Skip navigation

Pulso crítico

J. Enrique Olivera Arce

Especular por especular a estas alturas de los prolegómenos del proceso electoral que desembocará con la elección del gobernador de dos años, a mi juicio carece de sentido. De una u otra manera los aspirantes por los diversos partidos políticos y los que están optando por la candidatura independiente ya están más que vistos, su discurso proselitista anticipado ya es del conocimiento público y la simpatía en torno a uno u otro ya se ha expresado por las cúpulas de las diversas fuerzas políticas que electoralmente operan en Veracruz.

Faltaría únicamente el que la ciudadanía, hombres y mujeres de a pie, se exprese, pero esto tendrá que esperar a que lo hagan en las urnas ya que por lo pronto, las mayorías participamos únicamente como mirones de palo en asuntos que son estrictamente de la incumbencia de la partidocracia por más que en ello se disponga del futuro de todos.
Así que no queda de otra que esperar, dándole tiempo al tiempo para que tengamos candidatos oficialmente designados, para que el proceso tome otro nivel, al igual que la guerra sucia auspiciada por el gobernador Duarte de Ochoa que no cede en su propósito de imponer la continuidad del fidelismo, llegando, incluso, a violentar la legislación electoral vigente.

Lo que sí podría adelantarse, es que todo apunta al más de lo mismo. En el caso del PRI y habiendo cedido los bártulos el senador José Yunes Zorrilla a la espera de mejores tiempos, no deja de ser significativa la alianza de facto de los líderes la nueva CNC de propietarios rurales pudientes y SNTE en la entidad, Juan Carlos Molina Palacios y Nicolás Callejas, con Héctor Yunes Landa, aspirante presuntamente ya ungido por el CEN del tricolor. En tanto que por el PAN, Miguel Ángel Yunes Linares, fuera del agresivo discurso de valentón de barrio, no oferta nada que pudiere inclinar la balanza a favor de un auténtico rescate de la entidad.

La morralla partidista se suma al PRI o al PAN, por lo que en términos de cambio real no tiene la mayor relevancia, en tanto que Movimiento Ciudadano y Morena con sus aspirantes, hasta ahora no dan color si se trata de modificar el actual estado de cosas en materia económica y social que tiene a Veracruz sumido en una profunda crisis multidimensional.

Esto en el marco de una clase media que siendo la que realmente concurre en libertad a las urnas, ejerciendo su derecho al voto con más o menos razonamiento previo, cansada de tantos sobresaltos, dimes y diretes y cuestionada seguridad pública quiere que la fiesta transcurra en paz a lo largo del minigobierno.

Por otra parte, no podemos hacer de lado el peso específico de los propósitos neoliberales del gobierno de Peña Nieto, opuestos a todo barrunto de cambio que en las entidades federativas se constituyera en estorbo a su estrategia transexenal. Propósitos que sin duda hará suyos quien resulte candidato de unidad del PRI, como se intuye tras la concertacesión pactada entre Manlio Fabio Beltrones y Javier Duarte de Ochoa.
Luego no hay electoralmente para donde hacerse, sólo una sopa y esta es la del más de lo mismo en el banquete. Aguantar vara y resistir en la coyuntura, es la tónica del bailongo bianual para las mayorías.

Hojas que se lleva el viento

Acostumbrados como estamos a que el PRI nunca pierde en Veracruz y cuando pierde arrebata, en los círculos políticos y mediáticos afines, se da como un hecho que para el tricolor el adversario a vencer es la ya anunciada alianza PAN-PRD con Miguel Ángel Yunes Linares como candidato de unidad, minimizando lo que en términos electorales representa Morena, partido de nueva creación que viene creciendo en aceptación y simpatía entre los electores tradicionalmente indecisos. Pretendiéndose ignorar que en el escenario de la elección presidencial del 2018, para el PRI, el PAN y el PRD, el adversario a vencer es precisamente el partido de Andrés Manuel López Obrador, como ya lo ha dejado entrever Enrique Peña Nieto.

Lo que estaría por verse es si Cuitláhuac efectivamente será candidato a gobernador de Morena en la elección de junio próximo en la entidad, o si éste declinará en sus aspiraciones en favor de un correligionario o aspirante ciudadano con mayor presencia y experiencia.

-000-

Si bien Javier Duarte ya pactó con el CEN del PRI, cediéndole a Héctor Yunes Landa la oportunidad de contender por el PRI en la búsqueda del gobierno de dos años, no se puede hacer de lado que una cosa es la elección de gobernador y otra, muy distinta, es la de diputados locales, en la que el fidelismo se jugará su resto. ¿Hasta dónde el PRI de Héctor Yunes va a permitir que Duarte de Ochoa imponga candidatos a diputados locales? Es la interrogante que flota en el ambiente. Si Héctor efectivamente es el bueno y llegara a ganar la elección, una Legislatura fuera de su control sería la piedra con la que tropezaría si realmente está dispuesto a transparentar el cochinero que deja el gobernador fallido.

Xalapa, Ver., enero 15 de 2016.

pulsocritico@gmail.com
http://pulsocritico.com
https://pulsocritico.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: