reclamen las circunstancias post prosperidad, entonces Carlos Brito, Manuel Ramos Gurrión, Amadeo Flores, Jorge Uscanga, y dos o tres gurús y caciques pueblerinos más cuyo nombre escapa a la memoria, cederán los bártulos a una camada de jóvenes veracruzanos que, para entonces, serán tan viejos, caducos y obsoletos como la generación que les antecediera. Cuando ese momento llegue, llamarán a Javier Duarte de Ochoa, docto estadista, para que se haga cargo de mostrar el camino a seguir, ¡siempre adelante! Montado en níveo corcel, casaca roja enfundada, dictará la consigna, “abatir la pobreza en un 50%, con orden, eficiencia y transparencia.

Todos los caminos llevan a “Roma” dirá el afable predicador mejor conocido como “El negro cruz”. No la capital del viejo imperio, sino la empresa que todo lo puede y que habrá de sobrevivir porque así lo dispone en bíblico texto el proyecto transexenal del encomendero dinástico. Entonces, como ahora, parafraseando al escritor orizabeño Rafael Junquera Maldonado*, pasado también será mañana para el PRI.

Mal de muchos, consuelo de unos cuantos. ¿Por qué cebarse entonces en el priísmo veracruzano si a nivel nacional es la misma y empolvada historia?

Valga el anticipo en el relevo del Congreso de la Unión. Democracia de cuotas y de cuates. Manlio Fabio a una diputación plurinominal y Gamboa Patrón –que por cierto no representa a nadie- al senado. Enroque de chapulines, de la Cámara de diputados al Senado y de este a la Cámara baja, los mismos rostros, las mismas mañas, los mismos intereses personales y de grupo a flor de tierra o encubiertos. Renovarse es morir en el intento, luego las nuevas generaciones de políticos tendrán que esperar su oportunidad, cuando ya viejos, caducos y obsoletos, sepulten a la generación que les antecediera para entonces entre esferas de naftalina reciclar el mismo libreto.

¿Y por qué cebarse con el PRI? Si todos, en todos los partidos son iguales. Pragmatismo, regla de oro de la partidocracia, los mismos para lo mismo. Impedir que el poder se diluya, se agriete y se pierda a manos de una nueva y bisoña generación política, que exige su derecho a cuota e inclusión para los cuates sin habérselo ganado.

Luego entonces resulta razonable elucubrar en torno a la ya manida idea de que a partir del primero de diciembre México cambiará para seguir igual. El gatopardismo por sobre el interés presente y futuro del Estado-nación. ¡Más de lo mismo! Gritará el respetable en los tendidos. ¿Y que querían? Si se pagó boleto para el mismo circo, para ver las piruetas del mismo elenco, en el mismo sitio.

La culpa no la tiene el indio, sino el que le hace compadre. Que más da si el señor Peña ni mudo ni manco sabe o no sabe usar el poco o mucho cerebro del que la naturaleza le dotara. Para el caso es lo mismo como más de lo mismo con encuesta o sin encuesta, nos receta lo mismo Josefina.

Resignación en Cuaresma, en el México de siempre más seguro lo comido; ya mañana, de quienes para entonces ya no estemos, quedará escrito a manera de epitafio: “Dios dirá a sus abnegados hijos que presente también es futuro.

Hojas que se lleva el viento

Calderón, “Farol de la calle”, diría Pablo Gómez a sus pares cuando todo se le niega a nuestros indígenas y todo se le da al FMI para rescatar al gran capital en Grecia. Kafkiano, pedir prestados 300 millones de dólares  para combatir pobreza y paliar la crisis alimentaria en México, cediendo 8 mil millones adicionales de billetes verdes al organismo internacional que nos tiene de rodillas. Visión de Estado en un país de ciegos conducido por tuertos lazarillos.

*“Mañana también es pasado”, novela política de Rafael Junquera Maldonado, Editorial Promexa, Primera edición 2003.

pulsocritico@gmail.com

http://pulsocritico.com

https://pulsocritico.wordpress.com

http://www.gurupolitico.com

¿Alguien dudaba de que Enrique Peña Nieto y su partido son gandallas?

Enrique Peña Nieto, curándose en salud y en previsión a la derrota de quien sería su “delfín” en la próxima contienda por la gubernatura, maniobró para que por mayoriteo del PRI y el partido verde, se aprobara en comisiones el proyecto de dictamen que reforma el artículo 12 de la Constitución local, y con ello el 76 del Código Electoral, que contempla el suprimir la posibilidad legal de candidaturas comunes. El dictamen será sometido hoy a votación en el pleno del Congreso y de antemano se espera sea aprobado,  con lo cual, así brinquen o pataleen, deja fuera de la jugada al PAN y al PRD en su presunta intención de participar en alianza en la próxima elección de gobernador.

Como en sus mejores tiempos, el PRI si no gana arrebata. Frente a tal manifestación de autoritarismo antidemocrático en Edomex, se prepara el camino para que se aplique a nivel nacional la misma receta para el 2012 en favor de Peña Nieto.  Para el lopezobradorismo la medida ni le perjudica ni le beneficia, pues ya AMLO se manifestó en contra de la presunta alianza del PRD con el PAN.

Desde el tapanco

R. Pérez y Pérez

Caray, cuanta razón tienen algunos filósofos. No los de antes que pensaban para sí mismos como si la virgen les hablara, sino los de ahora que conjugan teoría y praxis como quien conjuga el pluscuamperfecto del verbo haber con la observación de la luna en cuarto menguante. Los que practicando la virtud de no perder el tiempo viendo y escuchando las sandeces de algunos muy bien pagados lectores de noticias o leyendo a aquellos comunicadores que se alimentan de lo que escuchan en la caja idiota,  viven de observar el comportamiento de su vecino y del vecino del vecino, que bien pudiera ser un diputado federal. Uno de estos filósofos modernos, en un texto muy interesante afirma que: “La estupidez es la ideología más discreta (invisible y económica) de todas las que el ser humano ha (hemos) practicado”. A lo que agrega que es una verdadera lástima que aún no se estudie académicamente la estupidez como ideología, en la Sorbona, Oxford o Cambridge.

Y es que, como afirmara el doctor en Filosofía y Letras Pancracio Celdrán Gomariz en cierta ocasión, de la cual no guardo memoria, decirle imbécil a un imbécil es una verdadera ofensa, propia de un palurdo analfabeto, más si tenemos la atingencia de decirle al interfecto: “no sea usted imbécil, mejórese”, la cosa cambia. Tal connotación adquiere entonces categoría filosófica que bien podría encuadrar en la ideología de la estupidez que rige al mundo de hoy; disfrazar un hecho palpable, como el del ejemplo, con una puntillosa retórica, al imbécil no le quita seguir siendo un redomado imbécil, así aplique el mejor de sus esfuerzos para mejorar, y si nos hace igualmente estúpidos.

Para quienes no somos afectos a temas tan complejos como los filosóficos, ni tuvimos ni tendremos la dicha de leer a Platón o especular sobre si Carlos Marx se inspiró en Maquiavelo o en unos viejitos, a los que se les conoce entre la gente culta como los filósofos clásicos alemanes, esto de la ideología de la estupidez como que nos suena más familiar, mas cercano a nuestra comprensión y entendimiento. Sin mayor profundización basta ver a nuestros diputados federales, a los partidos que les asisten y a los gobernadores que les pagan sus ligerezas, para comprender, sin mayor trámite, que ideológicamente están más cerca de la llana estupidez de un Fox o un Bush, que de Sócrates, Heráclito, Hegel o el padre putativo de la teoría del fin de la historia, a los que por lo brumoso de sus aportaciones francamente nadie entiende.

Parece mentira, pero encontrándonos en los albores del Siglo XXI, apenas nos enteramos de que en México estamos igual que en los tiempos de Antonio López de Santa Ana o de Mamá Carlota: en pelotas y aportando tributos que jamás pasaría por la mente de un mandatario europeo de nuevo corte el aplicarlos. No. No es que paguemos impuestos por cada puerta, ventana o jardinera que adorne nuestro hogar. Mal haríamos en soportar tan tremenda ignominia fiscal; solo faltaría que se le impusiera un gravamen a Fido, nuestro perro tan querido como fiel, por mover la cola. No, lo que no entienden los señores diputados federales, tan cortos de mira y de cercanía con el pueblo de a de veras, es que es indudable que estamos obligados a pagar impuestos contribuyendo a nuestro propio desarrollo y bienestar pero, y ahí es donde la puerca tuerce el rabo, para su conocimiento es bueno advertirles que los mexicanos contribuimos a la hacienda pública con IVA, ISR, IETU, impuesto sobre la nómina, impuesto por dormir en un hotel de mala muerte, impuesto a la tenencia del auto sobre el que ya pagamos el impuesto de vehículos nuevos, impuesto predial, derechos sobre nacer, morir y ser enterrado en laica sepultura, consumo de agua potable que no es potable, drenaje y saneamiento que no es tal, recoja de basura por un mugroso camión que nunca pasa, alcabalas en las carreteras y puentes y, para acabarla de joder, el redondeo en el super como combate solidario a la  pobreza y la mordida al gendarme de la esquina, como contribución al combate de la delincuencia. ¿Se me olvida algún gravamen? ¿El diezmo?

Carga fiscal que más antes que después, termina agobiando parejo tanto  al más jodido de los consumidores como  al más circunspecto y cumplidor de nuestros cuentachiles empresarios del montón.

Si. Todo esto que descansa sobre la espalda de los mexicanos no lo alcanzan a ver los señores, señoras y ¿señoritas?  diputad@s. No es porque sean imbéciles y sujetos a que les demos un trato retóricamente puntilloso, para no contrariar a las buenas costumbres o a las buenas conciencias. No, no es así. Si fueran imbéciles o en lenguaje coloquial, pendejos,  no se enriquecerían en menos que canta un gallo. Si votan a favor de más y más altos gravámenes, es porque así se los dicta su ideología. Sí, la ideología discreta y del menor esfuerzo de la estupidez.

Si su ideología fuera el marxismo o de perdida la que anima a Obama a querer hacer de la educación y la salud derecho universal, por ejemplo, bien que tendrían en cuenta que en tiempos de crisis, como el amor en tiempos de cólera, basta una gota o un mal rumor para derramar el vaso.

Que conste que no es un insulto colocar a la diputación federal priísta en esta corriente del pensamiento moderno. Lo mismo podría denominárseles platónicos si así fuera el caso, o bushistas si hablaran con Dios. Más que una ofensa es apenas es un acto de justicia popular, un acto de caridad o autocompasión, que filosóficamente no registran sus entendederas pero que hombres y mujeres comunes bien conocido lo tenemos. Tiempo ha que todos los mexicanos navegamos en la tal corriente ideológica.

A %d blogueros les gusta esto: